17 jul. 2008

13c-08. EL BELLOC Y SUS AGUJAS CON VUELTA AL PORTILLON. 17-7-2008.

 
Belloc desde el Collado Sur de Espijeoles.
 
Cima del Espijeoles, Arista Noroeste, Belloc Sur, Aguja Central de Belloc y Pic Belloc. Vuelta por las Agujas, Espijeoles, Collado del Pluviómetro al Refugio del Portillón de Oo.

17-07-2008.

Salida 11 h. Llegada 16 h.

Nieblas.

Bastante fácil.

Ascensión.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Belloc procedente de IGN. francés.Vía en amarillo.
 
            Cima del Pico Espijeoles  a 3065 metros de altitud. Son las diez y cuarto de la mañana.

Cascada del Lac de Oo.

Refugio y Lac de Espingo.
 
            En la cima hay tres parejas de franceses. Los caballeros se van hacia el Belloc y nosotros nos quedamos con las damas a almorzar.

Lac Saussat desde el norte.

Saussat y Col de Espingo desde Coume de  Abesque.
 
            El día sigue con nieblas poco preocupantes que dificultan un poco la contemplación del paisaje y la fotografía pero no nuestra actividad.

Inicio de la Arista Belloc.

            Media hora después nos ponemos de nuevo en marcha ahora en dirección noroeste. La Arista, que los franceses llaman, de Espijeoles se inicia fácil y amplia en suave descenso, atraviesa una serie de pequeños dientes metamórficos y se alarga hasta un punto bajo en el que se inicia el acceso a las agujas.

Hacia Belloc Sur.
 
Belloc Sur desde el sudeste.
 
            El terreno no es complicado y en mediano ascenso  se alcanza la cima del Belloc Sur de 3007 metros de altitud. Son las once pasadas.
 
Espijeoles desde la Aguja Sur de Belloc.

La Aguja Central de Belloc y Belloc desde la Aguja Sur.
 
Lac de Isclots en el Circo de Gourgs Blancs.
 
            Un descenso también fácil nos conduce a una parte más compleja que se flanquea fácilmente por el oeste para retornar a la arista trepando un poco y alcanzar la cima de la Aguja Central de Belloc, de 3006 metros de altitud cuando van a ser las once y cuarto.

Lac de Espijeoles.

Circo de Gourgs Blancs y Arista Pouchergues-Cuartau.

            Un nuevo descenso fácil hasta una brecha quizás algo más profunda que las anteriores nos coloca ante una arista abrupta y de grandes bloques, quizás lo más complicado hasta el momento.
 
Desde el belloc, la Aguja Central, La Aguja Sur y el Espijeoles.

            Los tres franceses con los que nos hemos encontrado en la Aguja Central nos dicen que por nuestra izquierda y allí están las citas que sin dificultad permiten un flanqueo por el oeste para retornar enseguida a la arista y a la cima. Yo localizo unos metros más abajo en la vertiente este, una vira herbosa y bastante ancha a la que se puede acceder por una corta rampa rocosa primero descompuesta y después algo lisa que me permite un incierto flanqueo casi horizontal y me coloca en una pared de bloques graníticos muy firmes y llenos de líquenes negros que subo con una trepada atlética alcanzando a los socios cuando llegan por su lado a la cima del Pico Belloc de 3008 metros de altitud. Son las once y media y acabamos de liquidar nuestro quinto tresmil del día.

De vuelta de Belloc hacia la Aguja central de Belloc.
 
            Hacemos algunas fotos, contemplamos un paisaje un tanto repetido ya y sin más nos damos la vuelta sobre nuestros pasos tras comprobar que la arista que sube desde la Brecha Belloc es muy erguida y no tiene, a primera vista, buena pinta aunque la roca si parezca decente.

Desde la Aguja Central la Sur de Belloc y Espijeoles.
 
            La vuelta no tiene otra historia que comprobar que he salido enculado con mi variante oriental a la Cima del Pico Belloc.

