3 dic. 2015

80-15. SUR DEL PUERTO DE CANAL ROYA CON VUELTA A LOS FARALLONES PARA EMPEZAR LA TEMPORADA. 2-12-2015.


Juan en la Punta Sur del Collado de Canal Roya.



Aparcamiento de Espelunciecha, Ibón de Espelunciecha, Puerto de Canal Roya, Punta Sur del Collado de Canal Roya, Cabaña de la Glera de Anayet y Cuello Garmet.
 
02-12-2015.

Salida 10 h. Llegada 14 h.

Sol.

Muy fácil.

Esquís de montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Espelunciecha procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
            Noviembre  de 2015 fue un mes de nevadas tempranas. La primera fue importante pero no le hicimos caso. La climatología posterior dio buena cuenta de ella dejando una testimonial mancha blanca en las laderas sombrías.

            La segunda fue casi a final de mes, vino del noroeste, con mucho viento y  ya es sabido que las precipitaciones de ese origen dejan poca nieve en el Valle de Tena. ¡Queremos nevadas del sur!

            Además el finde nos pilla en Barcelona y… no hay prisas, vendrá Diciembre.

            Hablamos con Juan de salir a ver la nieve que hay y a las diez de la mañana del segundo día del mes de 2015 estamos aparcados en Espelunciecha.

Espelunciecha desde el aparcamiento.
 
            La mañana está espléndida en lo que se refiere a temperaturas con algo de inversión térmica pero el cielo está aborregado y retrasa la esperada tarea del sol.

            Formigal está abierta de manera testimonial y no hay esquiadores en sus pistas cuando nos introducimos en el Valle de Espelunciecha por la Pista de la Rinconada.

            El aspecto general del valle no es malo aunque sabemos que es más apariencia que realidad, en el fondo hay poca nieve como iremos comprobando a lo largo de la mañana.

Buscando nieve en Espelunciecha, que no hay demasiada.
 
            La nieve tratada está muy buena pero alrededor de las pistas hay una cristalera de rehielo nocturno y lluvia de algún día posterior a la nevada que invita poco a salirse por libre. A pesar de ello abandonaremos la pista poco más arriba para acercarnos y pasar revista al Ibón de Espelunciecha.

Remontando hacia el Ibón de Espelunciecha.
 
            La cámara fotográfica que está algo viejeta y lleva algunos días dando problemas se cansa de hacer fotos y me entretiene un ratillo mientras que mis chicos se van para arriba. Luego echamos una charradeta con Jonchu Zabala y cuando me doy cuenta está algo altos por lo que abandonaremos la pista en descenso para acercarnos al ibón atravesando los dos barranquillos de rigor.

En el Ibón de Espelunciecha, gentileza de Juan.
 
            Hay que hacerlo un poco abajo y remontar por nieve recién soleada para acercarnos al desagüe. El Ibón esta sencillamente celestial y sin huellas alrededor del mismo.

Hacia el Puerto de Canal Roya.
 
            Luego retornamos un poco sobre nuestros pasos, cruzamos el primer barranco por un puente alto y remontamos la loma divisoria del segundo que está muy transitada.

La Sur del Puerto de Canal Roya desde el puerto.
 
            Al final convergemos con la pista y alternando tramos  por libre con otros de pista nos acercamos al Puerto de Canal Roya.

            La nieve mejora pues a esta altitud no ha llovido y queda algo de nieve polvo y nos propicia una llegada agradable al Puerto de Canal Roya donde nos recibe el Diente de Anayet. Estamos a 2150 metros de altitud.

Espelunciecha como siempre al contraluz.
 
            Una vez en el puerto nos orientamos al sur. Han pegado una pasada a la pista por la que funcionará la retrac que remontará esquiadores par los Tubos de los Farallones.

Vista atrás al Valle de espelunciecha.
 
            Ganamos un poco de altura, Juan se marcha de frente para arriba y nosotros damos un poco de rodeo para subir más cómodamente y alcanzar la Punta Sur del Puerto de Canal Roya.

Gralleras y Midi desde la Sur del Puerto de Canal Roya.
 
            Corre viento en este pináculo a 2205 metros de altitud  y Juan se baja de la cima. Nosotros dejamos los esquís unos metros más abajo pues no nos gusta segar la hierba.

Culibillas, Espelunciecha y su corredor norte.
 
            Hacemos unas fotos y descendemos para volver a la huella que cada vez  menos regular y firme alcanza el punto alto frente el Corredor Norte de Espelunciecha donde vuelve la retrac.

            Quitamos pieles y nos aprestamos para la primera esquiada de la temporada. La huella todavía se prolonga hasta la Cabecera del Tubo Pipos. No sabemos si empalmará con la Glera pues no se ve desde aquí.

Esquiando el Corredor a la Glera de Anayet o Tubo Pipos.
 
            La nieve está algo transformada, más bien dura y cubierta de nieve polvo de forma dispersa pero se esquía decentemente. Bajamos al rellano y alcanzamos la cabecera del corredor donde la máquina se ha dado la vuelta.

            El Tubo Pipos o de la Glera tiene una nieve divina pues no en vano recibe el sol desde que remonta el horizonte. Un tramo suave se continúa con una estrecha rampa que enseguida se amplía y nos deposita en el rellano intermedio. Por debajo pasamos de una rama a otra en busca de un amplio pasillo de nieve que se inclina suavemente y nos deposita en el amplio cono de deyección.

Hemos echado un bocado en la Cabaña de la Glera.
 
            Una ladera  amplia nos conduce en suave descenso hasta la Cabaña de Glera y al sol del mediodía nos sentamos a comer en una de las mesas que está exenta de nieve, es la una menos cuarto.

            Un rato después, bien soleados pues hace un mediodía de verano, nos montamos en los esquís y nos vamos glera abajo hasta el encuentro de la pista Garmet que habrá que remontar para volver luego al Valle de Espelunciecha.

Un skyline de lujo desde la Glera de Anayet.
 
            Para ello ponemos de nuevo las pieles y remontamos alrededor de 50 metros. Juan ha faldeado por arriba y nos juntamos en la llegada de las dos sillas en Cuello Garmet. Es la una y media pasadas y el termómetro señala 9º centígrados.

            De nuevo quitamos las pieles  y nos disponemos a la esquiada final del día que nos bajará de los 2032 a los 1750 metros del aparcamiento donde hemos dejado el coche.

            Comenzamos el descenso por la pista pero inmediatamente  de hacer unos giros placenteros nos salimos por las inmediaciones de la misma para girar en nieve más dura  con unas zonas intermitentes de nieve polvo. Es un descenso placentero que nos deposita en el aparcamiento cuando van a ser las dos de la tarde.

            En la zona de servicios se ha notado la disminución de la superficie nevada. No hay mucha nieve pero en la zona que hemos recorrido nos ha resultado suficiente y en aceptables condiciones. Si además el desnivel acumulado ha rondado solamente los 500 metros pues nuestro estreno de temporada en un día casi veraniego es difícilmente mejorable.

            ¡Deseo una excelente temporada de nieve! ¡Tengan ustedes cuidado y sobre todo disfruten!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.