1 jul. 2010

25c-10. PICO MUSALES. FAENANDO EN EL CIRCO DE PIEDRAFITA. 1-7-2010.


Desde la Sur de Reespumoso camino de Musales.
 
Vivac bajo el Ibón de Llena de Cantal, orilla sur del Ibón de Reespumoso, Collado de Musales y Arista Este. Descenso al Collado de Musales, Ibonciecho y Puente de la Faxa en La Sarra.

01-07-2010.

Salida 12 h. Llegada 16 h.

Sol.

Muy fácil.

Ascensión.

 Mariano Javierre.

Mapa de Musales procedente de Prames. Vía en amarillo.

 

            Arreglo la mochila sentado junto al vivac, echo un trago de agua fresca que acabo de coger en el barranco y como unos frutos secos a la vez que me descanso un poco. Hace un sol de justicia en este primero de Julio de 2010 y el calor cansa lo suyo por lo que me lo tomo con calma.

Ultima mirada al Pico llena de Cantal.
 
            Son las doce de la mañana cuando me cuelgo la mochila a la espalda, abandono mi vivac debajo del Ibón de Llena de cantal y sigo para abajo acercándome al Barranco de Llena de Cantal para atravesarlo por el puente de nieve y proseguir por la orilla izquierda del mismo.

            Poco después alcanzo el camino que rodea el Ibón de Reespumoso por su orilla izquierda, he bajado en dirección noroeste y ahora llanearé en dirección oeste por un camino que está lleno de agua: hay infinidad de barranquillos y escorrentías que vierten agua por doquier y los neveros residuales que todavía cortan el camino son  pura agua.


            Superado un punto bajo situado alrededor de los 2120 metros de altitud el camino que es GR, con algunas indecisiones avanza en su rodeo al Ibón de Reespomuso hasta que, rebasado el Refugio de Piedrafita de la otra orilla, prosigue en busca de la pared de la presa cuando lo abandono incorporándome a la ladera norte de la Divisoria de Musales.

Reespumoso con Refugio de Piredrafita y Crestas del Diablo..
 
            Algunas trazas de caminillos se confirmarán enseguida y ya único se aproximará en suave ascenso y en dirección este al barranquillo que baja de la zona del Collado de Musales.

Circo de Piedrafita desde la Norte de Musales.

            Con paciencia voy ascendiendo el primer resalte vestido de pradera alpina hasta un pequeño rellano en el que el camino se sumerge en los neveros residuales que son muy importantes todavía. Consecuentemente prosigo en ascenso por libre y hacia el sudoeste un terreno variado, con una ruta dictada por la ausencia de neveros.
 
Bajo el Collado de Musales.
 
            Superado un segundo resalte alcanzo un amplísimo rellano ligeramente por debajo de los 2400 metros de altitud asentado al norte del Collado de Musales.

 
            Atravieso la cuenca en dirección sudoeste y en suave ascenso me aproximo a la pared ligeramente al este del collado, un espolón rocoso baja mucho y ascendiendo unos metros por el nevero que se empina consistentemente me introduzco en la pared.
 

            La pared, metamórfica, descompuesta y bastante erguida además de escalonada permite ascenderla un poco por cualquier parte siempre con contínuos apoyos de manos. No me molesto demasiado en elegir camino y terminaré trazando una diagonal de este a oeste siguiendo aproximadamente el trazado de la vieja línea eléctrica de la que todavía queda algún poste.


            La travesía me deposita en el Collado de Musales que algunos llaman de Ibonciecho situado a 2569 metros de altitud. Se trata de un collado inconfundible a pesar de los semiderruidos restos del teleférico instalado en la época de las obras en las que se represaron los ibones de la zona.

La Este de Musales.

            Dejo la mochila y tomando la arista en dirección oeste me subo siguiendo un tenue caminillo a la vez que recupero el aliento; ya es sabido que todo lo que no te mata te hace más fuerte.

 
Arriel.
Pallas.
            La arista, metamórfica, descompuesta y con reducidos asentamientos de pratenses, no es más que un corto paseo para alcanzar la cima del Pico Musales situado a 2654 metros de altitud. Son las dos menos cuarto.

Garmo Carnicero.

La Norte de Musales.
 
Collado de Musales desde la Cima de Musales.
 
            Recorro la alargada cima en dirección norte hasta que se aproxima al collado de separación con el Garmo Pipos y el Garmo Carnicero, hago algunas fotos, me vuelvo a la cima y seguidamente desciendo la arista este del pico al encuentro de la mochila.

La Divisoria de Musales.
 
            Van a ser las dos de la tarde cuando tomo el camino que desciende la pared hacia el sur a base de sucesivas lazadas. Se trata del viejo camino que utilizaban algunos trabajadores entre el final de la Pista de Ibonciecho y el Ibón de Reespumoso.

 
El Sur de Musales.
 
            Detrás del resalte superior viene otro también vestido de pedreras metamórficas que terminan sumergiéndose en las verdísimas e irisadas  aguas del  Ibonciecho. Son las dos y cuarto cuando alcanzo la orilla del Ibonciecho a 2240 metros de altitud y me siento tanto a comer como a descansar.

Tebarray, Infiernos, Garmo negro y Argualas.

            La imagen de los Infiernos, el Garmo Negro y las Argualas, combinado con la delicadeza del ibón no tiene precio.
Hacia Ibonciecho.

Vertiente Sur del Collado de Musales.

Ibonciecho.

            Un cuarto de hora después atravieso el cerrojo por la derecha orográfica del desagüe y siguiendo el camino desciendo el resalte que al final se hace herboso y que me permite alcanzar el Refugio de Ibonciecho desastrosamente “cochineado” por fuera. Está cerrado y en las inmediaciones del mismo un reducido rebaño de vacas sestea en las inmediaciones de un enorme panel metálico, primo hermano del Espantallo de Cancias.

Silene acaulis.

Desde debajo del Refugio de Ibonciecho.
            Hasta allí llega la pista pero yo la voy a emplear unos cortos tramos puesto que prefiero tomar el viejo camino que atraviesa el bosque cruzándose repetidamente con la pista. Me permitirá localizar unos boletos amarillos que estarán deliciosos.

Foratata desde la Pista de Ibonciecho.

Paredones de la Oeste de Puy Arcol.

            Se agradece la sombra de los pinos silvestres y del variado arbolado de hoja caduca: fresnos y servales fundamentalmente, crecidos en la orilla sudeste del tramo inferior de la pista que proporciona una agradable sombra, y tras fotografiar unas hermosísimas coronas de rey florecidas sobre una placa de roca llego a la Presa de Lasarra.

Saxifraga longifolia o corona de rey.
 
            Son las cuatro de la tarde, dejo la mochila y me marcho carretera adelante en busca del coche que dejé ayer en el Puente de la Faxa. Me costará un imperio, casi un cuarto de hora, llegar al mismo.

            Junto al puente me pego un chapuzón rápido para quitarme el calor y me cambio de ropa poniendo fin a una actividad en la que en veinticuatro horas he movido 2250 metros de desnivel. Luego ya más relajado recupero la mochila y carretera para abajo a Sallent y otro día más.
 
Puedes ver más fotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.