24 ago. 2016

60-16. VUELTA A OROEL POR LAS FAJAS ALTAS. 23-8-2016.



Pilar Oeste de Oroel y unión de las fajas Altas.


Parador de Oroel, Collado de las Neveras, Arista Sur, Faja Oeste, Corredor Oeste subida y descenso, Pilar Oeste, Faja Norte y Cara Norte a Cruz. Descenso por collado Neveras, Punta Sora y Senda de los Lobos.
23-08-2016.
Salida 07:30 h. Llegada 12:30 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.
Juan Castejón y Mariano Javierre.

Mapa de Oroel procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Hace un año que hicimos una incursión a los corredores de la Sudoeste de Oroel con la intención de darle una vuelta al pico por las Fajas Altas, de las cuales conocíamos la situada en su cara norte.
            Aquel 8 de Agosto Juan se asoma a un corredor pero sin perspectiva suficiente lo dejamos aparcado para mejor ocasión sabiendo ya de una posible vía para acceder a la Faja Oeste que habíamos visualizado desde la Carretera al Puerto de Oroel y que habría que buscar algo más abajo.
            Por lo que sabemos de aquel otro día de 2013 y en el que subiéramos a Oroel por el Diedro de la Cara Norte,  había que pillar un día seco y con esas se nos pasa un año más, pero hoy 23 de Agosto de 2016, se dan las condiciones y nos vamos con Juan, Rosa pasa de jabalinear.
            Son las siete y media cuando llegamos al Parador de Oroel situado a 1180 metros de altitud. Hay un numeroso grupo de franceses que se quedan allí pues salimos como motos para arriba. Los veremos  en la Cima de Oroel cuando lleguemos por su cara norte.

Aparece el conglomerado desnudo y el abetar bajo las Neveras de Oroel

            Tomamos el conocido y transitadísimo camino que en dirección sur se adentra en el bosque mixto para, vuelta a vuelta, alcanzar las hayas, luego los abetos que dejan abajo los pinos y tras aparecer el conglomerado sobre el que discurre el camino en la parte alta, alcanzar el Collado de las Neveras de Oroel situado a 1670 metros de altitud.
            Hemos subido en tres cuartos de hora y tras dejar escondidos los bastones en unos bojes proseguimos camino al oeste para ganar suavemente altura en la Sur de Oroel hasta alcanzar un pequeño hombre en la arista este, muy cerca de la Cruz.

La oeste de Oroel. 6-8-15.

            Hacemos una foto de la Cara Norte que será por donde pretendemos llegar a la cima e iniciamos nuestra Vuelta a Oroel.
            Se puede partir desde la misma cruz orientándose un poco  a la concavidad situada al sudoeste de la cima que nosotros alcanzamos en una diagonal suavemente descendente por terreno mixto de genistas y cantos rodados del conglomerado.
            Perdidos unos metros avistamos  la serie de proas que conforman la Arista Oeste de Oroel dirigiéndonos a la situada más al norte, que es la más próxima. Es el lugar que alcanzó Juan hace un año y la llave para la continuación.
            Debajo tenemos una brecha a la que llega un barranco proveniente de otro más amplio y situado al este, estrecho y muy vestido de vegetación que hay que atravesar para alcanzar su borde sur.
            El descenso al fondo del barranco está medianamente limpio pero el barranco está imposible pues hay que cruzarlo rompiendo vegetación seca.

Hay que atravesar el barranco vestido que conduce ala brecha.


            En el fondo del barranco encontramos una ¡caña de pescar! y un cintajo azul que me hace recordar algunas balizas que encontráramos en la Faja Norte. Remontar para salir del barranco ya es más fácil pues vemos un hito de piedras del que suponemos nos indica la salida del fondo.
            Deberíamos de haber avanzado por el fondo del barranco bajo la espesa vegetación hacia el oeste para alcanzar la brecha: allí se iniciaba el corredor,  que en dirección oeste bajaría al encuentro de la Faja Alta situada en la Oeste de Oroel que era lo que buscábamos, pero no lo hacemos.

Fotografío la entrada al Corredor Equipado pero...

