19 jun. 2019

47-19. SANCHA COLLONS DE OESTE A ESTE. 18-6-2019.


Arista Oeste de Sancha Collons.

Presa de la Sarra, Pista y Camino de Ibonciecho, Refugio de Ibonciecho, Ibonciecho, Forqueta de Ibonciecho, Arista Oeste, Sancha Collons, Arista Este, Paso y Corredor de la Cubetilla, Corredor Oeste de Puy Arcol y descenso a la Sarra.
18-06-2019.
Salida 07:45 h. Llegada 13:30 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.
Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Sancha Collons procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            En Sancha Collons habíamos estado una primera vez perdida en el tiempo y por su arista oeste, y hace no demasiado por la Cubetilla que conduce a su arista este. Hoy 18 de Junio de 2019 volveremos con el propósito de hacer una circular que englobe ambas aristas. Bueno, la idea es otra más ambiciosa pero…

Sancha Collons tomada a la vuelta. 18-6-19.

            Madrugamos algo para aprovechar la fresca de la mañana en un día que se espera caliginoso y a las ocho menos cuarto, hemos aparcado en La Presa de la Sarra a 1450 metros de altitud, nos ponemos en camino por la Pista de Ibonciecho.

Puy Arcol por delante desde el Rellano Cambillón. 18-6-19.

            La pista con amplísimas lazadas asciende en dirección nordeste pero nosotros, pasada la incorporación de la pista que sube directamente desde Sallent enseguida tomamos el camino que ataja una tras otra las sucesivas revueltas de la pista y que nos conduce al Rellano de Cambillón situado a 1800 metros de altitud.

Musales desde la Pista de Ibonciecho. 18-6-19.

Espectacular flor de pino negro en la Pista de Ibonciecho. 18-6-19.

            Siguiendo el camino lo atravesamos por medio y tomamos la largada de la pista más alta que en dirección noroeste se acerca al Barranco de Sancha Collons que es el desagüe natural del Ibonciecho.

La cochinada del Refugio de Ibonciecho. 18-6-19.

            Desde las inmediaciones del barranco avistamos el Refugio y el Pasivo de Ibonciecho y tras nuevos atajos a la pista nos llegamos al refugio situado a 2030 metros de altitud. Allí abandonamos definitivamente la pista y proseguimos al norte por el praderío un poco al oeste de la Cascada de Ibonciecho para superar un par de resaltes un poco por cualquier parte y llegarnos a la pequeña cubeta donde se asienta el Ibonciecho a 2225 metros de altitud.

Caminando hacia Ibonciecho con Foratata. 18-6-19.

El Ibonciecho. 18-6-19.

            Desde allí y prácticamente al norte, atravesamos la pedriza en busca del camino y proseguimos para arriba, vuelta a vuelta, hasta ascender el resalte rocoso que cierra en amplio corredor inicialmente.

Resalte por encima de Ibonciecho. 18-6-19.

Aparecen neveros bajo la Forqueta de Ibonciecho. 18-6-19.

            Hemos dejado abajo el Ibonciecho y por encima del resalte un barranco poco profundo en el que se alojan todavía neveros residuales nos conduce al resalte final vestido de praderío en el que sucesivas lazadas del camino nos conducen al Collado de la Forqueta de Ibonciecho, que se conoce como Collado de Musales ya que se ubica dentro de la Divisoria de Musales. Independiente del nombre que se le dé, es perfectamente conocido ya que por allí transitaba el teleférico utilizado en tiempos de las obras de los embalses para transportar materiales y que es reconocido por la cantidad de basura que quedó en la zona y que, por suerte, fue recogida posteriormente.

Neveros residuales hacia Sancha Collons. 18-6-19.

            Son las diez de la mañana cuando nos sentamos a echar un bocado al sol y al viento que corre por las alturas y que sin ser excesivamente desagradable, molesta.

Pallas y Frondiellas desde la Forqueta de Ibonciecho. 18-6-19.

            Un cuarto de hora después  iniciamos el ascenso de la arista que tiene la roca metamórfica bastante descompuesta y que se transita bien inicialmente.

La Oeste de Sancha Collons desde la Forqueta de Ibonciecho. 18-6-19.

