15 ago. 2016

58-16. VIVAC EN EL CASCO POR LA CHIMENEA SUBTERRANEA. 12-8-2016.

Casco y Anónimo desde la Plana Superior de Millaris. 

Aparcamiento de Ordesa, Clavijas de Cotatuero, Plana de Millaris, Barranco de la Brecha, Cara Sudoeste, Chimenea Subterránea y Arista Sur.
12-08-2016.
Salida 12:15 h. Llegada 16:15 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Casco procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            En el Casco habíamos estado todos algunas veces, siempre por su vía normal del  Corral Ciego y su cara sudeste, pero queríamos conocer el ascenso por la Vía de la Cueva o Paso Subterráneo en su cara sudoeste.
            Llevábamos el asunto entre manos desde hacía ya algunos años, pero repetir un pico que habíamos hecho varias veces, con lo que hay por conocer, pues nos invitaba a posponerlo desde la, poco atrayente perspectiva, de los 1700 metros de desnivel, más o menos de tacada.

Camino de Cotatuero.

            Por otra parte queríamos vivaquear en alguna cima para cumplir con nuestra tradición,  no se me ocurre mejor idea que unir ambos proyectos  y allí estamos a las doce y cuarto de la mañana del 12 de Agosto de 2016, iniciando nuestro camino en el Aparcamiento de la Pradera de Ordesa a 1330 metros de altitud. Hemos tenido que tomar el autobús en Torla tras un pequeño overbooking en el aparcamiento debido a la fecha.
            Después de dar alguna que otra vuelta a la ruta a seguir que podía ser muy variada, nos decantamos finalmente por lo cómodo, directo y conocido sabido que todos los caminos conducen a Roma, digo al Casco y algunas vueltas ya hemos dado por Ordesa de tal forma que ni nos acordamos del tiempo que hace que vamos sin mapa.

Gigantesca mata de belladona.

            Tomamos el Camino de Cotatuero en la Capilla de la Virgen del Pilar y nos vamos en dirección este para ir girando poco a poco al norte, en medio de un profundo hayedo que nos proporciona una deliciosa sombra. Hemos decidido subir por Cotatuero en virtud de que el bosque se encumbra un poco más que por Salarons.  
            La sombra nos dura aproximadamente una hora hasta que el hayedo es sustituido por un pinar claro mientras que el transitado camino se empina acercándose a las paredes del Gallinero.

Llegando a las Clavijas de Cotatuero.

            La hora soñada se alarga unos minutos y tranquilamente nos introducimos en la pared a través de los escalones inferiores de calizas ocres y enseguida un corredor fácil nos permite aproximarnos al fondo del barranco y a la base de las paredes en las que se encuentran las Clavijas de Cotatuero.
            Nos las sabemos de memoria de la época en la que no había línea de vida y lo único que ha cambiado  en ellas es la presencia de alguna nueva de tetracero y que no se mueve ninguna.

En las Clavijas de Cotatuero.

            Se inician con un corredor vertical y encajado con media docena de ellas que conduce en una amplia repisa de la que parte la línea de vida y el primer tramo horizontal de clavijas  tanto para pies como para manos ya en medio de la vertical pared en la que están establecidas.
            Tras el tramo horizontal de una quincena de metros continuamos con otro tramo vertical de media docena de metros que nos permite cambiar de pasillo para continuar con un segundo tramo horizontal y equivalente al anterior en el que se resuelve el paso.

Tramo vertical de las Clavijas de Cotatuero.

            Unas gradas escalonadas de calizas ocres nos depositan en la cabecera de la Cascada de Cotatuero a 2000 metros de altitud cuando son las dos menos cuarto.
            Sabedores de que encontrar una sombra para comer no va a ser tarea ni sencilla ni inmediata a estas horas,  preferimos hacerlo al amoroso rumor de las aguas del barranco aprovechando para beber abundantemente ya que el día está entrado en calores.

Ascendiendo hacia la Senda de las Flores.

