10 jul. 2010

27d-10. CLARABIDES PARA REMATAR LA JORNADA. 10-7-2010.

Clarabide Oriental desde el Puerto de Guías.

Brecha Oeste de la Torre Armengaud, Puerto de Guías, Clarabide Oriental, Calrabide, Clarabide Occidental, Clarabide, Clarabide Oriental, Puerto de Guías, Lac de Clarabide, Lac de Pouchergues y Refugio Prat Caseneuve.

10-07-2010.

Salida 12 h. Llegada 17 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Clarabide procedente del IGN. francés. Vía en amarillo.

            En la Brecha Oeste de la Torre Armengaud, el personal de subida y nosotros de bajada, conversamos distendidamente los que deambulamos por allí. El cielo esta semicubierto pero no creo que el tema vaya a mayores. Luego de un buen rato, se hacen las doce y cuarto, cada cual se va a lo suyo y lo nuestro es atravesar en descenso toda la pedrera de la cara sur de la Pala Lourde Rocheblave para alcanzar el Puerto de Guías.

Desde Torre Armengaud Guías, Clarabide y atrás Posets.
 
            No nos vamos a andar con contemplaciones, ni conservaremos los múltiples caminillos que recorren la ladera: orientado convenientemente hacia el Puerto de Guías, nuestro piloto automático nos conduce en una perfecta diagonal al sudoeste.

Guías.
 
            La enorme pedrera granítica ofrece generalmente materiales bastante adecuados para el transito, sobre todo en descenso y consecuentemente en media hora alcanzamos el Collado de Guías, también llamado de Pouchergues,  situado a 2921 metros de altitud. Al paso le echo una ojeada al espolón  rocoso por el que luego hemos de descender.

Ibón de Guías desde el Puerto de Guías.
 
            La Arista Sudoeste del Clarabide Oriental está completamente limpia de nieve pero cuenta con unos resaltes inferiores excesivamente laboriosos por lo que se suelen faldear por la vertiente española. Hay una senda perfectamente trazada que se introduce en algunos neveros residuales que se llegan hasta la arista y trataremos de hacer nuestra vía librándonos de las dos dificultades, lo que se convierte en tarea sencilla.

La Sur de Torre Armengaud, Gourgs Blancs y Jean Arlaud desde Clarabide Oriental.

            Superados los resaltes se prosigue el ascenso por cualquier parte pues los caminos tanto transitan por la arista como describen eses en la ladera este del pico.

Detrás Clarabide Central.
 
            A la una, un cuarto de hora antes de lo calculado, estamos en la cima del Pico de Clarabide Oriental acotado a 3012 metros de altitud. Se trata de una pirámide metamórfica clara y medianamente erguida contemplada desde muchas partes con la excepción de su cara oeste resulta en un vertical paredón de mucho respeto, así es como se contempla desde la vertiente francesa.

Clarabide Central desde el collado de separación con el Oriental.

            Vamos de paseo pero no será cuestión de dormirse. Por ello iniciamos inmediatamente el descenso en dirección sudoeste con el que no perderemos más allá de una treintena de metros a la vez que contemplamos al sur la bicéfala cima del Pico Guías ya con traje de verano.

De Camboue a Jean Arlaud desde Clarabide Central.
 
            Un suave collado y un sendero trazado sobre materiales terrosos nos permiten en un momento recuperar los metros perdidos y unos pocos más, fácil y rápidamente, para alcanzar la Cima del Pico Clarabide situado a 3020 metros de altitud. Hemos empleado diez minutos de punta a punta.

            El clarabide es un nudo de tres aristas fáciles y con reducidos desniveles hasta los collados próximos. Vestido de rocas metamórficas rojizas nos recuerda decididamente a los montes del Macizo del Toubkal. Su cara oeste que es un paredón de características similares a los de sus dos hermanos se contempla siempre en el mismo lote cuando lo contemplas desde el altivo oeste.

Casquete Somital Nordeste del Clarabide Occidental

            Otro breve descenso ahora casi al oeste y sucesivamente un suave ascenso de una arista muy alomada y que está vestida de un neverillo residual que ha aprovechado la amabilidad de la misma y allí permanece todavía, nos permite alcanzar la alargada cima del Pico Clarabide Occidental, el más bajito de los tres con 3007 metros de altitud.
 
Hacia atrás desde el Clarabide Occidental.

            Con cinco minutos ha sido suficiente y ahora desde esta cima contemplamos la perspectiva de estas  cimas recortadas sobre el Macizo de Gourgs Blancs. Desde aquí contemplamos el tajo que todavía queda hasta el Puerto de Clarabide y la aguerrida estampa de la Fourche de Clarabide más al oeste todavía y que parece ser que se va a escapar por esta ocasión.

Saint Saud y Camboue.

Lacs de Clarabide y Puchergues.
 
