23 nov 2020

64-20. PIC DES SECRES DESDE SAN NICOLAS DE BUJARUELO. 22-11-2020.


La Sudoeste des Secres.

San Nicolás de Bujaruelo, Cabaña de Sandaruelo, Ibón de Bernatuara, Plaa des Secres y Cara Noroeste.

22-11-2020.

Salida 08:30 h. Llegada 16 h.

Sol.

Bastante fácil.

Juan Cvastejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa des Secres procedente de Iberpix.  Vía en amarillo.

            Hoy vamos a tratar de desvelar los secretos que guarda esta cima  situada prácticamente en la Divisoria fronteriza con Francia y limítrofe al Valle de Canau. Conocemos la divisoria al menos desde el Collado de los Mulos al Pic de San Andre pero nos aguarda el Pic des Secres. Aprovecharemos que este noviembre se ha llevado prácticamente toda la nieve caída y veremos, pues por su situación debe tener buenas vistas.

Enseguida cruzaremmos el Barranco Lapazosa.

            Son las ocho y media de la mañana cuando aparcamos casi en soledad junto al Cámping de San Nicolas de Bujaruelo a 1330 metros de altitud y tras una hora de coche por Cotefablo, para ponernos en camino inmediatamente pasando el Puente del Ara y tomando el camino que asciende en dirección nordeste en busca del Collado de Bujaruelo.

Subimos contemplando la Pared de Gabiet. 

            El camino, que hemos recorrido un montón de veces, no tiene pérdida pues los hitos de las pilonas de alta tensión nos invitaron hace ya muchos años a conocerlo. Muy arreglado nos lleva tras el primer resalte a una de las pilonas, lugar el que abandonamos el Camino a Bujaruelo para proseguir al norte hacia el Ibón de Bernatuara.

Pendiente sembrada de caminos hacia Bernatuara. 

            Llaneamos sobre los 1600 metros de altitud para cruzar el Barranco Lapazosa y alcanzar, tras atravesar un reducido hayedo, el rellano en el que se asienta la Cabaña de Sandaruelo.

Llaneando hacia el Ibón de Bernatuara con Gabiet espléndido. 

            El camino prosigue en ascenso al norte por el praderío para superar un segundo resalte y siempre por la Orilla Derecha del Barranco de Bernatuara.

Ibón de Bernatuara. 

            Sobre los 1850 metros llaneamos hasta cruzamos una de las ramas del barranco antes de enfrentarnos a la ruda subida en busca del cierre del ibón. La ladera está cosida de caminos ya que los derechos ganaderos sobre los Prados de Canau llevaron por aquí a importantes rebaños de ganado.

Entrando a la Arista Sudoeste des Secres.

            Se puede subir de frente como hará Juan o siguiendo los caminillos que marchan a dar un pequeño rodeo al oeste para dulcificar el tramo de pendiente más abrupta. Luego, llaneamos en suave descenso y alcanzamos la entrada al recoleto circo lacustre en el que se asienta el Ibón de Bernatuara. Estamos sobre los 2320 metros de altitud y nos hemos chupado 1000 metros en un par de horitas, como en nuestros buenos tiempos.

Picos de la Crapera cruzando una cascada de hielo. 

            Originalmente había pensado atacar la Arista Sudoeste des Secres remontando ligeramente hacia Gabiet para ascender por su flanco sudeste pero llegados al ibón vemos las laderas del noroeste completamente limpias y nos vamos por ellas antes que practicar un sombrío faldeo por la norte de Gabiet.

Vignemale faldeando la Sudoeste des Secres. 

            Bajamos unos metros para rodear el ibón por su orilla oeste y remontamos seguidamente en busca del Puerto de Bernatuara por el que llegan los franceses, pero ni siquiera lo alcanzaremos sino que tomaremos un caminillo que parte al este y que nos acerca a nuestro objetivo.

Llegando al Plaa des Secres.

            La arista que es casi sur, tiene un resalte intermedio de respetable altura que habría que faldear so pena de tener que perder casi 100 metros desde su cima y con el objeto de economizar esfuerzos iniciamos un faldeo por la vertiente oeste aun sabiendo que no haya camino ya que los franceses remontarán a partir del Valle de Canau ganando altura progresivamente.

En busca del corredor que se adivina escondiodo en el Muro Inferior des Secres. 

            Nuestro faldeo es cómodo pero nos obliga a descender un poco para remontar a partir de unas escorrentías heladas. Tenemos por delante la Antecima Sur de Secres que nos reclama un remonte fácil de cerca de 200 metros pero aspiramos a no tener que subirlos todos y seguir faldeo por el oeste en busca del alargado collado que la separa del pico principal de manera lo más económicamente posible.

