8 jul. 2010

27a-10. LACS DEL CIRCO DE GORURGS BLANCS DESDE PONT DU PRAT. 8-7-2010.

Caillauas.

Aparcamiento del Pont du Prat, Sendero de Clarabide, Refugio de la Soula, Embalse de Caillauas, Lacs del Circo de Gourgs Blancs y Refugio del Embalse de Caillauas.

08-07-2010.

Desnivel de Subida 1350 m.

Desnivel de bajada 400 m.

Distancia recorrida 17000 m.

Sol.

Fácil.

Tiempo efectivo 05:30 h.

Senderismo.

 El punto de partida está muy bajo pero compensa con la belleza del Camino de Clarabide.

Agua en cualquier parte del recorrido, barrancos, torrentes, surgencias, escorrentías y lacs.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Circo de Gourgs Blanc procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
           
            Eran mediados de Julio del 2008 cuando desde el cresterío que une el Gourdon con el Belloc contemplábamos largamente el dilatado Circo de Gourgs Blancs. Alguna vez los habíamos visto pero… También al año siguiente, desde el Jean Arlaud se nos pierden los ojos sobre los lacs.
 

            Es 8 de Julio de 2010. Madrugamos un pelín, nos damos la panzada de carretera desde Sabi a Ludenville y a las nueve de la mañana, cargando pesadas mochilas partimos de Pont du Prat.

            Estamos a 1229 metros de altitud, el aparcamiento, como la mayoría de los franceses, está muy bajo para nuestros intereses pero no hay más. Allí está la central hidroeléctrica, nuestro puente y el camino para turistas, luego sabríamos por qué.

            El camino parte en suave ascenso y en dirección sudeste a través del Bosque de la Pez. Enseguida parte la rama que conduce al sudoeste hacia el Puerto de la Pez  mientras que nosotros continuamos atravesando de oeste a este el hayedo-abetar para introducirnos en el Barranco de Clarabide, no sin antes desechar el Camino de las Lazadas y tomar el Camino Rápido que nos meterá definitivamente en calores dentro de una mañana definitivamente tórrida.

Aguileñas y amapolas pirenaicas.
 
            Por encima de los 1500 metros de altitud el camino se introduce en la ladera izquierda del barranco y transita todo artificial colgado en medio de la pared. Se trata del camino tallado en la roca a principios del siglo XX para facilitar los trabajos destinados al aprovechamiento hidroeléctrico de los Lacs del Pirineo. Actualmente es un cuidado y transitadísimo camino que incluye un sendero medioambiental lleno de turistas.
Petar desde la Turbera de la Soula.

            Pasamos junto a la Santette y el camino allana para transitar horizontal y largamente valle adentro por medio de la pared. Nos guía en todo momento la espléndida estampa del Pic Petar cerrándonos el valle y nos entretenemos contemplando una variada y delicada profusión floral que se asienta en las reducidas orillas del camino hasta que, un buen rato después las paredes se convierten en inclinadas laderas que permiten la confluencia del camino con el barranco en la Turbera de la Soula, lugar por el que pasamos a la orilla derecha y progresando unos metros en mediano ascenso alcanzamos las instalaciones eléctricas y el Refugio de La Soula situado a 1690 metros de altitud.


Refugio de la Soula.
 
            Son las diez y media de la mañana, echamos un trago de agua a la sombra que nos proporciona el refugio y descansamos un poco puesto que el rato ha sido para nosotros  más cuesta que camino.

            Ahora, el resalte norte de la Cresta de Quartau divide al valle en dos, el que sigue la orientación sudeste conduce al Lac de Pouchergues y el que se orienta al este, es el nuestro conduce al Lac de Caillauas, los tubos del agua marcan la divisoria en la pared.

 
            Un cuarto de hora después tomamos el caminillo trazado en la pradera alpina salpicada de rododendros en flor y pasando junto a una cabaña pastoril con aspecto de cerrada se va para arriba lazada a lazada transitando la ladera sur de los Córtales nunca demasiado lejos del barranco por el que vierte sus aguas el Circo de Gourgs Blancs.

            Hace un sol de justicia y se nos hace una sed desértica mientras fijamos nuestro objetivo en un resalte  que de nuevo divide en dos al vallecillo y tras el que suponemos se encuentra nuestro objetivo inmediato que es el Lac de Caillauas. La idea se reafirma al localizar el caminillo que faldea por arriba la Cresta de Quartau y que enlaza horizontalmente Caillauas y Pouchergues, pero eso será para mañana.

            Unas lazadas más sobre pradera alpina asentada entre afloraciones rocosas de granito pulidas por el glaciar nos depositan al norte de la pequeña presa de hormigón que recreció el lac convirtiéndolo en embalse.

            Son las doce y cuarto, estamos a 2160 metros de altitud, sudorosos, contentos e inquietos: no me gusta lo que veo pero habrá que dejar la mochila y buscar.

            El mapa del IGN francés sitúa el refugio de Caillauas en las inmediaciones de la presa del embalse, allí está la semiderruída estructura de un caserón  y algunas instalaciones del embalse cerradas a cal y canto y por supuesto que no se ven indicios de un refugio guardado, eso se nota a distancia.
 

Refugio no guardado de Caillauas.
 
            Desde la pared de la presa localizo el emplazamiento del refugio no guardado unos metros más abajo, al noroeste de la misma y en el vallecillo por el que desaguaría el circo. Está abierto, tiene un compartimento con chimenea en pésimo estado pero el otro está decentillo: tiene dos dobles literas, viejos colchonetas, una mesa y un banco, está medianamente decente y nos puede servir.