Gran Quairat y Lezat saliendo de las nieblas.
 
            Volvemos tranquilamente y empleamos otros tres cuartos de hora para llegar al Espijeoles.

La Noreste de Espijeoles desde la cima y el Lac Glace.
 
            Allí están las tres parejas, ellos comen, ellas están frescuchas y nosotros tras echar un trago y picar un poco nos vamos para abajo. Ya nos veremos en el refugio.

            Son las doce y media y siguiendo un camino similar al de la subida bajamos y tomando las huellas del grupo descendemos con una fuerte lazada el nevero inferior que tiene una pendiente considerable. Luego, descendemos el escalón rocoso inferior y nos incorporamos al nevero  que cubre ampliamente el barranco originado entre Espijeoles y Gourdon y que nace en la brecha que hemos atravesado esta mañana.

De vuelta al refugio el Lezat y el Pico Royo.
 
            Una amplia lazada en suave descenso nos permite atravesar la ladera este del Gourdon hasta que salidos de la nieve proseguimos la travesía al oeste del Lac Glace hasta alcanzar el rellano que hemos atravesado por la mañana.

            Luego, pacientemente ascendemos hasta alcanzar el Collado del Pluviómetro y en unas rocas sobre la vertical del Lac Glace nos sentamos a comer y a beber paisaje además de agua con tang de limón cuando son las dos menos cuarto.

De Lezat a Crabioules.
 
            Imaginábamos nieve pero no creíamos que fuera a estar en semejantes extensiones. Ello unido a la irregularidad del terreno nos ha hecho desistir de contornear el Jean Arlaud por el sur y ascender el Corredor sudoeste del pico para alcanzar la cima por la vía que dejamos pendiente hace ya unos cuantos años cuando bajábamos del Gourgs Blancs. Bueno, el Jean Arlaud sigue pendiente por tanto.

            Media hora después  cogemos los bártulos y por la huella más baja que faldea la Tusse de Montarque por el sur, nos vamos para abajo hasta las proximidades del Lac del Portillón de Oo.

Detalle de Punta Lacq, Mamy y Crabioules.
 
            Allí la huella que ha bajado continuamente por la nieve en dirección este-nordeste gira  un poco al norte para salirse de los paredones del lago, atravesar en ligero ascenso un par de corredores y asomarse a la vertical del refugio al que enseguida llegaremos cuando son las tres y cuarto de la tarde.

            Liquidada la jornada con 1050 metros movidos que en cresta son bastantes más, ponemos a secar botas y prendas sudadas en la calle aunque las nieblas nos aconsejarán entrarlas al refugio pronto para luego remojarnos un poco en el Lac del Portillón con un agua que no debe estar muy lejos de los cero grados. De hecho, yo me subo encima de un témpano y no está  mucho más frío que el agua.

Vertiente Sudoeste de las Agujas de Lezat.
 
            Luego nos entramos al refugio y en el comedor picamos un poco, bebemos un mucho y jugamos al guiñote un buen rato. Hay que ir trasegando la tarde.

            Pasadas las seis Rosa se empiltra un poco pues se le hace fresco a pesar de que han encendido la calefacción en el comedor mientras que Juan y yo nos quedamos junto al radiador hojeando revistas.

            Las nieblas siguen su danza correspondiente mientras la tarde va de camino. Hoy hay menos personal que ayer y alrededor de las siete y media nos hacemos la cena y nos la cepillamos aderezada con algunas sobras del día.

            Dejamos pasar el tiempo, calentamos la leche y como no tenemos mucho más que hacer nos subimos a la habitación a las nueve pasadas. Mañana será otro día y no esperamos que sea regalado.

            Estamos casi solos en la habitación, lo que no nos importa gran cosa. La noche resultará larga por el tiempo pero la dormimos mejor que la anterior, es lo normal.

            Rosa nos dirá que la noche ha estado estrellada. Lo ha comprobado pues casi siempre se apunta la segunda imaginaria.

Puedes ver más fotos.

 
Aquí puedes ver la Continuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.