29 ago. 2011

47-11. PEÑA FORQUIELLA. 29-8-2011.

Vertiente Este de Peña Forquiella.

Collado Cullibert, Collado del Santo y Arista Oeste. Descenso por la Cara Norte.

29-8-11.

Salida 08 h. Llegada 12 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Peña Forquiella procedente de Prames. Vía en amarillo.

            Queríamos recorrer Sierra Ferrera más allá de su extremo oeste que conocemos un poco. Siempre nos había llamado la atención a pesar de su carencia de picos tanto elevados como individualizados.

            Hoy 29 de Agosto de 2011, estamos en la Cabaña Cullibert, y como ayer nos hicimos Reduno, pues hoy… a Peña Forquiella.

            Son las siete de la mañana. Nos levantamos con cuidado desayunamos con sigilo y salimos de la cabaña tratando de no molestar.


            Alrededor de las ocho de la mañana nos ponemos en camino y en la parte alta del Collado Cullibert tomamos el camino que balizado en amarillo se va hacia la sierra en dirección sur. Se trata de un PR que pasa a San Juan de Toledo de la Nata.


            El camino, no demasiado transitado asciende suavemente por medio de un bosque mixto en el que se alternan pinos con abetos y hayas fundamentalmente y que enseguida va girando al sudeste para seguir en ascenso al suave sol de la mañana.
 
En el Collado del Santo.
 
El bosque se clarea entre afloraciones calizas que suenan a cimeras y enseguida alcanzamos el Collado del Santo con su pequeña cruz de hierro,  situado a 1800 metros de altitud. Son las nueve menos cuarto. Se trata de una suave y amplia depresión en la Arista Cimera de la Sierra Ferrera, bastante vestida de sotobosque de boj y genista horrida

El camino se hunde hacia el sur desapareciendo de inmediato de nuestra vista, pero nosotros tenemos que tomar la arista hacia el oeste. No hay camino.


 
Van a ser las nueve de la mañana cuando iniciamos nuestra marcha por la arista. Parece que hay trazas de camino pero no, se trata de cortísimos tramos donde se puede avanzar, unas veces por la arista y otras faldeando ligeramente por el norte. El tema no va resultar sencillo.

Los Ixarruegos.
 
Enseguida nos enfrentamos a un primer resalte que se pasa fácilmente pero jabalineando un poco ya que el faldeo por el sur está cortado y vestido y por el norte también está vestido. Voy haciendo citas estratégicas para el caso de que haya que volver por el mismo camino.

 
La arista sigue vestida y tras una zona horizontal nos conduce a un segundo resalte que vamos a faldear por el norte en una ladera muy inclinada. Damos algunas vueltas pero conseguimos pasar a base de transitar sucesivos tramos que son caminos habituales de los animales.



Poco más allá, la arista se arrellana y parece que se va a limpiar finalmente: ¡Ya era hora!


Primero a través de genista y luego sin ella, la arista se alarga y nos permite el relajo y la contemplación de un amplio paisaje a ambas vertiente. Pasamos unos pequeños resaltes sucesivos mediante los cuales vamos ganando altura, estaremos ligeramente por debajo de los 2100 metros de altitud.


Pasados  los resaltes aparece una zona llana que enseguida se va a elevar bruscamente y conducirnos a nuestro objetivo.

Pasamos un tramo de arista estrecho pero fácil que nos deposita en la base de una pared que parce cerrar el paso.

La Tuca, Montañesa y la Solana.

No hay problema para superar el resalte tras el que la arista se torna de nuevo amable y enseguida nos deposita en la Cima de Peña Forquiella situada alrededor de los 2150 metros de altitud. Son las once de la mañana.
 

En Forquiella.

La alargada y horizontal cima se ahonda ligeramente al oeste y prosigue  bastante llana hasta que se vuelva a levantar pero ya en la distancia. La Tuca, Montañesa y la Solana quedan todavía muy lejos en la distancia.






Barranco Cullibert.
 
