18 ago. 2011

43-11. CARLIT EN CIRCULAR POR LA BULLOSA. 18-8-11.

Camino de Carlit al fondo.

Lac de las Bullosas, Lacs Viver, Comassa y Sec, Col Colomer y Corredor Este. Descenso por Arista nordeste, Carlir de Abajo, Puig de Soubirans, Lacs Soubirans, Trevens, Cambau, Costeilla, Dougnes, Comassa, Sec y Negre.

18-8-11.

Salida 07 h. Llegada 16 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Carlit procedente de Angulo. Vía en amarillo.

            Hay ocasiones, la mayoría, en las que un pico es el móvil para una actividad montañera y Carlit es uno de los picos más notables de la Cerdaña francesa, pero en esta ocasión nuestro móvil fundamental es conocer y recorrer la Cuenca Lacustre de la Bullosa. Tantas fotos, tantos lagos y tanta belleza sugerida se imponen al atractivo del pico. Nosotros sumaremos atractivos y nos incorporaremos a la muchedumbre que suele ser asidua visitante del lugar.

            Nos habíamos puesto al corriente de las restricciones de uso de la carretera hasta el Lac de la Bullosa y ante las dudas de si se podía o no pernoctar arriba en la furgoneta, con tienda sí, nos quedamos en Mont Louis justamente en el inicio de la carretera. Hay un buen sitio apartado de la misma y fuera del calor que a las seis de la tarde hacía en Vernet. Estaremos a 1550 metros de altitud.

            Son las seis menos cuarto de la mañana del 18 de Agosto de 2011 cuando nos levantamos y enseguida nos ponemos en marcha carretera arriba. Es noche cerrada.

            Recorremos alrededor de 3 kilómetros de carretera conocida, llegamos al camping y al aparcamiento de la entrada y pasamos para arriba llevando detrás de nosotros a algunos coches con nuestra misma intención.

            Son 12 kilómetros de una buena carretera que no suben demasiado ya que el aparcamiento se encuentra a 1700 metros de altitud.

            En poco más de 20 minutos, tras pasar un par de pasos canadienses y sortear diseminadas manadas de yeguas, nos llegamos a un desconocido lugar junto a la Presa de la Bullosa que está rodeada de edificios diversos, para aparcar bajo la misma sobre los 2000 metros de altitud cuando quiere empezar a amanecer. Hay muchísimo aparcamiento.

            Desayunamos tranquilamente y a las siete de la mañana nos ponemos en camino, la gente que ha ido llegando de manera continua pues se puede pasar libremente hasta las siete va partiendo delante de nosotros.

            En el extremo oeste de la presa tomamos una pista que conduce al Hotel Buenes Hores para abandonarla en las inmediaciones del mismo y tomar el Camino que está balizado para hacer los circuitos de los lagos y para el Pico Carlit.

            El camino, en dirección prácticamente este y en suave ascenso se va para arriba en medio de un pinar bastante claro y transita por medio de un pedregal granítico de grandes proporciones en busca de los primeros lagos.

Lac Viver.
 
            Vamos pasando gente y enseguida alcanzamos el primero de los lagos, se trata del Lac Viver, de reducidas proporciones y todavía sumido en la media luz de la mañana. Tiene un cartel indicativo como casi todos en los lugares por los que suele acceder el personal.
 
Lac Comassa.

            Nosotros no perdemos tiempo en contemplaciones, ya lo habrá, y proseguimos adelante para, casi de inmediato alcanzar la orilla del Lac de la Comassa situado a 2150 metros de altitud que parece de mayor tamaño que el anterior.

            Una fotografía, otra al refugio metálico que tiene en sus inmediaciones y que nos recuerda a los clásicos y ya desaparecidos  del Pirineo que recordamos y añoramos, y camino adelante prácticamente de llano para alcanzar, esta vez a nuestra izquierda, oeste, el Lac Sec, que de seco no tiene nada, con su característica isla rocosa en medio.

            Van a ser las ocho menos cuarto y el camino que va girando al noroeste, algo ondulado, sube de manera un poco más consistente. Hay que decir que teóricamente estamos recorriendo el Camino de los Doce Lacs pero caminos los hay a montón y por todas partes, casi todos transitadísimos.

            Dejamos a nuestra izquierda los Lacs Long y Lliat que vemos y veremos en la distancia y desaparecido prácticamente el pino negro avanzamos por una pradera alpina en la que hay casi más granito que pratenses.

