7 ago. 2011

49-11. PEÑA XUANS MEDIO A CIEGAS. 7-8-2011.

Peña Xuans casi limpia de nieblas.
 
Balneario de Panticosa, Ibon de Bachimaña Inferirior, Izquierda Bachimaña Superior, Bramatuero Inferior, Barranco Xuans, Ibón Xuans, Arista Este y Peña Xuans. Descenso Ibón la Basa, Ibón Labaza, Ibón Serrato y Ladera de la Baza.

O7-08-2011.

Salida 08 h. Llegada 16 h.

Mixto.

Poco fácil.

Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
Mapa de Xuans procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Todavía conservo aquel viejo Mapa de la Alpina, mi primer mapa de montaña, en la que aparecía la sucinta descripción de la Travesía de los Ibones de Panticosa. La travesía, de una forma u otra la hemos hecho en repetidas ocasiones pues posee el encanto conocido y hoy, 7 de Agosto de 2011 nos va a permitir una pateada interesante en un día incierto meteorológicamente hablando.
            La mañana está medio medio cuando a las ocho de la mañana aparcamos junto al Refugio de la Casa de Piedra a 1636 metros de altitud como dice el mapa.
En dirección norte tomamos el tantas y tantas veces recorrido camino de Bachimaña del que nos conocemos casi todas las piedras y son muchas, pues el Batolito de Panticosa nos ofrece granito de todas las formas y tamaños.
Transitadísimo como pocos  y siempre por la orilla derecha del barranco se introduce en el primer congosto y nos muestra las primeras cascadas. Por cierto que la del Pino está sin pino.
Rellano de Bozuelo.
 
Inusualmente, apenas encontramos gente salvo los clásicos acampados en el Rellano de Bozuelo lugar en el que nunca hemos acampado quizás por la proximidad al Balneario y a nuestro domicilio. Siempre nos llama la atención.
Subimos abreviando pero muy despacio pues el tema no anda como debiera. Descendemos posteriormente hasta el cauce del Caldarés de Baños y atravesando el Congosto superior  nos enfrentamos al cierre lacustre: la Cuesta del Frale.
Cascada del Fraile.
Echamos las consabidas visuales al Barranco de Labaza y a la Cascada del Fraile, contemplamos las nieblas que bajan de la Arista de Bachimaña cubriendo completamente todas las agujas e invitándonos definitivamente a desistir de esa posibilidad para el día y cansinamente nos llegamos al Ibón de Bachimaña Inferior situado a 2190 metros de altitud.
Bachimaña Inferior.

Cruzamos por la presa y tomando el camino de la orilla orográfica izquierda, tras contemplar el Nuevo Refugio de Bachimaña que parece acabado por fuera y que tiene aspecto de estar cerrado a cal y canto,  nos llegamos a la Presa de Bachimaña Superior sobre los 2200 metros de altitud.
El ibón se encuentra completamente desangrado y en un estado lamentable nos ofrece su más desdichado aspecto de archipiélago. Iniciado su rodeo nos paramos a almorzar un poco  en un lugar abrigado de la fresca brisa que acompaña a la mañana. Son las nueve y media pasadas.
Veinte minutos más tarde reemprendemos camino con pocas esperanzas de ir a ninguna parte con este ritmo y con las nieblas que poco a poco se van descolgando.
Bachimaña Superior.
 
El ibon tiene camino por ambas orillas. Nosotros utilizamos el de la orilla derecha cuando vamos hacia los Azules y el de la izquierda como hoy cuando vamos a Bramatuero. Aunque mucho más transitado el primero, creo que no podría decir cuál de los dos es más corto aunque este sea un pelín más incómodo de seguir.
Hoy  para nosotros, nos ofrece la ventaja de que a pesar de sus continuos subes y bajas nos deja en las inmediaciones del Viejo Refugio de Bachimaña al que ni siquiera llegamos, ya que proseguimos directamente al norte para encontrar los hitos que llevan inmediatamente a la Presa del Ibón de Bramatuero Inferior .
Transitando entre placas de granito pulido por el glaciar llegamos a la Presa de Bramatuero Inferior en el que se encuentran un par de pescadores a los que no les pican.
 
Estamos sobre los 2300 metros de altitud, son las diez y media de la mañana y siguiendo el camino que rodea el ibón por su orilla izquierda nos alargamos casi hasta el final del mismo, lugar en el que abandonaremos el valle principal para introducirnos en el Barranco de Xuans.
Son las once menos cuarto cuando tomando la dirección sur, iniciamos de alguna manera la teórica vuelta que en modo alguno coincide con el inicio del descenso.
Bramatruero Inferior atrás.
 