Nos sentamos a echar un bocado mientras contemplamos los Puertos de la Solana con su caseta pastoril bien visible. Más al oeste aparece Cancias.
 
Un cuarto de hora después emprendemos la vuelta desandando la arista y bajando el resalte por el mismo camino utilizado para la subida. Al sudoeste contemplamos sumido en un azul neblinoso la Mole del Turbón con el Rellano de la Plana y al este la Cresta de Baciero.

Hemos perdido unos metros y ahora que la arista se arrellana la abandonamos para marchar cara norte para abajo.

Durante la subida hemos ido oteando posibles canales de pedriza en la cara norte para bajar sin necesidad de desandar toda la arista. Primero hemos visto alguno que no nos ofrecía seguridad de no cortarse pero el pedregal que tomamos, aunque no es uniforme si se ahonda muchísimo para introducirse posteriormente en el pinar donde suponemos no habrá ya resaltes.

 
Se trata de una ladera caliza fundamentalmente rellena de pedrizas de mediano tamaño sobre la que se salpican aguerridos pinos negros. Como se trata de una ladera muy amplia vamos deambulando de un lado a otro buscando camino cómodo y transitando cortos tramos de verdura escalonada, la pedriza no se puede resbalar.

Perseveramos en nuestro descenso siempre haciendo camino cómodo con la esperanza cierta de que hemos ahorrado tiempo y esfuerzo con esta opción hasta que, tras apurar un par de tramos de pedriza que se introducen en el pinar, tenemos que continuar el descenso a través de un viejo y claro pinar. Estaremos sobre los 1600 metros de altitud.

El pinar, medianamente erguido se baja muy bien ya que está bastante limpio al carecer prácticamente de sotobosque, pero casi al final aparece un resalte que hemos de saltarnos ascendiendo un poco y saliéndonos del crestón en el que habíamos aparecido.

Luego sin más proseguimos para abajo y enseguida alcanzamos el camino que une la el final de la Pista que viene desde la Collada y que ya conocemos.

Diez minutos después llegamos tranquilamente al Collado Cullibert. Son las doce y media.

Hemos dado un corto paseo con un modesto desnivel de 700 metros.

En las inmediaciones del collado y la cabaña ha desembarcado un numeroso ejército de domingueros que han subido a celebrar una comilona por todo lo alto: la pileta de la fuente la tienen llena de fruta y bebidas a refrescar y dentro de la caseta tienen las dos mesas llenas de comida. Nosotros recogemos lo nuestro nos damos un remojón para refrescarnos un poco y cambiados de ropa nos echamos una cerveza con aceitunas mientras charlamos un poco con alguno de ellos.
 
Collado del santo vertiente sur.
 
Luego, tranquilamente nos montamos en el coche y nos vamos pista abajo con la intención de parar después a comer en algún sitio. No será así y a las tres y media estamos comiendo en casa finalizada nuestra actividad montañera del mes de Agosto. 
 
Desde Samper.


Para ver más fotos.
   

 

28 ago. 2011

46b-11. REDUNO. 28-8-2011.

La Oeste de Reduno desde Yali.

Cima de Cotiella, Arista Sudoeste, Collado de las Brujas, Collado de Cotiella, Cotielleta, Yali y Arista Oeste de Reduno.  Descenso por la Arista oeste, faldeo del Barranco Yali, Arista Sur de Cotiella y Barranco Cullibert.

28-08-2011.

Salida 12 h. Llegada 17 h.

Sol.

Fácil.

Ascensión.

 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de Reduno procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
Hemos llegado a la Cima de Cotiella a las doce pasadas y a las doce y media nos vamos para abajo.
Reduno desde Punta Raso.

No vamos a hacer el camino de subida sino que nos vamos a bajar por el Collado de las Brujas. Para ello tomamos el camino que transita la cara oeste siempre cerca de la Arista sudoeste.