            Hacemos fotos y volvemos sobre nuestros pasos queremos comer en la Punta Oriental.

Guías desde Clarabide Occidental.
 
De vuelta el Clarabide Oriental.
 
            Es la una y media cuando nos sentamos a comer en la cima del Clarabide Oriental que tiene un balcón interesante. Coincidiremos con unos ingleses y una pareja de Huesca que han subido desde Estós.

Gencianas nivales en Clarabide Oriental.

            Sobre las dos de la tarde nos ponemos de nuevo en marcha y siguiendo idéntico camino alcanzamos en descenso el Puerto de Guías situado a 2921 metros de altitud, cruzamos en descenso el neverillo de viento que defiende su salida oeste y nos introducimos en el espolón rocoso a la derecha del corredor central que asciende desde el rellano superior del Valle de Clarabide.

            Hay trazas de camino sobre un terreno muy descompuesto, se supone que se podrá bajar por el corredor con la estación más avanzada pero ahora, como es muy erguido y todavía está bastante vestido de nieve muy blanda las trazas prosiguen a la derecha del mismo hasta que hemos de elegir lugar por el que entrar al nevero cosa que hacemos fuera de unas placas inclinadas y pulidas por el glaciar.
 
Paredes de la Norte del Clarabide Oriental.

            La nieve está divina, no podía ser de otra manera y nos va a facilitar sobre manera el descenso en el que pillaremos la mayor parte de los neveros que hemos desechado en el ascenso. La roca castiga mucho los pies y la nieve los relaja aunque se te puedan mojar. Hoy no se nos mojarán, la huella que se practica no llega a 5 centímetros de profundidad y será maravilloso.

Espolón y Corredor al Puerto de Guías.
 
            Llegados al rellano superior atravesamos el cierre rocoso y bajamos unos metros  hasta alcanzar la zona intermedia del amplio corredor donde la pendiente se ha dulcificado un poco. Allí nos volvemos a introducir en la nieve, sorteamos las afloraciones rocosas más bajas y proseguimos nuestro descenso hasta el cierre del Lac de Clarabide.

Aprovechando los neveros.

            Mientras bajamos contemplamos largamente el Lac de Clarabide que, para nuestro gusto, está demasiado helado todavía.

Rododendros floridos.

            Luego iniciamos el descenso del resalte rocoso pero lo hacemos por los neveros que rellenan las canales próximas al camino de subida con lo que nos saltamos la mitad del mismo.
 
            Bajamos cómodamente pero con las orejas tiesas puesto que hay que abandonar los neveros antes de su fin ya que se cortan en la pared antes de alcanzar la cola del Lac de Pouchergues. Los abandonamos en el lugar correcto justamente cuando el camino se sitúa en los tramos más erguidos del resalte en los que habrá que apoyar las manos.

Lac de Pouchergues.
 
            Cruzamos el barranco en seco y por su orilla izquierda nos llegamos a la cola del Lac de Pouchergues cuando son las tres un poco pasadas.

            La cola del lac, lugar por el que se incorpora el agua del barranco es un lugar sencillamente idílico vestido de una finísima pradera alpina recorrido por canalillos meandrosos por el que discurre las heladas aguas del barranco que han llegado hasta aquí filtradas mayoritariamente. Las llanas y poco profundas orillas del lac están vestidas de verdura y el agua templadita… ¡Qué maravilla! Soltamos las mochilas y nos damos un delicioso remojón. No tenemos prisa pues la tarde solamente acaba de empezar y el tajo del día está prácticamente concluido.
 
La mayor parte del día desde el Lac de Pochergues.

            Estamos sobre los 2100 metros de altitud y al solecillo de la tarde nos relajamos disfrutando el momento mientras mi chica se solea un poco.

            Alrededor de las cuatro y media reemprendemos el camino rodeando el lac por su orilla nordeste siguiendo el camino de la mañana. Nos entretenemos contemplando las dudas de un grupo de cuatro que no tiene muy claro como alcanzar las Legnes de Pochergues, un camino intermedio baja la Cresta de Quartau.

            Todavía seguimos escudriñando cada rincón del circo lacustre en busca del inexistente refugio, incluso probaremos una única puerta que hay en los alrededores del lac, es un pequeño almacén de materiales para trabajos en la zona.

            A las cinco y media llegamos al Refugio de Prat Caseneuve. Hay una pareja muy maja: uno de Pamplona ha huido de San Fermín y otro de Guernica. Disfrutaremos de una tarde agradabilísima con una distendida charla acerca de nuestro tema común que es la montaña.

            Entre tanto, hacen y hacemos, cenan y cenamos. Hay personal que no utilizará el refugio para pasar la noche. Están alrededor del mismo y si fuera necesario…

            Sobre las ocho y media nos ponemos horizontales para compensar los 1400 metros de desnivel movidos  para recordar algunos tresmiles conocidos y sin notar el mal de altura.
 

              

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.