1 jul. 2010

25b-10. PICO CAMPO PLANO. FAENANADO EN EL CIRCO DE PIEDRAFITA. 1-7-2010.


La Oeste del Pico Campo Plano.
 
Cuello del Ibonet Alto de Llena de Cantal, travesía Cara Oeste del Llena de Cantal, collado de separación con el Pico Campo Plano y Cara Sur. Descenso al collado, Ibón de Llena de Cantal y emplazamiento vivac a 2300 m.

01-07-2010.

Salida 09 h. Llegada 12 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Mariano Javierre

Mapa de Campo Plano procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Al Pico Campo Plano se puede subir por su arista nor-noroeste alcanzándola desde la zona del fallido Embalse del Ibón de Campo Plano, pero sin ser difícil, no es lo que podríamos llamar su vía normal.

Campo Plano y Llena de Cantal. 30-6-10.
 
            Más asequible es tomar su arista este a partir de los Ibones Altos de Campo Plano o acceder desde el Ibón de Llena de Cantal al Collado de separación del Pico  Campo Plano con el Pico Llena de Cantal y ascender seguidamente por su cara sur.

Campo Plano desde la Cima de Llena de Cantal.
 
            Son las nueve de la mañana un poco pasadas de este primero de Julio del 2010 y el propósito es faldear la cara oeste del Pico de Llena de Cantal, más arriba o más abajo, ese es el dilema.

Faldeando Llena de Cantal
 
            Desde el Ibón de Llena de Cantal he tratado de visualizar una vía que permitiera el faldeo del Pico Llena de Cantal. Parece que sobre los 2600 metros de altitud es posible a partir del espolón sudoeste del pico por un medio libre de nieve con la excepción de unos neveros que parecen insalvables en las proximidades del collado de separación con el Pico Campo Plano. Más arriba los neveros se elevan soportando las paredes del Llena de Cantal.

            Ahora estoy sobre los 1750 metros de altitud y peleando con la pereza de bajar para volver a subir recorro la amplitud del espolón en dirección norte para asomarme a la ladera por la que he de avanzar en busca del Pico Campo Plano.

            Lo que veo no es concluyente, no es completo, no es definitivo ni aconsejable pero allá voy no sin pensar que “la salsa me puede salir más cara que los caracoles”.

            En el primer nevero me reafirmo en la decisión: la nieve no está demasiado dura y tiene que ir a mejor a pesar de que se trata de la cara oeste soleada durante la mayor parte del día y toda la tarde anterior.

            Un primer tramo en suave descenso por materiales metamórficos cortados por un par de neveros estrechos y poco inclinados me permiten adentrarme en  la travesía.

            Poco más adelante y siguiendo en descenso rodeo otro par de neveros por su parte superior y vuelta a bajar hasta alcanzar una pequeña silla  de materiales más firmes. Coloco alguna cita para asegurar la vuelta sin dudas.

A medio faldeo localizo Campo Plano.

            Bajado el escalón subsiguiente a la silla, otro tramo de pedregal metamórfico que alargo cuanto puedo entre manchas de nieve blanda me colocan en un inclinado nevero que he de atravesar. Lo haré con cuidado y en ligero ascenso para que la tarea de hacer huella sea más segura. Cuando se va solo hay que extremar los cuidados, no conozco mejor forma de ir envejeciendo en la montaña.

            Después de ese nevero viene otro similar, la nieve está muy buena e inmediatamente alcanzo unas suaves lomas limpias ya en las inmediaciones del collado.
 
La Sur de Campo Plano.

            El collado está defendido por un nevero continuo relleno por el viento que, si no me equivoco, arranca en el  Ibón de Llena de Cantal  y se llega hasta aquí arriba. Soleado ya, lo cruzo en diagonal ascendente y alcanzo el collado de separación entre el Pico Campo Plano al norte y el Llena de Cantal al sur y aquí quería llegar. Son las diez de la mañana.

            En el soleado collado, limpio de nieve y situado a 2570 metros de altitud, desde el que se contempla una estupenda imagen de la Gran Faxa, dejo la mochila y me voy para arriba.

La escabrosa y breve Cara Sudeste de Campo Plano.

            Desde la cima del Llena de Cantal he imaginado una vía pero nada más alcanzar la pared y superado un primer y breve corredor de entrada me doy cuenta de que se puede progresar un poco por cualquier parte.

            Asciendo trazando una ligera diagonal hacia el este hasta que la pared se yergue bastante descompuesta y regularmente escalonada, alcanzando las inmediaciones de un estrecho corredor que viene muy erguido desde abajo.

            Desde aquí tomo una vira medianamente inclinada en la que hay un cierto escalonamiento de materiales y que permite atravesar la pared en su zona más erguida. Me conduce a las inmediaciones de un alargado nevero en la zona central de la pared en la que aparecen materiales más consistentes y no tan meteorizados.

            Subo unos metros junto al nevero que muere en una rampa herbosa más suave y que es zona habitual de sarrios.

            La rampa se corta pero inmediatamente se reanuda en las inmediaciones del hombro de la arista este por el que se avanza brevemente

Frondiellas y Balaitus.

Ibón de Llena de Cantal desde Campo Plano.
 
            Un minúsculo casquete somital de rocas metamórficas claras en las que hay que apoyar las manos permiten alcanzar de inmediato la cima del Pico Campo Plano situado a 2712 metros de altitud  cuando son las diez y veinte de la mañana.
 
Reespumoso desde la Cima de Campo PLano.

Llena de Cantal desde Campo Plano.

De Balaitus a Cristales.
 
            En la cima disfruto de unos paisajes similares a los del pico anterior con un par de excepciones: un mayor detalle de los Ibones Altos de Campo Plano y la espectacular arista norte del Pico Llena de Cantal donde la palabra pirámide es algo más que una palabra, un sentimiento e incluso un pensamiento. Es un buen pináculo para contemplar el Circo de Piedrafita de forma privilegiada.

Gran Faxa.

            Diez minutos después emprendo la bajada colocando media docena de citas estratégicas y a prueba de aludes menores, los otros se pueden llevar por delante todo aquello que se encuentre en su trayectoria.

Ibón de Llena de Cantal en el horizonte.
 
            Van a ser las once cuando de nuevo en el collado me voy directamente para abajo en dirección oeste-sudoeste y en este caso no es la pereza la que me impulsa sino la casi certeza de que el corredor lo he querido ver continuo y amable desde la cima del pico.

            ¡Sería una auténtica preciosidad el poder esquiarlo! Es una pena que la zona del Paso del Onso y la Ladera Sur de las Frondiellas sean tan avalanchosas.

Detalle en Llena de Cantal.

Frondiellas, Balaitus y Crestas del Diablo.
 
            El descenso es una relajada delicia en la que incluyo unos cortos tramos de patinaje, me depositan en el puente sobre el desagüe del ibón de Llena de Cantal que he atravesado esta mañana a la subida. Son las once y cuarto.

Corredor de descenso a Llena de Cantal.

Campo PLano desde Llena de Cantal.

            Remoloneo ligeramente por los alrededores del ibón deleitándome con la gama de azules del hielo en el agua y enseguida me voy para abajo, casi siempre por fuera del camino hasta atravesar el Barranco de Llena de cantal por el mismo puente y alcanzar el emplazamiento del vivac a 2300 metros de altitud cuando son las once y media de la mañana.

Detalle de la Torre de Coaterillou y de la Aguja de Usell.
 


Genciana lútea.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.