            Media hora después  proseguimos al norte ascendiendo en busca de las Planas de Millaris. Lo haremos siguiendo el camino que conduce a la Faja de Las Flores para abandonarlo cerca de ya de la entrada a la misma. Hay que decir que se puede ascender un poco por cualquier parte pero no es demasiado práctico ya que  tanto las barreras calizas como el lapiaz te pueden hacer perder más tiempo del presupuestado. 
            Transitaremos el lapiaz siempre al oeste de Descargador y alejados del fondo de la depresión pues aunque demos un poco de vuelta por la base del Gallinero creo que nos saldrá a cuenta.

Sarrio debajo de las Planas de Millaris.

            Hace ya algún rato que ha aparecido a nuestro ojos la Cúpula del Casco, nuestro todavía lejano objetivo pero ahora con la Plana de Millaris próxima se descubre ante nosotros el Barranco de la Brecha coronado por la Mole del Casco con todo su esplendor y rotundidad.
            Alcanzamos el rellano herboso sobre los 2350 metros de altitud y además del Casco también está el Anónimo con la entrada a la Gruta de Casteret, la Brecha de Rolando, el Pico y Dedo de Bazillac y el Taillón. Al este de la Brecha aparece la faja de calizas claras que buscamos para iniciar la Vía de la Cueva al Casco.

Llegando a la Plana Inferior de Millaris.

            Cogemos un poco de agua en el nevero residual acunado en el cierre y tas superar un pequeño resalte en el que empleamos las manos alcanzamos la Plana Superior de Millaris situada a 2400 metros de altitud.
            Recorremos la Plana de Millaris un poco al oeste  de la misma dejando a nuestra derecha el sinuoso recorrido del agua en la misma hoy menos de la acostumbrada. Y nos introducimos en la ladera derecha del Barranco de la Brecha, hemos decidido dejar para mañana la visita a Casteret.

Cogemos agua en el Barranco de la Brecha.

            Mientras subimos por la orilla derecha del barranco fotografiamos frontalmente la entrada a la gruta y alcanzamos el rellano bajo la Brecha en el que corre agua tanto de fusión como del ibonciecho acunado al sudoeste  de la misma bajo el Pico Bazillac y antes de que desaparezca el curso de la misma poco más arriba cogemos agua para el vivac.

Faja de Entrada al Paso Subterráneo.

            Hemos dejado atrás el Pico Anónimo y nos enfrentamos a la pedrera bajo el Paso de los Sarrios. Se trata de una pedrera caliza de materiales claros y muy menudos que ascenderemos en diagonal buscando los materiales más estables. Nuestro ascenso, relativamente cómodo, nos deposita en el camino entre el Collado de los Sarrios y la Brecha, justamente en el lugar que hay que abandonarlo para tomar la Faja de Acceso al Paso Subterráneo o Cueva que discurre justamente por encima de ese.

Acceso Inferior del Paso Subterráneo del Casco. 

             La faja es amplia, medianamente inclinada y se puede transitar un poco por cualquier parte pero es preferible hacerlo por la parte inferior en la que hay establecido un caminillo que facilita el tránsito. Rodeamos un bloque de considerable tamaño y ascendemos unos metros más en busca de la pared en la que hay practicados un par de corredores.

Chimenea bajo la Entrada Inferior al Paso Subterráneo del Casco.

            Alcanzada la base de la pared, recogemos los bastones e iniciamos su ascenso. Se trata de una pared caliza bastante tiesa pero con presas y apoyos extraordinarios y abundantísimos. Cuenta con un anclaje de rápel a media pared que hoy es innecesario y nos permite disfrutar una trepada estupenda de alrededor de 15 metros  que se culmina con un vertical corredor  tras el que llegamos a la entrada inferior de la cueva.

Desde el Interior del Paso Subterráneo del Casco.

