16 jun. 1989

4-89. IBONES DE PANTICOSA, XUANS, BATANES OCCIDENTAL Y SERRATO. 18-6-1989.


Arista Sur del Serrato. 5-9-11.

Balneario de Panticosa, Ibones de Bachimaña, Brazato y Lumiacha, Collado del Serrato, Xuans, Batanes Occidental, Serrato, Ibones de la Basa y Labaza y Balneario de Panticosa.
18-06-1989.
Salida 07:30 h. Llegada 18:15.
Mixto.
Fácil.
Ascensión.
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de los Ibones de Panticosa procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Tenemos que andar a cualquier precio y si es posible en altura, lo que no es excesivamente difícil dentro de la relatividad del concepto de altura.
            La Travesía de los Ibones de Panticosa descrita en el Mapa de la Alpina nos había llamado la atención desde hacía tiempo, pero por una razón u otra la habíamos soslayado; quizás porque parte del recorrido era archiconocido y también porque en la Travesía 85 había sido escenario de un interesante “embarque.”
            Sea como fuere y como una actividad cuyo objetivo fundamental era machacarse cara a los Alpes, decidimos hacerla. Comenzaríamos por el lado suave, haríamos alguna cima en medio y así la convertiríamos en la soba apetecida.


El Caserío de Panticosa. 24-10-17.

            Los preparativos a mediados de Junio no requieren demasiados bártulos y dejaríamos a nuestra hija en su lugar de costumbre pues íbamos a madrugar un poco.
            El domingo 18 de Junio del 89 nos levantamos a las seis y cuarto. Por la ventana habíamos visto que sobre Partacua y Tendeñera hay alguna nubosidad que esperábamos levantara y en media hora estamos en carretera.
            Pronto estamos en Panticosa y encontramos obras en el Escalar que buena falta le hace. No creemos que sea la solución pero menos es nada.


Una de las preciosas Cascadas del Caldarés. 7-8-11.

            En el Balneario de Panticosa hay un follón de coches aparcados. Debe haber “movida” por arriba. Nos llegamos hasta la Casa de Piedra y a las siete y media comenzamos el conocido Camino de Bachimaña.
            Subimos a buen ritmo, adelantamos a un trío en el primer rellano y atajando en la Cuesta del Fraile dejamos atrás a varias parejas, lo que de paso consigue que saque la lengua Rosa.


La Cuesta del Fraile. 7-8-11.

            Sobre las ocho y media estamos en Bachimaña Inferior. Allí encontramos y adelantamos a un grupo de alrededor de 40 chavales acompañados por sus profesores. Quieren ir a los Azules pues por ellos nos preguntan y compadecemos a los acompañantes.
            La mañana es buena y hace sol en medio de un cielo algo arañado.
            Siguiendo el camino de la Orilla Oeste de Bachimaña Superior rodeamos el ibón mientras comentamos el corredor del día del “embarque.” En la cola del ibón atravesamos el barranco algo arriba y dejando a nuestra izquierda las estribaciones más orientales de Punta Zarre nos vamos ascendiendo en dirección este.


Una buena parte del recorrido. 6-9-11.

            Subimos un poco más de lo necesario y tenemos que bajar otro poco para atravesar el Barranco de la Canal y el Desagüe de Bramatuero y colocarnos en la Presa de Bramatuero Inferior. Son las diez menos cuarto, estamos a 2300 metros de altitud y hasta ahora solamente ha sido un paseo a buen paso.
            Echamos un trago de agua pues se hace calorcillo y continuamos por la orilla izquierda del ibón entre toboganes glaciares graníticos y neveros blandos. Seguimos las huellas de una pareja que va delante y que no logramos ver.


Ibón de Bramatuero Inferior desde el Barranco de Xuans.

