18 jul. 2015

51-15. HOURQUETTE, CASTERAU Y PARADIS. 17-7-2015.

Pic Hourquette desde el Lac Bersau.

Aparcamiento de Astún, Barranco e Ibón de Escalar, Cara Sur, Pico de los Monjes, Col de Bielle, Corredor Este, Pic Hourquette, Corredor Nordeste, Lac Bersau, Arista Oeste, Pic Casterau, Lacs Casterau y Paradis, Cara Norte y Pic Paradis, Collado de los Monjes, Ibón de Escalar y Llanos del Sol.

17-07-2015.

Salida 07:45 h. Llegada14:30 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Hourquette procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
                Os vais a los “Espejos del Midi”, nos dicen. Bueno, no precisamente  pero si, en alguno nos podremos mirar.

                Hace ya algunos años que hiciéramos el Circuito de los Lacs de Ayous, mal llamado por estos pagos “del Midi”, adornados por casi todos los encantos imaginables, quizás porque es el Midi de Ossau quien pastorea decididamente todo ese ámbito de prados valles y lagos.

                El proceso es simple: primero ves el Midi, luego los lagos que recorres mirando al Midi, después subes al Midi y ahora recorres esos castillos rocosos que se asientan a su alrededor y a los que poca gente va, pues a pesar de que si atraen también rechazan por su aparente verticalidad, fiereza, falta de altitud… somos así.

                Vamos a ir a Hourquette para recorrer ese tramo de arista más allá de los Monjes y más aquí del Larry y luego igual nos vamos a Casterau y… el programa está completo.

                Son las siete de la mañana del 17 de Julio de 2015, seguimos en plena ola de calor y habrá que aprovechar la mañana antes de que lleguen las tormentas vespertinas.

Pequeñas Cascadas en el Barranco Escalar.
 
                A las ocho menos cuarto nos ponemos en camino tras aparcar en Astún a 1730 metros de altitud, cruzando el Barranco Escalar y ascendiendo en busca de los Llanos del Sol en dirección norte.

                Recordando las repetidas ocasiones en que subimos con los esquís tomamos el camino que por la orilla izquierda del barranco nos muestra las pequeñas cascadas del mismo y a través de un praderío lleno de orquídeas y húmedo por la tormenta nocturna,  nos conduce a través de los Llanos del Sol.

Subiremos directamente a los Monjes.
 
                Siempre por la orilla izquierda hacemos el camino por el resalte rocoso del estrangulamiento del barranco y alcanzamos el Ibón de las Ranas o de Escalar situado a 2078 metros de altitud en medio de una mañana que anuncia calores.

                Hemos subido en cuarenta minutos, contemplamos el ibón poblado de algas y vegetales flotantes, cogemos agua en un barranquillo que baja de Audas y nos vamos directos al norte orientados por la Cúpula del Pico de los Monjes.

                Se trata de una ladera herbosa, medianamente erguida, con algunas afloraciones rocosas en las inmediaciones de la arista que arranca de Arnoussere y que recorre la orilla derecha del Aragón.

Hourquette y Bielle. En primer plano Monjes.
 
                Subimos por cualquier parte siempre lejos del Collado de los Monjes que es la ruta habitual con los esquís y alcanzamos la Arista Sudoeste de Los Monjes unos metros antes de que confluya con la este.

                Faldeamos por el oeste el último promontorio de la misma y siguiendo el caminillo que hemos encontrado aquí nos acercamos a la arista cimera que nos ofrece una conocida y sencilla trepada en la que, con algunos apoyos de manos, nos permite superar una cincuentena de metros que nos depositan en la Cima del Pico de los Monjes situado a 2349 metros de altitud cuando son las nueve de la mañana.

                Hemos subido muchas veces hasta aquí pero nunca hemos proseguido arista adelante. Hoy lo haremos que para eso hemos venido.

Hourquette desde Monjes.
 
                El Pic de la Hourquette, es uno de esa legión de picos poco visitados sencillamente porque no están cerca de ningún punto de partida acostumbrado y no sabría decir desde dónde arranca el camino más corto.

Casterau y Paradis desde Monjes.
 
                Nosotros elegimos visitarlo desde Astún por los Monjes sabiendo que no es necesario subir al pico y que se puede faldear el casquete somital, fácil y cómodamente hasta el Col de Bielle situado tras el descenso de la arista norte del pico.

                El descenso es fácil siguiendo un caminillo medianamente transitado que nos deposita enseguida en el Col de Bielle situado a 2262 metros de altitud.

Llegando al Col der Bielle.  Atrás Hourquette.
 
