31 mar. 2017

22-17. GARMO NEGRO. 30-3-2017.

El Corredor de la Mallata Alta y la rampa hacia el Falso Collado de Argualas.

Balneario de Panticosa, Mallatas Baja y Alta, Collado de Argualas y Arista Sudoeste.
30-03-2017.
Salida 09:45 h. Llegada 16:45 h.
Sol.
Bastante fácil.
Esquís de montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Garmo Negro procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Al Garmo Negro hemos subido alguna que otra vez, por diferentes vías e incluso por la Aguja de Pondiellos pero la mayoría de las veces por la Vía de las Mallatas y nunca con los esquís. La gente iba a Garmo Negro pero…
            Conocía perfectamente la pala cimera, era uno de los problemas para nosotros y también contaba con la dificultad de la salida de la Mallata Alta para faldear la este del pico.

Echando la vista arriba desde el Ibón de Baños.

            Algún día había que ir y será hoy 30 de Marzo de 2017 en que parece que el tiempo y la temperatura acompañarán: no queremos nieve dura para subir y queremos nieve primavera para el descenso.
            No madrugamos pero como ya han cambiado la hora, a las diez menos cuarto de la mañana cargamos las mochilas con los esquís incorporados e iniciamos un esperado porteo por la Orilla Izquierda del Barranco de Argualas fundamentalmente en dirección noroeste.

Calzando esquís a la salida del pinar de la Mallata Baja.

            Porteamos al sol desde el inicio y vuelta a vuelta, charlando con Luis, un zaragozano majete que va solo, nos llegamos a la Entrada de la Mallata Baja donde calculábamos que calzaríamos esquís.

Hace una espléndida mañana en la Mallata Baja.

            No será así y habrá que remontar por el camino el siguiente tramo de pinar  hasta que los pinos son sustituidos por la nieve continua  sobre los 1950 metros de altitud, 100 más de lo calculado, tras tres cuartos de hora de porteo.

Foqueando orientados hacia Arnales.

            Calzamos esquís y remontamos la suave rampa intermedia de la mallata que se empina un poco en su tramo final siempre con buena nieve y una huella bastante bien establecida.

Liquidando la Mallata Baja.

            A la entrada de la Mallata Alta, sobre los 2200 metros de altitud, nuestro compañero marcha hacia Pondiellos y nosotros nos quedamos ante nuestra primera esperada dificultad en la que habrá que descalzar los esquís.

Entrando en la Mallata Alta.

            Pero nada de eso va a suceder ya que las huellas recorren el rellano de la Mallata Alta en busca  de un marcado y amplio corredor que se eleva en dirección sur. Se trata de la Vía de Invierno al Circo de las Argualas que no conocíamos y que vamos a descubrir.
            Finalizando la parte inferior del corredor se encuentra un grupo de tres que nos hacen huella aunque con esta nieve no sea problema hacerla. Será una huella amable y progresiva de las que nos gustan.

Rematando el corredor aparece la rampa bajo el Falso Collado de Argualas.

            Tras el rellano el corredor se empina y se pone muy tieso pero zeta a zeta, enlazadas por vueltas maría cómodas, lo subimos sin problema para a continuación arrellanarse un poco y orientarse  al sudeste en busca de una esperada diagonal que recuerdo vagamente. Juan, viendo que la pendiente afloja se marcha directamente por un corredor para machacarse un poco.

Tras la rampa aparece el Falso Collado de Argualas.

            Rematar el corredor se hace un pelín pesado, hace calor en este abrigado lugar al este del Argualas pero finalmente se asoma a nuestros ojos la diagonal esperada y coronada por el Falso Collado de Argualas. Estamos sobre los 2600 metros de altitud y visualizamos el perfil de la rampa cimera de nuestro objetivo.
            Son cerca de las doce y cuarto cuando paramos a echar un bocado y un trago pues se hace sed ya que Juan prosigue directo al collado y un cuarto de hora después proseguimos con la larga diagonal orientada casi al norte que recorre las laderas del Argualas de las que se suelta algún bloque de nieve.

Remontando la diagonal bajo el Falso Collado de Argualas.

            La rampa es larga, nos pasa junto a unas afloraciones de granito y se eleva sobre un dorso desde el que, tras atravesarlo,  nos enfrentará al amplio corredor que defiende la Cubeta de Argualas.

En el Falso Collado de Argualas.

            Juan de frente como acostumbra con sus raquetas y nosotros con zetas y vueltas maría cómodas, pacientemente, alcanzamos el Falso Collado de Argualas por encima de los 2850 metros de altitud.


Pared Somital Sur del garmo Negro. 

            Desde allí contemplamos la Pared Somital Sur de Garmo Negro y el Collado de Argualas que nos cierra el horizonte. El trio que nos precede está quitando los esquís en el collado.


Hacia el Collado de Argualas.

            Nosotros faldeamos la cubeta ganando altura suavemente en busca del collado y por la Ladera del Garmo, padeciendo un poco con una nieve demasiado blanda que no aguanta los esquís ya que debajo hay una placa muy dura. Deberíamos haber puesto las cuchillas pero…


Remontando la Oeste de Garmo Negro.