            El ibón es grande, no lo habíamos visto entero y de cerca nunca y rodearlo se nos hace largo. Al final ganamos la cola, con el camino cruzamos el barranco y subimos por las Laderas de Paterneille. Ascenderemos los 200 metros de desnivel que separan al Ibón Inferior del Superior de Bramatuero. Son las once cuando llegamos a la presa del Superior.
            El ibón se encuentra medio helado pues no es verano y estamos a 2500 metros de altitud. El refugio está en muy malas condiciones. ¿Qué mal habrá hecho para que lo destrocen? No ofrece mucho más abrigo que la intemperie.


Peña Xuans desde el ibonciecho de siempre. 5-9-11.

            Cogemos agua y continuamos elevándonos en dirección sur hacia el Pico Serrato pasando la indecisa zona de las más orientales de las Charcas de Lumiacha. Ascendemos luego un corto pedregal que nos depositará después en el amplio collado entre Serrato y Xuans y  a 2725 metros de altitud. Son las doce y media.
            Reconocemos nuestra embarcada aunque ya no concuerda demasiado con la idea que guardábamos de ella y prácticamente en horizontal nos acercamos a la parte de collado que une Xuans con Batanes. Allí almorzamos próximos a los dos que nos precedían.


En Peña Xuans, detrás los Dientes de Batanes.

            Dejamos las mochilas y nos vamos al Pico Xuans. Está completamente descompuesto pero su arista este es fácil tras un flaqueo al sur. Alcanzamos la Cima de Xuans a 2857 metros de altitud. Contemplamos los alrededores, hacemos una fotografía con los Dientes de Batanes y seguidamente volvemos sobre nuestros pasos sin más preámbulos pues el cielo se va uniformando poco a poco de gris.
            Empleamos en todo ello poco más de media hora y tal y como hemos decidido nos vamos hacia los Dientes de los Batanes, ascendiendo hacia el sudeste unos cortos neveros que tienen esa nieve que se hunde  cinco maravillosos centímetros. Las nubes siguen jugando con el paisaje pero de momento nos respetan.


En el Pico Serrato.

            Alcanzado el Diente Occidental de Batanes, una brecha nos cierra el paso y a eso no hemos venido. Nos volvemos sin alcanzar las otras cimas puesto que para ello habría que descender un nevero en la pared norte para atacar la cima por el este que parece más accesible.
            Son las dos de la tarde cuando decidimos, para compensar, ascender al Pico Serrato aunque parezcamos a unos canarios en la jaula. Lo vamos a hacer flanqueando un poco por la cara este del pico pues aunque está muy descompuesta es accesible.    Hacemos dos bonitos pasos en la cresta y alcanzamos la cima ocupada por dos montañeros que también han subido desde el balneario pero por el lado corto.
            Estamos a 2888 metros de altitud. Charlamos un rato, nos hacen una fotografía con el Vignemale de fondo y sobre las dos y media iniciamos el descenso  en vistas de que el tiempo empieza a amenazar con más insistencia.


Peña Xuans faldeando el Ibón de la Basa. 7-8-11.

            Recogemos en el collado las mochilas y nos vamos para abajo a partir del collado de Xuans con Batanes en dirección al Ibón de la Basa.
            Comienza a gotear indecisamente. La bajada es abrupta y discurre por un terreno completamente descompuesto en el que las rodillas lo acusarán inmediatamente.
            Pasamos el ibón por el nordeste sobre un enorme pedregal granítico para dirigirnos hacia los Ibones de Labaza. El goteo se hace más consistente y nos ponemos las capas.


Pico Serrato desde el Ibón de Labasa. 22-4-03.

            Pasamos el canchal situado al este del ibón y la hasta entonces ligera llovizna se convierte en granizada que, menos mal, no va a durar demasiado, poco más de cinco minutos.
            A la altura de los Ibones Inferiores de Labaza. Serrato,  encontramos algunos hitos y las seguimos pues nos dirigen hacia el Balneario tras la segunda granizada ya que la tarde puede perseverar en lo suyo.
            Rosa lleva los pies fastidiados y pensábamos parar en ibón a remojarlos y comer un poco pero pararse con lluvia no es un asunto agradable, por lo que continuamos, poco a poco, para abajo; luego remite algo la lluvia y nos paramos en un torrente ocasional para que se remoje los pies y comemos unos frutos secos.


