9 jul. 2010

27b-10. PIC DE AIGUES CRUSES. 9-7-2010.

Pic de Aigues Tortes desde Aigues Cruses.

Refugio del Embalse de Caillauas, Camino de la Fenetre, Lac de Pouchergues, Refugio de Prat Caseneuve, Barranco de Aigues Tortes, Collado de Aigues Cruses y arista oeste. Descenso por la cara este y Refugio de Caseneuve.

09-07-2010.

Salida 07 h. Llegada16 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de Aigues Torrtes procedente del IGN. francés. Vía en amarillo.
 
            El 9 de Julio de 2010 comienza a las seis y cuarto de la mañana tras remolonear un poco dentro de los sacos en el Refugio del Embalse de Caillauas a 2160 metros de altitud. Hay que desayunar y  recogerlo todo en las mochilas pues vamos a cambiar de valle.

Laquette en el Desagüe del Lac de Caillauas.
 
            Son las siete de la mañana cuando cerramos el refugio y nos echamos al camino en una mañana un tanto nublada y cálida.

            Descendemos en dirección sudoeste un corto tramo del camino que recorríamos ayer en ascenso pero enseguida lo abandonamos para introducirnos en la rama izquierda que el resalte superior practica en el valle, y tras atravesarlo sin perder altura alcanzamos el Camino de la Fenetre ya en las inmediaciones del inicio de la pared sobre los 2050 metros de altitud.
 
En el Camino de la Fenetre.

            Hay que atravesar una construcción adosada en la pared que tiene puerta de entrada y salida y que puede facilitar cobijo en caso de necesidad. A partir de aquí el camino hecho a pico en plena pared y lleno de barreras defensivas artificiales además de algunas pasarelas metálicas avanza hasta enfrentarse el rellano en el que se ubica el Refugio de la Soula.

Defensas en el Camino de la Fenetre.

            Enseguida alcanzamos las instalaciones del tubo forzado por el que bajan las aguas a la Central de la Soula y tras atravesarlas el camino que ha ido girando se orienta al sur iniciando un suave ascenso que hacemos mientras quiere comenzar a gotear.

            Un tramo de pedrera con camino defendido se supera con una amplia lazada tras la que vuelve a llanear iniciando la travesía de un barranquillo en la cara oeste de la Cresta de Quartau.

            El camino se alarga en suave ascenso para  descender inmediata y paulatinamente en busca de las entradas del Lac de Pouchergues y del valle de Aigues Tortes.

Rosal silvestre.
 
            Localizamos la Cascada de Aigues Tortes y el Refugio de Prat Caseneuve al que nos dirigimos pero antes de alcanzarlo nos acercamos hasta la diminuta Presa del Lac de Pouchergues para entrar en el refugio y enterarnos tanto de la predicción meteorológica como del camino hacia el Lac de Clarabide y Puerto de Guías. Son las ocho y media.

            No localizaremos el refugio puesto que sencillamente no existe, creo que hay otro inexistente en el Pirineo francés. A pesar de ello se nos va algo más de un cuarto de hora deambulando sobre el promontorio al norte del lac.
 
Cascada y Refugio de Prat de Caseneuve.

            Terminamos atravesando la pared de la pequeña presa que recrece pobremente la capacidad del lac y tomamos el camino que en dirección sur-suroeste asciende suavemente para descender de inmediato introduciéndose en el rellano inferior del Valle de Aigues Tortes en el que se asienta nuestro refugio.

            El Refugio de Prat Caseneuve es un nuevo refugio y cabaña de pastores situado en el apradado y plano rellano inferior del Valle de Aigues Tortes a 2050 metros de altitud. Está tan nuevo como limpio pero con la puerta abierta. Cuenta con una planta comedor y una planta altillo como dormitorio con literas y colchonetas.

            Son las nueve y media de la mañana, descargamos las mochilas, distribuimos nuestros materiales convenientemente y tras comer un poco, sobre las diez, nos echamos de nuevo al camino.