Enseguida aparecen citas que confirman nuestro camino y piedra a piedra vamos ascendiendo por la orilla izquierda del desagüe del Ibón de Xuans. El Ibón de Bramatuero Inferior se va quedando abajo y las nieblas nos engullen, lo que va a ser un historia pues estamos solamente a 2400 metros de altitud y si la subida no tiene demasiados problemas la bajada si los tiene y abundantes.
Ibonciecho de Lumiacha.
 
Siempre por camino poco transitado alcanzamos el Ibonciecho Inferior de la Lumiacha en medio de un provisional claro de nieblas. En el rellano lacustre que atravesamos por el este dejando los ibones a nuestra derecha, nos orientamos siguiendo el barranco oculto en la pedrera, localizamos un segundo Ibonciecho de Lumiacha un poco al oeste, quedan algunos más todavía que no veremos hoy y enseguida nos abrigamos pues entre la niebla y el viento no apetece subir en camiseta.

Ibón de Xuans.

Ascendemos un consistente resalte orientados por unos bloques graníticos significativos y alcanzamos el Desagüe del Ibón de Xuans entre nieblas volanderas sobre la plancha de agua.
 
Son las once y media cuando iniciamos el rodeo del ibón por su orilla derecha, perdemos los hitos y dudamos entre tomar el estrecho corredor que nace en la cola del ibón o el amplio que ocupa la mayor parte de la orilla este. Ni las paredes del Serrato que suponemos que  llevamos a nuestra izquierda ni las de Xuans que debemos tener al frente o sur nos ayudan pues no las veremos hoy.
Mi instinto me dice que ambos corredores deben coincidir por encima del resalte que los separa y tomando el corredor amplio nos vamos para arriba en dirección sudeste con la esperanza de que algún claro nos ayude en la orientación.

Ascendemos un tramo de pedrera amplio que enseguida se estrecha y se convierte en corredor que se orienta hacia la cabecera del resalte de separación entre los dos corredores de nuestras dudas. Ya tengo claro que cualquiera de los dos sirve al mismo fin.
En la cabecera del resalte el terreno se remansa en una zona plana y ondulada en la que emergen masas de granito pulido mientras que el Collado del Serrato se resiste a nuestro encuentro. Atravesamos algún nevero residual y proseguimos de nuevo en ascenso orientados por la luminosidad difusa del collado y el vientecillo característico de los collados.
Son las doce y cuarto cuando llegamos al Collado de Serrato. Allí hay un par de pequeñas citas y cambia la vertiente. Estamos en la parte sur del mismo, sobre los 2750 metros de altitud justamente donde nace la Arista Oeste de Xuans y he de decir que no reconozco nada con estas nieblas y que vamos a ciegas, pero a pesar de ello tomamos la arista que tiene unas citas.

La Arista Este de Peña Xuans se inicia con el faldeo por el sur de los primeros dientes en suave ascenso. Seguidamente un corredor medianamente erguido que finaliza en un paso estrecho y característico nos conduce de nuevo a la arista para transitar un último diente fácil y cambiarnos de vertiente.

Una rampa muy descompuesta nos eleva unos metros hasta una placa inclinada y alargada que se sube bien con apoyos de manos al estar cuarteada  y que nos lleva de vuelta a la arista. De allí para arriba queda otra rampa inclinada y rellena de materiales sueltos que se sube con facilidad y que enseguida nos deposita en la Cima de Peña Xuans a 2838 metros de altitud.
Hemos empleado un cuarto de hora en la arista, son las doce y media y no hay que perder mucho tiempo en contemplar el paisaje cosa que ya habíamos descontado. Hacemos una foto en el hito cimero y nos vamos para abajo en busca de un lugar abrigado en la vertiente sur donde comer un poco y esperar que algún claro de las nieblas colabore en nuestro empeño.
Fiteumas en la Arista Este de Xuans.