Dientes de Batanes desde el Ibón de Labaza. 6-7-09.

            Reanudado el descenso enseguida alcanzamos los primeros retazos de pradera alpina, rododendros enebros rastreros, gravas graníticas escalonadas y agua, la lluvia se resiste a abandonarnos. Alcanzamos un casetón de obras sobre los 2200 metros en el camino a los Ibones de Brazato y decidimos pararnos. Son las cuatro de la tarde.
            El refugio es de hormigón armado en una buena parte, le falta la puerta y las ventanas pero al menos no llueve bajo su techo. Colgamos las capas en unos hierros y sobre unas piedras nos sentamos a comer.


Ibón de Labaza. 7-8-11.

            Llevamos mojado el tren inferior y parados se nota la frialdad en pies y piernas. De todas formas no vamos a estar demasiado pues remite la lluvia.
            Veinte minutos después continuamos para abajo con las capas en la mano. El camino es amplio y bien marcado pues se trata de un viejo camino de servicio de obras en los ibones que facilita el tránsito sobre la brutal pared a base de vueltas y más vueltas.


Tremenda jornada de pedregales graníticos. 7-8-11.

            Vuelve a llover cuando alcanzamos el camino que sube a Brazato: ya sabemos por dónde hemos de continuar.
            Al camino le salen caminos, estamos en un laberinto orientado por el Balneario al fondo. Vuelta a vuelta terminamos el camino en el Balneario. Son las seis y veinte. Nos ponemos las zapatillas y nos vamos para abajo comprobando que han marchado ya casi todos los del mogollón de la mañana y encendemos la calefacción para secarnos un poco. La tarde está cerrada.


De camino al Balneario dejamos atrás la Pared de Labaza. 20-11-15.

            Nos hemos dado una considerable soba, nos hemos mojado y nos hemos secado cuando llegamos a Sabiñánigo que se encuentra sumido en una fuerte tormenta. Otra vez nos hemos vuelto a perder en la misma zona pues no hemos hecho todo el camino tal y como pretendíamos. Nos embarcamos en el 85 y lo hemos vuelto a hacer en el 89. ¿Será nuestro destino en esta parte del Balneario?
            Creemos que eso debe acabar y para ello hay una fórmula magistral consistente en patear la zona a conciencia y terminar así con el problema.

3 jun. 1989

3-89. IBON DE BERNATUARA Y PUNTA SANDARUELO O GABIET. 3-6-1989.


      
La Oeste de Sandaruelo o Gabiet. 21-6-09.

San Nicolás de Bujaruelo, Cabaña Sandaruelo. Ibón de Bernatuara, Cara Noroeste y Arista Oeste. Descenso por la Cara Sur.
03-06-1989.
Salida 11 h. Llegada 17:30 h.
Mixto.
Fácil.
Ascensión.
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Sandaruelo procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            La última semana de Mayo del 89 había tenido un tiempo bastante inestable sobre todo por las alturas y los partes meteorológicos anunciaban continuidad pero queríamos ir a monte para andar a cualquier precio y para ello dejamos el sábado a nuestra hija Biola en casa de mi abuela y si la mañana del domingo salía aceptable…
            La mañana del 3 de Junio  sale bastante mal y nubes de desarrollo cubren el horizonte con la excepción de algunos claros al sur. Se suceden las idas y vueltas de la cama a la ventana y dentro de seis semanas estaremos en Alpes.
            A las ocho y media nos levantamos. Nos está pasando con los claros del cielo  lo que al ojo del amo con el caballo: que se van engordando. Vamos a lo que salga, menudo es Bujaruelo para el tiempo.