                Desde los Monjes hemos contemplado la arista que se encumbra en la bicéfala cima de Hourquette y  de por medio se encuentra la dislocación del Pic de Bielle que es fácil de recorrer aunque el acceso por el sur tiene unas paredes poco agradables.

                Las paredes se pueden faldea por el oeste pero el caminillo se inclina al este descendiendo hacia el Col Casterau. Nosotros no estamos mucho por la labor e inmediatamente de iniciado el faldeo en descenso lo abandonamos para atravesar horizontalmente  en busca de la arista que baja al collado como procedimiento de ver.

                Se trata de una travesía por praderío inclinado que nos deposita en la arista en la que encontramos un hito además de permitirnos ver parcialmente la continuación hasta el amplio Corredor Este de Hourquette que es nuestro objetivo.

Bielle, Hourquette Sur y Puntettes.
 
                Seguimos con nuestra travesía prácticamente horizontal por debajo de las paredes del Bielle y nos entretenemos con una manada de alrededor de 50 rebecos vestidos con el traje nuevo del verano que huyen corredor arriba.

                Los achuchamos un poco para que desaparezcan no vaya a ser que luego nos apedreen y nos subimos el corredor escalonado de pratenses utilizando las paredes de la derecha del mismo que nos ofrecen materiales firmes y apoyos de manos.

Bielle y Monjes desde el Col Sur de Hourquette.
 
                El corredor termina en la arista y una rampa mixta y medianamente inclinada nos permite ascender una treintena de metros que nos depositan en la Cima Sur de Hourquette situada a 2384 metros de altitud cuando son las diez de la mañana. La subida ha resultado mejor de lo esperada.

                Desde la cima recorremos nuestro bestiario particular que en la zona es amplio destacando Larry y Ayous muy próximos,  Gazies y Sesques más distantes, al este el Midi omnipresente y nuestro futuro próximo que pasa por descender hasta el Lac Bersau que refulge al cegador sol de la mañana.

Cima de Hourquette Sur.
 
                Antes descenderemos unos pocos metros para alcanzar una silla herbosa y encaramarnos al paso a la Cima Norte de Hourquette de una altura prácticamente igual a la otra.

                Son las diez y cuarto de la mañana, contemplamos les Pundettes de Larry aquí mismo y en lugar de descender por el corredor que hemos subido lo vamos a hacer por el Corredor Nordeste que baja directamente hasta el Lac Bersau con permiso de los paredones inferiores.

Lac Bersau desde el Corredor Nordeste de Hourquette.
 
                El descenso del corredor es fácil a pesar de que la parte superior es bastante erguida. De mitad para abajo tratamos de abandonarlo con la idea de bordear el lago por el sur  utilizando unas campas verdes y escalonadas, pero hemos de volver al corredor ya que alguno de los escalones se complica más de la cuenta.

                En el corredor tenemos que buscar descenso cómodo, apoyar las manos para destrepar algún  pequeño resalte pero finalmente nos saca de las paredes y nos deposita en la pedriza que ha bajado a beber a la orilla oeste del lago.

Llegando al Lac Bersau con Casterau y Midi.
 
                Tomamos el camino que sube del Refugio de Ayous haciendo el Circuito de los Lacs y rodeando el lago por su su orilla oeste nos sentamos junto al agua para almorzar un poco mientas contemplamos el corredor que acabamos de bajar. Son las once menos cuarto.

                El camino se llena de paseantes que hacen el circuito. Se trata del punto alto del mismo situado a 2082 metros de altitud y la gente va y viene. Nosotros, media hora después, continuamos rodeando el lago hasta que enseguida abandonamos el camino para buscar hacia el este el Col de Casterau ocupado por un pequeño rebaño de vacas blancas.

La espectacular Oeste del Pic Casterau.
 
                La Cara oeste del pico es espectacular y se trata de la vía de ascenso: por el sur se recortan potentes y verticales paredones y por el norte unas fajas herbosas y escalonadas conforman una ladera muy erguida que presenta un punto de rotura en un corredor más al nordeste. 

                Hay posibilidades pensamos mientras arrancamos del collado por una rampa amplia y herbosa que nos debe conducir a las paredes escalonadas.

                Enseguida aparecen piedras y con ellas hitos en un poco marcado camino que se va para arriba con vueltas cortas próximo a la arista oeste.

Remontando en la Norte de Casterau.
 
                El camino se confirma sobre los escalones herbosos y de escalón en escalón nos lleva a una inclinada rampa en plena cara norte que nos acerca al corredor que hemos visualizado. Una travesía sobre praderío muy inclinado nos deposita en la parte alta del corredor que terminamos de subir siguiendo los escalones de un camino medianamente transitado y que nos deposita en la amplia y plana Cima del Pic Casterau situado a 2227 metros de altitud cuando van  ser las doce menos cuarto. Hemos subido en un cuarto de hora desde el collado y de manera tan fácil como inimaginable.

