28 jul 2021

61-21. TENDEÑERA DESDE BUJARUELO EN CIRCULAR. 27-7-2021.


Casquete Somital Nordeste de Tendeñera.

San Nicolás de Bujaruelo, Cerrojo y Cabaña de Otal, GR. al Collado de Tendeñera, Cara Norte y Arista Este. Descenso por la Arista Este, Montaña de Año y Ladera Norte de Otal a Cabaña de Otal.

27-07-2021.

Salida 07:30 h.

16 h.

Mixto.

Fácil.

Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Tendeñera procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            En Tendeñera nos estrenamos con una invernal en el año 85 desde Panticosa, eso era anteayer.  Luego vendrían otras ascensiones por el sur tanto desde el Puerto de Yésero como desde el de Linás de Broto e incluso repetiríamos desde Panticosa pero nunca lo habíamos hecho desde san Nicolás de Bujaruelo y ya tocaba.

            Es 27 de Julio de 2021. Han anunciado posibilidad de tormentas vespertinas y madrugamos de tal forma que son las siete y media cuando llegamos a San Nicolás de Bujaruelo tras adelantar en la pista a un rebaño de vacas que suben a puerto, una vez más pues parece que estamos gafados con el asunto.

Caminando por la Pista de Otal que cambiaremos por el camino de vacas que se ve en la fotografía.

            La mañana tiene algo de nubosidad dispersa pero está espléndida para caminar por lo que inmediatamente tomamos la pista cerrada al tráfico rodado que conduce al Valle de Otal y al Vado de Ordiso. Estamos a 1330 metros de altitud y el personal marcha hacia el Puerto de Bujaruelo.

Valle de Otal desde la entrada este en la que está el cerrojo del valle.

            Enseguida abandonamos la pista a nuestra izquierda por un camino ancho de vacas sin indicación alguna, que es más un pedregal por el que baja una escorrentía. Se trata del Camino de Otal que poco después cruzará la pista transitando entre retazos de praderío.

Collado de Tendeñera desde la Cabaña de Otal. 

            Se cruzará varias veces más con la pista de camino al Cerrojo de Otal al que llegaremos en tres cuartos de hora. El Valle de Otal está espléndido como siempre pero hoy no va a ser día para la fotografía pues hay mucha nubosidad dispersa que pinta de sombras y luces el paisaje.

Perdido el GR. remontaremos por libre en busca del Collado de Tendeñera. 

            Queremos abreviar y por ello en lugar de atajar por el irregular praderío hacia la Cabaña de Otal lo haremos por la pista zapatilleando a gusto al oeste aunque demos un poco de vuelta. Son las ocho y media pasadas de la mañana cuando pasamos por la Trasera de la Cabaña de Otal situada a 1630 metros de altitud iniciando un camino de fondo de valle en el que más adelante le aparecerán viejas balizas rojiblancas. Al oeste se ha dibujado perfectamente el Collado de Tendeñera que vamos buscando.

Ajos silvestres en el Valle de Otal. 

            El camino transita las inmediaciones del Rio de Otal hasta que superado el primer resalte del valle, se aleja del mismo hacia el norte por una ladera de praderío medianamente inclinada bajo el Valle Colgado de Ordiso.

            El praderío muy crecido y el camino poco transitado se alían para que perdamos el camino algo más arriba del pluviómetro y no nos molestaremos demasiado en recuperarlo, haremos una travesía ascendente al noroeste  en busca del Vallecillo de  Ordiso que remataremos con un corredor algo erguido pero fácil que nos sitúa sobre los 2200 metros de altitud en la grada que íbamos buscando.

Remontando un corredor erguido en busca del GR.

            Continuamos llaneando al oeste, pasamos sobre el inicio de la cascada por la que salta el barranco y nos situamos bajo el Collado de Tendeñera  al que accederemos tras recuperar las balizas rojiblancas que se habían ido a dar una vuelta por el este.

Vertiente Este del Collado de Tendeñera. 

            Un resalte final suave nos coloca en el Collado de Tendeñera situado a 2350 metros de altitud. Son las diez de la mañana cuando tras echar una visual al oeste  sobre un valle que se ahonda al oeste en busca de la Ripera, viramos al sur para tras visualizar la Cima de Tendeñera, algo distante, iniciar el tránsito del Lapiaz Norte de Tendeñera.

Tendeñera desde el collado del mismo nombre.

            El Perfil de Tendeñera desde el oeste es clásico e inconfundible articulándose en un par de combas, “olas” sucesivas, una buena parte del año vestidas de blanco; ahora la parte inferior de la primera onda es un irregular lapiaz calizo con sus tediosos subes y bajas que hay que atravesar en suave ascenso guiados por un a multitud de hitos.