Hacia el Zócalo Superior de la Sudoeste des Secres. 

            Una trocha de ganado nos invita a seguir el faldeo hasta que avistamos el Plaa des Secres y el pico. Estamos a la altura del collado, lo que pretendíamos, pero la ladera que hemos de atravesar, bastante sombría, está salpicada de neveros durísimos.

Vignemale desde Secres. 

            Para salvar esta contingencia sin pisar la nieve hemos de bajar directamente al Plaa des Secres perdiendo casi 100 metros de altura; lo que, por otra parte, es lo lógico para afrontar el ascenso del casquete somital desde allí.

Foto de Cima en Pic des Secres. 

            No tocaremos la nieve, atravesaremos  el rellano que tiene la superficie helada  y comenzaremos el ascenso por un corredorcillo que rompe el primer resalte, tras el que aparece un pequeño rellano en el que nos sentamos a echar un bocado. Van a ser las doce.

Iniciando el descenso del Pic des Secres.

            Un cuarto de hora después, dejamos las mochilas y nos vamos para arriba por la parte nordeste de la pared al encuentro de la arista que la delimita. Hay algunas opciones que rompen el muro inferior que corta la ladera pero no son muy atractivas, por lo que nos vamos en busca de un corredor herboso semioculto desde abajo y allí ya veremos.

Destrepando el Muro Inferior del Pic des Secrres. 

            El corredor tiene una decena de metros algo tiesos en el que alternan escalones de verdura con un par de pasos en roca metamórfica y oscura que no se pasan mal pues será un paso de IIº.

Vignemale entre Cardal y Tuc Blanc.

            Por encima se extiende una rampa muy amplia de verdura que se remata con un pequeño zócalo rocoso que ofrece más opciones que el de abajo. Tendrá un par de metros que se suben bien sin buscar demasiado y tras superarlo solamente nos queda un corto remonte mixto y fácil que nos deposita en la Cima del Pic des Secres situada a 2607 metros de altitud y en la que hay un pequeño hito de piedras. Es la una menos cuarto.

Faldearemos junto a la zona de hielos hacia el Col de Bernatuara. 

            Parece ser que se trata de un pico poco visitado pues no hemos encontrado ni un solo hito en el camino,  pero el personal se lo pierde porque tiene unas vistas de auténtico escándalo pues se encuentra en medio de un skyline circular en el que destacan: Bernatuara, Crapera, Cardal y Lurdes que nos llevan a Vignemale; Seda, Labas, Soum de Aspe y el Conglomerado de Ardiden;  Midi de Bigorre, Quatre Thermes: Neuvielle con Campbieil, Lenquo de Capo y Soum des Salettes con Gerbats y el Circo de Troumouse; Pimene y Ordesa casi al completo que nos devuelve a Gabiet y todavía pero algo más distantes la Partacua con Collarada, los Infiernos y Balaitus. No conozco muchos picos que tengan tanta “ambiesta.”

Bernatuara, ibón y pico del mismo nombre.

            Alrededor de la una iniciamos el descenso por idéntico camino, pasamos con cuidado y atención los dos pasos de cierto compromiso y tras recuperar las mochilas nos bajamos al Plaa des Secres.

Visualizando el descenso hasta la Cabaña Sandaruelo.

No volveremos por donde hemos venido y en lugar de remontar iniciamos una travesía horizontal para caminar a más baja altitud. Nuestra elección nos lleva a la cabecera de un resalte que tiene unos metros de pared muy descompuesta que nos obliga a extremar cuidados hasta que alcanzamos la pedriza pizarrosa por la que continuamos en descenso.

Abandonando la Cabaña Sandaruelo.

Mas adelante y siempre con el objetivo de volver a Bernatuara, tendremos que descender otro pequeño resalte y alcanzar la zona de las escorrentías heladas en las que remontaremos ya para pasarlas por su cabecera cerca de nuestra trayectoria de ida.

Flor tardía de diente de león en el Barranco lapazosa. 

Un pequeño remonte nos sitúa en las inmediaciones del Puerto de Bernatuara. Son las dos menos cuarto y nos sentamos al sol para comer contemplando el Ibón de Bernatura en el que está tomando un baño el sol. Nos ha costado tres cuartos de hora la vuelta, algo menos que la ida.

Llegando a San Nicolás de Bujaruelo.

