12 jul. 2015

50-15. RABADA, NAVARRO Y LAS OLAS PARA VOLVER A NERIN. 9-7-2015.

La Noroeste del Rabada y detrás el Navarro.

Soum de Ramond, Cara Este, Arista Norte, Pico Rabada, Pino Navarro, Punta de las Olas, Corredor entre las Olas y el Soum, GR11, Collado de Góriz, Cuello Gordo y Cuello Arenas.

09-07-2015.

Salida 07:45 h. Llegada15:15 h.

Sol-

Bastante fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Rabada, Navarro y las Olas procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            La Vía Láctea nos hará los honores en nuestro vivac en la Cima del Soum de Ramond perfectamente deshilachada y blanquecina. La noche que es de sebo se hace larga y sobre las tres nos despertamos una vez más para seguir durmiendo a tramos y contemplar la luna que discretamente nos ha dejado ver primero las espléndidas constelaciones del verano y ahora ilumina el este de manera espectacular a pesar de que es menguante.

Después de una noche divina la salida del sol.
 
            Luego el amanecer es largo con una banda horizontal oscura que divide colores a ambos lados los claros y asalmonados arriba hasta que son desalojados por  los primeros rayos de sol del 9 de Julio de 2015. Ni que decir tiene que esos primeros rayos también son para nosotros. Hacemos algunas fotos y nos empiltramos de nuevo pues son alrededor de las seis de la mañana.

Los primeros rayos del sol son para nuestro vivac.
 
            Será alrededor de las siete cuando nos ponemos en acción tras un vivac de los mejores que recordamos. Desayunamos, recogemos, enmochilamos y a las ocho menos cuarto comenzamos la marcha.

Iniciando la jornada en el Soum de Ramond.
 
            Recorremos la arista cimera hacia el oeste hasta un collado de la misma, lugar en el que nos introducimos en la descompuesta cara este del pico para bajar por lo que suele ser la vía normal, una sucesión de pedreras surcadas por caminillos que zetean hasta la enorme pedrera de base. También, como localizáramos ayer hay una vía de descenso por la arista este y que desde la Punta de las Olas comprobaremos después.         

            Bajamos casi 200 metros y alcanzados los neveros del escalón intermedio evolucionamos un poco en dirección norte para bajar el escalón inferior que nos deposite en el Collado Norte del Pico Rabada.

            Tenemos la opción de cruzar el nevero muy alto para bajar por un cordón de rocas hasta la arista norte del pico o descender escalones por la pared para alcanzar el rellano inferior donde se corta el nevero que siempre había sido continuo.

En la Arista Oeste del Rabada.
 
            Cada uno a su manera alcanzamos el inicio de la arista norte y por ella nos vamos para arriba. Se trata de una arista caliza, bastante sostenida y afilada en la que hay que emplear las manos sobre todo en la parte intermedia.

Cima del Rabada con Perdido y Espalda de Esparrets.
 
            No serán más de 60 metros disfrutones los que nos sitúan en la Cima del Pico Noroeste de Baudrimont o Pico Rabada, También Punta Tormosa situada a 3048 metros de altitud. Son las ocho y media.

Navarro y las Olas desde Rabada.
 
            Hacemos alguna foto, contemplamos las Terrazas de Bellevue y el Corredor de Salida al Balcón de Pineta, también la Sur de la Espalda de los Esparrets y el vecino Pico Navarro al que nos vamos a encaminar seguidamente.

La Sur de la espalda de los Esparrets.
 
            Comprobamos que el acceso por el corredor que separa este pico del Navarro está complicadillo como creía a pesar de las apariencias desde el Soum y seguidamente desandamos y descendemos la arista tranquilamente siguiendo los mismos pasos que a la subida. Alcanzado el collado norte del pico ganamos unos metros por el cordón de pedrizas para atravesar en horizontal el nevero que rellena el corredor bajo el Collado del Perdido.

Descendiendo la Oeste de Rabada.
 