Musales queda por detrás. 18-6-19.

            Alcanzado un resalte más consistente y que no tiene demasiado buen aspecto, se puede pasar aunque la roca es mala y el viento no es demasiado agradable, iniciamos un faldeo por el sur utilizando una serie de viras y repisas bastante consistentes que nos permitirán alcanzar un contrafuerte tras el que aparece un corredor doble que se puede subir con relativa comodidad  al no contar con resaltes.

Casquete Somital Oeste de Sancha Collons. 18-6-19.

            Nos deposita en la arista de nuevo y por la misma, a toda cresta sin n ninguna dificultad y en poco rato, alcanzamos la Cima de Sancha Collons situada a 2696 metros de altitud. Son las once.

Perfilados en la Oeste de Sancha Collons. 18-6-19.

            En la cima hacemos fotos aunque la neblina del día malogra bastante los paisajes y nos sentamos un ratillo a contemplar un paisaje dilatado en el que vamos saltando del Solano al  Bernat  Barrau y Arrouy siguiendo nuestras pasadas ascensiones de gratos recuerdos. No faltan Musales, Arriel, Pallas, Frondiellas, Balaitus, Cristales, Cambalés, las dos Faxas, Campo Plano, Forqueta, Tebarray, Infiernos, Garmo Negro, Argualas Tendeñera y Partacua; bueno, no está mal.

Foto de Cima en Sancha Collons. 18-6-19.

            Media hora después iniciamos el descenso de la arista este del pico que es más corta y más fácil que la oeste. Nos deposita en el Paso de la Cubetilla situada a 2613 metros de altitud. Allí, después de echar una última ojeada al Circo de Piedrafita especialmente a las Crestas del diablo que lo cierran al norte, nos echamos corredor abajo hacia el sur.

Respomuso desde Sancha Collons. 18-6-19.

            El Corredor de la Cubetilla se articula en tres resaltes sucesivos de mayor a menor longitud y pendiente que se pueden bajar por donde  cada uno estime más conveniente atravesando pedrizas intermedias más planas y salpicadas con algunos neverillos residuales.

Arista Oeste de la Forqueta desde la Cubetilla. 18-6-19.

            Alcanzamos un vallecillo interpuesto que desciende al oeste hacia la Pista de Ibonciecho sobre los 2200 metros de altitud que cruzaremos siguiendo la dirección de descenso del Corredor de la Cubetilla para alcanzar la Cabecera del Corredor Oeste de Puy Arcol.

Iniciando el descenso del Corredor de la Cubetilla. 18-6-19.

            Se trata de un corredor muy amplio con un caminillo poco marcado en terreno bastante descompuesto y relleno de bloques de enormes proporciones que desciende en busca del praderío que lo rellena en su mitad inferior que nos deposita en la lazada alta de la Pista de Ibonciecho y en el Rellano Cambillón tras bajarnos 400 metros.

La Rampa Sur de Sancha Collons desde el Rellano de la Cubetilla. 18-6-19.

            Echamos un trago, cruzamos la pista y tomamos el camino que atajará las vueltas del rellano y atajo tras atajo nos deposita en el final de la pista y enseguida en la Sarra donde nos espera la furgo.

Corredor Oeste de Puiy Arcol desde la Majada de Cambillón. 18-6-19.

            Es la una y media cuando terminamos una jornada breve con un desnivel acumulado de 1300 metros. Pasadas las dos en casa y otro día más.   
           
Para ver más fotos.

17 jun. 2019

46-19. ZAPATILLA Y TUCA BLANCA EN UNA CIRCULAR ENTRETENIDA. 16-6-2019.


La Zapatilla siempre espectacular desde Candanchú. 

 Aparcamiento de Candanchú, Cueva de los Contrabandistas, Lomeros de Esper, Tabla, Collado y Cima de Tuca Blanca, Collado Este de la Zapatilla, Cara Sur y Cimas Sur y Norte de la Zapatilla, Paso Subterráneo de la Suela y Corredor de la Zapatilla.
16-06-2019.
Salida 08:15 h. Llegada 13:30 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de La Zapatilla procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            A la Tuca Blanca subimos casi siempre con los esquís en temporada y utilizando su vertiente este. Nunca hemos subido por la vertiente oeste que hemos recorrido en alguna ocasión pero sin ascenso.
            Así nacería la idea que finalmente se convertiría en circular añadiendo a la misma la, en otros tiempos prestigiosa Zapatilla.