            Cogemos agua en el Desagüe del Lac Valell, subimos un par de pequeños resaltes, un amplio lomo redondeado y alargado y comenzamos a divisar,  por un parte al este la depresión del Lac Soubiran y sus próximos y al oeste el Puig Carlit. Perfectamente iluminado por el sol de la mañana.
 
Los lagos más altos de la Bullosa.

            Casi sin darnos cuenta pasamos del terreno granítico al metamórfico y el camino se arrellana como si fuera a tomar impulso. Delante de nosotros tenemos el primer resalte claro y consistente. Se trata de un tramo de camino que transita la ladera derecha del barranco, ahora seco. Primero sube el cono de deyección del mismo y luego se yergue muy transitado y con mucho material suelto hasta alcanzar  un pequeño dorso en el que se arrellana para alcanzar el Col Colomer lugar en el que se remansa el profundo y delicioso Lac Gelat. Estamos sobre los 2550 metros de altitud y son las nueve menos cuarto.

Lac Gelat.
 
            Pasamos por la orilla sur del lago y proseguimos camino arriba, en dirección noroeste  en busca de la arista este del pico.

            Subido un corto resalte sobre materiales más consistentes el camino se arrellana hacia la arista y nosotros lo abandonamos para irnos en busca de un claro corredor que ya nos había llamado la atención desde abajo. Se trata de un corredor situado al norte de la arista y que llega directamente al collado cimero.
 
Corredor a Carlit.

            Hay que atravesar la ladera en suave ascenso para alcanzar la entrada del corredor en la parte derecha de su cono de deyección. El terreno es amplio medianamente inclinado y bastante estable por lo que la travesía es fácil.

            El corredor se estrecha inmediatamente, se yergue poderosamente y se llena de basura pues está muy poco transitado. La parte derecha del mismo está vestida de paredes verticales en cuya cabecera transitará el camino que desde la arista se ha de incorporar al corredor en la parte superior del mismo. La parte izquierda es una ladera muy erguida y muy descompuesta en la que el tránsito puede ser muy delicado.

            Subimos apoyándonos en la pared derecha hasta alcanzar un bloque empotrado que pasamos fácilmente por la izquierda del corredor Luego el corredor se ensancha paulatinamente y se llena de basura, más si cabe todavía, haciéndose penosa la progresión en su tramo final hasta que al mismo concurre el camino de la arista muy cerca del collado nordeste del pico. La gente no debe usar este corredor debido al riesgo de caída de piedras provocado por los que transitan la arista aunque solamente sea en un tramo muy corto.
 
Artemisia alpina.

            Un tramo de camino terroso y muy firme nos permite subir unos pocos metros y nos deposita en el Collado Nordeste desde el que contemplamos parcialmente la enorme masa de agua del Lac Lanoux.


            Giramos al sudoeste y en mediano ascenso alcanzamos enseguida la Cima del Puig Carlit situada a 2921 metros de altitud. Son las nueve y media de la mañana.

Lacs de la Bullosa desde Carlit.
 
            Hacemos algunas fotos, charlamos con el personal, almorzamos y sobre todo contemplamos un paisaje con una enorme profusión de lagos.

Al Noroeste tenemos la Cuenca Lacustre de Lanoux con su enorme lago y su cohorte de pequeños lagos desperdigados por una llanada un tanto desértica. El Dent d’Orlu casi no se ve y al note queda la zona del Portal de la Grava y la Arista Nordeste que iremos a recorrer. Al este tenemos toda la deliciosa Cuenca Lacustre de la Bullosa que es por dónde hemos subido y en la distancia muy poco definidos Saint Barthelemy, Canigó, Puigmal y los Prerics que son dos  como me confirma un montañero con el que charlamos un rato.

 
Tres cuartos de hora después nos vamos para abajo para tomar la Arista Nordeste y disponer de una buena perspectiva sobre los lagos desde arriba, ahora ya fuera del contraluz de las luces de la mañana. En la cubeta lacustre, como dice Juan, se pierde la perspectiva.
 
El camino que no hemos utilizado para subir a Carlit.
 
En el Collado Nordeste abandonamos el camino que se va para abajo y proseguimos por la cresta de momento casi llana y muy fácil. Enseguida se inclina y se va también para abajo fácil y cómoda.

Llegando a la Brecha Carlit.

Perdemos altura y la cresta inicia el descenso de unos suaves dientes que se pasan por cualquier parte hasta aproximarse  a la brecha defendida por un resalte bastante erguido, que se puede faldear  por el sur, y que requiere del apoyo de manos para su descenso.