            Ya en la pared entre los dos rellanos la subimos un poco por cualquier parte hasta alcanzar la cabecera del rellano intermedio y tras recuperar las mochilas que habíamos dejado allí nos orientamos al sur y en descenso, navegando por una enorme pedriza caliza para situarnos en un punto bajo sobre los 2950 metros de altitud donde dejamos de nuevo las mochilas.

Hacia el Navrro y las Olas a derecha.
 
            Un  caminillo termina de llanear para incorporarse a la pared sur del pico hasta alcanzar un resalte que se trepa con muy buena caliza a pesar de que las presas sean pequeñas.

Llegando a la Cima del Navarro.
 
            Nos permite alcanzar enseguida la arista en las inmediaciones de la Cima de el Pico Sureste de Baudrimont o Pico Navarro situado a 3026 metros de altitud. Son las nueve y cuarto.

Las Olas desde la Cima del Navarro.
 
            En la cima no hacemos más que tocar chufa y darnos la vuelta para abajo puesto que la mañana va de marcha. Enseguida alcanzamos las mochilas que hemos vuelto a dejar y tras coger agua en una charquilla que he hecho en la escorrentía de un nevero, echamos unos buenos tragos pues todavía tenemos sed  acumulada de la jornada anterior y nos vamos hacia la Punta de las Olas.

Espalda de Esparrets, Rabada y Navarro desde las Olas.
 
            Nuestra trayectoria pasa por la cabecera del corredor existente entre las Olas y Soum por lo que volvemos a dejar las mochilas y nos vamos con cierta prisa hacia la Punta de las Olas. Se trata de una suave loma ascendente que arrancando de los 2950 metros aproximadamente  se eleva por medio de un par de resaltes y alcanza la cota 3002 metros de altitud. Son las diez de la mañana.

Valle de Añisclo desde la Punta de las Olas.
 
            La cima no tiene para nosotros ningún interés especial más que visualizar el camino  en la pedrera de su cara sur iniciando el descenso hacia el Collado de Añisclo y reconocer el corredor que queremos bajar.

            Recuerdo que el descenso del corredor lo hiciéramos hace una montonada de años con crampones y de frente para abajo. Hoy tiene algunos neveros residuales bastante erguidos y habrá que tratar de faldearlos pues suponemos la nieve dura en esta orientación.

El corredor que vamos a descender.
 
            Desde la cabecera detectamos una vía que faldea los neveros superiores pero no tenemos seguridad de que nos lleve al nevero del rellano por lo que iniciamos el descenso utilizando rampas limpias de nieve y ya veremos qué pasa más abajo.

            El descenso es fácil pero no queda otro remedio que entrar al nevero inferior que se nos lleva su tiempo ya que la nieve está dura y la bajamos con el piolet de espaldas al valle por la cochina pereza de poner los crampones.

El Corredor Sur del Soum de Ramond desde el rellano.
 
            Alcanzado el rellano en el que se filtra el agua del nevero buscamos la rotura de la pared: es única y hay que localizarla.

            No se parece gran cosa a lo que quiero recordar. Se trata de un estrecho corredor de alrededor de 10 metros que se bajan encajados en lo que se refiere a la mitad superior en la que hay un anclaje de rápel. La parte inferior es un corredor más amplio pero está un poco extraplomado, tiene buena roca y algunas buenas presas pero el descenso es delicado ya que la base del mismo es un conjunto de gradas muy inclinadas en las que la detención es complicada. Será un paso de IIIº que destrepamos con cuidado.

            Son las once de la mañana cuando  dejamos atrás el paso. Me he quedado sin batería en el móvil y por tanto sin foto que trataré de hacer con otro móvil pero de más lejos.

            La terraza a la que hemos llegado tiene paredes por debajo y la única salida está recorriéndola hacia el este hasta alcanzar una rotura de las mismas en las inmediaciones del GR11.

            Ya en el camino, sobre los 2650 metros de altitud nos orientamos al oeste y bajamos  hasta una surgencia en la que nos paramos a comer un poco. Son las once y media y estamos entrando a una mañana de calor sofocante pues el cambio meteorológico anunciado no se ha cumplido.