Alrededor de las dos y cuarto nos bajamos hasta el ibón por un corredor paralelo al de subida y rodeamos por la orilla este para remontar y abandonar el lecho del ibón iniciando el descenso en busca de la Cabaña Sandaruelo.

El descenso es agradable al cálido sol de la tarde pero los pies notan la traca del día.

Puente de San Nicolás de Bujaruelo.

La Cabaña de Sandaruelo está intencionadamente cochambrosa, supongo que esperando alguna subvención para repararla y allí se queda en compañía de cuatro ovejas a las que no les debe apetecer bajar todavía. Nosotros si lo vamos a hacer seguidamente y siguiendo el mismo camino que a la subida para llegarnos a San Nicolás de Bujaruelo cuando son las cuatro de la tarde.  Llegamos con ganas puesto que al final habremos acumulado un desnivel de alrededor de 1600 metros y otro día más, el monte nos sigue esperando.

Otras actividades en la zona:
Bernatuara, pico, 21-6-09,
Soum Blanc de Especieres, 21-9-15,
Saint Andre, pic de, 21-9-15,
Cabrere Norte, punta, 21-6-09,
Cabrere Sur, punta, 21-6-09,
Lourdes Inferior, pico de, 9-11-15,
Cardal, pico, 9-11-15,
Lourdes, pico de, 9-11-15,


           

21 nov 2020

63-20. UNA CIRCULAR EN TORNO AL YAGA. 20-10-2020.

Entrañable rincon en el Barranco Forca Martín.

Entrada a Revilla, Camino de los Miradores, Barrancos Consusa, Angonés y Gurundué, Puente de los Mallos, Faja Cazcarra, Barrasnco Forca Martín, Prados de Napinales, Camino de las Fuentes del Yaga, Escuaín, Carreteras a Puértolas, Senda al Cruce del Yaga y Carretera de Revilla.

20-11-2020.

Desnivel  acumulado.1200 m.

Distancia recorrida19000 m.

Tiempo efectivo de marcha 06:00 h.

Sol.

Fácil.

Se trata de un recorrido muy bien señalizado con la excepción de la Faja Cazcarra, que supone un camino agradable y fácil solamente complicado con el tramo de subida y bajada a las Fuentes del Yaga que hay que hacer con algo de cuidado, pues no todo el mundo debe de realizar este tramo.

Agua en Consusa, Angonés, Gurundué, Forca Martín y en el Yaga. También en la Fuente de Escuaín.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Escuaín procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            El Cañón de Escuaín por el que discurre el Río Yaga es sin duda la zona del Parque Nacional de Ordesa que menos visitamos. Solamente de forma esporádica hemos ido y casi siempre para conocer la Sierra de las Zucas o al Castillo Mayor.

            Este Otoño tenemos que volver y será, sin pensarlo demasiado el 20 de Noviembre de 2020.

Iniciamos el camino muy cerca de Revilla.

            Escuaín es uno de los pueblos más abandonados del área de influencia del parque, el pueblo de los gatos, pues está allá donde Cristo perdió las sandalias pero hay que ir hasta allí para hacer una circular completita al Yaga.

            Queremos hacerla en sentido antihorario para que el sol no malogre la fotografía, o quizás al revés, pero nos surge un problema que es el cruce del río por la mañana y de inicio de la jornada en un día en el que la temperatura prevista estará en torno al hielo.

Nordeste de Castillo Mayor desde Revilla. 

            No hay puente, no es problema descalzarse pero no conocemos el paso y la posibilidad del hielo en las piedras hace que se me encienda la bombilla y… ¿por qué no empezar en Revilla y así cruzar el Yaga a la tarde?

En las Ruinas de la Ermita de San Lorién. 

            Van a ser las nueve de la mañana cuando llegamos a la Entrada de Revilla aparcando en la zona de carteles a 1210 metros de altitud. La mañana es espléndida, hace bastante viento en altura pero esperamos disfrutar de una jornada agradable al abrigo del mismo como así será.

El Barranco Angonés desde el Segundo de los Miradores de Revilla. 

            Tomamos el camino de los Miradores de Revilla que transita en la vertiente izquierda del río. Muy transitado y con iniciales subes y bajas, atraviesa el Barranco de Consusa y nos lleva enseguida a las paredes en cuya base se encuentran las Ruinas de la Ermita de San Lorién que visitamos brevemente y de inmediato aparece el primer mirador: un pequeño balcón colgado en la pared que ofrece una vista somital sobre el Yaga.

Remontando entre Consusa y Angonés. 

