14 sept. 2014

61-14. VIVAC EN EL GABIETO NORTE. 11-9-2014.

Gabietos y Taillón detrás de Escuzana desde Narronal.

Punta Narronal, Arista este Narronal, Arista Norte Escuzana, Punta Escuzana, Rellano Catuarta, Cara Sur y Gabieto Norte.

11-09-2014.

Salida 15 h. llegada 19 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Gabietos procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

          Son las tres y cuarto pasadas cuando nos damos la vuelta sobre nuestros pasos desandando la Arista Cimera de Punta Narronal, la de Ordesa, ya que hay otra en Acumuer. Estamos a 2753 metros de altitud  y nos queda todavía un repechón interesante como remate a esta jornada del 11 de Septiembre de 2014.

Arista Este de Narronal con Resalte, Escuzana y atrás Taillón y Blanco.
 
            Mis socios destrepan el corredor y yo me voy por la arista hasta que me desmonto cuando la faja cambia de lado en la arista. Juan continúa entonces a toda cresta y nosotros faldeamos la arista por el sur hasta las inmediaciones del resalte calizo.

Ibón de Narronal.

Narronal desde el faldeo del Resalte por el norte.
 
            No vamos a repetir el faldeo hecho a la ida sino que faldearemos el resalte por el norte. Perderemos casi la misma altura pero en cambio el remonte será solamente hasta donde hemos dejado las mochilas además de que lo prevemos más directo. Al final como habrá que volver a por los bastones y las botellas de agua nos saldrá pan con piedras.

Edelweis todavía frescas orientadas al oeste.

Hacia el collado entre Escusana y Mondarruego.
 
            Recuperamos las mochilas y proseguimos en dirección  casi este ascendiendo una treintena de metros por una ladera pedregosa  bastante estable en suave diagonal  que nos ha de depositar en el amable collado de separación entre el Pico Mondarruego al sur y la Punta Escuzana al norte.

La Arista Sur de Escusana.

            Desde el Collado situado a 2730 contemplamos el Rellano Catuarta allá abajo y en el fondo hay agua segura. También hay neveros en la Sur de los Gabietos pero como la pared es un sumidero pues no nos fiamos. Así que continuamos arista adelante como procedimiento de hacer camino que nos aproxime a nuestro objetivo.

Mondarruego subiendo a Punta Escusana.
 
            Se trata de un suave y corto ascenso que en dirección norte nos deposita en la amable Cima de Punta Escuzana situada a 2766 metros de altitud.

Mondarruego e Escusana quedan atrás.
 
            Son las cuatro de la tarde, los manantiales de la parte alta del Rellana Catuarta siguen allá abajo y la arista prosigue bastante plana y fácil hasta alcanzar un minúsculo promontorio tras el que aparece un pequeño collado poco hundido desde el que habrá que bajar obligatoriamente antes de que la arista se ponga de pie hacia Punta Blanca.

Descenso hacia el Rellano de Catuarta.
 
            Coronamos el promontorio e inmediatamente iniciamos una diagonal descendente por la pedriza que rellena toda la cara este de la Arista Sur de Gabieto. Da igual hacerlo por un lugar que por otro. Terminamos perdiendo algo más de 150 metros de altura en dirección este hasta que alcanzamos una surgencia ya en el rellano de la que podemos obtener el agua necesaria para nuestro vivac.

            Echamos unos buenos tragos, rellenamos agua para subir con cuatro litros y medio, no necesitaremos tanta pero… y descansamos un poco. Llevamos  una buena ración y nos queda un repecho de 500 metros al menos.

            Son las cinco menos cuarto cuando sin demasiadas ganas nos ponemos de pie y en dirección nor-nordeste nos vamos para arriba.

Inicio de la Pared Sur de Gabietos entrando al lapiaz.

            La Pared Sur de los Gabietos arranca en suave ascenso atravesando una zona de grandes bloques a la que le sigue el ascenso de un hombro  a modo de rampa algo descompuesta  en la que hacemos camino fácilmente. Poco más arriba entramos en una zona caliza de base  para enseguida entrar en el Lapiaz de Baziero con el que superaremos un par de resaltes sucesivos separados por clásicas fajas de calizas claras arrellanadas y llenas de grietas que el agua ha producido a lo largo de los siglos.

            Tenemos la impresión de estar cruzando la pared de oeste a este pero en realidad la estamos subiendo fundamentalmente de frente y elegir camino no es problema ya que se puede progresar por cualquier parte. Lo cierto es que no progresamos por la ruta natural que conduciría por la parte este de la pared hacia el collado de separación con el Taillón.

La Aguja Blanca en la Sur del Gabieto Sur.
 
            Contemplamos la Aguja Blanca y el paretazo que no pondrá demasiado fácil el acceso a la misma por su vertiente este y localizamos agua corriente y abundante con lo que podríamos habernos ahorrado un pequeño esfuerzo pero ahora ya poco importa.

Zócalo saliendo del Lapiaz Baziero.
 