El camino es utilizado como vía normal de ascenso al pico y nada tiene que ver con los corredores de la Arista Sudeste. Suavemente inclinado y muy transitado nos conduce al Collado de las Brujas no sin antes pasar por unas escorrentías en las que hay hielo 1 2800 metros de altitud y en plena cara oeste a estas horas al sol.
 

Los Mobisones desde el Collado de las Brujas.

El Collado que cuenta al oeste con ala Punta Las Neus y está situado a 2765 metros de altitud es amplio y amable a pesar de que se corta bruscamente hacia la vertiente sudeste.
 
Collado de Cotiella desde el de las Brujas.

Unos hitos marcan el inicio de la senda que va a faldear Cotiella por su vertiente sur. Primero desciende unos metros escalonados para luego continuar descendiendo un poco más hasta que se estabiliza posteriormente y comienza un leve ascenso que se arrellana al confluir con el camino quede la Arista Sudeste.
 
Cotielleta.

Paredones de la Este de Cotielleta.

Nos aproximamos al Collado de Cotiella, fotografiamos desde aquí la estética cara de Cotielleta y tras comprobar que nos sube personal por las inmediaciones del collado iniciamos el ascenso nos debe devolver a la Cima de Cotielleta en unos pocos minutos. Es la una un poco pasada.

El tránsito entre Cotielleta y Yali es breve e intrascendente, y lo único que nos interesa es iniciar el descenso de la Arista Oeste de Reduno o, mejor dicho, la Este de Yali.

La fotografía de la arista es de esas fotos bellamente plásticas que en Cotiella se dan mejor que en cualquier parte.

Es la una y cuarto y en principio se trata de una pared erguida que desciende fuertemente durante unos metros y que se puede bajar, a pesar de todo por cualquier parte.
 
Nosotros seguimos un caminillo que hace el descenso cómodo a la vez que nos conduce a un tramo más clemente donde aparece la arista. Por las inmediaciones de la misma continuaremos descendiendo en dirección este relajados pero no excesivamente ya que la presencia de piedras que afloran de la superficie es muy abundante y un despiste puede provocar un buen trompicón.

La Oeste de Reduno.

Seguimos bajando con la mirada al frente especialmente centrada en un nutrido rebaño de cabras del país que están delicadamente situadas a la brisa de la arista.

Pasamos junto al rebaño que no nos presiona puesto que les han debido de dar sal recientemente y proseguimos un descenso que se está haciendo un poco más largo de lo esperado.
 

Luego, alcanzamos un punto bajo en la arista situada por debajo de los 2500 metros de altitud y con la misma suavidad que hemos bajado comenzamos a subir.

Hemos pasado un minúsculo cuello que cuenta con pedrera medianamente inclinada y que permite bajar perfectamente hasta el Rellano de Armeña, el resto de la vertiente norte son paredes más o menos  potentes y verticales.
 

Muy suavemente ascendemos por camino hasta alcanzar el resalte somital en el que la pendiente se incrementa ligeramente. Finalme sobre las dos y diez de la tarde alcanzamos la Cima de Reduno a 2531 metros de altitud, diez minutos más tarde de lo calculado.
 
Sarnera y Picón.


Resulta decepcionante para mí no poder ver desde la cima el Ibón de Armeña pues a eso fundamentalmente aspiraba. La arista se abre en descenso, hacia el nordeste hasta la cota 2506 que algunos denominan Peña Madrid y la Sudoeste que se alarga hasta Sarnera y Picón conformando la orilla izquierda del barranco Yali.

Es hora de reponer fuerzas y nos sentamos a comer contemplando la Plana del Turbón que cierra el horizonte este. Abajo en el fondo aparece diminuto el refugio de Armeña, Cotiella al noroeste igual que Llosal entre sol y sombra, Tenemos que conocer el Barranco de Bilsé.
 

Media hora después nos ponemos en pie dispuestos  a una no muy agradable tarea: hacer la travesía a media ladera de la parte alta del Barranco de Yali. Es un tomatazo pero bueno.