            Estamos transitando una faja cubierta de bosque mixto con predominio del pino y continuamos camino al noroeste hasta que, en un cruce acartelado, nos vamos a nuestra izquierda para perder unos metros y alcanzar el  otro Mirador de Revilla en el que hay una pareja almorzando y desde el que contemplaremos al oeste el fondo del Yaga y al norte el Barranco Angonés. Estamos Frente a Escuaín.

Alcanzamos el camino que sube directamente desde Revilla. 

            Hemos visto también al noroeste la Faja de la Orilla Derecha del Angonés por la que tenemos que pasar,  pero antes habrá que recorrer la izquierda. Para ello tenemos que volver al cruce y continuar por la rama derecha del camino que enseguida inicia un fuerte remonte lleno de escalones de madera y nos deposita en un rellano de calizas margosas astilladas en las que coincidimos con el camino que viene directamente de Revilla, tras un remonte de alrededor de 150 metros. Estamos cerca de los 1400 metros de altitud. Son las diez pasadas.

Un detalle del >Barranco de Andonés desde el puente.  

            El camino se introduce en el ámbito del Angonés y transitando una faja boscosa bajo las paredes que nos ofrecen algún  covacho, nos conduce al puente metálico que facilita el espectacular cruce del Barranco Andonés que salta tumultuoso entre grandes bloques.

Transitando por la Orilla Derecha del Andonés. 

            El camino es un  continuo sube y baja que nos lleva bajo paredes y por otra faja un poco más seca y orientada al sur en busca de los viejos Prados de Revilla, abandonados y pasto del bosque, en el que el camino llanea bastante en una zona amplia.

            Dejamos un desvío que sale a nuestra derecha hacia Foratarruego y Puerto de Revilla y proseguimos a nuestra izquierda hacia el Puente de los Mallos.

Fuerte pendiente hacia el Puente de los Mallos. 

            Paramos a echar un bocado al agradable sol de la mañana y poco más adelante en un nuevo desvío hacia la Bocera, continuamos camino a nuestra izquierda para realizar un fuerte descenso por camino lleno de hojarasca que dificulta un poco el asunto pero que gestionamos con la ayuda de numerosos bojes que vienen al pelo. Llevamos a nuestra derecha un paretazo hasta su par te baja tras la que volvemos a llanear al encuentro del Yaga en el Puente de los Malos a 1450 metros de altitud. Se trata de otro puente metálico que aprovecha la estrecha fisura que el río ha practicado sobre las calizas facilitando la tarea. Son las doce y media pasadas.

El estrecho y profundo Tajo del Yaga en el Puente de los Mallos.

Hay que decir que está colgado sobre el barranco seco que transita alrededor de 50 metros por debajo, esperábamos ver el agua en el fondo pero el Yaga baja prácticamente seco y será en las Fuentes del Yaga donde tome caudal pero eso será más abajo.

Tras el Forca Martín aparece otra cascada en la aja Cazcarra.

Tenemos la opción de tomar el Camino de la Valle que pasará por las Bordas de Escuaín o  el de la Faja Cazcarra que va más próximo al barranco principal. No podemos recorrer los dos a la vez y nosotros optamos por algo intermedio: no habremos recorrido ni siquiera 100 metros cuando abandonamos el Camino de la Valle y tomamos un desvío sin señalizar que marcha a nuestra izquierda.

Una de las Cabañas de los Napinales. 

La Faja Cazcarra es un camino en medio del bosque mixto en el que abundan las hayas y que no resulta demasiado fácil de seguir con el otoño avanzado y la ladera llena de hojarasca. Avanza por medio del bosque lejos del cantil del barranco sin hitos y no nos ofrece visibilidad por lo que carece de interés inicialmente.

Trébol todavía en flor en el Yaga. 

Cuando el camino se aproxima a las paredes del Yaga, se eleva un poco para ofrecernos un par de espectaculares Cascadas del Barranco Forca Martín con unas pozas de agua de un azul transparente inenarrable en el que flota moribundo el otoño.

Cotiella nos ameniza visualmente la vuelta hacia Escuaín. 

Poco después un camino nos indica la posibilidad de retornar al Camino de la Valle y lo hacemos en ascenso para alcanzar la zona de praderíos en el que se asientan las Cabañas de Escuaín. Hemos salido del bosque y disfrutamos ahora de las Paredes de la Sierra de las Zucas bajo las que hemos pasado a la mañana.

Echamos la vista hacia el Barranco Angonés. 

Estamos en los Napinales, alrededor de los 1400 metros de altitud y avanzamos prácticamente de llano por las inmediaciones de una pista recién arreglada deleitándonos con  Mobisón, Cotiella y Llerga vestidos de un azul luminoso increíble.

