28 ago. 2007

17b-07. GRAN TAPOU. 28-8-07.

Gran Tapou desde la Cima de Milieu.

Cima de MIlieu, arista norte, Collado de Tapou y arista sur.

28-8-07.

Salida 09h. Llegada 10 h.

Sol.

Muy fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de Gran Tapou precedente de Prames. Vía en amarillo.

            Un cuarto de hora después nos bajamos hasta el collado que está a 3111 metros de altitud y tomando la fácil arista en dirección norte alcanzamos la cima del Gran Tapou a 3150 metros de altitud. Son las diez menos cuarto y al sol de la agradabilísima mañana nos sentamos a almorzar.

La Sureste de Milie delante del Casquete Somital del gran Tapou.
 
La este del Gran Tapou.
 
Vertiente Este de Milieu y Gran Tapou.
 
Gran Tapou desde la Cima de Milieu.
 
La Arista Sudeste del Gran Tapou.
 
Desde el Collado entre Milieu y Tapou la salida del Corredor de la Moskowa.
 
La Norte de Milieu desde Gran Tapou.
 
Monferrat, Tapou, Milieu y Ordesa desde Vignemale. 1-7-05.
 
            Al oeste tenemos todo Panticosa por encima del Valle del Ara. Se distinguen los Infiernos, el Arriel, la Brecha de Cachibirizas, Bacias; más al sur pasando por Tendeñera la pared del Taillón la parte alta del Circo de Gavarnie y el Pimené sobre el longitudinal Valle d’Ossoue al este cabalgando entre las neblinas del sol saliente. Girando al norte el Circo de la Munia del que destaca la característica silueta del Gerbats, más al norte el Soum Blanc, el Soum d’Aspé, el Estóm Soubiran, el Labás y La Seda por encima de Baysellance ya más cerca. Luego al noroeste el Petit Vignemale y la Marmolera Este del Montferrat que oculta al Glaciar d’Ossoue del que solamente emergen las cúpulas de la Pique Longe  y el Clot de la Hount; luego ya con claridad la Cerbillona y la salida del Corredor de la Moskowa, el Central y las Marmoleras de Labaza que nos levantan hasta el Montferrat con su arista sur en primer plano, Las Agujas de Tapou  aquí mismo. Biola está bien y nosotros en la gloria.
 
La Arista Este de Gran Tapou.
 
Seda y Labas desde Gran Tapou.
 
Ardiden entre Labas y Estom Soubiran.
 
            Es una pena de día pero ¿qué le vamos a hacer? Habrá que dar las gracias pues estamos en la cresta fronteriza y estos galos con sus nubes…

            En aquella mediodiada tenía prisa. Era nuestro primer contacto con el Macizo de Vignemal, el día estaba mediaducho, Rosa se quedaba en Monferrat y yo a todo trapo negociaba la arista este en descenso. Recuerdo un destrepe vertiginoso entre grandes bloques movido por la incertidumbre.

            Las agujas me parecieron un tanto “superfluas” además de entretenidas, nada conveniente a mis intereses, hasta que llegué a la Brecha Tapou. La había visto desde Baysellance: el corredor estaba cubierto de nieve y me pareció asombrosamente vertical. No era muy ancho, pero yo no llevaba ni siquiera el piolet. Al otro lado estaba chupao…

            Todavía baje unos metros junto al mismo en busca de un lugar donde aterrizar en la nieve para probarla.

            No tendría más allá de media docena de metros de anchura pero no había que agacharse para tocar la nieve, te daba en las narices y no estaba excesivamente dura.

            Recordé la travesía en descenso del nevero desde el Collado del Letrero y a punterazos persistentes practiqué unas profundas huellas en las que se introducía casi media bota. Lo mismo hice con una piedra puntiaguda para las manos. Fueron tres o cuatro minutos de adrenalina pero cogí presa de manos en las rocas de la derecha del nevero.

            Subí a cuatro patas y a la carrera en un santiamén a la cima del Gran Tapou .

            La grité a mi chica que diminuta proseguía en la cima del Monferrat con un contento fiero y salvaje.

            La otra cima, el Milieu, estaba allí mismo. Era un paseo y no iba a hacerla…

            Y claro que la hice y al trote, luego vendría la vuelta tratando de repetir idénticos pasos y la bronca de mi chica cuando llegué de nuevo arriba. Se le había hecho frío y largo a pesar de que había empleado poco más de una hora, estaba enfadada y yo loco de contento la abracé y la levanté en el aire como un poseso…

            Mientras Rosa termina de almorzar yo me voy a dar un garbeo para recordar viejos tiempos. Quiero ver la Brecha de Tapou.

 
Para ver más fotos.

También puedes ver la Continuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.