17 dic. 2015

82-15. TRES HUEGAS O BORNAS DESDE ANAYET. 16-12-2015.

Tres Huegas por la vertiente este.

Aparcamiento de Anayet, Collado Lapazuso, Valle de Izas, Collado de Izas y Arista Norte. Vuelta al Mirador de los Valles en Lapazuso y Valle de Anayet.

16-12-2015.

Salida10:30 h. Llegada 15 h.

Sol.

Fácil.

Esquís de travesía.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Tres Huegas procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
            Tras la experiencia de Astún de la semana pasada no nos quedan demasiadas ganas de coger los esquís pero… podríamos ir a Izas a ver si somos capaces de darle la vuelta a las condiciones de la nieve que ni son las mejores ni es tarea sencilla, sabido que generalmente en los recorridos te encuentras nieve de todos los pelajes al transitar por diversas orientaciones.

El Barranco Culibillas tiene poca nieve.
 
            Hoy 16 de Diciembre de 2015 nos subimos hasta el Aparcamiento de Anayet sin prisas.  Charlamos con Chabier Navarro y su seño que van a hacer unas bajadas y son las diez y media de la mañana cuando nos calzamos los esquís y raquetas en medio de la cristalera que hay en los alrededores de la Cafetería de Anayet a 1720 metros de altitud.

Royo desde Anayet.
 
             Han debido de echar agua en los alrededores de la zona de servicios y es un auténtico cristal que invita a ponerse las cuchillas.

La Oeste de Campo Troya.
 
            No lo hacemos pero lo haremos enseguida. La Pista de Anayet está durísima y su orilla oeste que es por la que progresamos, también. Es una sensación francamente  desagradable que los bastones resbalen continuamente sobre la superficie helada cuando los apoyos de las cuchillas obligan a balancearse sobre los patines de los esquís, pero es lo que hay.

Progresando hacia el sol sobre el cristal de Anayet.
 
El Corral Ciego de Lapazuso.
 
            A media pista la nieve de las orillas cede ligeramente a las cuchillas y la progresión es un poco más cómoda siempre en dirección sur  en busca del Collado Lapazuso  al que llegaremos tras hora y cuarto de foqueo, cuando menos, poco satisfactorio. Estamos a 2140 metros de altitud.

Flanqueando el Ibonciecho del Collado de Lapazuso.
 
            Flanqueamos junto al Ibonciecho de Lapazuso y con las orejas tiesas quitamos pieles  para bajarnos al Valle de Izas.
 
En el Valle de Izas. Al frente Tres Huegas.

            Es la entrada a otro mundo. El valle, perfectamente orientado al este, está bien soleado pues las nubes altas están apareciendo y la nieve está estupenda, no solo en la pista de descenso para entrar en el valle que en estas circunstancias es paso obligado sino en la cabecera del mismo que vamos a recorrer.

            Han metido las máquinas en la ladera sur en la que en su día se abriera la pista de conexión y hay mucha piedra en la misma pero no es problema pues enseguida la abandonamos para poner pieles y proseguir valle arriba, en dirección sudoeste, por su parte norte que es la soleada, orientados por el Pico Royo, la sur en la que se asientan la mayor parte de las pistas estará más dura como siempre.
 
La nieve en el Valle de Izas ya es otra cosa.

            Se trata de un foqueo suave al tornasol de la mañana que arrancamos de alrededor de los 2025 metros de altitud y que pausadamente nos han de conducir al Collado de Izas que cierra nuestro horizonte.

            Se puede progresar por fuera de pistas en la mayor parte del recorrido que solamente obliga a utilizarlas en el embudo final pero no es problema porque hay poquísimos esquiadores. La nieve está tan buena dentro de ellas como fuera.
 
En el horizonte del Collado de Izas a Tres Huegas.
 
            Son las doce y media pasadas cuando alcanzamos el Collado de Izas situado a 2238 metros de altitud. Soltamos los esquís en una orilla y nos vamos a por el pico.

            Al sur de la brecha del Collado de Izas, tal y como es visible desde casi todo el valle, aparece el Pico de las Tres Huegas o Bornas. Confluyen allí los Valles de Izas, de Canfranc, el Valle de Izas de Sallent y el Rincón de Balsera de Tramacastilla.
 
