14 ene. 2015

5-15. DE GABAS A ANEU. 13-1-2015.

Idílica soledad en el Rellano de Bious.
 
Gabas, Carretera Bious Artigues, Lac de Biosus Artigues, Rellano de Bious, Lac Peyreget, Col de L’Iou y Aparcamiento de Aneu.

13-01-2015.

Desnivel ascendido 1150 m.

Desnivel descendido 525 m.

Distancia recorrida 14000 m.

Tiempo efectivo 05:30 h.

Sol.

Fácil.

Esquis de montaña.

Sería más cómoda la travesía en sentido contrario ya que se invertirían los ascensos con los descensos notablemente más cuantiosos los primeros pero en cambio  es más fácil ir de Aneu a Gabas que al contrario. Con dos vehículos al gusto.
La falta de huella le dio un toque de dureza que en condiciones normales no debe ser así. 

Agua en el Barranco de Bious y en el Lac Peyreget según costumbre y temporada.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Bious-Aneu procedente del IGN. francés. Vía en amarillo.
 
            El Barranco de Bious visto desde el Col de Aneu presenta una incógnita relativa  al estrecho que se origina al este del Pic Paradís. Este hecho unido a la poca nieve que hay en la zona nos invitó a dejar el recorrido para mejor ocasión.

            Hoy 13 de Enero de 2015 vamos a realizar una parte de ese recorrido puesto que queremos enlazar el Valle de Bious con el de Aneu por el Col de L’Iou. No es el mejor momento ni el deseado en relación a la nieve pero es lo que hay.

            Son las diez de la mañana cuando aparcamos nuestro coche en la Curva de Gabas a 1067 metros de altitud. Estamos solos sobre la lámina de hielo que recubre el aparcamiento.         

            No hay nadie, es un martes anunciado de buen tiempo anticiclónico, con inversión térmica y con viento en altitud pero no sé…

            Cargamos los esquís en la mochila e iniciamos la pista que nos tiene que llevar al Embalse de Bious Artigues. De momento está completamente limpia de nieve.

Porteando con hielo sobre la Carretera a Bious Artigues.
 
            Sabemos que la pista suele guardar mucho hielo en ausencia de nieve y así será pues enseguida aparecen las primeras placas que de inmediato se hacen asiduas y casi continuas rellenando todo el ancho de la carretera lo que nos obliga a caminar por las orillas buscando apoyos para las botas de plástico fuera del hielo liso y cristalino.

            Todo sirve desde la hojarasca de haya hasta la hierba crujiente y helada o los muretes laterales de la carretera limpios de nieve pero avanzar se lleva su tiempo y hay 4 kilómetros de carretera.

Comenzamos a foquear tras casi una hora de porteo.
 
            Llevaremos alrededor de 2 kilómetros cuando en las inmediaciones de una vuelta muy consistente aparece la nieve continua rellenando la carretera y enseguida nos ponemos los esquís, ha sido un porteo de tres cuartos de hora.

            Tras un kilómetro de nieve dura y suavemente ascendente alcanzamos el Rellano de Bious Oumette con sus aparcamientos cubiertos de nieve y la pared sobre la que se asienta la Presa de Bious Artigues.

Llegando a Bious Oumette.
 
            Falta algo de nieve en los caminos que atajan la carretera y por ello nosotros subimos aprovechando la nieve de la misma que es continua, es la primera vez que lo hacemos así. Son las once y media cuando alcanzamos el Aparcamiento Superior de Bious Artigues situado a 1300 metros de altitud.

Soum de Aas y Houratatere desde Bious Artigues.
 
            Hacemos algunas fotos con un horizonte al oeste compuesto por Tours, Aas y Houratatere, Gazies queda blanco y remoto y proseguimos por la pista que rodea el lago por su orilla este.

Con el Soum de Aas que también nos espera.
 
            La pista se alarga más de lo que recordábamos pero al final aparece el puente por el que cruzaremos el Barranco de Bious por primera vez y nos introducimos en la rampa que por su orilla izquierda nos ha de conducir al Rellano de Bious.