Puente de San Nicolás de Bujaruelo. 21-6-09.

            A las nueve y media salimos a todo trapo. Pasado Cotefablo y Linás la cosa se pone fea. Tomada la pista en el Puente de los Navarros y llegados al Puente de Santa Ana comienza a llover fina y pertinazmente: una maravilla de mañana.
            Suben vacas a Puerto, un pastor al que invitamos a subir al coche nos confirma el mal tiempo. Enseguida se desmonta y nos desea suerte un tanto incrédulo. Nosotros para arriba.
            En San Nicolás llueve y el horizonte está cerrado. En el coche tenemos poco que hablar. Nos situamos bajo un cubierto, nos ponemos los pantalones y la capa de agua y a las once cruzamos el puente.
            No llueve demasiado pero el camino es un auténtico barranco. Poco después remite la lluvia y el horizonte parece aclararse para dejar de llover enseguida cuando nos cruzamos con una pareja que baja, serán los únicos del día.

Llegando al Puente sobre el Barranco Lapazosa. 21-6-09.

            Hasta quiere filtrarse el sol entre las nubes pero será el único memento del día. Nos quitamos las ropas de agua y continuamos.
            En la pilona del tendido eléctrico que “decora” el valle y llena los bolsillos de la compañía eléctrica sale un camino a nuestra izquierda que se acerca al Barranco de Sandaruelo. Lo cruzamos y salvamos el desnivel vegetal de hayas, bojes, pinos y tejos alcanzando el Praderío de la Plana de Sandaruelo.
            La hierba está harta de agua y algo crecida e inmediatamente tomamos la loma que surge de la pradera dejando a nuestra derecha el barranco y proseguimos por el camino que marcha valle arriba.

Cabaña Lapazosa. 11-8-12.

            En el barro encontramos alguna huella reciente pero no vemos a nadie. Hacemos camino hasta encontrarnos con el barranco que baja de Crapera donde encontramos a un rebeco solitario que pasta a su libre albedrío y que marcha hacia Bernatuara poniendo tierra de por medio.
            Viramos hacia el noroeste y proseguimos por fuerte pendiente sobre pradera en busca del zócalo metamórfico que asoma 300 metros más arriba: subimos próximos al desagüe del ibón.
            Una marmota a la caza de ese calorcillo del sol que se adivina  y que se cuela por entre las masas nubosas no advierte nuestra presencia hasta que no estamos casi encima de ella. La raptamos de su voluntario encantamiento obligándola a refugiarse en alguna madriguera de la Este de Crapera.
            Alcanzado el zócalo rocoso hacemos una travesía horizontal hacia el este que nos encamina a los Portillones  de la Orilla Sur del ibón de Bernatuara. Entramos por el central y contemplamos el recoleto y ahora helado ibón en el fondo de una cubeta perfecta a 2320 metros de altitud.

La Sur de Gabiet o Sandaruelo desde la Cabaña Lapazosa. 21-6-09.

            Tenemos que  atravesar un nevero inclinado hacia el ibón y para eso tallamos huellas con nuestros piolets pues la nieve no cede en absoluto con nuestras pisadas. Lo rodeamos por el oeste y alcanzamos el Collado de Berntuara a 2336 metros de altitud.          
             Las nubes que se han levantado un poco nos dejan ver el horizonte en la zona de los Tapou, Vignemale, Pic de la Sede y Soum de Aspe. A nuestros pies se abre suavemente el amplio y amable Valle de Canau con el Refugio de Lurdes al fondo.
            Especulamos con hacer el pico o no. Hemos subido a buen ritmo y no es mala hora, consecuentemente, nos vamos para arriba, es la una y cuarto.

Ibón de Bernatuara desde la orilla sur. 21-6-09.