            Media hora después ponemos la marcha de resistencia  y aligerando continuamos para abajo hasta alcanzar el Collado de Góriz o Arrablo iniciando allí el faldeo de la Sierra Custodia que nos ha de conducir a Cuello Gordo.

            Yo no quiero continuar por el camino ya que creo recordar que hay que bajar para luego subir y no estoy por esa labor. En consecuencia iniciamos un faldeo en muy suave descenso hasta que localizamos los senderos que efectivamente ascenderán hacia el collado pues arrancan de un punto inferior al mismo.

            Tratamos de mantener altura pero a pesar de ello, finalmente y tras alcanzar el camino más alto todavía tendremos que remontar algo para llegar a Cuello Gordo.

            Acortamos al máximo sobre la noroeste de Siarra Custodia y atravesando la Cabecera del Barranco de la Pardina todavía más arriba que ayer describimos una travesía suavemente descendente por el puerto, en dirección sur y orientados por  el Cuello Arenas.

            El calor va en aumento conforme perdemos altitud y la llegada a Cuello Arenas hay que pelearla. Además hay mucho tráfico y coches en los alrededores ya que celebran una fiesta los ganaderos de la zona y la pista está abierta como nos dirán.

            Alrededor de las dos estamos en Cuello Gordo y tras desechar mi propuesta en la que yo me bajaría a por el coche sin la mochila nos metemos camino abajo.

            En la fuente cogemos agua, que por cierto baja poco fresca y buscando la sombra de un pino nos paramos a comer un poco pues son las dos y media.
 
Saxifraga en flor en la Cima del Soum de Ramond.

            Luego no queda más que tomar la parte inferior del camino para llegarnos a la barrera de la pista donde nos aguarda el coche con un dedo de polvo encima.

            Son las tres y media hace un calor ciertamente insoportable y nos comemos unas frutas que tenemos el coche para enseguida montarnos y volver para casa. Hemos liquidado una dura actividad en la que calculo que habremos movido sobre los 2500 metros de desnivel y bueno, ya empieza a valer.

            En casa, tras una ducha bastante reparadora, esperamos, nos aguardan los preparativos pues mañana nos iremos a la playa.
 

4 comentarios:

  1. Estupenda ruta, esa mochila seguro que pesaba más con estos calores ;)
    ¡Qué agradable tiene que ser despertarse allá arriba! ¡A seguir así!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Que curioso, no había caído en la cuenta de que Rabadá y Navarro tienen dos cimas con su nombre: estas y las de la cresta del Maupas. Pues oye, bien que se lo merecen estos figuras...
    Bonita vuelta!.

    Salud!

    Fer

    ResponderEliminar
  3. Que gozada de vivac! además con las ganas que tengo de volver al Soum de Ramond que hace una pila de años que estuve por allí. La chimenea entre el Soum y la punta de las Olas a principio de la temporada o final de primavera guarda nieve en sus base y recorta unos metros la trepada o destrepe, aunque a veces toca hacerla con los pinchos!!

    A seguir así!!
    Luis

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Baldo!
    Pues si, este vivac fue especialmente bueno aunque no todos resultan igual pero de cualquier forma la experiencia merece la pena. Lo malo es que estamos perdiendo la costumbre de llevar mochilas pesadas y terminamos con los hombros algo castigados. ¡A ver cuándo volvemos a vernos en el monte!
    Si Fer, pero con una pequeña diferencia en cuanto a la dificultad del Navarro del Maupas. Bueno, sobre Alberto y Ernesto prefiero no extenderme. No los conocí personalmente pero siempre que recuerdo alguno de sus recuerdos se me enrasan los ojos... son tonterías mías. La vuelta es una más de las muchas que se pueden hacer en Ordesa pero el precio ya es sabido: hay que sudar la camiseta de lo lindo.
    Luís: de esos vivacs no entrán más de dos o tres por docena. También hacía muchos años que no subíamos al Soum y la verdad es que el corredor las dos veces lo destrepamos aunque guardaba una imagen bastante distorsionada de la realidad. En cualquier circunstancia yo preferiría treparlo pues para mí el destrepe encierra un pequeño plus de dificultad.
    ¡¡¡Que os baya muy bueno chicos!!!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.