16 abr. 2011

22-11. MESA DE LOS TRES REYES DESDE LESCUN. 16-4-2011.


Aparcamiento de Anapia en Lescun, Hayedo Landrosque, Barranco Landrosque, Lac de Lhurs, Corredor al Col de Lhurs, Tabla de los Tres Reyes y Mesa de los Tres Reyes.

16-04-11.

Salida 09 h. Llegada 17 h.

Sol.

Bastante fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de la Mesa de los Tres Reyes procedente del IGN francés. Vía en amarillo.



            Siempre que hemos subido a la Mesa de los tres Reyes lo hemos hecho desde Linza, quizás por esa tendencia natural y local de acceder a los picos del Pirineo desde nuestra vertiente.

            En  2009 y con ocasión de ascender al Dec de Lhurs nos impacta el Corredor Este al Col de Lhurs y decidimos que hemos de subirlo y hacer la Mesa por esta vertiente.

            A Juanillo le apetece pero hoy 16 de Abril de 2011 no vendrá con nosotros y peor para él.

 
            Hasta Lescun y a pesar del Túnel del Somport se nos va hora y media de coche hasta que aparcamos en Anapia a 950 metros de altitud.

            Son las nueve de la mañana cuando iniciamos la marcha en dirección este, por un camino que ya recorrimos  hace dos años.
 
Hayedo Landrosque.


            La mañana está estupenda y las nieblas han desaparecido del horizonte próximo, no del remoto este, cuando una pista  se introduce en el Hayedo de Landrosque que hemos de atravesar en ascenso y en dirección sudoeste para coronar un contrafuerte del Billare.

            Alternamos la pista con un camino acartelado y balizado de amarillo que nos sitúa en el lomo del contrafuerte por el que proseguimos acercándonos a las paredes inferiores de Billare y al Barranco Landrosque todavía muy profundo.
 
Barranco Landrosque.
 
            Un tramo de camino labrado sobre la caliza  prosigue por una media ladera que nos muestra la espectacular estampa de la Cara este del Dec de Lhurs con sus imponentes torreones. Luego, el camino se arrellana y se aproxima al Barranco Landrosque no sin antes enseñarnos los neveros que tachonan el fondo del mismo.

            Son las diez de la mañana un pelín pasadas cuando el camino atraviesa el barranco y prosigue alejándose del mismo en su orilla derecha y en ascenso para salvar el estrangulamiento de bloques del mismo sobre calizas muy ocres en el límite superior del hayedo. Estamos a 1400 metros de altitud.
 
Lac de Lhurs.

Desde más arriba de la Cabaña Lhurs.

            Enseguida el camino se da la vuelta y retorna en ascenso hasta aproximarse de nuevo al barranco sobre calizas claras y transitar seguidamente los neveros asentados en el rellano lacustre del Lac de Lhurs.

            Hemos contemplado un delicioso paisaje que las nieblas nos robaron en su día y visto con claridad nuestro camino en el Corredor al Collado de Lhurs cuando paramos a echar un bocado a la orilla del lac, prácticamente limpio de nieves y bañado por el delicioso sol de la mañana.

            Son las once de la mañana cuando continuamos nuestra marcha en dirección este. Estamos a 1691 metros de altitud y recorremos el caminillo que asentado sobre pradera alpina muy salpicada de calizas claras nos conduce a la Cabaña de Lhurs y se eleva paulatinamente entre neveros residuales que enseguida terminan por rellenar el circo, especialmente en la zona a la que nos dirigimos sobrecargada de nieves de aludes provenientes de las laderas de Peña Blanca.

 
La Tabla, el corredor y la Mesa.

            Alrededor de los 1850 metros de altitud entramos definitivamente en la nieve tras avanzar al máximo en la ladera orientada al sur ganando altura por fuera de la nieve.

Corredor Este de Lhurs.
 
            Nos ponemos los crampones  y tras hacer una travesía en ascenso algo inclinada alcanzamos el centro del corredor y proseguimos para arriba. La nieve está estupenda y nos permite hacer una huella muy decente con la ayuda de los crampones aunque no resulte gratis como suponíamos.

            El cono de deyección del corredor tendrá una pendiente de alrededor de los 30º y cuando el corredor se estrangula entre las rocas se irá a los 40º. Por encima del estrangulamiento una tripa se pone un poco más erguida pero nada más: hay que hacer huella escalón a escalón pues el personal no ha transitado demasiado el corredor, solamente hay una vieja huella, algo indecisa y prácticamente desaparecida que indica la presencia de algo más que algún sarrio.

            Por el fondo del corredor proseguimos hasta que se aproxima muy erguido a las paredes de la izquierda del mismo. A partir de allí proseguimos con una diagonal hacia la derecha del corredor, nuestra izquierda,  donde se amplia y aminora la pendiente con una rampa amplia  en la que descansa el corredor y nosotros tomamos aire sobre el muraco que se corta vertical  a la derecha del corredor.

 
            Pero enseguida el corredor se vuelve a poner de pié y nos ofrece la rampa de salida que muy erguida se hace mas larga de lo esperado, pues no en vano tendrá un desnivel de alrededor de 400 metros.
La Norte de la Tabla.