Lacs Casterau y Paradis con el Pic Paradis al fondo desde Casterau.
 
                Desde la cima contemplamos la mayor parte de nuestro recorrido y nuestro futuro marcado por los Lacs de Casterau y Paradis que nos llevan al Pic Paradis. Las vistas son espectaculares y el lugar es especial para vivaquear como dice Juan. Tendremos que venir a pasar alguna noche.

                Hacemos algunas fotos, visualizamos nuestro teórico recorrido continuación y diez minutos después iniciamos el descenso que haremos siguiendo exactamente el camino de ascenso.

                Ni siquiera llegamos al Collado Casterau situado al oeste del pico sino que atajamos al sur para proseguir en descenso más directo y alcanzar el camino del Circuito de los Lacs.

Lac y Pic Casterau de camino al Lac Paradis.
 
                Recuperado el camino, inmediatamente nos llegamos al Lac Casterau situado bajo los verticales paredones que conforman la cara este del pico homónimo. Hacemos unas fotos y nos vamos directamente siguiendo algún caminillo de entre la multitud hasta alcanzar enseguida el Lac Paradis situado alrededor de 25 metros más arriba que el anterior. Estamos a 1975 metros de altitud.

                Se trata de un modesto y redondeado lago poco profundo y rodeado de verdura, un bucólico rincón en el que acalora el personal casi siempre en manadas.

                Pasamos por su parte este y proseguimos en suave ascenso hacia el este en busca del Pic Paradis.

En la Pedrera Norte del Pic Paradis. Se ve al fondo la subida.
 
                Desde Casterau hemos visto que su acceso más cómodo se aleja de su arista oeste que es la próxima y va a buscar casi la arista este. Para ello hay que atravesar una buena parte de su cara norte a través de una pedriza horizontal en la que encontramos algún hito de piedras.

                Sin darnos cuenta “perdemos” el camino y tomamos un corredor de hierba que en principio escalonado y poco más arriba un tanto erguido, salva las cortas paredes y nos deposita en una enorme rampa orientada al oeste que se puede subir por cualquier parte y en la que encontramos algunos hitos que arrancan de más debajo de donde hemos llegado nosotros.

Casquete Somital Norte de Paradis.
 
                Hay que remontar fácilmente alrededor de una treintena de metros para alcanzar la Cima del Pic Paradis situada 2129 metros de altitud a la que llegamos cuando son las doce y media. A la tonta ha ido pasando la mañana.

                En la cima hacemos algunas fotos, repasamos nuestra conocida y frecuentada zona invernal con Peña y Pic Peyreget, Col de L’Iou, Arazures, Gradillere, Canal Roya, Mala Cara, Astu y Astún, Caillabet de Rebec… nuestra vista recorre palas, corredores y valles conocidos y luego se va sin querer hacia el Collado de los Monjes que es a donde nos vamos a dirigir de inmediato.

Cima del Pic Paradis.
 
                Una visual más al Pliegue Tumbado de la Este de Casterau y nos vamos para abajo siguiendo las citas para bajar la pared por el camino convencional que hace una fácil y suavemente descendente travesía en la cara norte del pico muy cerca del lugar por el que hemos subido.

La vuelta hacia el Collado de los Monjes.
 
                Luego, desandamos la pedrera, pasamos de nuevo junto al Lac Paradis y en trayectoria suavemente ascendente y en dirección sur ganamos altura por el praderío en busca del camino que tras un par de resaltes suaves nos deposita en el Collado de los Monjes   a 2168 metros de altitud.

Ganadería al fresco del mediodía.
 
                Seguidamente descendemos por el, hoy, desconocido barranco para llegarnos enseguida a la orilla del Ibón de escalar en el que mi chica se dará el segundo baño de la temporada. Dice que el agua está como un caldo.

El remojón de mi chica en el Ibón de Escalar.
 
                Alrededor de las dos reanudamos la vuelta tomando el corredor  que baja directo a los Llanos del Sol situado al este del camino que hemos llevado a la subida.

Milenrrama en el entorno de Astún.
 
                Fotografiamos algunas flores y sin prisa pero sin pausa ya que hace un calor de cuidado nos llegamos al coche cuando sol las dos y media. Las rodillas me cantan pues a la tonta hemos acumulado un desnivel de 1250 metros.

                La nubosidad que ha ido y venido a lo largo de toda la mañana parece que se lo está tomando con calma y no se decide por la faena al menos por estos pagos.   

Para ver más fotos.                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.