            Salimos del corredor y por el borde sur alcanzo una nueva proa situada sobre los 1660 metros de altitud, desde la que contemplo parcialmente el corredor correcto pero ni veo huellas de tránsito ni el corredor al completo y ya he probado uno arriba sin éxito. Si había alguna vieja huella pero…
            Desde aquí proseguimos en descenso al sur  tratando de no introducirnos en un par de corredores que tienen mal aspecto. La ladera está muy descompuesta pero poco vestida, lo que es una suerte.
            Nos permite alcanzar un suave lomo  que se remata en una de las últimas proas de la arista. Al sur de ella se inicia una rampa suave que es la que buscamos y que  descendiendo en dirección oeste nos permitirá conectar con la Faja Alta que buscamos.

Proseguimos en descenso buscando la entrada a la Faja Oeste que viéramos desde la carretera.

            Estamos alrededor de los 1590 metros de altitud cuando iniciamos el descenso de un amplio corredor  vestido de algo de vegetación muy seca en la que persisten restos de un viejo incendio. Bajados unos metros la vegetación se espesa  y decidimos iniciar el faldeo del torreón que hemos dejado al norte.

Tres proas más abajo encontramos la rampa que buscamos.

            En estas circunstancias nos resistimos a perder más metros por la rampa e iniciamos un faldeo al noroeste justamente en el límite de las paredes de la arista que hemos ido recorriendo por arriba. Es un rato de auténtico jabalineo que de alguna forma esperábamos.
            Empujados por las circunstancias del medio terminamos por alcanzar la zona inferior de la faja, sobre los 1530 metros de altitud, que es muy amplia y aparece ahora menos vestida de vegetación por lo que iniciamos el ascenso en dirección norte con cierta comodidad y a la sombra de las paredes.

Torreones entre los corredores que hemos visto desde arriba.

            Ascendemos contemplando desde abajo y al oeste los corredores y las proas que articulan la arista que hemos recorrido por arriba y tratando de identificarlas una a una, pero nuestra vista sigue al norte  localizando la Faja Ciega por encima de la que estamos subiendo y la prolongación hacia arriba de la nuestra a la que no le tiene que quedar ya gran cosa.

Ascendiendo por la Faja Alta de la Oeste de Oroel.

Genistas en la faja Alta de la Oeste de Oroel.

            Hacemos algún quiebro que otro en una zona de bloques de conglomerado desgajados de la arista cuando localizo una cuerda que marcha corredor arriba y nos acercamos a cerciorarnos del hallazgo.

Corredor equipado de acceso directo a la Faja Oeste de Oroel.

            Se trata de una cuerda pasamanos de 10 bien asegurada a la pared con viejas clavijas y no demasiado vieja ya que  solamente la mitad expuesta ha perdido un poco el color. Soltamos las mochilas y nos vamos a ver.

Cuerda que evidentemente vamos a seguir.

            Un primer tramo describe una media zeta que se incorpora al lateral derecho del corredor. Le sigue a continuación un segundo tramo más corto que progresa junto a la pared derecha  y poco más arriba aparece un tercer y corto tramo que permite  ascender un bloque para rodear otro  bloque que ciega el corredor y que en realidad es el único realmente necesario para un paso algo largo y con patio que nos deposita en un tercero en el que se inicia la rampa cimera. Por encima, una rampa descompuesta en la que a la vuelta veremos trazas de camino permite ganar una treintena de metros para depositarnos en la brecha. Hay algún hito y otro cintajo azul.

Rodeando los bloques empotrados.

Descendiendo la parte inferior del Corredor Equipado

            Estamos en la brecha del barranco relleno de vegetación que hemos cruzado con alguna dificultad y en el que hemos localizado el primer cintajo. Parece ser que entrando por el Barranco Villahermosa alojado en la Zona de Fontazones debe haber alguna ruta establecida por el ejército que empalma con el barranco en el que hemos visto los cintajos y que se prolonga por el corredor equipado que acabamos de subir.

Remontando la Faja Alta de la Oeste de Oroel entre bloques de conglomerado.

            El tema está visto y sin más nos volvemos para abajo, reafirmamos y hacemos algunos hitos puesto que los tramos equipados no son visibles desde arriba y tras recuperar las mochilas volvemos a la faja y proseguimos para arriba, ahora acompañados de cintajos azules.
            Enseguida se perfila el hombro del Espolón Oeste de Oroel al que llegamos con la presencia de algún cintajo rojo.