Atrás se queda Bious Artigues.

            Son las doce y diez cuando alcanzamos la entrada del rellano, lugar en el que  se abre el bucle del Circuito de los Lacs de Ayous. Corre una ligera brisa y buscamos abrigo al sol para echar un bocado. La jornada puede resultar algo pesada pero de momento hemos hecho recorrido. Estamos a 1500 metros de altitud.

Almorzando a la entrada del rellano de Bious.
 
            Un cuarto de hora después proseguimos camino cruzando de nuevo el Barranco de Bious y orientándonos al sur para atravesar el Rellano de Bious. Hasta ahora nuestra trayectoria ha sido invariablemente al sudoeste.

            Contemplamos largamente los Pics Paradis y Casterau recordando que están pendientes de visita y proseguimos hasta el final del rellano lugar en el que un borrado cartel nos saca del circuito de los lagos y nos introduce en el Bosque de Arazures.

            Sabemos que hay dos posibilidades de alcanzar el Col de L’Iou, la que arranca de la zona de cabañas un poco más al sur y la que vamos a tomar que lo hace desde el final del rellano. No las conocemos pero no deben tener gran diferencia ya que los puntos de arranque tienen una altura similar que rondará los 1550 metros de altitud. De cualquier forma nos espera el collado casi a 2200 metros.

Hacia los claros del Bosque de Arazures.
 
            Hay un par de claros sucesivos en el bosque y por ellos transita una huella ascendente de esquiadores. A nosotros no nos gustan las paredes  pero la huella se va a encargar de subirnos amablemente  por la pendiente con sucesivas y cómodas zetas. Lo malo es que más arriba nos esperan paredes más tiesas todavía.

En el Primer Resalte del Bosque de Arazures.

            Ha habido fuerte rehielo y antes de que se pueda complicar el ascenso con las vueltas marías y los resbalones ponemos las cuchillas y a otra cosa.

En el Segundo Resalte del Bosque de Arazures.
 
            Tras el primer resalte transitamos un corto tramo de camino limpio y con rocas que pasamos sin descalzarnos los esquís y proseguimos con el segundo resalte que se encumbra bastante con amplias zetas. Nos conduce a una zona venteada en la que se pierde la huella a la entrada de un barranco bastante erguido.

Remontando el barranco con los esquís en la mochila.
 
            Estamos en medio de la nada y hay que tomar decisiones: cargamos los esquís en las mochilas y nos vamos barranco arriba abriendo huella y peleando entre nieve profunda y costra bajo la que hay algo de hielo.

            El barranco tendrá una pendiente por encima de los 40º y hay que currarse los alrededor de 150 metros de desnivel que se hacen largos  pero nos sacan del atolladero cuando el barranco se amplia y se acuesta en busca de un resalte suave  tras el que podremos tener horizonte. El Midi acaba de aparecer para indicarnos que vamos bien.

Salimos del bosque por encima de la Cabaña Peyreget.
 
            Podríamos poner los esquís ya pero el hecho de no localizar huellas nos invita a posponer la decisión. Lo haremos al final del resalte desde el que localizamos la Cabaña Peryreget al sudoeste de donde nos encontramos.

            Estaremos sobre los 2000 metros, calzamos esquís y proseguimos atravesando una zona ondulada que conocemos visualmente  y que nos tiene que depositar en el Lac de Peyreget.

Ayous y les Tours desde el Rellano de Peyreget.
 
            Enseguida localizamos huellas de esquís y un poco más adelante una multitud de ellas que parece ser transitarán el camino que no hemos recorrido nosotros. Parece ser que la hemos fastidiado con la elección pero ahora ya da lo mismo pues en suave ascenso alcanzamos las inmediaciones del Lac Peyreget a 2075 metros de altitud y nos sentamos a comer un poco un unas piedras al sol que se cuela intermitentemente por entre negras nubes pasajeras por el horizonte sur y oeste.

La Sudoeste del Midi de Ossau desde el Lac Peyreget.
 