Descendemos hasta el punto bajo de la arista y continuamos por la misma en suave ascenso, hay que ganar la altura suficiente para pasar por encima del inicio de un par de barranquillos que comienzan muy altos.

Barranco Yali.

Aproximadamente cuando nos encontramos sobre los 2550 metros de altitud abandonamos la arista e iniciamos el faldeo. No hay camino y la ladera está bastante inestable y llena de basura caliza. Por ella trazamos nuestro camino, intencionadamente horizontal, describiendo un arco en dirección sudoeste para pasar, después de un pequeño resalte, sobre la cabecera del primer barranco y por medio del rebaño de cabras que se ha venido a esta zona para pastar las ralas afloraciones de pratenses de la zona. Algunas asustadas corren y tiran piedras pero no será mayor problema, se quedan atrás mientras atravesamos la cabecera del segundo barranco y ya, puesto nuestro altímetro natural en suavísimo descenso nos vamos ya por la orilla derecha del barranco.

Unos tramos con materiales de mayor tamaño que se atraviesan bien y otros con materiales más menudos, todo va pasando pero la Arista Norte de Cotiella sigue quedando por encima de nosotros ya que nuestra trayectoria sigue siendo suavemente descendente.

Atravesamos por debajo de un crestón con materiales compactos que baja de la arista y tras la travesía de una pequeña comba en la ladera alcanzamos un pequeño contrafuerte desde el que localizamos el collado situado inmediatamente al norte del Collado Turuzuelo.
Yali y Cotiella.


Descendemos unos metros y enseguida y en horizontal alcanzamos la arista cambiando de vertiente: misión cumplida, son las cuatro y cuarto.

Hemos de descender por el Barranco Cullibert y como no hemos advertido pedreras adecuadas que nos pudieran facilitar el descenso ponemos rumbo oeste-sudoeste y nos vamos para abajo, no merece la pena rebuscar camino.
 
Punta Raso.

Barranco Cullibert, Forquiella y Montañesa.



Atravesamos en descenso el barranco que nace del Collado Turuzuelo y continuamos ladera abajo con la vista puesta en los tres claros del pinar que hemos atravesado al subir por la mañana.

Todavía tendremos que atravesar algún barranquillo seco hasta alcanzar los primeros pinos negros sembrados sobre minúsculos asentamientos de pratenses.

El descenso se hace largo pues no en vano hay que bajar un porrón de metros pero persistentemente en la dirección fijada alcanzamos, sin variar el rumbo en absoluto las trazas más altas de camino con citas en claro superior del pinar.

A partir de allí, no tenemos problemas de pérdidas de camino pues siempre lo encontramos hacia el barranco, sorprendemos a unos sarrios pastando junto al camino y nosotros relajadamente desandamos camino, alcanzamos las balizas rojas y sobre las cinco y media nos llegamos al Collado Cullibert donde ponemos fin a una jornada interesantilla en la que hemos movido un desnivel de alrededor de 1700 metros.

En la fuente nos daremos un remojón puesto que seguimos solos y un rato después charlaremos con un montañero que ha subido en moto hasta aquí y que vuelve de Cotiella. El se irá para abajo y nosotros encenderemos el fuego y cenaremos tranquilamente incluyendo unos trozos de longaniza de Graus a la brasa.

Sobre las nueve nos metemos en los sacos con ganas. Luego llegarán un par de ciclistas que pasarán también la noche en el refugio. 

Para ver más fotos.  

           Aquí tienes el Principio.

46a-11. PUNTAS RASO, YALI, COTIELLETA Y COTIELLA. 28-8-2011.


La Sur de Cotiella desde el Collado Turuzuelo.
 
Collado Cullibert, Barranco Cullibert, Punta Raso, Punta Yali, Cotielleta y Arista Sudoeste.
 
28-08-2011.
 
Salida 08 h. Llegada 12 h.
 
Sol.
 
Fácil.
 
Ascensión.
 