En el hombro del Pilar Oeste de oroel donde se unen las fajas Altas.

            Estamos  ligeramente por encima de los 1600 metros de altitud y acabamos de empalmar la Faja Oeste con la Norte que ya conocemos. Son las diez y cuarto de la mañana.
            Hacemos un buen hito de piedras y nos introducimos en la Faja Norte de Oroel tras hacer algunas fotos.

la Norte de Oroel. 3-6-12.

            Se puede remontar ligeramente a partir del hombro por inclinado praderío ya que la faja es estrecha y muy pendiente, de allí la conveniencia de que el terreno deba estar seco, o pasar por encima del hombro para tomar la faja en la base de las paredes somitales; luego no queda más que seguir al este.

Inicio de la faja Norte desde el Pilar Oeste de Oroel.

El bosquecillo de la Faja Norte de Oroel.

            La faja es fundamentalmente horizontal  y salvo puntuales excepciones su tránsito más cómodo se realiza por la base de las paredes. Hay algún cintajo, transita un par de combas estrechas y se amplía ligeramente en una pequeña oquedad y en un bosquete de abetos jóvenes que han ganado las paredes.

La Norte de Oroel desde la Faja Alta en la Norte.

            Enseguida aparece al frente una pequeña rampa vestida de vegetación de la que arranca un ligero dorso de la Cara Norte de Oroel por donde vamos  a ascender hasta la Cruz. Nos sabemos el lugar de memoria del día que hicimos el Diedro de la Norte.

            Se asoma la parte superior de la cruz  alrededor de 150 metros más arriba cuando iniciamos la trepada de la pared un poco por cualquier sitio ya que el conglomerado ofrece abundantes presas tanto para pies como para manos en una pared  que pasará de los 40º.

En la Norte de Oroel.
            Algunas viras inclinadas nos permiten negociar el ascenso directo que hacemos al sol de la mañana que ya ha entrado en calores y enseguida atacamos la pared somital, ahora que ya divisamos media cruz.  

En la Cruz de Oroel.

            Una veintena de metros algo más tiesos pero igualmente fáciles nos depositan junto a la Cruz de Oroel situada a 1770 metros de altitud. Son las once menos cuarto de la mañana y nos recibe el grupo de franceses que hemos dejado en el parador.

Matameriendas que señalan el final del verano en Oroel.

            Nos preguntan por el camino y les decimos que no hay camino para senderistas paseantes. Hacemos algunas fotos y nos sentamos a beber y a almorzar a la sombra de la cruz.
            Son las once un poco pasadas cuando iniciamos la vuelta. Primero nos asomamos un poco para ver aunque sea con poca perspectiva la depresión del corredor  equipado que se ve enseguida, para tomar a continuación el camino de la arista y bajarnos tranquilamente hasta el Collado de las Neveras al que llegamos un cuarto de hora después.

Bajando hacia las Neveras y Bazials.

            Recuperamos los bastones y nos vamos arista adelante  para recorrerla hacia el este con la intención de conocer la Senda de los Lobos.
            Se trata de un camino que recorre la arista hacia el este pasando por las inmediaciones de un par de Pozos de Hielo perfectamente restaurados.
            Luego prosigue para adelante superando un par de suaves promontorios, el segundo de los cuales se conoce como Punta de Sora y acotada a 1707 metros de altitud.

Bazials desde Punta Sora.

            Todavía y ya dentro de una línea suavemente descendente, remontaremos otro suave promontorio tras el que nos situaremos frente a la parte baja de los Praderíos de Bazials, progresando todavía un poco más al este hasta alcanzar la zona intermedia de los praderíos, lugar en el que nuestro camino se va para abajo en lugar de introducirse al Praderío Somital de Bazials. Hemos echado media hora desde el Collado de las Neveras.

El praderío de la Oeste de Bazials.

            La Senda de los Lobos  va a cruzar más de media Pared Norte de Oroel en un descenso muy lineal y uniforme al noroeste, que cuenta con una primer zona erguida aunque breve que se sigue con una serie de resaltes suaves y escalonados  que se van a  prolongar  hasta el final del segundo tercio, en el que un resalte erguido y continuado sobre un camino terroso nos deposita  en la parte baja de la pared donde el camino se arrellana para enseguida alcanzar la pista al oeste del Parador de Oroel.