            Encontramos neveros residuales y antes de que se yerga la ladera nos sentamos a echar un bocado sobre los 2500 metros de altitud.

Paretazo u Ola Inferior en la Norte de Tendeñera. 

            Un cuarto de hora después, la mañana está aquí frescucha por el asedio de nieblas dispersas y nubes que cubren el sol,  continuamos el ascenso en busca de una descompuesta pared en la que finaliza la onda inferior. El resalte está bastante erguido, subiremos alrededor de 150 metros, pero se suben bien un poco por cualquier parte.

Allí está el Casquete Somital de Tendeñera. 

            Recordando un día de hielo en este paretazo que nos puso a pruebas, alcanzamos el rellano bajo el casquete somital vestido con un nevero residual y con praderío fino comido por las ovejas que veremos luego bajo la Norte de Otal.

            El ascenso de la segunda onda u ola tiene la ventaja de que ya es la última y se va elevando paulatinamente al sur mientras que aparece  por nuestra izquierda la arista este del pico.

En la Arista Este de Tendeñera. 

            Cruzamos el praderío y ascendemos por un cordón herboso que va directo a la cima  y por el que se desarrolla un caminillo que proseguirá luego pedrera arriba vestido de hitos.

            Son 150 metros de ascenso que terminaremos por la arista con terreno más estable y donde podemos repartir esfuerzos con los brazos. La cima no está donde parece pues ganada la altura se alarga bastante llana hacia el oeste hasta alcanzar el Hito Cimero de Tendeñera situado a 2845 metros de altitud. Son las once y media y hemos subido en cuatro horas con parada de almuerzo, lo que habíamos estimado.

Foto de Cima en Tendeñera.

            Es una pena de día pues las vistas son poco afortunadas por falta de nitidez. Al este Otal, al sur los contrafuertes de Comas y Mondiniero, Suaso, Fañanizas y Navariecho-Toronzué; al oeste el resto de la Sierra de Tendeñera con Sabocos visible y la peña del Verde que buscamos y al norte Escuellas, Catieras, Baldairán y la Sierra Ferrera escudada en  Chornaleras y Mallaruego. El nordeste se adivina más que ve.

En la Placa Ancha de la Arista Cimera de Tendeñera. 

            Diez minutos después iniciamos descenso del casquete somital y antes de iniciar el descenso de la segunda ola tomamos la arista al este que pasando por La Pasata de Tendeñera  marcha a Otal.

La arista este del pico que vamos a recorrer de vuelta. 

            La arista está llena de caminos de ovejas y tiene un tránsito muy cómodo, suavemente descendente. En nuestro horizonte está la Montaña de Año  esbelta, modesta y visible tanto desde arriba como desde abajo y detrás las paredes de Otal y Royo. Un descenso cómodo nos lleva a un pequeño collado al sur del Casquete Somital de la Montaña de Año.

Hacia la Montaña de Año. 

            Estamos a 2450 metros de altitud y especulamos sobre si continuar descenso por el norte o por el sur de este farallón, pero antes, decidimos dejar las mochilas y subir a la cima que no hemos visitado nunca.

Espléndida estampa de la Montaña de Año. 

Se trata de una ladera herbosa y amable orientada al norte que cuenta con un hombro intermedio que subimos cómodamente sin las mochilas a pesar de los metros que llevamos en las piernas. Es la una menos cuarto cuando alcanzamos la Cima de la Montaña de Año situada a 2514 metros de altitud y desde la que se contempla una espléndida imagen de la Artesa de Otal, del Valle de Bujaruelo y de la Norte del Pico Otal.

Cómodo descenso de la Montaña de Año. 

En poco más de cinco minutos recuperamos las mochilas y proseguimos descenso  con la intención de alcanzar las campas por donde transita la subida al Collado Royo o de Otal sorteando las Paredes de fondo de valle que defienden la Norte del Pico Otal y que conocemos.

Bajo el Collado de Otal. 

Hay un par de hitos que parecen iniciar el descenso de la ladera hacia el fondo del valle, estaremos sobre los 2250 metros de altitud pero pasamos de largo en suave descenso al este hasta que cuando nos planteamos el descenso en serio estamos ya en medio de las paredes.

Elegante imagen del Pico Royo. 

Juan quiere buscar camino de descenso pero yo lo tengo claro: nos damos la vuelta y ascendiendo suavemente al oeste buscamos el descenso que conocemos fuera de los paredones. Nos tocará un rato de travesía por inclinado praderío pero localizamos algún hito y una baliza roja y perseverando un poco más, deshaciendo lo que no tendríamos que haber hecho, alcanzamos la línea de hitos que nos bajará al rellano de Otal y que ya utilizamos cuando subimos al Pico Royo.