            Bajamos con las mochilas, las descargamos, comemos un poco y alrededor de la una, ligeros de equipaje, nos vamos a recorrer relajadamente el circo.

            El recrecimiento del lac dejó una cubeta de paredes en su mayor parte lisas y verticales por encima del nivel de llenado, consecuentemente la orilla noroeste no cuenta con camino para el rodeo y son la orilla oeste y sur las que permiten el tránsito hacia la parte alta del circo no sin elevarse considerablemente sobre el nivel de las aguas.

Con el Lac de Caillauas. 

Resalte y Cierre del Lac des Isclots.
 
            Un decidido camino progresa de manera lógica aprovechando la parte más favorable de las paredes de la cubeta primero en dirección sur y luego sudeste para terminar elevándose sobre el cauce del Barranco de Gourgs Blancs que se ahonda espumoso y vertiginosos para morir en el embalse.

            Pasamos junto a una suntuosa cascada que baja del Pic Quartau y poco más adelante cuando el barranco se ensancha lo atravesamos, no sin dificultades, para pasar a su orilla derecha y ascender por un resalte central que suponemos cierre de la cuenca lacustre superior.

Isclots.

            Transitando ya entre neveros alcanzamos el Lac des Isclots que cuenta con un par de isletas características tipo Bachimaña a 2400 metros de altitud. 

            Son las dos menos cuarto cuando iniciamos el rodeo por su orilla norte. Hay un par de tiendas que son de dos holandeses que se tiran a nosotros para saber qué ha pasado con el  Alemania-España. Les doy el alegrón de la eliminación de Alemania pero les digo que lo disfruten porque “el domingo, la Holanda, caput.”

            Un amplio barranco vestido de neveros residuales que se caminan muy bien nos permite ganar altura suavemente en el circo, avanzando en dirección sudeste, mientras vamos contemplando los espléndidos murallones que lo circundan.

Lac Milieu.
 
Otra imagen sobre el Lac deu Milieu.
 
            No serán las dos muy pasadas cuando alcanzamos el borde de la cubeta en la que se asienta el Lac Milieu, absolutamente irregular y casi helado en su totalidad.


 
            Inmediatamente al sur del mismo y a corta distancia localizamos uno más de los laquettes innominados del circo y que yo llamaré del Corazón por la forma que recuerda. Se encuentra solamente unos pocos metros más alto y también muy helado.

Lac Superior.
 
            Hacemos algunas fotografías y continuamos ya prácticamente sin ganar altura hasta alcanzar la amplísima cubeta en la que se asienta el Lac Superior a 2550 metros de altitud. Avanzamos hasta su orilla y en un bloque emergente de granito nos sentamos a descansar y a disfrutar del espléndido mediodía y a echar unos deliciosos tragos de agua que sacare del lac con cierto cuidado.

Detalle de Belloc.
 
            El horizonte es absolutamente espléndido: al noroeste y girando con las agujas del reloj en el circo reconocemos el Courtalets, Hourgade e Isclots ya en el norte; que se continua con los más conocidos, Belloc, Agujas de Belloc, Espijeoles y Gourdon ya al este; pasado el Col de Gourgs Blancs el Jean Arlaud, Gourgs Blancs, Torre Armengaud, Camboue y el Saint Saud defendido por por la Pirámide Pouchergues con la que se inicia la Cresta de Quartau, con la que muere el circo en la Soula ya al este.
 
Belloc y Espijeoles.

            Van a ser las tres de la tarde cuando iniciamos la vuelta. Nos queda todavía un lac más alto, también innominado, pero creemos que debe estar “missing” bajo la espesa capa de nieve que rellena el circo acostado al sudoeste de la Brecha Espijeoles casi a 2700 metros de altitud.

Gourgs Blancs y Torre Armengaud desde el Valle de Gourgs Blancs.

            La vuelta no tiene otra historia que desandar el camino aprovechando algunos neveros que tienen una excelente nieve y que sirven de relajo de los pies en una jornada de mucho pateo en seco. Nos llenamos de circo, de luz y de colores a pesar de la neblina caliginosa que lo rellena todo.

Pirámide de Pouchergues defendiendo al Saint Saud.
 
            Mildeu, Isclote y finalmente Caillauas vestido de un azul exuberante en contraste con el verdigrana del rododendro en flor.

De vuelta en Isclots.


Faldeando Caillauas.
 
            Son las cuatro y media de la tarde cuando alcanzamos nuestro refugio a la vez que la tarde va pariendo nubes de desarrollo: no puede ser de otra manera.

            Unos metros más abajo de la cabaña, y en un laquette del barranco, remojamos los 950 metros subidos con carga y también los 400 metros subidos y bajados pasando de carga: una jornada entretenida en la que, lo más dañino ha sido el sofocante calor que hemos soportado durante la primera parte de la actividad .

            Caen unas gotas desperdigadas pero ya es igual, casi mejor que descargue y así se limpie un poco para mañana.

            A las seis y media cenamos como las gallinas, luego vuelve a gotear y aparece un pescador con el que charlamos mientras cena en el refugio. Luego se espabila la tarde y decide subirse al embalse a pescar cosa que aprovecharemos nosotros para empiltrarnos cuando son las ocho y media. En la montaña se trabaja cuando es preciso y se como o se descansa cuando se puede, es así de simple. 
 

 

  

    

               

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.