            El lapiaz se remata con un zócalo claro, bastante vertical, de algo más de 30 metros de altura tras el que nos introducimos en el tramo somital de pared vestido de calizas claras y ocres bastante descompuesto al que llegaremos trepando por un corredor cualquiera que resulta muy fácil gracias a la extraordinaria adherencia de la caliza.

Trepando en el zócalo sobre el lapiaz.
 
            Estaremos sobre los 2800 metros de altitud y el tiempo vuela más deprisa de lo que deseamos mientras que las nubes de evolución que tormenteaban en los valles al sur han ido subiendo poco a poco. A pesar de ello yo sigo apostando por que no nos afectará la tormenta y le digo a Juan que se vaya para arriba  para ver que sitios hay para echar las esterillas, mientras que yo me quedo con mi chica que sube a su marcha.

            Ascendemos buscando tramos de roca madre y pedregales lo más estables posible y atravesamos caminos que ascienden de este a oeste. Nuestra línea de ascenso se orienta directamente hacia el  collado de separación de los dos Gabietos al que llegamos cuando Juan que ha soltado la mochila nos dice que en Gabieto sur, del que viene, no hay sitio para tres juntos.

            Sin soltar la mochila me marcho hacia la Cima del Gabieto Norte en el que finalmente nos vamos a quedar: no en la misma cima que está muy ventilada, es algo tarde y no hay demasiado material para hacer un buen abrigo sino que lo hacemos junto a un mal abrigo que tiene un lugar pequeño y protegido tres o cuatro metros más abajo. Habrá que ampliarlo pero hay materiales de sobra.

            Estamos a 3031 metros de altitud, han sido 2275 metros de desnivel subidos además de 575 bajados. Son las seis y veinte cuando mis socios llegan y no me siento cansado: estoy manos a la obra.

Bajo la Pared de Gabietos, Catuarta y Aguas Tuertas con Blanco y Gallinero.
 
            En media hora dejamos un rellano justo para nuestras tres esterillas, plano, bastante fino y protegido al estar orientado al sur junto a una mini brecha de la arista que viene del otro Gabieto. Justamente al lado pero orientada al oeste hay una vira en la que nos pondremos a cenar recibiendo los últimos rayos de sol que se cuelan entre los estratos nubosos del oeste.

Terminando de cenar al solecillo de la tarde.
 
            Cenamos al abrigo del viento y con la incierta colaboración de un solecillo conejero que a duras penas se suela por entre las nubes y se hace pelín de fresco después del esfuerzo de la jornada. Siempre nos pasa.

            Contemplamos un paisaje con cierta nubosidad  mientras que la tormenta se va alejando de nosotros. Está mejor el norte que el sur pero no faltan a la cita Taillón, Blanco, Diazas, Gallinero, Tobacor,  Mondarruego y Narronal aquí mismo, Fenez, Otal, Tendeñera, Ferreras que es por donde se pone el sol, Vignemale, Seda, Labas, Soum de Aspe, Ardiden, Neouvielle, Troumousse, Rouge de Pailla y Astazu.

Puesta de sol entre estratos sobre Ferreras.
 
            Alrededor de las nueve, corre una fresca brisa que ha ventilado el cielo, nos empiltramos en los sacos y dejamos que la conversación  discurra entre nosotros mientras  que observamos la aparición del Triángulo de Verano  con Vega, Deneb y Altair que marca el sur y que antecede a la Vía Láctea.

            Poco después hará su aparición la luna indicándonos con precisión el lugar por donde lo hará el sol. Se trata de una luna prácticamente llena, hermosa y amarillenta, se va a encargar de elevarse sobre el horizonte a eclipsar a las estrellas y darnos la noche de cabo a rabo.

            Se duerme, como digo, a tramos y durante toda la noche la tendremos delante de los ojos. Juanillo se echará la gorra a la cara y a otra cosa.

            La noche se hará larga real y efectivamente y de calor la pasaremos justilla pues una ligera brisa se encargará de refrescar el ambiente y eso que estamos en lugar protegido. Nos da tiempo de sobra para que nuestros pensamientos recorran los infinitos espacios de nuestra memoria.

Primeros rayos de sol del día.

Espectacular salida de sol entre Astazus y Taillón. Vigila la Munia.

Luces difusas de la mañana en Vignemale.
 
            Sobre las siete de la mañana se empieza a hacer de día y a las siete y media sale el sol entre discreto y descaradamente rojo, en la cuna que le propician Astazu y Taillón.

Tres montes gemelos a Taillón, Blanco y Gallinero.
 
Recién llegado el sol al vivac. Gabieto Sur y Mondarruego en sombra.

            Hacemos algunas fotos pero como la mañana siendo buena está algo fresca nos empiltramos de nuevo. No son horas de comenzar el día.
 
Punta del Puerto, Blanc de Especieres y San Andre. Atrás Ardiden y más.
 
De San Andre a Vignemale.

 
Puedes ver más fotos.
 
También puedes ver la Continuación.

2 comentarios:

  1. Que gozada esos vivacs en una cima y con buena noche. Ayer estuvimos nosotros de vivac también en el Perdido, pero no pudimos disfrutar de las luces del atardecer como vosotros. Aun así estuvo muy bien.

    un saludo!
    Luis

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.