13 abr. 2014

27-14. BELONSEICHE Y BENOU. 12-4-2014.

Benou desde Belonseiche.

Aparcamiento de Astún, Barranco Escalar, Ibón de escalar, Collado Sudoeste y Cima de Belonseiche. Collado Sudoeste y Cima de Benou, Cara Este, Ibón de Escalar y  Corredor al Barranco Escalar.

12-04-2014.

Salida 09 h. Llegada 13 h.

Sol.

Fácil.

Esquís de Montaña.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Belonseiche y Benou procedente de Iberpix. Vía en amarillo. 

            El cielo en Sabi está un poco arañado a las siete y media de la mañana, fundamentalmente por la parte este. Es el 12 de Abril de 2014, han anunciado tormentas con el paso del día y las ocho la nubosidad se está extendiendo un poco por todo con excepción del oeste, por lo que las dudas nos invitan a dejar de lado nuestro proyecto y tomar un destino alternativo. Trataremos de ir a Belonseiche que hace ya mucho tiempo que no hemos estado y nunca lo hemos hecho con nieve.

            Media hora después, al llegar a Candanchú nos tropezamos con unas imprevistas nieblas que no creo que se estabilicen y que al llegar a Astún comienzan a disiparse.

            Aparcamos en la parte trasera de los edificios a 1730 metros de altitud  y alrededor de las nueve de la mañana nos echamos a la nieve junto al Barranco Escalar.

            Hay un rehielo del quince, la nieve está como un cristal pues además ha llovido y con estas perspectivas, al débil sol de la mañana y visto el patinazo de uno de los tres que nos preceden, reafirmamos nuestra teoría y nos ponemos las cuchillas, subiremos como unos señores contemplando los apurillos del trío, entre los que se encuentra un aprendiz de setenta tacos. La pista que sube bajo la Silla de Truchas es hielo vivo.

Llanos del Sol.
 
            En dirección norte subimos el resalte y nos incorporamos al barranquillo muy bien nevado pero todavía a la sombra por lo que enseguida nos salimos al dorso situado al sur del mismo, al sol y entramos en los Llanos del Sol.

            Por delante tenemos todo el Barranco Escalar  un ejército de maniobras: suben  por la izquierda del barranco, por la derecha y por el fondo. Nosotros nos despedimos del trío y nos vamos a cruzar el Barranco Escalar para subir por la orilla derecha que, a pesar de que tiene una buena peladura inevitable, tiene más nieve que la pared de la orilla izquierda.

 
            Podríamos haber quitado las cuchillas pero previendo nieve blanda y soleada en la travesía expuesta sobre el barranco decidimos dejarlas puesto que en nieve soleada no molestan en absoluto.

            Dejamos un pequeño corte por debajo de nosotros e iniciamos la travesía por encima de la mayoría de las huellas. El tránsito de la ladera inclinada resulta cómodo con las cuchillas y nos deposita en la parte alta de la peladura. Contemplamos la razón por la que había gente subiendo por el fondo del barranco: se corta como siempre en el estrangulamiento pero en esta ocasión presenta un acceso decente a la pared de su orilla izquierda y por allí, a media ladera alcanzar fácilmente la cubeta lacustre.

            Son una docena de metros sobre hierba a los que le sigue una corta diagonal que nos deposita en la cabecera del cierre del Ibón de Escalar o de las Ranas a 2080 metros de altitud.

Sureste de Belonseiche.

Este de Benou.
 
            Dejamos el ibón a nuestra derecha y nos orientamos al oeste con la vista partida: al noroeste tenemos el Belonseiche y al oeste el Benou.

            Primero Belonseiche y dudas puesto que yo creo recordar que Paso de Aoudas se encuentra al norte del pico, el collado es amplio y no rotundo a nuestra vista y a pesar de que con un par de diagonales se puede alcanzar con facilidad, lo descartamos. No hay huellas.

            En cambio el collado entre Benou y Belonseiche si tiene huellas, nos conviene más, nos convence mucho más y hacia allí proseguimos con nuestro foqueo.

 
            Ganamos altura suavemente sobre la Cara Este de Benou, como siempre, pero antes de que la pared se ponga tiesa hacemos una diagonal al norte y alcanzamos el collado cómoda y fácilmente. Son las diez y media de la mañana y estamos a 2220 metros de altitud.

Arista Sudoeste de Belonseiche.

 
            La Arista Sudoeste de Belonseiche, erguida y afilada no es esquiable, al menos para nosotros, además de que está bastante mixta por lo que soltamos los esquís y nos vamos tranquilamente para arriba a disfrutar con lo nuestro.


 
            No hay huellas pero es igual, los tramos limpios de nieve nos ofrecen una arista metamórfica y escalonada que se sube de cine y en los tramos nevados se hace una huella cómoda y deliciosa. Elegimos alternativamente, pasamos sobre la cornisa que adorna la arista y con algún apoyo de manos alcanzamos la Cima del Pico Belonseiche situada a 2297 metros de altitud cuando no son todavía las once de la mañana.