Vista frontal de las Fuentes del Yaga. 

Poco más adelante la pista comienza a descender  acercándonos a Escuaín que difícilmente se visualiza entre caducifolios. Muy cerca del pueblo abandonamos la pista y tomamos el viejo camino que nos lleva a un cartel con la indicación de Fuentes del Yaga, camino muy peligroso.

En la Cueva Agujerada del Camino a las Fuentes del Yaga. 

Es la una y media cuando tomamos el camino que marcha en busca del barranco. No es muy peligroso pero hay que hacerlo con atención y cuidado. Tiene un primer paso equipado con una cadena que es evitable y desciende un poco en diagonal al norte atravesando alguna pequeña faja horizontal, algún tramo de barranco muy inclinado y varios resaltes rocosos en los que hay que emplear las manos.

 En las Escaleras de la Cueva Agujerada

Ya cerca del barranco hemos de ascender un tramo de escaleras que nos llevan a una Cueva Abiertas por la que pasamos al otro lado de un crestón calizo infranqueable de otra manera. Luego otro tramo de travesía al norte nos deposita en la Surgencia de las Fuentes del Yaga situadas en frente y en la Orilla Izquierda del Yaga tras 200 metros de desnivel.

Estamos sobre los 1100 metros de altitud, hacemos algunas fotos y nos damos la vuelta sobre nuestros pasos. Nos ha costado casi media hora bajar  y nos costará poco menos subir de tal forma que  serán alrededor de las dos y media cuando llegamos a Escuaín tras recorrer el último tramo de camino. Junto a la plaza del pueblo nos sentamos a comer aprovechando los últimos rayos del sol que se esconde ya tras Castillo Mayor.

En el Paso Equipado Superior de la Senda a las Fuentes del >Yaga. 

Comemos rodeados de gatos y luego tras echar un vistazo al pueblo, el Centro de Interpretación está cerrado y coger agua en la fuente continuamos camino pues Revilla nos espera.

Hay que tomar la carretera que baja a Puértolas, recorrerla en alrededor de un kilómetro y tras pasar el Barranco de la Fuente o de la Sierra con paso canadiense, tomar el camino que baja al Yaga camino de Estaronillo, Tella y Revilla.

El reducido Caserío de Esacuaín. 

De nuevo hemos de bajar por encima de los 200 metros de desnivel en una  senda llena de hojarasca; dejamos que se vaya a nuestra derecha el ramal hacia Tella y nos llegamos al Yaga tras contemplar una preciosa cascada acompañada de deliciosas balsas.

Pozas y Cascada del Yaga. 

Hay tres cruces posibles del barranco: el superior y el central utilizando grandes bloques y el inferior por medio de piedras medianas que quizás sea el más fácil de los tres. Nosotros pasamos por el del medio e inmediatamente tomamos el camino que  marchará paralelo al río hasta alcanzar una impresionante tartera y remontar tras cruzarla para salir del ámbito del río.

Cotiella y Llerga desde Revilla.

Luego y tras alcanzar un lomo avanzamos bastante de llano, contemplando el Caserío de Revilla colgado en la ladera, al encuentro de la carretera justamente en el aparcamiento que hemos visto a la mañana.

Solamente queda recorrer alrededor de kilómetro y medio por la carreta para llegarnos al aparcamiento de la entrada del pueblo donde tenemos el coche y donde finalizamos nuestra circular en la que estimo sin demasiada precisión que habremos acumulado un desnivel de 1200 metros y recorrido sobre los 19 kilómetros. Son las cuatro y cuarto.

El Dólmen de Tella. 

Mis chicos todavía se darán una vuelta por Revilla, yo no me molesto y luego nos llegaremos a Tella para echar una ojeada al dolmen. Hora y media después en casa. 

Otras actividades en la zona:
Montinier, estibeta, 15-11-08, 14-10-11,
Montinier, punta facera de, 13-9-03, 6-7-16,
Montinier, peña de la pala, 13-9-03, 14-10-11, 6-7-16,
Montinier, punta de la pala, 14-10-11,
Suca, la, 4-8-01, 24-6-15,
María Central o Zuqueta Roncha, 4-8-01, 4-8-01, 24-6-15,
María Occidental o Zuqueta Punchuda, 4-8-01, 24-6-15, 4-8-01,
María Oriental o Zuqueta Plana, 4-8-01, 24-6-15, 4-8-01,
Castillo Mayor, 17-5-98, 25-6-15,
Altura, peña de, 22-5-11,
Bachaco, puntal de, 22-5-11,