            Salimos a la parte norte del collado, la más baja y situada sobre los 2300 metros de altitud cuando son las doce de la mañana. Allí nos espera un precioso rellano que se ahonda suavemente hacia Ukerdi y que al sur nos regala una suave ladera que se eleva hacia la, amable por aquí, Tabla de los  Tres Reyes y la rocosa Mesa.

Collado entre la Tabla y la Mesa.
 
            Giramos al sur y nos vamos tranquilamente en ascenso hasta alcanzar el collado entre la Tabla al este y la mesa al oeste, sobre los 2400 metros de altitud.
 
Hacia la tabla. Atrás la Mesa.

Anie.
 
            Allí tomamos camino conocido y suavemente en ascenso recorremos un penacho de nieve que decora la loma y que nos deposita en la cima de la Tabla de los Tres Reyes a 2421 metros de altitud cuando son las doce y media de la mañana.

La Norte del Dec de Lhurs.
 
            Hacemos algunas fotos con permiso de la neblina y de la nubosidad de desarrollo que ha copado las alturas en el horizonte, echamos un trago, pasamos revista a los “conocidos del lugar” y nos vamos de vuelta hasta el collado tratando de recordar el camino hacia la cima que hicimos ida y vuelta en su día.
La Oeste del Gran Billare.


            Recorremos a partir del collado la arista de nieve que se eleva hasta depositarnos en la base del casquete somital rocoso. Allí nos quitamos los crampones, dejamos los piolets y tomamos el pasillo horizontal que atraviesa el principio de la cara sudoeste.  

          
            Unos metros más adelante el camino se introduce en un corredor algo difuso pero fácil y amplio que permite progresar al gusto y que asciende una veintena de metros que nos depositan de nuevo en la arista empenachada de nieve. Unos metros más arriba esta de la cima de la mesa de los Tres Reyes situada a 2444 metros de latitud.
 
            Es la una menos diez  cuando nos asomamos  a la arista de la vía normal que procede de la Hoya de la Solana. Hemos tenido una jornada de completa soledad que nos extraña un tanto.
 

            Hacemos algunas fotos incluido el Castillo y la imagen de San Francisco Javier y diez minutos después, cuando llega un grupo a la cima, nos saludamos y nos vamos de vuelta para abajo pues nos preocupa la nieve del corredor.

            Desandamos el casquete somital, nos ponemos los crampones y nos vamos para abajo comprobando de inmediato que la nieve está para pocas bromas y que tan pronto como no haces lo que tienes que hacer te echa largo. Mi chica se asunta un pelín y a mí me preocupan los zuecos.
 

            En el Collado de Lhurs nos vestimos  y nos vamos a por el corredor bajando la rampa superior de cara al valle, clavando bien el piolet y agrandando los escalones de nuestra huella con los talones. Se baja bastante bien con los debidos cuidados.

            Hacemos la diagonal y alcanzada la cabecera de la zona más erguida proseguimos el descenso tranquilamente y de espaldas al valle. Son alrededor de 150 metros de desnivel que se le hacen largos a mi chica pero que bajamos tranquilos y seguros.

            Luego, al inicio del cono de deyección nos ponemos de cara al valle y por medio nos vamos directamente para abajo administrando la pendiente y la nieve profunda del fondo. Bajamos hasta casi el final de la nieve continua y allí, sobre unas calizas claras nos sentamos a comer, son las dos y veinte de la tarde.

            El sol difícilmente se abre paso a través de la nubosidad de desarrollo que ha ido creciendo desde el oeste y que ya comienza a copar las alturas aunque todavía nos permita deleitarnos con nuestro corredor al oeste y con el Dec y el Billare aquí mismo.

            Bebemos a gusto pues se nos había hecho sed y alrededor de las tres, recogidas las polainas y los crampones  nos bajamos hasta las Cabañas de Lhurs.

            La más grande y nueva tiene una sección abierta y limpia que cuenta con un fuego bajo y un altillo de madera con un par de jergones y espacio para media docena de personas.

            Luego, contorneamos el Lac de Lhurs por su orilla norte y dejando allí a unos pescadores nos vamos para abajo adelantando a una pareja que ha subido de paseo hasta el lac.

Hepáticas.
 
            Alcanzamos el Barranco Landrosque y recuperamos la cerveza que hemos dejado en la nieve. Luego, tranquilamente, pues el desnivel, la nieve de la jornada y la tensión del corredor se notan en nuestras piernas, desandamos camino contemplando la belleza salvaje de los paredones del Dec y del Billare y la magia del la tornasolada luz sobre las jóvenes hojas de las hayas. Abajo nos espera la deliciosa y bucólica imagen de los verdísimos prados pastoriles de Lescun.

            Van a ser las cinco de la tarde cuando llegamos al Aparcamiento de Anapia. Algunos franceses van para arriba con leña en las costillas. Nosotros liquidamos 1500 metros de desnivel ligeramente cansados puesto que este invierno no hemos hecho actividades ni largas ni duras. Nos montamos en el coche y nos bajamos hasta Lescun y luego carretera y para casa de nuevo por el Túnel de Somport poniendo fin a una jornada entretenida.   

Puedes ver más fotos.   

 

 

             

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.