            El terreno está algo descompuesto y hay que dar un poco de vuelta para tomar un par de neveros algo arriba porque directamente desde el collado hay una pared elegante. Nos vamos ya a media ladera por la base de la pared norte hasta casi ganar el collado nordeste. De allí para arriba vamos pisando algunas manchas de nieve cuando comienza a nevar suavemente. Luego, por fuerte pendiente y a través de un par de neveros con nieve bastante dura, ganamos la arista oeste tras haber descrito un amplio lazo.
            Encontramos ruta accesible  un poco por el flanco sur de la arista que nos conduce sin problemas a la Cima del Pico Bernatura o Gabiet O Punta Sandaruelo a 2718 metros de altitud. Son las dos y cuarto.
            Sigue nevando con esa nieve característica de altura: copos pequeños y prietos que rebotan sobre las ropas y no mojan. Nos sentamos en el hito de la cima y picoteamos un poco. No estaremos ni siquiera un cuarto de hora y tampoco hace falta puesto que el horizonte está completamente cerrado y la niebla se nos ha echado encima.

Ordesa detrás de Gabiet. 21-6-09.

            Especulamos acerca del camino de descenso. El dilema está en volver por el mismo camino o tirarnos directamente para abajo por la cara sur del pico sin saber cómo estará en la parte final. Decidimos, como siempre, atajar. No podía ser de otra manera.
            Son las dos y media, desandamos un trozo de cresta y llegados al lugar de la decisión nos vamos directamente al sur para abajo con la intención de perder altura hacia el oeste para acortar la pared finalizando como mejor podamos.
            A unos cincuenta  metros alrededor de nosotros se extiende un océano lechoso de nieblas que limita toda nuestra perspectiva, lo que no va a suponer ningún problema de orientación pero nos puede conducir a algún embarque.

Bernatuara, pico e Ibón desde el Hombro Oeste de Gabiet. 21-9-15.

            La pared es extraña: aparentemente terrorífica con 600 metros  de una inclinación sostenida  con una pendiente próxima a los 60 grados con excepción de la base, en la práctica es una auténtica escalera de peldaños naturales de alrededor 60 centímetros de altura por 20 centímetros de ancho que se puede bajar casi por cualquier parte a base de potentes flexiones de piernas. Da lo mismos hacer eses que bajar de frente, son pasos de gigante que hay que practicar medio a saltos entre graveras metamórficas y manchas de pratenses que ocupan cualquier resquicio por minúsculo que sea.
            Bajamos con ritmo suave pues las piernas lo acusan pero deprisa porque el descenso es continuado con la preocupación de que se pueda cortar la pared en cualquier momento sin visibilidad; a la mañana, cuando subíamos, se veía el asunto delicado.

Laladera que bajaremos desde el Collado Este de Gabiet. 21-9-15. 

            En hora y media, tranquilamente  nos bajaremos 700 metros de pared para dejar arriba las nieblas. Sigue nevando y sobre los 1900 metros paramos a comer un poco, será otro cuarto de hora pero realmente es la excusa para beber agua y descansar un poco las rodillas. Luego continuamos el camino e inmediatamente deja de nevar.
            Relajadamente al haber dejado atrás nuestras preocupaciones, continuamos para abajo por la pradera. Llegados a la altura del refugio y paramos a verlo, puede servir como apaño.

Sandaruelo y Pic Blanc de Especieres. 1-8-10.

            A las cinco estamos cruzando el Barranco del Puerto y media hora después en San Nicolás de Bujaruelo absueltos de la preocupación  de haber tenido que dejar el coche abierto ya que habíamos dejado la llave en casa y no lo habíamos podido cerrar.
            Sin pérdida de tiempo echamos los bártulos dentro y nos vamos pista abajo cuando comienza a despejar fuera del valle. Charlamos distendidamente acortando pista y carretera. Estamos satisfechos. Hemos subido 1400 metros en un día que ya dábamos por perdido: esto funciona. Rosa comenta entre inquieta y decidida que el asunto de las escaleras también funciona.