            Alcanzado el Collado de Argualas sobre los 2940 metros de altitud comprendemos las razones de los que han cargado con los esquís: la arista sudoeste está muy limpia de nieve, tiene demasiada roca que corta la trayectoria lógica y además cuenta con un resalte inmediato muy tieso para los esquís. Otra cosa sería trazar zetas en medio de la pala pero no las hay y…
            A nosotros no nos gusta la pendiente ni para subirla ni para bajarla a pesar de que la nieve seguramente permitirá una buena esquiada, dejamos los esquís bajo el resalte de la arista y nos vamos para arriba tranquilamente.

Cerca de la Cima de Garmo Negro.

            A media arista, muy mixta y con campos de nieve cortados nos ponemos los crampones previendo algún poco de hielo  en la parte superior. No será así y tras una diagonal un tanto expuesta en medio de la pendiente alcanzamos al grupo y con ellos la Cima del Garmo Negro a 3064 metros de altitud. Son las dos de la tarde.


En la Cima de Garmo Negro.

Aguja de Pondiellos desde Garmo Negro. 

            En la cima corre la fresca brisa que nos ha acompañado desde el collado que resulta molesta fundamentalmente porque llevamos una sudada de categoría. Hacemos unas conocidas fotos con Frondiellas, Balaitus, Infiernos, Serrato, Brazato, Tendeñera, Sabocos, Argualas, Algas y Algas Norte que con su afilada arista  nos señala el descenso.


Hacia el Garmo de la Mina, se adivina el Ibón de la Sartén.

            Un cuarto de hora después nos volvemos para abajo por donde hemos venido para sentarnos sobre las rocas de la parte alta del Collado de Argualas y comer abrigados al abrigo de la brisa. Bebemos como si hubiéramos desayunado abadejo.


Por debajo del Collado de las Argualas el falso collado.

            Media hora después y con las piernas entumecidas y algo cansados pues no acostumbramos a hacer estos desniveles con los esquís, nos montamos sobre ellos y nos vamos para abajo a tratar de disfrutar el ascenso.


Los socios abandonando la Cubeta de Argualas.

            La nieve de esta parte alta está divina como suponemos lo habrá estado la parte de la pala que no hemos esquiado, adornada con demasiadas rocas emergentes. Alcanzamos el fondo de la cubeta y desde el Falso Collado de Argualas  nos echamos corredor abajo disfrutando de la nieve que enseguida se pondrá pesada, esa es la nieve  que preferimos y sarna con gusto no pica.


Disfrutando del descenso de Garmo Negro. 

            La diagonal es un agradable trámite que hacemos salpicando algún giro para entrar al Corredor de la Mallata Alta que descendemos girando cada cual al gusto y siempre buscando giros sobre partes no labradas.


Entrando en la Diagonal de la Este de Argualas.

            En la rellano de la zona baja de la mallata coincidimos con Luis que también vuelve y juntos iniciamos el descenso de la Mallata Baja  con nieve muy blanda y al loro pues el granito se salpica demasiado y puede proporcionarte algún susto cuando menos.


Moscas perdidas en el Corredor de la Mallata Alta.

            Son pasadas las cuatro cuando colgamos los esquís en la mochila y nos vamos de porteo para abajo. En media hora liquidamos la faena pues son las cinco menos cuarto cuando llegamos al Balneario de Panticosa. Nos montamos en el coche y nos vamos a toda pastilla de vuelta, mi chica tiene celebración y vamos justillos de tiempo.


Forsitias en flor.

            Han sido una jornada con 1430 metros de desnivel y una nieve cómoda que nos ha propiciado una muy buena esquiada. La ducha nos dejará como nuevos, algo que no teníamos seguro y a mí me recuperará para un duro partidillo de futbol sala con unos jovenzuelos que nos harán correr de lo lindo. Hoy habrá sido un jueves completo.

4 comentarios:

  1. Mis 2 webs (sin publicidad) pueden interesarle a usted o a sus compañeros de rutas: yofrenoelcambioclimatico.blogspot.com (MENOS es MEJOR) y http://plantararboles.blogspot.com, manual para reforestar, casi sobre la marcha, sembrando las semillas que producen los árboles autóctonos en la misma comarca de su recolección. Salud, José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Jose Luis!
    Gracias. No conocía esos blogs. Como interesado en el medio natural y su conservación, me han parecido interesantes. Les echaré una buena mirada.
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar
  3. Qué casualidad! No debimos coincidir por unos minutos! Estuve el jueves por el Balneario, y aunque la idea era el Garmo, al final me fui al Foratulas...

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola David!
    Nosotros acostumbramos a salir algo tarde. Fue sobre las diez menos cuarto y el personal acotumbra a madrugar más.
    Creo que tu elección fue acertada ya que las laderas del Balneario orientadas al oeste tenían la nieve más baja y además reciben el sol más tarde.
    Hubiera sido un placer pero otra vez será.
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.