            Es una chimenea subterránea, oscura y estrecha además de húmeda ya que baja bastante agua por el lateral norte de la misma: mira que subir cargados de agua…
            Pero ni hay que trepar por la zona humedecida ni por el fondo de la grieta. Hay que tomar la zona intermedia que con una adecuada anchura para subir en oposición tiene unas presas de pies y manos que no estarían mejor si las hubieran esculpido con cincel Nos permiten superar los primeros cuatro metros y colocarnos por encima del pequeño estrangulamiento de la misma.

Saliendo del Paso Subterráneo o Cueva del Casco.

            Nuestro único problema es que somos tres en un espacio muy reducido y además llevamos tres mochilas grandes que nos tenemos que quitar de la espalda.
            Subirá Juan, remontaremos con un par de bagas las mochilas una a una  guiándolas desde abajo u subiremos luego uno tras otro. La salida es bastante estrecha y al igual que en todo el segundo tramo, que tendrá otros cuatro metros, es difícil caerse debido a la estrechez de la cueva. En conjunto será un paso de IIº superior, IIIº si se ha de descender.

Cima del casco desde la Salida Superior del Paso Subterráneo al Casco.

Una vez acostumbrados a la luz del interior no es necesario emplear las frontales y a la salida nos espera la luz de una espléndida tarde y el nevero del que proviene el agua que caía por la cueva.
            Estamos en la pared sudoeste del Casco sobre los 2830 metros de altitud, una auténtica pared que impresiona y en cambio, delante de nosotros, aparece un rellano de una hectárea de superficie aproximadamente, alargado hacia el este, que nos ha de conducir a un corredor coronado por un nevero y colocado entre la pared somital y un gendarme que arranca desde la vertical del Collado de los Sarrios.

En busca de la Arista Sur del Casco.

            Avanzamos por el fondo del rellano pisando algún retazo de nieve tras fotografiar la Brecha desde un punto bastante especial y alcanzamos el corredor terroso, descompuesto y medianamente inclinado en el que hay establecido un intermitente caminillo que permite un ascenso cómodo sin necesidad de pisar el nevero, que por otra parte,  a estas horas y con esta orientación, no supondría ningún problema.
            Nos da la impresión de que  en lugar de ascender el corredor  hay una opción que permite remontar en busca de la arista oeste de manera fácil para flanquear más arriba del collado y alcanzar la arista final de ascenso que es la sur, pero no vamos a comprobarlo.

La Sur del Casco.

            Ascendemos el corredor por el que alcanzaremos la arista sur y por ella subiremos los últimos 100 metros.
            Creo que se trata de una arista amplia, medianamente inclinada y más fácil que la vía normal en la que hay establecido un intermitente caminillo sembrado de hitos. Nos permite subir el tramo inferior y nos deposita en el casquete somital vestido de placas claras.

Casquete Somital Sur del Casco.

            Las fisuras entre las placas y bloques permiten un ascenso fácil de tal manera que con más comodidad de la esperada alcanzamos la Cima del Casco situada a 3011 metros de altitud cuando son las seis y cuarto.
            Se trata de una cima muy amplia, allanada y ligeramente inclinada al este que cuenta con tres vivacs. En más bajo es el más llano y terroso y en el pasaremos la noche tras arreglarlo un poco: siempre mejoramos los lugares de vivac que aprovechamos.

El Descargador desde el Casco.

            Desmontamos las mochilas, sacamos las ropas y sacos para que se sequen, arreglamos el vivac que por una vez nos da poco trabajo y recorremos la amplitud de la cima mientras contemplamos un paisaje extraordinario en una tarde ídem.
            Luego de hacer unas fotos,  charlamos con un trío de jovenzuelos que quieren saber y que vivaquearán en el Collado de los Sarrios y alrededor de las ocho, hemos encontrado el cenador de la cima que es una placa orientada al oeste que nos sirve de respaldo, nos hacemos la cena y la liquidamos con sacrosanta beatitud.

Cenador al sol en la Cima del Casco.

