18 jul. 2008

13e-08.LARGO CAMINO PARA EL PICO DEL PORTILLON DE OO. 18-7-2008.

Pico del Puerto de Oo sacada desde la Sur de Lezat al día siguiente

Arista de la Baque hasta Cap de la  Baque Oriental, Cara Norte del Cap de la Baque Oriental, Glaciar de la Baque, Glaciar del Portillón, Corredor Norte del Portillón de Oo y Arista Este. Vuelta al Refugio del Portillón faldeando el Pico Royo.

18-07-2008.

Salida 11 h. Llegada 16 h.

Sol.

Poco difícil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa del Portillón de Oo precedente de IGN. francés. Vía en amarillo.


            A veces, el siguiente de la cresta no es el “siguiente en cresta”.

            Son las once de la mañana. Todavía sorteamos un torreón por el sur y cuando vamos a atacar el flanqueo del siguiente, también por el sur, encontramos a los catalanes que están sacando la artillería y encordándose es el paso de las placas lisas que permite bajar al collado de separación con el Pico del Portillón.

            Aquí comienzan las hostilidades y como veo lo que veo, no llevamos nada para asegurar y no queremos colgarnos de la chepa de nadie, decido darnos la vuelta y poner en marcha el plan b.

Hemos de desandar toda la Cresta de la Baque.
 
            Hemos de recorrer toda la cresta de nuevo en sentido inverso hasta alcanzar la cima del Cap de la Baque Occidental, es larga pero tenemos tiempo hoy que es 18 de Julio de 2008.

            Volvemos pico a pico.

Desde el Seil de la Baque el Lac del Portillón, Quairat y Lezat.
 
            La parte final está llena de flechas de rotulador que ha colocado el “fransua” es su seguro particular aunque no son necesarias.

            El descenso de la cara norte del Cap de la Baque Occidental resulta más sencillo de lo que esperamos y enseguida estamos poniéndonos los crampones, nos permitirán agilidad.

            A las doce y cuarto ponemos los pies en el Glaciar del Seil de la Baque.

Iniciando el faldeo del Glaciar del Seil de la Baque.
 
            Nuestro objetivo es atravesarlo de oeste a este para acceder a la Brecha del Portillón de Oo y desde allí escalar el último pico de la Cresta del Seil de la Baque. Juan lo sabe, pues lo habíamos comentado, y sin más sabemos lo que va a venir a continuación.

            Descendemos el primer resalte con dirección al Collado del Pluviómetro y tomamos la cabecera de un vallecillo alto en el glaciar para  marcarnos un largo y pronunciado descenso-flanqueo en dirección oeste que yo había previsto hasta un poco más abajo y a partir del Collado del Pluviómetro. Juan va delante yo aguanto detrás las protestas de mi socia que ahora entiende las razones por las que yo “arreaba zapatilla” en la vuelta por la cresta. Ya sé que casi nunca sabe o no quiere saber. Los sarrios son libres y qué envidia nos dan.

            Se hacen zuecos bajando el Glaciar del Seil de la Baque pero no tienen importancia. 

Flanqueando el Glaciar del Seil de la Baque, este año era posible.
 
            El vallecillo se ensancha y se convierte en la pared más alta del glaciar y, cuando yo ya estoy mirando una bajante para alcanzar el escalón inferior del glaciar, el socio toma la manija y se marca una travesía recta como una vela, no en dirección a la media ladera que conecta el escalón inferior del glaciar con el rellano bajo la Brecha del Portillón,  sino que apunta al punto más alto del glaciar bajo la norte del pico.

            La nieve está en buenas condiciones, la hay en abundancia, la huella es muy buena y bien se vale porque  la pendiente media de la travesía, ahora por el Glaciar del Portillón, estará por encima de los 40 grados de inclinación. Rosa no se atreve a mirar para abajo, pensará que es mejor concentrarse en el tajo aunque le duela el brazo derecho de asegurar con el piolet. Nos contemplan desde el refugio como luego sabremos. “Estos españoles son la leche”.

Bajo el Collado del Portillón de Oo.
 
            Cuando nos enfrentamos a la Brecha del Portillón estamos por encima de los 2850m de altitud. Ha sido una irreprochable operación quirúrgica, una lección magistral. ¡Bravo, Don Juan! Rosa ya no volverá a las andadas.

            Quedan alrededor de 50 metros de corredor glaciar con una pendiente similar a la que hemos traído y que hacemos hacia el sur, pero no hacia la Brecha del Portillón de Oo situada a 2913 metros de altitud y que está limpia de nieve, sino que prosiguiendo nieve arriba superamos la altura de la brecha al introducirnos en el corredor que ligeramente al norte de la arista  rompe la pared.