Mi chica en la Norte de Tres Huegas mientras nosotros ponemos crampones.

            En la pasada ocasión ascendimos utilizando la arista sudeste que arranca de la Tosquera y Tres Hombres. En esta ocasión utilizaremos la arista norte que se compone de un pequeño resalte inicial y una arista horizontal que remata en un pequeño casquete somital.
 
La Este de Tres Huegas hacia Tres Hombres.
 
            Es corta pero vamos a tener de todo. En el resalte la nieve está dura pero se puede hacer huella, cada uno por nuestro lado. Subimos una treintena de metros y coincidimos en la arista que enseguida se acuesta y se afila para volverse dura hasta obligarnos a poner crampones. Rosa los ha puesto en el collado y nos deja en tarea mientras ella se marcha a la cima. Nosotros, detrás alcanzamos la amplia Cima del Pico Tres Huegas situada a 2303 metros de altitud cuando es la una del mediodía.
La Sudoeste de Tres Huegas hacia Escarra.

            La nubosidad alta sigue evolucionando pero a pesar de ello y aprovechando que no corre la más leve brisa, nos sentamos a comer en la hierba cimera mientras se solean un poco nuestras espaldas. Es un día de calimas con una atmósfera con arena en suspensión que si nos pilla en verano nos escacha.
 
La Norte de Tres Huegas con Arroyeras, Culibillas y Royo.
 
            Esta modesta cima está conformada por tres aristas perfectamente definidas y tiene unas vistas envidiables: la oeste nos lleva a Escarra  custodiada por Samola, Bucuesa, Pala de Ip y Moleta; la norte nos conduce al Royo flanqueado por Lapazuso, Culibillas y Arroyeras y la sudeste a Tres Hombres. Se contemplan con detalle los dos Valles de Izas y el de Escarra con Balsera y más allá aparecen caliginosos la Partacua, Tendeñera, Argualas, Infiernos, Fondiellas, Balaitus… hasta Aspe.
 
Los socios comiendo en Tres Huegas.

            Contemplo el Rincón de Balsera sacando conclusiones y alrededor de la una y media nos vamos para abajo por el mismo camino desechando la idea de bajar la sureste y faldear hasta el Collado de Izas.

            Se me hacen unos zuecos infernales de vuelta por la arista afilada. La temperatura está escandalosamente alta y la nieve se pega como el chicle haciéndome pasar un ratito toledano pues con los bastones no se sueltan tan bien como con el piolet.

            El resto de la pared es cómoda y nos conduce al collado en el que nos montamos en los esquís y nos vamos para abajo disfrutando de una nieve tan buena en la pista como en sus orillas por las que avanzamos puntualmente en la parte alta.
 
Infiernos, Argualas y nosotros dos.

            Luego habrá que volver a poner pieles y remontar, en esta ocasión fácilmente, hasta el Mirador de los Valles en el que hay una mesa de direcciones junto a la llegada de la Silla de Anayet a 2160 metros de altitud.
 
El Midi desde el Mirador de los Valles en el Collado Lapazuso.

            Hacemos la foto del Midi, contemplamos las peladas caras de Lapazuso y Campo de Troya y nos vamos para abajo dispuestos a bajar por las pistas.
 
Excelente nieve fuera de pistas en Anayet.

            No será así, la nieve ha revenido considerablemente y enseguida tras probar, nos bajamos fuera pistas disfrutando de una nieve buena como pocas veces la hemos tenido: uniforme y noble como nunca, vamos, un placer de dioses inimaginable a la mañana. Por una vez le hemos pegado la vuelta a las condiciones de la nieve, como reconocerá mi chica y es que, de cuando en cuando la flauta suena aunque sea por casualidad.

            En el Aparcamiento de Anayet, a las tres de la tarde finiquitamos una impensable y agradable jornada en la que hemos movido un modesto desnivel de alrededor de 900 metros que no me atrevo a recomendar  puesto que repetir las condiciones de hoy supongo que es tarea no fácil y lo sabemos puesto que somos asiduos visitantes de marroncillos varios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.