Descenso franco y directo hacia la Cabaña de Otal. 

Juan vuelve después y  reunidos, sobre los 1950 metros de altitud nos sentamos en unas piedras a comer. Son las dos y cuarto.

Media hora después continuamos descenso por un praderío que se va arrellanando paulatinamente, lleno de piedras y cardos de todas las especies imaginables, para acercarnos a la Cabaña de Otal donde descansa el personal que ha salido a darse un garbeo y que si no apura igual se remoja, pues por el oeste la tormenta se asoma.

Espectacularidad del glaciarismo en el Valle de Otal. 

Una hora después repitiendo camino de subida estamos en San Nicolas de Bujaruelo. Son las cuatro de la tarde y terminamos un recorrido que desconocíamos al menos en su mitad y en el que nos hemos metido 1650 metros de desnivel. El día ha estado estupendo.

La Montaña de Año es bien visible desde el valle de Otal. 

Luego, tragando polvo en una pista con mucho tráfico pues San Nicolás está lleno de gente nos llegamos al Puente de los Navarros y sin más a casa y otro día más. 

Otras actividades en la zona:
Tendeñera, pico, 21-5-98, 20-7-07, 7-12-11, 6-7-13,
Ripera o la Blanca, punta, 21-5-98, 20-7-07,
Forato de los diaples, pico o peña del, 8-8-04, 12-9-16,
Escuellas, antecima sur de, 21-11-17,
Escuellas, peña, 3-4-99, 3-10-10, 21-11-17,
Chornaleras, punta, 17-6-15,
Mallarruego, pico, 30-10-15,
Royo de Bujaruelo o del Turbón, 7-11-17,
Otal, pico, 1-5-90, 13-10-02, 24-7-15
Tozal de las Comas, 6-4-03, 11-4-10, 3-11-13, 20-6-19,
Navariecho, punta, 27-2-00, 24-10-09, 12-1-19,

24 jul 2021

60-21. GARMO DEL PICO POR EL IBÓN DE LAS ALGAS. 23-7-2021.

Las dos Cimas del Garmo del Pico desde su Aristya Oeste.

Embalse de Lanuza, Pista a Sierra Plana, Collada Baja, Ibón de las Algas, Corredor Sudoeste, Cara Sudeste, Garmo del Pico, Barranco Porté, Mirador de Sierra Plana, Camino del Frondón y Pista a Lanuza.

23-07-2021.

Salida 07:30 h. Llegada 15.45 h.

Sol.

Bastante fácil.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Garmo del Pico procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            La Vertiente sur de las Argualas tan visible desde el Valle de Tena era un monte de ovejas, era, porque ya no hay más que un exiguo rebaño en las Laderas de Gabarda.

Desvío de la Pista de Panticosa para subir al Mirador de Sierra Plana.

A las Argualas se acostumbra a subir por el este, desde el Balneario de Panticosa, aprovechando su altitud, quedando las demás vertientes para disfrute de montañeros, tan machacas como sibaritas.

Abandonando la pista para ir hacia la Collada Baja tomada a la vuelta.

El Garmo del Pico es una cima modesta, con una situación privilegiada sobre el valle y eclipsado por otras vecinas más grandes, que tiene su ascensión más fácil a partir del Embalse de Lanuza y las zonas de Sierra Plana o del Frondón, pero hoy nos vamos a dar un homenaje y subiremos por el Ibón de las Algas o del Gas, que de las dos maneras aparece en mapas, haciendo una “circular” para deleite de mi chica.


Cruzando el Barranco Forronias.

Por ello y de las tres opciones que parten del Embalse de Lanuza utilizaremos dos y consecuentemente, a las siete y media de la mañana del 23 de Julio de 2021 hemos aparcado en la parte sudeste del embalse y tomamos la pista que marcha a Panticosa para abandonarla cinco minutos después y comenzar a subir con ganas. Creo que se trata de la pista más tiesa que conocemos en este Pirineo: en cuatro kilómetros  pasamos de los 1260 metros a los 1800 metros de altitud y tras una hora de revueltas orientadas al este.

Vista atrtás desde la Collada baja. Hoy es el día de las travesías poco agradables.

Cuando trasla última gran revuelta la pista se gira al noroeste la abandonamos en un lomón que baja del norte y por el que se podría ascender. A partir de aquí comienza un territorio de travesías sobre laderas mixtas, descompuestas y más o menos escalonadas, en las que hay que tener costumbre para no desesperar en el empeño: si vas con confianza el disfrute está asegurado, si no el padecimiento será eterno.

