23 mar. 2016

21-16. ARAFITA CON NIEVE COSTRA. 22-3-2016.

Arafita virgen para nosotros. 

Corral de las Mulas, Majada de Vetemoza, Barrancos de Bocale y Arrigal y Cara Noroeste.
22-03-2016.
Salida 10 h. Llegada 14:15 h.
Sol.
Fácil.
Esquís de Montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y mariano Javierre.

Mapa de Arafita procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Llega la Semana Santa y, no es demasiado corriente pero, se establece el anticiclón con una invitación prudente para aprovecharlo con las precauciones pertinentes antes de que la marabunta festiva colapse la circulación en las carreteras que conducen a las pistas de esquí aragonesas.
            Han dado nubosidad por el oeste y viento con nubosidad de retención en la cadena fronteriza del Pirineo Central por lo que descartamos algunas actividades y decidimos subir el Valle de Tena para estrenar la Primavera y a ver qué pasa.

Las últimas nevadas todavía cubren la Majada Vetemoza.

            Tarmañones, a salvo de la nubosidad de retención nos ofrece la nieve muy alta cuando pasamos por Escarrilla. La Tosquera nos muestra un aspecto tentador como no lo ha tenido prácticamente en toda la temporada pero nos llegamos hasta el Corral de las Mulas y aparcamos con dudas. Estamos a 1630 metros de altitud.
            Son las diez de la mañana cuando cruzamos la carretera y nos calzamos raquetas y esquís. Hoy no vamos a portear.

Los rebecos empujados por el viento.

            Parece que las últimas nevadas han dejado nieve aparentemente suficiente en la Majada Vetemoza que hemos de atravesar en ascenso mientras contemplamos como las nieblas cubren toda la arista fronteriza y porfían por acomodarse al sur de la misma no bajando de momento de las laderas altas de Peyrelue salvo unas nada consistentes brujas que se desleen inmediatamente en brazos del sol.

Hacia el sur el horizonte está despejado.

            Siempre pensando más en el descenso que en la subida, atravesamos y también utilizamos un par de barranquillos que  nos elevan en busca del Contrafuerte  Sur de Peyrelue al que llegaremos foqueando resaltes suaves con nieve variada y en algún punto dura por venteada.

Peyrelue con boina.

            Los esquís no hacen demasiada huella  pero será suficiente para la vuelta cuando alcanzamos la loma del contrafuerte desde el que avistamos nuestro objetivo todavía lejano.

Avistando Arafita.

            Siempre al nordeste nos introducimos en el Barranco Bocalé en suave descenso. Tendremos que perder alrededor de 100 metros en sucesivos resaltes  que nos permiten introducirnos finalmente en la Cuenca del Arrigal, en cuyo fondo discurre el barranco abierto.

Intentando cruzar el Barranco Arrigal.

            Hay un puente en el rellano pero no vamos a buscarlo  pensando que habrá algún puente de nieve en nuestra trayectoria hacia el Collado Ministirio y terminaremos cruzándolo por encima de su origen tras dar un poco más de vuelta de la deseada. 

Los declives señalan nuestra vía en  la Noroeste de Arafita.

            Más allá del cruce del barranco una cúpula de merengue, inmaculadamente blanca se interpone en nuestra trayectoria. Juan la rodea por el sur mientras que nosotros lo hacemos por el norte directo hacia el Collado Ministirio cuyo corredor abandonamos antes de  alcanzar el collado.

Suaves rampas en la Noroeste de Arafita. 

            Un par se suaves rampas nos introducen en la Pared Noroeste de Arafita. Ponemos las cuchillas en previsión de la orientación  y proseguimos para arriba en busca de la arista noroeste a la que no es necesario llegar ya que en las inmediaciones de la misma iniciamos una larga diagonal ascendente para recorrer toda la pared en suave y continuado ascenso.

Llegando a Arafita.

            La pared que estamos ascendiendo  cuenta con una pendiente amable ideal para el descenso pero está vestida de nieve costra que cede en la mayoría de los apoyos de los esquís. Una costra con aspecto de profunda que me pone los pelos como escarpias.

Foratatas llegando a Arafita.

En la Arista horizontal de Arafita.

            Casi al final de la travesía y en las inmediaciones de la cima coincidimos con Juan que ha subido de frente como acostumbra e inmediatamente alcanzamos la doble cima de Arafita situada a 2134 metros de altitud. Son las doce.

Cima de Arafita.

Ministirio, Inclusa y Ferraturas desde Arafita. 

            La Peña Arafita  o de la Fita, que en Castellano significa hito, es un  pequeño pico que solamente cuenta con este acceso amable, la arista sureste exige apoyos de manos entre placas lisas y erguidas, y la cara este es un enorme paredón vertical  que se sumerge en las Tornadizas; pero nos ofrece una imagen espectacular de las Foratatas, el Forato, la Norte de la Partacua algo distante y hoy poco más ya que las nieblas copan el resto del paisaje.

Las Foratatas.

            En la cima estamos al sol y solamente algunas rachas de viento que en ningún momento ha sido ni frío ni intenso nos despeinan pero preferimos bajar a comer más abajo. Bueno, yo quiero liquidar pronto la pared somital.
            El descenso es infernal con una nieve costra profunda que no sabemos cómo negociar. Las colas se clavan inmisericordes y hay que tener fe para hacer los giros que terminamos clavados de colas y con las espátulas al sol.

De vuelta hacia el Arrigal.

            Pero lo peor no es el incómodo descenso sino vernos privados de un tramo de esquí agradable más teniendo en cuenta que la vuelta requiere de bastante foqueo, será por ello por lo que se trata de  una cima no demasiado visitada por los esquiadores y que hoy tiene toda la pinta de ser toda nuestra.
            En la parte baja de la pared la costra es menos profunda y comenzamos a girar con mayor comodidad. De allí a tener nieve primavera en las zonas orientadas al sol va un suspiro.
            Terminada la pared y en el descenso hacia el Barranco Arrigal paramos a comer en una de las pocas piedras que emergen en el circo. Son las doce y media pasadas.

Disfrutando como compensación a la costra en Arafita.

            Media hora después continuamos para abajo disfrutando de nieve transformada agradable de esquiar que nos lleva al barranco. Allí hemos de quitar esquís para cruzarlo, momento en que aprovechamos para poner las pieles.

En la Cabaña Peyrelue.

            El remonte de la los sucesivos resaltes entre barrancos  la hacemos cómodamente por el camino  que hemos traído pero  a medio remonte nos acercamos a la Cabaña Peyrelue para echar un vistazo y enseguida alcanzamos la cabecera del Contrafuerte de Peyrelue.
            Quitamos pieles y nos vamos para abajo por la Majada Vetemoza con el propósito de tener una buena esquiada.

Izas desde Vetemoza.

            Así será. La nieve está primavera, la pendiente es suave y escalonada y hay más que suficiente para disfrutar del descenso. Nos deposita en la carretera frente al coche tras mover 600 metros de desnivel cuando son las dos y cuarto y a pesar de los pesares con el convencimiento de que hemos acertado en la elección.

Solamente hemos porteado para cruzar la carretera en el Corral de las Mulas. 

            La arista fronteriza sigue vomitando nieblas que no se estabilizan al sur pero en cambio el horizonte sur está lleno de altocúmulos que no tienen demasiado que ver con el anunciado anticiclón.
           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.