            Un caminillo atraviesa la planicie vestida de exuberante verdura y se orienta girando suavemente en busca del oeste, por la orilla derecha del Barranco de Aigues Tortes.

Punta Sabre y Machimala.
 
            En el valle hubo actividad para recoger las aguas y conducirlas a las centrales eléctricas y actualmente es el paso a Biadós por el Puerto de Aigues Tortes al que nos dirigimos.

            El camino asciende suavemente casi siempre por la orilla derecha del barranco hasta que alcanza una pequeña instalación de captación de agua que la entuba para entregarla al Lac de Pouchergues.

            A partir de allí, en suave ascenso por una pobre pradera alpina  sobre sustrato metamórfico muy aéreo, recorrido por innumerables hilillos de agua provenientes de neveros residuales de la norte de la Arista de Añes Cruces, nos dirigimos hacia el declive de la pared bajo el Puerto de Aigues Tortes. Nos cierra el paso al oeste la Mole de Machimala del que destaca la Punta del Sabre, el Gran Machimala, la bicéfala Punta Ladormeur, el Pequeño Machimala y el Pico de la Pez.
 

            El camino se oculta en el nevero de fondo que atravesamos buscándonos camino en la pared, ya aparecerá.

            Desechamos la opción de progresar por la ladera oeste de Machimala por ser una vía más larga y nos vamos directamente a la pared en busca del puerto progresando por el este del barranco.

            La pared está muy húmeda pero en ningún momento nos cierra el paso, aunque nos aconseja alejarnos del mismo, de tal manera que enseguida recuperamos el camino que asciende a lazadas cortas la inestable pedrera de un lomo totalmente desprovisto de nieve. Es lógico el camino transita zonas que se limpian pronto de nieve.

            Nuestra línea de ascenso que es sudoeste nos conduce a la parte alta de la pared que se arrellana bajo el collado a la vez que se viste de nieve, pero no hay problema, llevamos crampones y piolet pero no serán necesarios, la nieve está estupenda.
 
Puerto de machimala o Aigues Tortes.

            Una amplia lazada de oeste a este nos sitúa en el Puerto de Aigues Tortes a 2683 metros de altitud, se trata de un paso muy alto en el que nos recibe el macizo de Posets cuando son las doce del mediodía.
Posets desde el Puerto de Aigues Cruses.

             Al oeste tenemos la arista que se eleva hacia el Gran Machimala y al este la nuestra que se inicia con un suave resalte metamórfico como lo es toda pared que hemos subido.

Pic de Aigues Cruses o Royo.
 
            El cielo está bastante cubierto a partir de los 3000 metros de altitud pero no parece amenazador, nuestra arista está limpia de nieve y de nieblas y va a ser un placer.

Cota 2770, Aigues Tortes, Aigues Cluses y atrás Gourgs Blancs.
 
            Avanzamos por el filo que es fácil a la vez que contemplamos las dos vertientes: al norte los Lacs de Aigues Tortes, la Cresta de Petar y detrás la Cresta de Hourgade; al sur El Barranco de Añes Cruces, el Puerto de Gistaín y el Valle del Cinqueta hacia Biadós., detrás el Macizo del Posets y al frente la Cota 2700, a la que le sigue el Pic de Aigues Cluses, el Pic de Aigues Tortes o Royo, el Pic de la Madera y más allá la Fourche de Clarabide, los Clarabides… y Gourgs Blancs.

Cota 2700 con Machimala al fondo.
 
            Enseguida superamos una prominencia significativa denominada Cota 2700  con algún apoyo de manos fundamentalmente al descenso y proseguimos en busca del amplio collado situado al oeste del pico al que nos dirigimos, es el Puerto inferior de Aigues Tortes acotado a 2616 metros de altitud.

Lacs de Aigues Cruses, Arista Petar y Hourgade.
 
            Progresivamente avanzamos hacia el este en ascenso en busca del casquete somital del pico inmediatamente siguiente y vestido de unas placas metamórficas un tanto lisas y erguidas.

Valle de Añes Cruces.
 