Hayedo en la Senda de los Lobos.

            El camino algo transitado y poco erosionado es una auténtica preciosidad y no solamente cuando atraviesa un delicioso hayedo en su parte alta. Nos permite un descenso a la sombra del mediodía cosa que agradecemos en esta jornada que ha entrado en impíos calores.
            Luego caminaremos alrededor de un kilómetro por la carretera que, prácticamente en horizontal, nos devuelven al parador.  Son las doce y media, hemos bajado ligeros por la senda y más ligeros todavía por la carretera.
            Hoy hemos tenido una jornada corta pero de indudable interés al menos para mí. ¡Le tenía ganas! Hemos movido un desnivel de alrededor de 850 metros que  nos han permitido conoces dos alternativas diferentes para  rodear la Cima de Oroel aunque en realidad la vuelta directa no necesite más allá de 700.  Si además añadimos la agradable novedad de la Senda de los Lobos pues la jornada ha resultado completa.
            La vuelta de cima a cima se puede hacer en alrededor de una hora pero hay que conocerla y buscar un día seco para transitar la Faja Norte.
            Para todos aquellos que estemos dispuestos a cohabitar con el medio natural, el monte siempre nos ofrecerá nuevas alternativas para  conocerlo y disfrutarlo.
           
Para ver más fotos.

4 comentarios:

  1. Hola Mariano.

    Que interesante esta excursión, si se puede subir por el Bco de Villahermosa puede ser una ruta bien original...

    ¡Gracias por compartirla!

    Fer.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Fer!
    Los cintajos no los seguimos en ninguno de los dos sentidos y los volvimos a encontrar cuando remontamos el corredor. Estaban colocados en lo más profundo de la vegetación del barranquillo que atravesamos y la lógica dice que venían del este que es la cuenca del Villahermosa, pero no lo comprobamos.
    Al Barranco Villahermosa no nos atrevimos a bajar en una ocasión anterior desde la sur de Oroel porque era delicadillo y por debajo de las paredes estaba muy vestido. Creo que ese debe ser el principal problema de esa ruta pero habría que cogerla arriba y tratar de seguir los cintajos pues de otra forma no sé si sería posible.
    Si algún día nos da por volver...
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar
  3. No iríais por casualidad con un GPS y tendréis el track.??? Hace días que me miro la conexión entre la faja norte y la oeste pero me da miedo meterme por allí y embarcarme... La verdad es que me parece una travesía interesantísima en una montaña próxima y querida. Ya me contarás. Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola josé Miguel!
    Ya tenía ganas de pizcarte en la oreja. ¡Es broma!
    No, no gastamos de eso pero no vas a necesitarlo cuando te mande a tu correo unas fotos que, evidentemente, no publico si no me las pide alguien. No quiero que alguno se enzarce por mi "culpa."
    Lo mejor el llegar prácticamente hasta la Cima de Oroel y desde allí ir a buscar la Arista Sur que no sale directamente de la cima sino del Pilar Oeste.
    Enseguida y por encima de los paredones, un barranco muy vestido te cierra el paso. Hay que bajar al barranco por donde mejor te parezca y en el mismo fondo recorrerlo hacia el oeste. Te llevará a una brecha de la que arranca al oeste y en descenso el corredor equipado, tres tramos de cuerda no visibles desde arriba ni desde los farallones limítrofes.
    Por el barranco se bajan una cincuentena de metros y los cintajos azules te irán guiando por la Faja Oeste hacia arriba.
    Enseguida terminarás la faja en el hombro bajo el Pilar Oeste. Desde allí, coger un día con el terreno seco, hay que recorrer la Faja Norte por la base de las paredes. En un cuarto de hora llegarás al espolón por el que se asciende directamente a la cruz, si no lo conoces es fácil pasarse de largo pero hay un cintajo a mano derecha según llegas, saliendo de una pequeña masa de vegetación. Es el punto común con la Vía del Corredor de la Norte que recorre la faja en sentido contrario.
    De allí a la cruz 150 metros fáciles un poco por donde apetezca.
    Te mando las fotos.
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.