En busca de la Cueva de los Contrabandistas.

            Queremos algo corto pues llevamos un par de semanas en el dique seco y puede ser una buena opción para hoy 16 de Junio de 2019. Iremos de domingueros.
            Son las ocho y cuarto de la mañana cuando aparcados en Candanchú a 1580 metros de altitud. Se podría subir con coche unos cientos de metros hacia la Rinconada pues no hay cartel que prohíba el acceso como en otros tiempos pero no explotamos la posibilidad.

Después de las hayas los pinos hacia la Cueva de los Contrabandistas.

            La mañana está espléndida, 5º centígrados y no hemos tenido prisa dando tiempo al sol a que se levante bien en el cielo.
            Caminamos llaneando hacia el oeste en busca del Col Causiat y pasado el Estadio de Biatlón abandonamos el GR11 y nos elevamos al sudoeste, hacia el pequeño circo que conforma la Golocha de Esper, un barranquillo que nace de las Puntas de Esper. Colgada en la ladera aparece la oscura oquedad de la Cueva de los Contrabandistas y hacia allí se dirige un caminillo medianamente transitado.

La Cueva de los Contrabandistas. 

            Dejamos atrás algunas hayas atrevidas y entre unos pocos pinos dispersos nos acercamos al barranquillo para atravesarlo junto a su nevero residual para seguidamente entrar en la rampa herbosa e inclinada en la que se asienta la cueva.

El camino enseguida abandona la Faja Herbosa de la Cueva de los Contrabandistas. 

            No es una cueva sino una pequeña cavidad  situada en la base de la pared superior y que situada a 1785 metros de altitud cuenta con un par de receptáculos que captan el agua que se filtra por las paredes. Ocasionalmente sirve para depósito de materiales de los pastores.

Entrando en los Lomeros de Esper aparece la Zapatilla. 

            La rampa prosigue al norte pero hay que abandonarla inmediatamente para continuar ascenso hacia el oeste y entrar en los Lomeros de Esper donde aparecen los neveros residuales más bajos.
            Dejamos a nuestra derecha Esper vestido de hierba a 1878 metros de altitud y proseguimos nuestro ascenso utilizando los hitos que se dirigen al Barranco de Aspe: daremos algo de rodeo pero ganaremos altura progresivamente por la parte más cómoda de los Lomeros, fuera de la subida directa por la Golocha de Esper, todavía a la sombra a estas horas y con nieve dura pues ha helado esta noche a partir de los 2000 metros.

Soldanellas alpinas en los Lomeros de Esper. 

            Ha aparecido hace un rato en el horizonte sur la Zapatilla y ahora un poco más al oeste aparece el Casquete Somital de la Tuca Blanca y hacia allí reorientamos nuestros pasos. Aspe y las Llenas están tapadas por las Puntas de Esper.

Después de una buena vuelta apuntamos a la Tuca Blanca. 

            Los neveros ya son prácticamente continuos pero al estar muy llanos reciben bien el sol y se caminan cómodamente por lo que la aproximación a nuestro objetivo inicial es rápida.

La Norte de la Tuca Blanca. 

            Ganamos altura hasta situarnos a la altura del Collado de Peña Blanca al que llega el Arrastre de Candanchú pero de por medio tenemos el nacimiento de la Golocha de Esper que habrá que atravesar lo más horizontalmente posible utilizando una vieja huella con mejor aspecto aparente que real ya que muy poco marcada nos obligará a rehacerla con algún cuidado en la zona en la que aparece nieve un poco más dura.

Habrá que cruzar la Cabecera de la Golocha de Esper.

            Faenamos con paciencia y alcanzamos con ganas el cordón limpio de nieve que inmediatamente nos deposita en el Collado de Tuca Blanca situado a 2250 metros de altitud.
            El inicio de la arista norte fue cortado por las máquinas y hay que buscar el acceso por la cara este hasta faldear bajo un nevero alto y alcanzar la arista este por la que proseguiremos ascenso bastante cómodo al estar bien escalonado. Hay otras opciones.