            Ya en el inicio de las mismas se nos ofrece un faldeo por la vertiente sur y enseguida aparece un crestón vestido de pratenses escalonadas y roca bastante firme que nos permitirá un cómodo y fácil ascenso a pesar de que el crestón está bastante erguido.

La Oeste de Aigues Cruses.

            Es la una del mediodía cuando alcanzamos la cima del Pic de Aigues Cruses situado a 2796 metros de altitud. Nos sentamos a comer un poco en su cima.
 
Casquete somital por su arista sur.

            Media hora después ya hemos decidido no desandar la arista, nos vamos para abajo.

 
            La arista desciende suavemente hacia el sudeste hasta alcanzar el collado de separación con el Pic de Aigues Tortes pero el collado está vestido de placas metamórficas claras y a pesar de que allí se inicia un marcado declive que articula la cara norte, decidimos acortar y bajar la pared en dirección este.

            No hay camino ni huellas de paso y la pared está sembrada de resaltes que habrá que ir sorteando con paciencia. Ya que hacia el norte nos encontramos invariablemente con potentes paredones hay que proseguir el descenso siempre al este de pedrera inclinada a resalte que salvamos fácilmente.

            Alcanzamos el declive entre los Pics Aigues Cluses y Tortes, con el mismo seguimos unos suaves dorsos en dirección este con lo que iniciamos en descenso la travesía de la Norte del Aigues Tortes que terminaremos atravesando completamente.

 
            De nuevo el vallecillo se corta al norte con paredes y debemos descender otro resalte tras buscar paso siempre al este. Todavía no vemos el final de la pared ya que estaremos todavía 250 metros más altos que el fondo del valle.

            Hemos de seguir para abajo, atravesamos algún estrecho nevero con buena nieve para el descenso y tras un subsiguiente resalte me asomo a un pináculo sobre la barrera inicial de paredes y localizo el descenso junto a la cascada del barranquillo por el que desagua el vallecillo de la norte del Aigues Tortes.

 
            Por la izquierda del barranquillo es descenso es fácil y nos deposita en la ladera herbosa que alfombra el fondo del valle. Un cuarto de hora después estamos con los pies en el agua del barranco en la turbera por la que el camino lo cruza. Son las tres y media de la tarde.

            El nutrido grupo que subía el Barranco de Añes Cruces está descansando el la recogida de aguas  que irán a Pouchergues. Coincidimos con ellos en el refugio cuando son las cuatro de la tarde.       

            La puerta del refugio está cerrada y no veo otra opción que marcharme con ellos hasta el Refugio de la Soula, se supone que allí me podré poner en contacto con el pastor para que me facilite la llave y así poder recoger nuestras pertenencias que están allí dentro.

            A mí me parece un poco extraño ya que es un refugio no guardado que no creo pueda ser cerrado por nadie y menos viendo que hay pertenencias depositadas dentro. Pero como algunos del grupo nos han dicho que estaba cerrado he probado a abrir con la manezuela, hemos buscado la llave bajo algunas piedras… Me voy con ellos para abajo, serán tres horicas más de camino entre ida y vuelta.

            Cinco minutos después me grita Rosa desde la parte alta del primer resalte del camino. Ha probado a abrir con un poco de empujón y la puerta se le ha abierto. No estaba cerrada, lo que sucede es que se agarra un poco por abajo. ¡Salvados de la contingencia!
 
Elegantísima cicerbita.

            Disponemos de una enorme tarde que pasaremos al sol comiendo bebiendo y descansando de una jornada en la que hemos movido 1025 metros para arriba y 1125 metros para abajo.

            Sobre las seis suben las nieblas y nos sitian, creo que es un buen presagio.

Cenamos abundantemente y a una hora muy temprana con nuestros niveles de líquidos en su lagar correcto. Luego, alrededor de las ocho, cuando la noche ni sueña con asomarse nos empiltramos entregando nuestros cuerpos a la calidez y el relajo de los colchones del refugio todo para nosotros.
 
Si quieres puedes ver más fotos.
                            
Aquí tienes la Continuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.