25 ene. 2015

7-15. MANDILAR PARA ESTRENAR LA PISTA ESTRIMAL. 24-1-2015.

 
Mandilar, vertiente noroeste.

Panticosa, Pista del Bosque, Selva Verde, Rellano de Petrosos y Cata este.

24-01-2005.

Salida 10 h. Llegada 15 h.

Sol.

Muy fácil.

Esquís de montaña.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de mandilar procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
 
            Pasaron las Navidades con la Estación de Esquí de Panticosa cerrada por falta de nieve Luego vino un poco de nieve del norte y abrieron y empezaron a fluir las noticias en relación con la nueva pista de esquí de la estación: la Pista Estrimal.

            Nosotros que solemos subir regularmente a Mandilar utilizando la vieja pista carretera del Bosque o de Santa Cruz también queremos conocerla y se presenta de rebote el sábado 24 de Enero de 2015 y a ello vamos.

            Son las diez y media de la mañana cuando hemos aparcado en Panticosa y sorprendidos por la temperatura, 2 grados y sin viento nos acercamos al Puente sobre el Caldarés de Baños. Ponemos los esquís cruzamos el puente que tiene el firme completamente helado y nos introducimos en el final de la Pista Estrimal que tras un giro breve se orienta al sudoeste  de frente y para arriba a través de un muraco muy consistente y largo. Me habían dicho que la pista era roja.

Pasado el Caldarés de baños iniciamos el foqueo por la Pista del Bosque.
 
            Inmediatamente y a nuestra derecha la Pista del Bosque, la vieja,  se da su primera lazada sobre los aparcamientos, prosigue por medio de los prados y esta con nieve como pocas veces. También es cierto que tiene  piedras que habría que cuidar para el descenso y abundantes planchas de hielo.

            La mañana es espléndida y vuelta a vuelta con la pista alcanzamos un primer cruce con la Estrimal y por el lugar y la pendiente de esta última yo diría que se han cargado la vialidad para vehículos.

La Pista del Bosque se cruza hasta seis veces con la de Estrimal.
 
            La atravesamos con cuidado y atención por los que la bajan y proseguimos adelante por la nuestra que enseguida se da la vuelta para volver a un nuevo cruce. Los dobles cruces se repetirán tres veces, lo que supone alguna posibilidad de bajar los tramos superiores del Bosque y conectarse en la parte media con Estrimal que, como tiene cañones, conservará la nieve hasta finales de temporada.

Argualas desde debajo de Selva Verde.
 
            En los rellanos bajo Selva Verde la nieve ya es suficientemente abundante pero no lo es en la Zona de Mazaranuala que está muy pelada.

Xuans y Piniecho aquí mismo echan humo.
 
            En uno de los cruces nos juntamos con Jon un donostiarra que  va solo y no conoce con lo que proseguimos juntos para arriba.

La Partacua desde Selva Verde.
 
            Son las doce cuando llegamos a Selva Verde situada a 1500 metros de altitud para superar el primer resalte por la parte norte de la Pista Selva Verde y proseguir luego para arriba por la orilla derecha de la misma mientras contemplamos el Bolatica y el Caldarés con sus cumbres que humean de manera casi continuada aunque aquí no hay viento en absoluto.

Mandilar con poca nieve.
 
            Poco después se asoma a nuestra vista el Verde y luego ya en la base del arrastre Mandilar con su cara oeste medio pintada de nieve.

Remontando hacia Petrosos.
 
            En el rellano cruzamos la amplia pista y nos orientamos directamente hacia Petrosos, la nieve está entre polvo y dura permitiéndonos una fácil huella.

            En el Rellano de Petrosos echamos un café calentito y proseguimos nuestra diagonal por la Oeste de Mandilar. Lo que suele ser una pala continua de nieve no lo es hoy por falta de nieve pero en cambio han trazado la Pista hoz de Jaca que nos permite hacer la diagonal  y la gran lazada que permite alcanzar la llegada de los arrastres de manera cómoda.

La Oeste del Verde desde la Entrada a Sabocos.
 
            Pista arriba y orillados por la misma proseguimos en busca de la Zona de Sabocos y en la zona que atraviesa la Arista Norte de Mandilar somos azotados ligeramente por algunas rachas de viento, pero al solecillo que se cuela entre la indecisa nubosidad que quiere aparecer por el sur proseguimos para arriba siempre por pistas ya que las laderas está bastante peladas y poquitos esquiadores.

Ibón de los Asnos y de Tendeñera a  Sabocos.
 
            Buscando la nieve ventada de las orillas de las pistas ascendemos cómodamente y sin necesidad de poner cuchillas, contemplamos la gélida estampa del Ibón de los Asnos y alcanzamos la Cima de Mandilar o Narronal cuando son las dos menos cuarto.

En Mandilar o Narronal con Roya y Blanca.

Partacua desde Mandilar.
 
            Estamos a 2212 metros de altitud y en la cima ni siquiera molesta la brisilla que corre. Hacemos unas fotos con visibilidad mediana y tras quitar pieles, nos despedimos de Jon que bajará de tirón hasta Panticosa  y nos vamos para abajo tranquilamente.

Hacia el Collado de Tendeñera.

            La nieve está estupenda hasta en los muros que no tienen demasiado hielo. El descenso es plácido pues hay muy poca gente a esta hora y nos llegamos hasta Petrosos. Se ha cubierto algo el cielo por el sur y por el norte va bajando la ventisca por lo que preferimos comer sentados y a cubierto en la cafetería.

En la Este de Mandilar.
 
            Nos lo tomamos con tranquilidad y de paso descansamos un poco las piernas de los casi 1100 metros subidos ya que habremos arrancado a 1140 metros de altitud y prácticamente no hemos parado nada.

            Pasadas las tres menos cuarto nos montamos de nuevo en los esquís y disfrutando de una nieve polvo muy decente nos bajamos hasta Selva Verde para estrenar Estrimal.

Bajando la zona más amable de Estrimal la ventisca baja por el Caldarés.
 
            Se trata de una pista ancha y bastante erguida compuesta de una serie de pequeños muros que se alternan con pequeños rellanos. Tiene un corto aunque serio muro intermedio y tras una zona muy agradable para descender se alcanza el largo muro final que resultará un poco más tendido de lo que hemos visto desde abajo.

            Son las tres y media de la tarde cuando nos quitamos los esquís al sol de la tarde mientras que la ventisca, aunque sin prisa, viene por nosotros.

            No le daremos tiempo ya que recogidos los bártulos nos vamos carretera abajo mientras que los cristales del coche van recogiendo diminutas gotas de agua en suspensión que nos regala  el aire.

            Ha sido una jornada estupenda para la montaña intermedia que desdice las predicciones catastroferas que habían sigo generalidad y legión para este sábado. Mejor para nosotros y peor para ellos.
 

2 comentarios:

  1. Hola Mariano,
    pues nos pudimos cruzar en algun momento ya que yo estaba de vuelta en el coche hacia las 12.45. Me cruce con algun pequeño grupo mientras descendia, pero no os vi. A ver si en otra ocasion!
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Luis!
    Por la hora que dices que llegaste al coche, calculo que tú pasarías por el rellano de la Cafetería de Petrosos sobre las doce y media y nosotros estaríamos en esos momentos o subiendo fuera de pistas hacia donde arranca la cinta cubierta o tomando un cafetito junto a la la pequeña pista de barandillas y saltos.
    Si, otra vez será.
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.