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.
 
Mapa de Cotiella procedente de Prames. Vía en amarillo.
 
            Era el pasado 30 de Abril cuando desistíamos de la Arista Sur de Cotiella por miedo a pillar un remojón elegante en el Pinar del Barranco Cullibert. Suponíamos que el camino estaría muy cerrado pudiendo resultar a tramos incluso inexistente y aquella noche llovió y hasta nevó un poco. Al día siguiente nos subiríamos a Cancias en compañía de las nieblas.

            Hoy 28 de Agosto de 2011 volvemos.

            Para ello ayer tarde, tranquilamente nos llegamos a Campo y poco más arriba tomamos la carretera que pasa  por Senz y muere en Víu.

            De allí parten dos pistas una que sube por el Barranco de Yali y que utilizaremos pasado mañana y la otra que orientada al nordeste, son seis kilómetros que están en pésimas condiciones, nos conduce al Collado Cullibert situado a 1471 metros de altitud.


            Pasamos el resto de la tarde al sol recogiendo leña que está bastante mojada en general y luego, encendemos el hogar de la Cabaña Cullibert y nos asaremos un poco de longaniza para cenar.

            Estamos solos, hay cobertura telefónica, la cabaña está muy limpia y en perfectas condiciones, el hogar tira bien… pasaremos una noche de cine.
 

            Las luces del amanecer nos despiertan al 28 de Agosto de 2011 a las siete de la mañana y son prácticamente las ocho cuando abandonamos el refugio y siguiendo la pista caminamos cinco minutos hasta que en un rellanito hay que tomar un caminillo que en dirección norte se introduce en el pinar.

            El camino que está balizado con pintura roja transita la orilla izquierda del Reseco Barranco Cullibert, bastante definido y limpio desde el principio.

            Asciende medianamente, las balizas se pierden pero prosigue indicado por citas de piedras que aparecen sobre conglomerados de pequeñas proporciones.


            Un rato después el camino se introduce más estrecho en una zona de pinar más claro, y menos rotundo se ramifica. De cualquier forma los caminillos siguen ascendiendo de manera consistente y uniforme para transitar sucesivamente tres claros de praderío en medio del pino negro que comienza a escasear.

            Estamos sobre los 2000 metros de altitud y a la pradera le va a suceder una pedrera caliza de medianas proporciones y no demasiado estabilizada que conforma toda la ladera oeste  de Punta Raso.

Montañesa y Solana.
 
            Podríamos haber tomado la arista que nacía en el Collado Cullibert y que ofrecía un pasillo limpio de pinar prácticamente desde el inicio pero hemos preferido seguir el camino para terminar perdiéndolo, al alejarnos del fondo del barranco y girar paulatinamente hacia el este.

            La pedrera se alarga un pelín más de lo calculado pues no en vano sube alrededor de 300 metros de altura y termina por depositarnos en la Arista Sudoeste de Punta Raso sobre los 1300 metros de altitud. Son las nueve y media de la mañana.


            La arista no es tal sino una amplia loma pedregosa en la que, a tramos,  trata de competir el praderío. Con ella, subimos un par de resaltes suaves deslumbrados por el sol de la mañana y ascendiendo un corto resalte en dirección nordeste alcanzamos la Cima de Punta Raso situada a 2407 metros de altitud.

            Son las diez de la mañana y en la amplia cima encontramos un pilón de hormigón de una serie que se alarga arista para arriba.
 
Maladetas desde Punta Raso.

La cima es amplia, herbosa y nos enseña el Valle del Barranco de Yali y el Pico Reduno al este. Atrás ha quedado la Sierra Ferrera y al oeste La Collada que separa a Montañesa de la Solana. Al norte nuestra arista que culmina en Cotiella visible casi desde el Collado Cullibert.


Echamos un trago y nos vamos al norte en suave descenso para alcanzar el Collado Turuzuelo unos pocos metros más abajo.


Barranco Yali.
 