Los Lomeros de Esper y la Tabla que hemos atravesado para llegar a la Tuca Blanca. 

            Son las diez y media de la mañana cuando alcanzamos la Cima de la Tuca Blanca a 2322 metros de altitud. Hacemos algunas fotos, contemplamos un paisaje próximo y conocido al sudoeste y un dilatado y amplísimo aunque distante y también conocido al nordeste del que destaca por la proximidad, la Zapatilla que será nuestro siguiente objetivo pero no antes del almuerzo.

Foto de Cima en la Tuca Blanca con Aspe. 

            Media hora después, son las once, descendemos la Arista Norte de la Tuca Blanca que llena de resaltes e irregularidades en nada se parece  a cuando tiene nieve y desde el collado continuamos para abajo por los campos de nieve residuales de las pistas innivadas y pisadas.

Iniciando el descenso hacia la Zapatilla. 

            Bajaremos hasta los 2100 metros para remontar unos pocos metros fuera de nieve y alcanzar el Collado Este de la Zapatilla del que arrancan al norte el Tubo de la Zapatilla y al oeste la arista equipada con sirga que nos tiene que llevar a la arista cimera entre las dos Puntas de la Zapatilla.
            Nada más avanzar unos pocos metros aparece la consistente sirga que se prolongará hasta arriba.

La Este de la Zapatilla tiene una sirga que la recorre hasta arriba.

            Se trata de la Vía Normal de la Zapatilla que poco tiene que ver con la anterior equipación consistente en unas sirgas delgadas que protegían el estrangulamiento de la vira ascendente inicial y no digamos cuando el pico carecía de toda equipación y en el que el paso del estrangulamiento era de adrenalina de los de verdad.

Arista Cimera de la Zapatilla.

            La sirga protege el paso y sirve de guía en una pared muy escalonada que asciende algo más de 100 metros y alcanza una pequeña depresión entre las dos cimas del pico.

Tuca Blanca y Aspe desde la Cima Sur de la Zapatilla.

            La Mayoría del personal se conforma con la Cima Norte  ya que la Cima Sur cuenta con un toque de distinción que hay que pagar al contado. Se trata de destrepar una placa de media docena de metros, bastante vertical pero algo cuarteada que cuenta con abundantes presas pequeñas que se puede asegurar desde arriba y que se destrepa con confianza. Unos metros por encima de la brecha está la Cima de la Zapatilla situada a 2252 metros de altitud.

Escalando la Placa de la Zapatilla.

            Foto a Tuca Blanca y Aspe y media vuelta. Son las doce menos cuarto.
            La trepada de la placa es más sencilla que el destrepe además de que se puede hacer por un pequeño corredor con mejores presas que está situado al lado de la placa.

La sirga nos evita tener que buscar camino en el descenso de la Suela de la Zapatilla.

            Pasamos por la salida de la arista este a la cimera e inmediatamente alcanzamos la Cima Norte vestida de calizas claras con un solo interés: visualizar desde la cima el pino de la entrada al Paso Subterráneo y es que ese Pino es un pino con mayúsculas pues la Suela de la Zapatilla es una ladera caliza de importantes proporciones, bastante inclinada,  que se puede recorrer un poco por cualquier parte pero que tiene una única salida y esa salida la marca el único pino de toda la Suela.

La Cueva de la Zapatilla está equipada con grapas y una sirga. 

            El pino es visible pero también la sirga  que marcha para abajo por la parte este de la placa en  un primer tramo. Luego, la sirga describe una travesía diagonal hasta la parte oeste aprovechando un pequeño declive en el que se acumula pedriza caliza.
            Cruzada la placa casi en horizontal la sirga se echa para abajo de manera rectilínea utilizando un poco significativo corredor que se hace más notorio en su tramo final ya en las inmediaciones del pino.

Fuera de la Cueva todavía queda destrepada hasta el Tubo de la Zapatilla.