            No creemos recordar ningún vivac de altura con condiciones tan benignas como las de hoy y contemplamos la puesta de sol tras el Taillón lo que nos secuestra media hora de sol.
            Alrededor de las nueve montamos el vivac y nos empiltramos antes de que la brisilla que corre nos enfríe. Siempre y después de un esfuerzo continuado el consumo excesivo de energías facilita el enfriamiento de nuestro cuerpo.

Puesta de Sol en el Taillón.

            Cómodamente y en horizontal contemplamos la cabecera de la Torre, la Espalda, los Picos de la Cascada, el Marboré, el Cilindro y su Aguja Sudoeste, el Perdido y la Punta de las Olas en primerísimo plano. También y al nordeste, los Astazu, el Soum des Salettes y el Macizo de Neouvielle y al sur Castillo Mayor, Sestrales, Solana, Montañesa y Guara.

De Astazus a Olas desde nuestro vivac en el Casco. 

            La noche, estrellada y alunada en creciente, va a ser larga para los que acostumbramos a dormir de lado, pero nos ofrecerá como compensación la contemplación de las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo tan pronto como se ponga la luna que hoy terminará viaje a media noche.

6 comentarios:

  1. Muy buena Mariano! Otra más para la colección! Cuando te leo todo parece "demasiado " fácil, pero es la experiencia que lleváis detrás...yo quiero subir por esa chimenea, pero mejor con arnés y frontal...

    Por cierto, ahora vuelvo de completar mi trilogía de vivacs en las tres Serols ( en breve en el blog) y no he encontrado vuestro vivac del año pasado en el Soum de Ramond !!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola David!
    Por partes:
    El desnivel ha sido exigente pero echándole tiempo…
    El paso de la Cueva no es difícil y resulta hasta entretenido
    La frontal, al gusto. Cuando te olvidas y acostumbras a la oscuridad empiezas a ver presas a ambos lados inimaginables para tomarlas en oposición sin problema alguno y después de la primera parte y tras el estrangulamiento es imposible caerse pues vas empotrado. Eso sí, la mochila en la segunda parte hay que llevarla empujándola delante o remontarla luego desde la salida.
    Hay un cintajo en mitad de la pared bajo la cueva y otro en la parte superior del interior.
    Si subes solo, una buena táctica puede ser subir sin la mochila, asegurar arriba y bajar a buscarla, son ocho o diez metros.
    Nuestro vivac en el Soum estaba un poco hacia las Olas, alrededor de una treintena de metros y prácticamente a toda cresta aprovechando un crestoncillo calizo en diagonal con la arista, de menos de un metro de altura y cerrando un poco con un cordón de piedras. Si quieres te mando una foto.
    ¡Venga! Tú tienes costumbre.
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar
  3. Hola Mariano y compañía,
    Mira que estáis fuertes! Que aunque le echéis tiempo, lo que os sube son las piernas (y la cabeza claro). Buena actividad.
    Estáis aprovechando bien el verano. Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena y completa esta actividad! La via de la chimenea subterranea la tengo pendiente desde hace tiempo, pero como a vosotros siempre cuesta buscar el momento, da pereza el desnivel y además hay que esperar a coger la temporada avanzada para no encontrar la salida ciega... a ver si le podemos poner remedio!
    un saludo
    luis

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola David!
    Aunque disimulemos, al menos nosotros pues Juan es de plástico, vamos con lo justo y completamos con experiencia y costumbre.
    Ya sabes, tenemos algunos vicios comunes en torno a saber las andanzas de las personas que conocemos.
    El placer es mútuo.
    Saluda a Elena de nuestra parte que habrá disfrutado por aquellas tierras.
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Luis!
    Ahora acabo de colgar el remate del vivac.
    Ponerle remedio a ese tema, para tí, está chupao: puedes salir de casa a las seis de la mañana y puedes a comer a buena hora, eso si, sin vivaquear en la cima. Luego la cuelgas y disfrutamos tus fotos.
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.