Desde el collado arranca una arista de aspecto amable que va a resultar fácil. Se compone de varios resaltes sucesivos, sobre materiales metamórficos medianamente sueltos que se caminan bastante bien. La mañana está ligera y suavemente soleada por lo que resulta una delicia para caminar a pesar del ascenso sostenido.


Conforme ganamos altura van apareciendo resaltes que nos permiten localizar de manera todavía poco diferenciada la Cima de Punta Yali y atrás la de Cotielleta.

 
Tendremos que perseverar un poco en nuestro ascenso y tranquilamente alcanzar la plana y alargada cima de Punta Yali situada a 2706 metros de altitud, aunque en algún mapa sitúe la Punta Yali al Nordeste de Reduno dominando el Ibón de Armeña.


Son las once menos cuarto, hacemos algunas fotos, sobre todo de la Arista que marcha al este hacia Reduno y comenzamos a fraguar en nuestra mente la posibilidad de hacer el pico de vuelta.

 
Bajamos unos pocos metros hasta un pequeño collado y ascendiendo suave y brevemente alcanzamos la Cima de Cotielleta situada a 2711 metros de altitud. Buscamos un lugar abrigadillo al sol y nos sentamos a almorzar pues son las once.

Nuestro primitivo objetivo terminaría aquí pero ya está descontado que nos subiremos hasta Cotiella y de vuelta nos marcharemos a Reduno.

Desde  Cotielleta hacia Yali y Punta Raso.

Un rato después nos vamos adelante por la alargada y plana cima iniciando un descenso de menos unos cuantos metros que nos deposita en el Collado de Cotiella  situado a 2670 metros de altitud. Recordamos el camino que bajáramos en la anterior ocasión que nos llegamos hasta Armeña e iniciamos el ascenso por el transitado camino que se alarga próximo a la arista sudeste del pico.

Cotiella desde el Collado de Cotiella.
 
Se abre enseguida con dirección al Collado de las Brujas pero nosotros proseguimos junto a la arista faldeando un resalte en claro ascenso, sobre pedriza muy suelta, que nos deposita en la base de la pared somital.


No conservamos ningún recuerdo de nuestro tránsito por aquí allá por Mayo del 97. Fue una mañana tremenda en la que nos plantamos bajo la Brecha de las Brujas y me toco faldear hasta el Collado de Cotiella con nieve profunda: aquellos tíos no me hicieron ni un “jodido relevo”. Eso sí, en la cima estaban contentos.  Ahora de la pared que subí y bajé no recuerdo nada.

Vertiente este del Cololado de Cotiella.
 
 Aparece un corredor ligeramente al oeste de la misma y en ella encontramos citas. El corredor hace un quiebro de oeste a este y conduce a una canal estrecha que se puede subir incluso por fuera de la misma. Hay que apoyar las manos para superar algunos escalones del mismo pero nunca se complica incluso sin necesidad de buscar pasos.

Collado de Cotiella al fondo.

La canal se alarga para arriba siempre fácil y bastante llena de materiales sueltos y termina desembocando en un diedro estrecho muy cerca de la cima.
 

Son las doce de la mañana y estamos a 2912 metros de altitud. La cima es toda para nosotros pues en toda la mañana no hemos visto un alma y tampoco se ve a nadie por los alrededores.

Ramon de Espouy tras la Brecha de las Brujas desde Cotiella.

Hacemos algunas fotos, nos acercamos hacia la brecha de las Brujas, contemplamos el Ramón de Espouy, recordamos nuestra subida al Llosal y nuestro subsiguiente paso por el Collado del Ibón… un ámbito lleno de recuerdos. Es la tercera vez que accedemos al pico y en las tres hemos utilizado una vía completamente diferente.

La arista que acabamos de recorrer.
 
Nos entretenemos leyendo chascarrillos anotados en el cuaderno que hay en el interior del buzón y dejamos una escueta nota de nuestro paso por allí.

Para ver más fotos.

Para ver la Continuación.