            En la base del pino está la entrada a la cueva que comienza con una rampa de pedreguilla que se termina en la entrada de un paso vertical algo largo. Se destrepa con apoyos de pies en oposición y manos a ambos lados del estrecho corredor. Pero ahora hay un par de grapas y está la sirga que recorre toda la cueva incluido el segundo resalte vertical pero escalonado un poco más orto que el superior.

La sirga lo pone fácil cuando la caliza pierde presas bajo la Suela de la Zapatilla.

            Una siguiente repisa es el final de la cueva pero estamos sobre una pared vertical con bastantes presas de pie y contamos con la sirga y una cadena que bajan hasta el final de la pared. Allí nos espera la pedriza de base manchada de nieve dura pues está a la sombra de la pared y habrá que negociarla con algún cuidado.
            Atravesado el nevero continuamos para abajo por la pedriza sembrada de caminillos que se apartan de la pared para bajar al encuentro de un rellano en el que termina por desaparecer la nieve que al sol está ya suficientemente blanda.

Desde el Corredor de la Zapatilla.

            En el rellano, unos hitos de piedras nos conducen a una pared caliza con muy mal aspecto pero allí está la sirga que la recorre en descenso, verticalmente, una treintena de metros para iniciar una travesía  al sur, por terreno más escalonado de calizas ocres en busca del corredor de salida de la pared a medio Corredor de la Zapatilla. Allí una placa indica que la vía fue abierta por Ursi Abajo y Jesús Ibarzo en el 65 y que ha sido reequipada por los ayuntamientos de Candanchú y la Escuela Militar de Montaña en 2015. Aconseja el uso de casco, arnés y disipadores.
            Mi chica me dice que coincidimos en nuestro vivac en el Aneto en 2012 con Jesús Ibarzo que fallecería en accidente de escalada en Riglos al año siguiente.

Hacia atrás desde la Rinconada de Candanchú. 

            Es la una, echamos un trago de agua y nos vamos corredor abajo primero por las pedrizas que patinamos cuanto podemos y luego buscando el praderío que se asienta en la parte inferior del corredor que termina en la Rinconada. Allí tomamos agua de la surgencia que nace del corredor y que está helada y diez minutos después finalizamos nuestra jornada. Es la una y media.
            Ha sido una circular entretenida por resumirla de alguna manera  aunque quizás haya sido algo más que entretenida pues nos ha obligado a estar al loro durante la mayor parte de las cinco horas que hemos empleado en ella y al final nos hemos metido 1100 metros en las piernas y aunque parezca extraño para ser un domingo de buen tiempo, no hemos visto a nadie. ¿Es que ya no hay domingueros en el monte?
           

10 jun. 2019

45-19. SAN MATEU DESDE ALELLA. 9-6-2019.


Desde un claro del bosque en la Oeste de Sant Mateu.

Coll de Font de Cera, GR 923,  Coll de Can Colomer, Turós de Lledó y Sant Mateu, Ermita y Fuente de Sant Mateu y Mirador de La Cornisa.
09-06-2019.
Salida 08 h. Llegada 11 h.
Mixto.
Muy fácil.
Ascensión.
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Sant Mateu procedente del Parque de Serralada Litoral. Vía en amarillo.

            De vez en cuando hay que sacar a ventilar el piojo aunque no sea la Serralada Litoral lo que más nos guste pero estamos en medio del Parque Natural y hoy 9 de Junio de 2019 nos daremos una vuelta para conocer Sant Mateu por su Vertiente de Alella.

Iniciamos en camino en el Coll de Font de Cera. 

            Alella está muy cerca de Tiana y allí tomaremos la BP2005 hasta que pasados 5 kilómetros alcanzamos el Coll de la Font de Cera. Allí se cruza la carretera con el GR 92 y hay un pequeño aparcamiento para tres o cuatro coches a 270 metros de altitud.

Bloques de granitomuy meteorizado y pinos marítimos en la Serralada Litoral. 

            Son las ocho de una mañana pelín nublada que nos puede resultar excelente para caminar y allí tomamos el GR en sentido este por una pista que se va alternando con algún tramo de camino, en suave ascenso, al encuentro del Turó y el Coll de Can Colomer.