En la Collada Baja miramos nuesttra continuación.

Al iniciar la travesía, al este se recorta la Collada Baja que es nuestro objetivo y para ello hay que atravesar la ladera por encima de los Prados y Caseta del Grau de Millé, aunque sería más cómodo pasar por la caseta y en esta travesía hay que cruzar inicialmente el Barranco Mondé y luego el Barranco Esforronías oculto y en el que todavía baja un poco de agua con lo que alarga la travesía un poco más de lo que se ve.

Tramo complejo acercándonos al Desagüe del Ibón de las Algas. 23-7-21. 

Un pequeño resalte de hierba nos deposita en la Collada Baja situada a 2014 metros de altitud y situada en la Arista Sur del Garmo del Pico, tras tres cuartos de hora de camino.

Vista attrás hacia Collada Baja.

A partir de aquí entramos a la vertiente del Desagüe del Ibón de las Algas. Yo creo que realizamos la travesía de la ladera y sus correspondientes barranquillos un poco más alto, pero la vamos a comenzar prácticamente en horizontal pues el primer tramo visible así lo aconseja.

El terreno se torna más amable cerca del Desagüe del Ibón de las Algas.

Hay que avanzar con mucho cuidado aprovechando viras y repisas que permitan una progresión cómoda por terreno descompuesto hasta que aparezca el siguiente tramo. No hay camino ni hitos.

Llama la atención Peña Cuchiblanga. 

En la siguiente tramada de travesía atravesaremos un primer barranco con reducido sube y baja hasta alcanzar otro crestón en el que hay que emplear un poco las manos.

Llegando al Ibón de las Algas.

El Tramo siguiente en el que giraremos un pelín al norte va a resultar más complejo pues hay que cruzar otro torrente por terreno más erguido y otro a continuación en una zona de placas calizas entre las que hay que buscar camino para progresar en la salida.

Ibón de las Algas desde su orilla este. 

Aquí nos enrollaremos un poco subiendo y bajando pequeñas rampas de hierba muy erguidas en las que las hierbas nos sirven de presa de manos, terminando por alcanzar un crestón muy erguido en el que hay que trepar unos metros delicados.

Se nos ha ido una hora larga y todavía visualizamos la Collada Baja sin ganar prácticamente altura, pero las hostilidades tienen su fin ya que estamos muy cerca del barranco y la ladera derecha próxima del mismo es una rampa agradable en comparación con el tramo anterior. Definitivamente, en la anterior ocasión fuimos más altos pero las dificultades de la zona de placas fueron similar a la de hoy.


Corredor de salida de la Cubeta Lacustre de Algas. 

Avanzando en ascenso al oeste, cómodamente alcanzamos el curso de agua que terminaremos por su orilla izquierda en el cierre del ibón.

Son las once menos cuarto cuando llegamos al Ibón de las Algas situado a 2281 metros de altitud. Hacemos algunas fotos en este lugar tan especial y recóndito y nos sentamos a echar un bocado breve en la orilla sur del mismo.

Remontando el Corredor Sudoeste del Ibón de las Algas. 

La nubosidad de una mañana espléndida parece que evoluciona más deprisa de lo previsto por lo que no nos entretenemos y un cuarto de hora después continuamos por un corredor muy descompuesto y amplio que marcha al sur, es una de las cuatro salidas que nos ofrece la cubeta lacustre.

Ladera Sur del Garmo del Pico. 

Ascenderemos un centenar de metros bastante estables a pesar de la pedriza y alcanzamos la arista sur-sudeste de nuestro objetivo. Estamos a 2380 metros de altitud y ante nosotros se despliega una ladera limitada entre la arista Sur y la que nos encontramos y que culmina en el rocoso Casquete Somital del Garmo del Pico.

Media hora de persistente ascenso por praderío escalonado nos conducen a la base de las paredes que faldearemos hacia nuestra izquierda para proseguir el ascenso, paralelos a la arista cimera de la doble cima del Garmo del Pico.

Casquete Somital Sur del Garmo del Pico. 

Son las doce cuando llaneamos entre cima y cima del Garmo del Pico situadas sobre los 2674 metros de altitud. Es un día caliginoso y neblinoso como pocos que lo convierten en un desastre para la fotografía, donde el relieve ha desaparecido completamente.

Hacemos una foto de cima y contemplamos nuestro recorrido desde aquí hasta Feniás y cinco minutos después nos vamos para abajo: queremos bajar toda la arista oeste.

