12 ago. 2010

2.10. BISHORN. 12-8-2010.

Punta Burnaby y Bishorn.

Refugio de Tracuit, Glaciar de Turtmann, collado y  casquete somital sur.

12-08-2010.

Salida 06 h. Llegada 09 h.

Mixto.

Facil.

Ascensión.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Bishorn procedende de Landeskarten der Schweiz. Vía en amarillo.

            Son las cuatro menos cuarto y nos queda una enorme tarde hasta que a las seis y media nos den de cenar en la Cabaña Tracuit.. Será una “cena de lata” que compartimos con una pareja de Cantabria.

Weissmies
 
            Las nieblas van y vienen, incluso nos permiten, después de la cena, hacer alguna fotografía sobre las cimas de la Corona Real: Weissmies, Zinalrothorn, Obergabelhorn, Cervino y Dent Blanche.

            A las ocho y media nos acostamos en la Habitación Bishorn para liquidar una jornada hasta cierto punto esperada sin garantías. No tenemos mucho sueño pero la amenaza del guarda con levantarnos a las cuatro y media unida al peso por un lado de las previsiones y por otro  a la urgencia de aprovechar alguna ventana de tiempo aceptable, nos acuna consistentemente.

            La noche es aceptable. Fuera, en algún momento llueve y hace viento. Pero cuando Rosa se levanta al aseo todo está mojado menos el cielo que luce una esplendorosa capa de estrellas.

            La gente mueve antes de la hora, creemos que serán los que se vayan a Weissmies y, poco después, a las cuatro y media, nos arrojamos al jueves 12 de Agostote 2010 con el alma rebosante de esperanza.

            Desayunamos frugal aunque cumplidamente pues la alimentación no es el fuerte de la Cabaña Tracuit, la gente sale delante y nosotros nos lo tomamos con calma esperando entre preparativos que empiece a clarear para ver lo que las nieblas nos permitan.

            A las seis menos cuarto nos ponemos en marcha 3256 metros de altitud. Llevamos los crampones puestos puesto que sabemos que tras alrededor de 300 metros sobre morrena cosida de caminillos entraremos al glaciar.


            Con cuidado el tramo rocoso se alarga un poco pero a pesar de ello entramos en el glaciar donde se están encordando los cántabros. Delante avanzan por el mismo un par de cordadas.

            Pisando hielo viejo y negruzco en el que comprobamos que ha debido de helar débilmente ascendemos el primer y suave lomo en dirección sudeste.
 

            Enseguida alcanzamos la parte alta del amplio lomo donde adelantamos a las dos cordadas que nos precedían, el camino se arrellana y seguimos la huella que avanza hacia la depresión del glaciar.

            La depresión está cosida de grietas, hay muchas huellas profundas. Sortear algunas  consistentes es sencillo pero a pesar de que la mayoría están bastante cerradas, la capa de nieve bastante reciente y prácticamente sin transformar nos llena de recelos y nos hace avanzar con las orejas tiesas, sobre todo a partir del momento en el que adelantamos a las dos cordadas que llevábamos delante.

            El rato aunque corto, solamente llevamos media hora caminando, se hace pestoso y alcanzando la base de la pared celebramos que nos reciba la pendiente del glaciar.


            Hemos derivado un tanto al oeste en el rellano y ahora viramos ligeramente al sur para ascender el primer tramo de la amplísima pared que se yergue poco a poco hasta alcanzar una pendiente próxima a 35º en la parte alta de la misma.
 
Hormigas y atrás Diablons.


            Subimos con ganas este primer resalte en el que la huella comienza a desaparecer porque ha nevado ligeramente durante la noche y al final la pendiente decrece dándose un pequeño respiro puesto que enseguida un nuevo resalte se pone a nuestros pies.

            Son las siete menos cuarto, sabemos que es una pared bastante uniforme y amplia y que tras un suave resalte vendrá otro pues hay que subir 900 metros.


            Enseguida pasamos una primera rimalla por un puente bastante amplio y proseguimos haciéndonos nuestro propio camino, puesto que los alrededor de 10 centímetros de nieve que han caído han borrado la huella. Es la excusa suficiente para tirar para arriba de frente y sin contemplaciones.
 

            Subimos a la sombra de la mañana cuando el sol comienza a golpear el nevado casquete somital del Bishorn que comienza a asomarse en la parte superior de la pared.
 

            Nos las prometemos muy felices cuando de nuevo la pared se arrellana y nos muestra claramente las cimas del Bishorn en la parte oeste y la de la Punta Burnaby en la este, todavía sombreada.

            En medio, el collado entre ambos picos, que es nuestro destino inmediato, se va a resistir en el tiempo un poco más que en nuestros deseos. La mañana está sencillamente espléndida por los altos aunque los valles estén ocupados por nubes inquietantes y ahora aparecen algunos “pelos de bruja” sobre la cabecera del Glaciar de Turtmann que es el que estamos subiendo.


            Pasamos una segunda rimalla también fácilmente y seguimos ascendiendo, por una pequeña depresión, un par de resaltes que nos aproximan al collado.

Detrás Punta Burnaby.
 
            Juan se ha alargado hasta el collado y nos fotografía  subiendo el tramo final ya hacia el sudoeste.
 
Casquete Somital de Bishorn y su imponente rimalla.

            En el collado nos aguarda el casquete somital completamente vestido de blanco y adornado por una potentísima rimalla.



            Avanzando hacia el oeste pasamos a la vertiente sur y atravesamos la rimalla por un puente relleno de nieve nueva. Una pequeña y corta arista alomada en suave ascenso nos deposita en la pared somital. Son una veintena de metros de desnivel muy erguidos y con la huella completamente cubierta de nieve virgen que subimos trazando una escalonada  y profunda huella.
 

 
            Son las ocho y cuarto de la mañana y estamos en la cima del Bishorn situada a 4153 metros de altitud, solamente tres años más tarde de lo que en su día programáramos.

Weisshorn y el Gran Gendarme.

Lezspitze, Nadelgrat, Dom, Tasch y Alphubel.

            La cima del Bishorn es un pequeño casquete nevado que conforma una cima cómoda y amplia. En los valles colindantes cada vez hay más nubes que impelen hacia arriba crecientes nieblas. A pesar de ello, disfrutamos de un paisaje extraordinario del que solamente se evade la cima del Weisshorn al sur aunque nos regale extraordinarias imágenes el Gran Gendarme. Al este y teñidas de azul están casi todas las cimas de Mischabel desde la Gornergrat, la Lenzspitze, el Dom y los Tach, Alphubel, Allalin semiescondido, Rimpfischhorn y Stralhorn. Al norte nubes y más nubes que tienen ya  aspecto amenazador.

            Hacemos fotografías con reducida calidad, echamos un rápido trago de té que todavía esta templadito y disfrutamos cortamente de una “cima con vistas”.

Dom, Tasch, Alphubel, Allalin, Rimpfich y Stralhorn.
 
Rimpfischhorn de nuestros recuerdos.
 
            Con un corto cuarto de hora tenemos suficiente. Al este-nordeste, tentadora nos espera la Punta Burnaby.


Epilobium.
 

Puedes ver más fotos.

Para ver la continuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.