Sant Mateu desde Cerca de Can Colomer. 

Sant Mateu está cubierto de vegetación.

            Dejamos el Turó a nuestra izquierda  y nos entretenemos con una prueba de bicicleta de montaña en la que el personal parece jugarse la vida “oliendo a sangre” como comentarán algunos a nuestro lado.

La pista se abre en dos pero tomaremos el amino entre ambas ramas. 

            Con aproximadamente 3 kilómetros de camino la pista se abre en dos pero nosotros proseguimos por medio de las mismas, volveremos por la de nuestra derecha, y tras un tramo de camino siempre amplio y transitado comenzamos a visualizar la vestida y alomada cima a la que nos dirigimos.

El GR 92 está bastante señalizado.

            Caminar por el Bosque Mediterráneo es agradable bajo el punto de vista senderista pero con el prisma montañero de alcanzar una cima prominente pues no tiene nada que ver y por ello y si además el bosque lo cubre todo pues resulta complicado  identificar las cimas y es tarea muchas veces imposible disfrutar de vistas desde las mismas.

Llegando a Can Gallemi.

            Ganamos altura siempre hacia el este y alcanzamos una pista no demasiado transitada que nos coloca tras un pequeño rodeo en Can Gallemi donde iniciamos el recorrido del Rellano Cimero de Sant Mateu.

No acostumbramos a ver demasiadas avestruces.

            Estamos rondando los 500 metros de altitud y nos encontramos en terrenos de una explotación privada turístico- ganadera de animales varios y bien cuidados de entre los que destacamos a los avestruces en las inmediaciones del Turó de Lledó  coronado por encinas.

El Rellano de Sant Mateu.

Ermita de Sant Mateu.

            Son las nueve y media de la mañana y contemplando las instalaciones y los animales nos acercamos un poco al sur hasta Sant Mateu. Tampoco las encinas permiten otra vista que la de la ermita  de las inmediaciones, adosada a un club social.

La Fuente de Sant Mateu está seca.

            Poco después iniciamos el descenso continuando hacia el oeste. Nos permitirá pasar por la Fuente de Sant Mateu, sin agua, y tras continuar  el suave descenso alcanzar el Rellano de la Subestación Eléctrica con aparcamiento y cruce de pistas.


Abandonamos el GR 92 y volvemos por la Sudeste de Sant Mateu.

            Hay que decir que el tendido eléctrico es para nosotros el elemento orientativo más importante junto a la presencia del Mediterráneo al sur.

Premiá de Mar desde la Subestación Eléctrica de Sant Mateu.

            En el cruce abandonamos la pista que traemos con el GR y continuamos al sudoeste para faldear Sant Mateu.

La jara reina en el Bosque Mediterráneo de la Serralada Litoral.

            Poco más adelante alcanzamos el Mirador de la Cornisa y desde allí contemplamos las diversas Urbanizaciones de Alella, Premiá, Masnou y toda la costa hasta Barcelona terminando el Collserola.

Hacia Alella, Montgat y Barcelona desde el Mirador de la Cornisa. 

            En nuestra continuación pasamos por la Fuente d’en Botxir de Nifa que lagrimea agua no tratada y poco después cerramos el bucle a Sant Mateu alcanzando de nuevo el GR 92.

Hacia el Coll de Can Colomer. 

            Llegados al Coll  del Turó de Can Colomer abandonamos la pista y nos vamos en busca de la loma que llevábamos a nuestra derecha. Utilizando las pistas de servicio para las torres del tendido eléctrico recorremos la loma con sus tres promontorios seguidos hasta que en el más occidental la pista desaparece y tenemos que tomar un camino sin tránsito que desciende breve pero endiabladamente y que en diez minutos nos deposita justamente en el Coll de la Font de Cera donde tenemos aparcado el coche.

Descendiendo fuera de camino al Coll de Font de Cera.

            Son las once y hemos dado nuestro paseo dominguero con un recorrido modesto que no habrá pasado de los 12 kilómetros y en el que habremos acumulado un desnivel de no más allá de 350 metros. Podríamos haber visitado la Cadira del Bisbe o la Zona de Can Gurri pero otro día será.