Hacia la Cima del Garmo del Pico. 

Descendemos cómodamente los dos resaltes superiores de la arista mientras que Juan marcha hacia la Brecha de Feniás para hacer la foto del ibón y seguidamente tirarse al oeste pedriza abajo del Valle del Porté

    Como Juanmarcha valle abajo nos descolgamos de la arista  hacia el valle para reunirnos en las inmediaciones de nuestro campamento sobre los 2400 metros de altitud y unos metros debajo, en el Nacimiento del Barranco Porté bebemos al gusto un agua fresca que suelta los empastes. ¡Qué bueno es tener recuerdos mientras el Alzheimer nos lo permita!

Foto de Cima en el Garmo del Pico. 

Creo recordar que el tránsito del resalte de la cascada se hacía por la orilla derecha de la misma pero mis chicos marchan a la izquierda y tendremos que buscar una inclinada vira herbosa que nos salve del riesgo de bajar de cabeza. Luego praderío abajo alcanzamos la Cabecera de Sierra Plana y con ella nos llegaremos a las Antenas del Mirador de Sierra Plana situadas a 1870 metros de altitud. Es la una y media.

Bajando por el Barranco Porté.

Queríamos comer a la sombra de uno de los edificios, pero está todo lleno de excrementos de las yeguas y decidimos bajar un poco y comer a la sombra de algún pino pues llevamos agua suficiente.

Buscando el Resalte del Barranco Porté.

Hay un poste de direcciones que nos ofrece el descenso hacia Sallent y el de Lanuza por el Frondón y tomamos este último que tiene las tres primeras estacas derribadas por las yeguas. ¡Joderse con la manía de no proteger las balizas con alambre de espino! El ganado las derriba sistemáticamente.

El Pequeño Embalse de Sierra Plana. 

Las ponemos de pie sin futuro pero desaparecen primero las balizas y los hitos y finalmente las pocas huellas de tránsito que hay en el Barranco Rutaviesas por lo que hemos de deambular, con la idea de que, si no aparece el camino a nuestro paso, tendremos que marchar al este al encuentro de la pista.

Finalizando la Sierra Plana. 

Sobre los 1750 metros de altitud y en una sombra junto a una rama del barranco paramos a comer. Media hora después continuamos ya en horizontal al este y nos tropezamos con tres estacas que señalan un poco transitado camino con sus dos ramas ascendentes. Posiblemente por allí bajaba el camino que
pretendíamos, pero sin tránsito y sin indicaciones lógicas nos vamos por la rama que asciende suavemente al esté pensando que descenderá enseguida.

Intentando localizar nuestro camino de descenso a Lanuza.

       No será así. El camino sube y baja ilógicamente en la Majada del Frondón, poco después localizamos una baliza de PR. y enseguida balizas azules que nos llevarán a la pista un kilómetro antes del lugar donde la hemos abandonado a la mañana. Luego recordaremos que también nos liamos la vez anterior que bajamos hasta Lanuza.

De nuevo en la pista que baja a Lanuza. 

Secnecio en la Pista de Lanuza. 

Van a ser las tres de la tarde cuando nos echamos pista abajo, Nos quedan por delante alrededor de 5 kilómetros que vamos a hacer con el turbo puesto pues a pesar de detenernos a echar un trago en una fuente de la pista y de recoger un poco de orégano, son casi las cuatro cuando nos llegamos al coche.

La Collada desde la pista a la vuelta sin contraluz. 

Pacino y Foratata desde cerca de Lanuza.

Hoy han sido1500 metros de desnivel que hemos acumulado en una circular especial no apta para todo el mundo y no vayáis a pensar que me pongo excelso. Por arriba el día estaba muy decente a pesar de la calima pero por abajo hace una tarde infernalmente cálida. Dice el chascarrillo que Dios le contesta a San Pedro que “en el horno tiene a Zaragoza.”

Otras actividades en la zona:
Feniás, garmo, 2-8-12,
Feniás, garmo del pico, 16-4-01, 2-8-12,
Feniás o Arna, punta, 2-8-12,
Ibón de las Algas solo para sarrios. 2-11-07.
Zerrez, punta, 1-8-12,
Gabarda u Ordicuso, peña, 18-9-06, 5-1-12, 14-7-18, 30-6-20,
Argualas, pico, 3-9-88. 22-8-98, 1-8-12, 18-8-13, 15-8-19,
Algas, pico de las, 3-9-88, 22-8-98, 1-8-12, 18-8-13,15-8-19, 
Algas Norte, pico de, 3-9-88, 22-8-98, 1-8-12, 18-8-13, 15-8-19,