Alcanzada la brecha sobre los 2750 metros de altitud hay que pasar un par de gendarmes que no ofrecen dificultad e iniciar el ascenso. Una mirada atrás nos pone de manifiesto claramente que el tramo de arista  recorrido tiene un tamaño considerable  y el Carlit queda ahorcado allá arriba.
 
Carlit de Baix.

Los perfiles de la arista que tenemos que ascender son encantadores, se trata de una arista, en esta parte, muy plástica ópticamente hablando y que el camino recorre en suave ascenso casi siempre en la ladera sur de la misma.

Castell Isard y Lanoux.
 
Enseguida alcanzamos la Cima del Carlit de Abajo situada sobre 2800 metros de altitud lugar en el que la arista se aloma e invita al paseo. Son las once y cuarto.
 
Embalse de Lanoux.

Hay que perder unos metros suavemente en dirección este para alcanzar un amplio collado del que se sale en suave ascenso para alcanzar el altiplano del Puig de Soubirans lugar en el que encontramos una lápida funeraria conmemorativa.

Recorreremos el altiplano por su cabecera dirigiendo continuamente la vista tanto a una vertiente como a la otra, al frente sigue la loma y de telón de fondo están los Perics.


Cómodamente y en suave ascenso alcanzamos la parte culminante del Puig de Soubiran situado a 2785 metros de altitud en medio de un tránsito de lomas suaves sobre una enorme losera de pizarras, lugar en el que encontraremos varios abrigos completamente mimetizados con el paisaje.


La loma se va suavemente para abajo en busca de la Portella de la Grava y nosotros la abandonamos para bajar suavemente en busca del Lac Soubiran que desde aquí no vemos.

Descendemos hasta la parte inferior  del altiplano en dirección sur hasta alcanzar la ladera por la que continuaremos con un descenso más consistente y girando un poco al sudoeste para acercarnos a una surgencia de agua.

No nos vendrá mal esta nueva orientación puesto que nos encontrábamos ya al este del lac al que nos queremos dirigir. Se puede bajar un poco por cualquier parte salvando los ocasionales resaltes de la ladera.

Por la orilla izquierda del recién nacido barranco bajamos un  buen tramo siempre buscando el mejor camino e introduciéndonos en la pradera alpina que nos permite alcanzar la orilla norte del Lac Soubiran a 2370 metros de altitud.
 
Lac Casteilla.

Siguiendo ya el camino que alcanzamos en la cola recorreremos sucesivamente  el Lac Trevens en primer lugar sin acercarnos al colmatado, el diminuto Lac Combau y seguidamente el Lac Casteilla de notables proporciones aunque da la impresión de no ser demasiado profundo.

Los rincones son encantadores y conforme nos vamos acercando a la Bullosa vamos encontrando gente en cualquier parte pero sin la impresión de aglomeraciones en una zona tan dilatada.

Nos llama la atención que la gente no da la impresión de bañarse en los lagos a pesar del calor tremendo del día pero…

Lac Dougnes.

Alcanzamos el Lac des Dougnes, comemos y nos remojamos un poco los pies, son las dos de la tarde.  A partir de aquí nos olvidamos un poco de la ruta de los lagos que en buena lógica nos debería de conducir a nosotros  por el de Bailleul hacia la zona del Long y del Lliat; nos vamos a dedicar a otras cosas, no tan prosaicas pero si prácticas: en Bailleul nos desviamos hacia el sur y buscamos setas entre el disperso pinar. En la orilla norte del Lac de la Comassa la colección de ceps ya está hecha.
 

Queremos bajar a la Bullosa por la orilla este de Comassa pero deberemos retornar para hacerlo por la oeste incorporándonos al Circuito de los  Lagos.

Lac Sec.

Apareceremos de nuevo en el Sec y siguiendo el camino nos acercaremos hasta el Lac Negre, lugar desde el que retomaremos el camino y tranquilamente nos llegaremos a la Bullosa cuando son las cuatro de la tarde.
 
Lac Negre.

Tenemos tiempo para recorrer los alrededores visitar el albergue y el refugio, recorrer la presa y consultar información en el Centro de Orientación además de descansarnos de una agradable jornada en la que habremos movido por encima de los 1050 metros de desnivel, no tenemos que mover la furgo.

Hemos comido algo verde fundamentalmente al llegar y cuando cae la tarde pues cenamos tranquilamente. Con la llegada de una noche de mil estrellas liquidaremos acostándonos una jornada a la que mañana le ha de seguir otra, los Perics nos esperan.

Para ver más fotos.

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.