6 abr. 2014

25-14. LAS DOS GRALLERAS POR EL BARRANCO BACARIZAL. 6-4-2014.

Gralleras Norte desde el Barranco Bacarizal.

Aparcamiento de Espelunciecha, Barranco Bacarizal, Cara Sudoeste, Espelunciecha Norte, Barranco Bacarizal y Espelunciecha Sur. Descenso por el Barranco Bacarizal y Ladera Derecha.

06-04-2014.

Salida 09 h. Llegada 12 h.

Sol.

Muy fácil.

Esquís de Montaña y raquetas.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Gralleras procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

             Salimos de casa con intención de pasar el Portalet hasta el Caillau de Soques para subir a Saoubiste. Son las ocho de la mañana del  6 de Abril De 2014. Mi chica ya se había enterado y un panel de carretera nos confirma el cierre de la carretera por riesgo de aludes en la vertiente norte del puerto.
 
            Consecuentemente y sobre la marcha cambiamos de objetivo y definitivamente ya que le han echado a la carreta un cordón de nieve y ni siquiera se puede bajar al Aparcamiento de Aneu. Nos volvemos al Aparcamiento de Espelunciecha y  en la entrada aparcamos: nos iremos a Gralleras por el Barranco de Bacarizal.

            Estamos a 1780 metros de altitud y son las nueve de la mañana cuando  bajamos unos metros para cruzar el recién nacido Gállego por un puente de nieve y comenzar a foquear por la ladera derecha del Barranco  Bacarizal.

 
            Conocemos el barranco y sabemos que la parte inferior suele estar cortada como sucede en esta ocasión. En consecuencia proseguimos para arriba en una ladera suave y agradablemente soleada, siempre al norte de la pista más próxima a la arista fronteriza y preferible a la otra orilla del barranco que está llena de afloraciones rocosas.

            Progreso próximo al barranco certificando la imposibilidad de tránsito y buscando una entrada al mismo a la altura de la Este de Peña Meytadere.

            El acceso está complicadillo por lo que proseguimos para arriba por esta orilla hasta superar un resalte más consistente desde el que hay un acceso cómodo al fondo del barranco por encima de un par de bloques calizos asentados en el lecho del mismo.


            El barranco prosigue  muy bien  nevado y sin huellas de tránsito en dirección oeste-sudoeste, transitando bajo las paredes de Peña Meytadere de las que han caído algunas coladas hasta alcanzar el fondo del barranco.

 
            Poco más arriba el barranco se arrellana y tras un pequeño quiebro al norte nos enseña primero la Cúpula de Gralleras Norte y enseguida la rocosa estampa de la Campana de Aneu.

Campana de Aneu.
 
            Enseguida el barranco se abre en dos enfrentado a la Campana de Aneu, nosotros tomamos la rama izquierda  que nos permite un poco más de perspectiva sobre la pala somital que queremos ascender.

            Entramos prácticamente de llano a la rama derecha orientados hacia el collado en el que termina el barranco al objeto de ganar altura antes de comenzar la pala.

 
            Una diagonal suave a derechas nos deposita en un minúsculo rellanito desde el que otra larga diagonal nos permitirá colocarnos por encima de un par de pequeñas afloraciones rocosas en las que la pared vuelve a arrellanarse ligeramente.

            La nieve está bastante blanda a pesar de la altitud pero previendo que el tramo final de la pala sigue bastante erguida  y hay que hacer una diagonal sobre las paredes de la cara oeste ponemos las cuchillas.

Campana de Aneu y Meytadere.
 
            Alcanzamos enseguida la arista que asciende desde la Campana de Aneu y seguidamente trazamos una  travesía  diagonal sobre una ladera muy inclinada que enseguida nos deposita en el hombro de la arista oeste del pico, lugar en el que desemboca el corredor que asciende directamente desde el collado oeste.

 
 
            Una treintena de metros muy suaves nos depositan en la Cima de Gralleras Norte situada a 2264 metros de altitud. Son las diez y media.

 
Cuyalaret y Aneu.
 
            Hace una mañana espléndida en la que corre una levísima brisa que no molesta en la estrecha cima. Hay gente en la estación esquiando, hay gente en Cuyalaret, como siempre y disfrutamos de un espléndido paisaje  pastoreado por el Midi, de Aspe y Anayet no falta ninguno, están espléndidamente próximos Aneu, Cuyalaret, Diente de Anayet, Espelunciecha y Arroyeras. Al norte destacan como siempre Sesques, Lurien, Ferraturas, Infiernos, Garmo Negro, Argualas…
 
Midi.

Diente de Anayet.

            Echamos un bocado y un dulce tranquilamente disfrutando de la mañana y del paisaje. Poco después, llega una esquiadora cuando nosotros estamos iniciando el descenso.
 

            Bajamos hasta el hombro, Juan se quita las raquetas para bajar el corredor y nosotros hacemos la diagonal expuesta de manera fácil alcanzando la arista este.

            Desde allí bajamos en busca de la pared al objeto de encontrar  el paso por encima de las dos afloraciones rocosas. Las localizo, a mi chica no le gustan pero por encima de ellas nos bajamos sin ningún problema hasta el fondo del barranco.
 
Gralleras Sur.

            Hay que poner las pieles de foca y remontar un corto resalte hasta un pequeño collado desde el que trazamos una diagonal ascendente que nos deposita enseguida en la Cima de Gralleras Sur.

 
            Son las once y cuarto, estamos a 2204 metros de altitud en una cima alargada, amable e inmaculada de nieve.
 

Gralleras Norte.

            La esquiadora que ha bajado tras nosotros se llega hasta aquí. Intercambiamos fotos, charlamos un poco y luego cada uno a lo suyo y lo nuestro es bajar hasta la entrada del barranco Bacarizal y descenderlo tranquilamente  alternando nieve muy blanda  en los tramos orientados al sur con otra un pelín más dura en los orientados al norte.

 
            Alcanzado el rellano y viendo que la nieve está solamente para pasarla, dejamos el barranco un poco antes de lo previsto y  nos introducimos en la Pista Negra que baja a media ladera, no porque sea negra sino porque al recibir menos sol está un poco mejor.

            Luego, alcanzamos nuestro camino de subida y enseguida nos llegamos al coche cuando todavía no son las doce. Hoy ha sido poco más de un entretenido paseo en el que hemos movido un modestísimo desnivel de 500 metros para una jornada relajada y agradable. Otro día más.  

Puedes ver otras fotos.

           

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.