            Son las dos y media pasadas, comemos con apetito, hacemos algunas fotos  y proseguimos sin siquiera acercarnos a la orilla ya que se trata de un lienzo inmaculadamente blanco y sin significación con las orillas.

El Col de L'Iou desde el Lac Peyreget.
 
            Recordamos el Col de Peyreget y las paredes de la oeste del Pic Peyreget mientras que iniciamos el ascenso en busca del Col de L’Iou. Se trata de una ladera amable y cómoda en la que no es necesaria ni una sola vuelta maría. La nieve se irá endureciendo conforme ganemos altura y prácticamente desaparecerá al haber sido barrida por el viento en las inmediaciones del collado en el que solamente queda hielo.

Remontando hacia el Col de L'Iou.
 
El descenso del día desde el Col de L'Iou.
 
            Son las cuatro menos cuarto cuando alcanzamos el Col de L’Iou situado a 2195 metros de altitud. De subir a la Peña nada de nada pues está completamente pelada; así que quitamos pieles hacemos algunas fotos e iniciamos el descenso del día que ya nos hemos ganado, aunque quizás el cielo nos pague con que no hace viento en contra de las previsiones.

Entrando al Tubo de la Falsa Peña del Col de L'Iou.
 
            La nieve dura está buena en la primera comba tras la que tendremos que remontar un pelín pues los pasos altos tienen cortes. Llegados a la Falsa Peña del Col de L’Iou nos vamos tubo abajo. Tiene poca nieve pero no está mal.

            Salidos del tubo descendemos la amplia ladera con la única preocupación de los barrancos que saldrán a nuestro paso.

            Hay unos polvos de nieve que tratan de recubrir las duras huellas de rehielo y amortiguan ligeramente el tránsito que no resulta cómodo precisamente pero a media ladera localizamos huellas de descenso y con ellas nos vamos para seguirlas religiosamente pues ha debido de bajar un grupo.

            Las perdemos en las inmediaciones de la Cabaña Senescau, hemos de descalzarnos los esquís para cruzar el barranquillo y proseguir para abajo con una nueva huella de descenso que conservaremos a cualquier precio.

            Con los esquís en el hombro como es habitual alcanzamos el Aparcamiento de Aneu a 1700 metros de altitud. Hemos liquidado una travesía inédita para nosotros con 1150 metros subidos y 525 bajados en absoluta soledad, solamente en la Cabaña Senescau hemos coincidido con un par de esquiadores y antes habíamos visto muy lejos a alguien en la Oeste de Peyreget.

            Solamente queda recuperar el coche que hemos dejado en Gabas.

            No hay casi coches en el aparcamiento pero enseguida nos para uno: es, como sabré luego, Olivier Delarue. Con el comparto aficiones por la montaña y pasamos un rato de agradable conversación hasta Gabas. ¡Merci Olivier! Que volvamos a vernos en el monte que es nuestra pasión.
 

2 comentarios:

  1. Hola Mariano,
    Pues esa ruta la tenía yo pensada con combinación de coches. Lo malo es que la carretera que sube a Bious suele estar bien innivada cuando el paso de Portalet está cerrado.
    Esa subida por el bosque de Arazures se pone muy pina en la parte alta y encima con orientación norte. Yo suelo subir por el valle al sur de la "Peña Peyreget", suele ser más soleado y tiene algunos ejemplares de pinos negros muy bonitos.
    Salud y a seguir disfrutando de la montaña.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola David!
    El tema de la pista lo imaginábamos con el estado nival de este invierno pero se asume y adelante.
    No conocía en invierno ninguna de las dos subidas y elegimos una. Creo que nos equivocamos pero salimos del empantullo. primero con cuchillas y luego cargando los esquís en la mochila.
    No nos quedó ganas de subir a Peña Peyreget que era nuestra idea primigenia.
    En otra ocasión subiremos por la ruta que me indicas y a ser posible najando desde el Col de Aneo. Lo tengo entre ceja y ceja¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.