            Nos quitamos los crampones, dejamos los piolets e iniciamos una penosa subida por un tramo de corredor metamórfico lleno a rebosar de basura. Suerte que no serán más allá de 20 metros pues enseguida se encajona con lo que las manos nos proporcionan comodidad y los materiales de fondo son un poco más firmes.

            Subimos así otros diez metros por un corredor que se pone muy tieso pero no es por allí: Una cuerda salva apuros nos indica el camino.

            Hay que salirse del corredor hacia el norte del mismo por medio de un diedro vertical de de alrededor de 8 ó 10 metros con buenas presas. La cuerda está anudada a un anclaje de rápel, debió de sacar de algún apuro pero nosotros no la empleamos. El paso al estar un tanto encajado no creo que llega al IIIº en descenso 

Superado el diedro continuamos con el ascenso de la pared norte acercándonos a la arista. Conforme vamos ascendiendo va mejorando la calidad  de los materiales hasta aparecer el granito que alcanzará enormes proporciones en la cima.
 
Difícil foto con autodisparador en la Cima del Portillón de Oo.

            Son las dos de la tarde cuando alcanzamos la cima del Pico del Portillón de Oo a 3050 metros de altitud. ¡Misión cumplida!

El Hito Oeste y el Perdiguero desde el Pico del Portillón.
 
            La cima es un descoyuntado caos de bloques graníticos de enormes proporciones  en los que resulta complicado hacer una foto de los tres con auto disparador, pero si se persevera se consigue. Saludamos a los catalanes que han atacando el paso de IVº y caminan ya en ensamble hacia el Hito Oeste del Perdiguero tras comprobar que no nos han sacado gran cosa de tiempo y nos sentamos a comer y a beber un poco al cálido sol del mediodía. El viento que soplaba a la ida por la arista y que nunca llegó a ser nada más que fresco, cesó a media mañana.

Zona Inferior del Corredor Nordeste del Pico del Portillón de Oo.
 
            Media hora después y con la precisión y el cuidado de unos “tíos aseados” en paredes descompuestas, nos vamos para abajo sin soltar ni una sola piedra. Así lo mandan los cánones.

La Pared del Corredor Nordeste facilitada por el nevero.

            Recuperamos los piolets, nos calzamos de nuevo los crampones y aquí paz y allá gloria nevero abajo con la mochila llena de 6 nuevos tresmiles, 3 de ellos hasta por duplicado.

La pendiente del corredor se arrellana un poco.
 
Faldeando el Pico Royo, Quairat y Lezat.
 
            En dirección norte bajamos el glaciar hasta el rellano y desde allí, en dirección norte nos alargamos al encuentro de la vía que enlaza el Collado Superior de Literota con el refugio del Portillón de Oo que es nuestro final de hoy.

Rodeando el Lac del Portillón de Oo.
 
            Primero casi de llano para alcanzar otro potente corredor que nos introduce de lleno  en el faldeo del Pico Royo por su cara oeste.
 
Allí se ha quedado el Pico del Portillón de Oo.

El Tajo del día.

            Bajo el resalte hay un pequeño rellano que atravesamos hasta el extremo de la nieve, lugar en el que alcanzamos definitivamente camino que de manera un tanto llena de irregularidades y recovecos nos conduce al fondo del corredor que baja del Collado Inferior de Literota. Hay una torrentera importante y echamos un potente trago de agua con sed, puesto que hemos llevado poca y no hemos cogido cuando podíamos hacerlo.

Ranúnculos en la Sur de Lezat.

            La continuación la hacemos en dirección noroeste, por transitado camino y en suave descenso a través de la cara sur del Lezat. Contorneamos una parte del lac y alcanzando el extremo este de la presa, la atravesamos completamente llegando al Refugio del Portillón cuando son las cuatro y cuarto de una tarde que está espléndida.

Cubitos de hielo en el Lac del Portillón de Oo.
 
            Nos queda una tarde enorme para hacer un poco de todo incluso inventariar la jornada con alrededor de 1225 metros de desnivel movidos
 
      A nuestra hora de costumbre cenamos y aprovechando que han desertado al fin las nieblas nos vamos a dar una vuelta por la presa. Pasadas las nueve nos subimos a la piltra, mañana también tenemos tajo.

Aquí puedes ver más fotos.

Para ver la Continuación.

      
           

             

 

 

 

 

  

             

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.