Benou.

Monjes y Midi desde Belonseiche.
 
            En la cima, una pequeña cúpula aplanada con un hito de piedras, fotos de la arista en la que nos encontramos: al nordeste  se prolonga por Escalar hasta Monjes más atrás Midi y al sudoeste la arista que nos lleva a Benou, Arnousse  y Arnousere. Luego, al este entre las nieblas y nubes de desarrollo que se están formando la Raca y todo el horizonte de Formigal, aunque lo de horizonte sea un decir y al oeste cabalgando sobre nieblas bajas a duras penas distinguimos el Bisaurín, Castillo de Acher, Mallo de Acherito, Mesa de los Tres Reyes y Anie.

Caperan de Sesques bien custodiado.

Mallo de Acherito y Mesa.
 
            Cinco minutos después, tras un agradable recuento de las cimas del Col de L’Iou nos vamos para abajo tranquilamente mientras contemplamos el amable valle que se orienta al norte en busca de la Cabaña de Arnousse y que nos parece más esquiable que lo que hemos visto en las proximidades del Paso de Aoudas.


Corredor hacia la Cabaña de Arnousse.

 
            De nuevo en el collado calzamos los esquís y nos vamos para arriba sobre una arista suficientemente amplia y bien nevada que nos va a permitir subir con comodidad. Dos esquiadores nos han precedido y se van para abajo.


            Subimos localizando incorporaciones fáciles a la cara este del pico y tras superar dos suaves y cortísimos resaltes, la arista se ensancha y nos deposita en la amplia y alomada Cima del Pico Benou situado a 2264 metros de altitud. Son las once y media de la mañana.
 
Hacia Arnousse y Aspe.

            En la cima comprobamos que la bajada al Col Benou está pelada como casi siempre y nos sentamos en las piedras del hito cimero a echar un bocado al sol mientras contemplamos como el paisaje es secuestrado paulatinamente por la nubosidad de desarrollo. Hoy habrá trucos y a no tardar.

 
            Media hora después nos montamos en los esquís y nos vamos arista abajo por donde hemos subido. La nieve está ya muy blanda pero se va girando hasta alcanzar uno de los varios portillos que tiene la arista y que rompiendo la cornisa nos permiten acceder a la cara este del pico por la que continuaremos el descenso en busca del lomo sur que presenta una nieve más uniforme y más agradable.

            Por el lomo alcanzamos el Ibón de Escalar que dejamos a nuestra izquierda mientras que, tras soltar las taloneras remontamos ligeramente en dirección al final de la pista que une los Ibones de Astún.

            Casi siempre que volvemos de esta cubeta lacustre hacemos la pista hasta el Ibón de las Truchas y nos bajamos por la zona de pistas hasta el aparcamiento. Solamente en una ocasión bajamos las palas de la Sudoeste del Pico de Astún.  Hoy no vamos a remontar los últimos metros hasta el inicio de la pista sino que tomamos el corredor más próximo al barranco, lo llevamos entre ceja y ojo desde hace tiempo, y nos  vamos para abajo sin pensarlo más. Tan sin pensarlo que mi chica que también se ha soltado la talonera para el mini remonte, se ha despistado un pelín atravesando sobre la hierba un corte de la cabecera y se mete corredor abajo sin bloquear los esquís.

Solventados los problemillas del bloqueo de los esquís.
 
            El corredor es muy erguido sobre todo pero tenemos  dos cosas a nuestro favor: es muy amplio y tiene una nieve primavera divina al estar orientado al sur. A nosotros no nos gustan los descensos erguidos a pesar de que cuando ocasionalmente los hacemos nos sorprendemos favorablemente; hoy sucede lo mismo y una serie de giros disfrutones  con ritmo nos sacan de la tiesa cabecera y nos colocan en una pala amplísima e inclinada que bajamos al gusto.
 

            Mi chica tiene sus más y sus menos con las ataduras hasta que advierte el asunto pero luego disfruta como un bebé recién bañado. Luego solamente queda deslizarse por los Llanos del sol con nieve muy blanda y enseguida alcanzamos el punto en el que nos hemos puesto los esquís esta mañana.

Zoom sobre el corredor.

            Es la una del mediodía y hemos aprovechado el bueno de la mañana para hacer una agradable actividad en la que hemos movido un modesto desnivel de 625 metros. El cielo lleno de nubes de desarrollo oculta el sol y en algún valle hoy arreará candela. Creo que ha sido un acierto nuestro repentino cambio de proyecto esperando que la nubosidad sea clemente con los montañeros.
           
Tusilago fárfara celebrando el deshielo de la primavera.

 
 
 

           

           

 

           

           

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.