En el final de la rampa cimera nos paramos a comer abrigándonos un poco más pues hace un fresco muy fresco. Aprovecho para consultar el mapa  y reafirmarme en mis apreciaciones rumberas que, a pesar de las certidumbres evidentes hasta el momento, nadan en un océano de dudas. Yo siempre dudo pues mi experiencia con nieblas a ello me invita.
Reanudamos el descenso enseguida tras saborear nuestro café con leche calentito del que guardamos algo, según mi chica, por si acaso y siguiendo idéntico camino alcanzamos el Collado de Serrato, lugar de la sublime decisión: a mi chica no le importa volver por donde hemos venido y yo quiero bajar el Paredón de Labaza que nos lleve directamente al Balneario de Panticosa.
Sé que la pared es difícil y compleja y que nos puede obligar a dar muchas vueltas pero nos vamos para abajo sin citas. No las veremos hasta salir del Ibón de Labaza hacia el del Serrato.
Ibón de la Basa.

Bajamos un primer corredor suave que nos conduce a la pared del primer resalte y allí damos unas primeras y cortas vueltas hasta tomar un corredor bastante alejado de la Pared Sur de Xuans que nos deja bajar un primer escalón y que nos deposita en la cola del Ibón de La Basa a 2650 metros de altitud. Se abren las nieblas por fin y podemos ver el ibón con lo que se confirma mi olfato de rumbero con un pequeño lunar: el camino rodea el ibón por su orilla oeste y nosotros hemos bajado por el este y allí estaba la razón de nuestras vueltas.
Picos de Labaza.

Ya con luz la pared es otra cosa. Un siguiente escalón en el que nos buscaremos la vida con comodidad nos permite  descender hasta un pequeño rellano en el que se asienta un alargado ibonciecho que también pasamos por el este y que nos coloca en la cabecera del siguiente resalte ya más consistente en el que tendremos que tomar un corredor que nos lleve  hacia la zona central del Siguiente ibón. Se trata del ibón de Labaza y que he fotografiado desde la parte este antes de reconducir nuestros pasos al corredor de descenso.
Ibón de Labaza.

El rodeo por la cola del Ibón de Labaza es largo pues no queremos bajar a la orilla del mismo para no tener que remontar luego inútilmente. Fotografiamos  los Picos de Labaza, el Collado Bajo de Labaza de gratos recuerdos y el Ibón de Labaza sin el precioso fondo de Panticosa, pero otra vez será. La Arista de Bachimaña es el límite inferior de las nieblas que se resisten a abandonarnos definitivamente. Son las dos de la tarde y por fin las nieblas abandonan el Casquete Somital de Peña Xuans.
Dientes de Batanes desde Labaza.
 
Ibón Grande de Serrato.
 
Despedida de Xuans desde el Ibón de Serrato.
 
Llegados al retén natural del ibón en la zona sur del mismo y recordando el encuentro con los madrileños de este invierno nos vamos para abajo en dirección sudoeste. Hay que bajar la enorme y amplísima pedrera que se articula en dos partes y que rellena de granito de todos los tamaños nos va a permitir bajar cansinamente hasta coincidir con el camino y el personal que baja de Brazato, no sin antes posar por las inmediaciones del redondo y recóndito Ibón de Serrato a 1500 metros de altitud, prácticamente  la misma que la del Ibón de Labaza.
El descenso resulta pesado pues estamos un tanto hartos de piedras pero es algo que ya conocíamos sobradamente, son 600 metros  de descenso en una pared prácticamente continua,  hasta alcanzar el Camino de Brazato ya que no nos molestamos en tomar la loma herbosa anterior en la que el camino se marca terroso y delicioso después de tanta piedra
La Pared de Labaza.

Agradecemos la uniformidad del camino y lazada a lazada nos vamos para abajo acompañados de las marcas rojiblancas del mismo. Ya dentro del pinar de pino negro localizo un espléndido boleto pinícola, es decir, un ceps que saborearemos sacrosantamente un par de horas más tarde. Hay placeres que se han de disfrutar sin dilación.
Cogemos más abajo algunos suillus luteus recién nacidos que son también divinos y saliéndonos intencionadamente del camino nos llegamos al Caldarés por las inmediaciones de la iglesia. Son las cuatro de la tarde y la misión se ha cumplido con 1250 metros de desnivel. El recorrido es bastante fácil pero con nieblas resulta  un poco difícil. Las nieblas son malas compañeras de viaje, no es aconsejable transitar por la montaña con ellas pero cuando puedes imponerte a las dificultades que te propician, el asunto adquiere un saborcillo inigualable y te dices con cierta satisfacción ¡Bravo chaval, esta es tu tierra! Y eso es un placer más de los muchos que nos proporciona la montaña.

Para ver más fotos.

 

 

 

   

 

 

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.