14 abr. 2019

32-19. PEÑAS PEYREGET Y DEL COL DE L’IOU ENTE ANEU Y L’IOU. 13-4-2019.


Desde la Cima de la Peña del Col de L'Iou la Peña Peyreget.

Aparcamiento de Aneu, Falsa Peña del Col de L’Iou, Col de Aneu, Cabaña de la Glere, Vallón de la Peña Peyreget, Arista Oeste,  Peña Peyreget, Peña del Col de L’Iou y Valle de Aneu.
13-04-2019.
Salida 09 h. Llegada 14 h.
Sol.
Fácil.
Esquí de Montaña.
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Peyreget y Col de L'Iou procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Arnousse, Belonseiche, Aoudas, Monjes, Astún, Houer, Gradillere, Aneu, Arazures, L’Iou, Peyreget… son pasos utilizados por los esquiadores que, transfronterizos o no, permiten comunicar valles entre sí y facilitan la realización de rutas circulares que suelen gozar del beneplácito del esquimo. Nosotros utilizamos los más mables para hacer circulares y hoy 13 de Abril de 2019 vamos a por una de ellas, elegida por fácil y corta: utilizaremos los pasos de Aneu y L’Iou y trataremos de disfrutar de la nieve en una jornada anunciada como buena meteorológicamente hablando.

Habrá que buscar la nieve con detenimiento en la parte baja del Valle de Aneu.

            Es sábado y por ello habrá que vencer la primera dificultad de la jornada que es el de los embotellamientos de las carreteras en torno a la estaciones de esquí cosa que se soslaya madrugando y que tiene como contrapartida el limitar el periodo en el que el sol realiza la impagable labor de adecuar la nieve si hay, como es el caso, un buen rehielo.
            Por ello, son las nueve menos cuarto  cuando estamos aparcando junto a la Cabaña de Arraille en el Aparcamiento del Valle de Aneu, sin ningún problema pues es muy buena hora.

De la Cabaña Senescau en adelante hay nieve sobrada. 

            A las nueve de la mañana y con los esquís al hombro nos bajamos para cruzar el Barranco de Brousset en su confluencia con el de Senescau, para calzar esquís a 1720 metros de altitud y ascender entre cortes de nieve hacia la Cabaña Senescau desechando la vía de ascenso que transita por el Barranco Senescau porque nos parece con más cortes.

Foqueando hacia la Falsa Peña del Col de L'Iou. 

            Estamos al sol y foqueamos sobre nieve dura, bien rehelada, llevando una imperceptible huella de ascenso y que alcanzada la Base de la Pared del Soum de Pombie pasa del noroeste al oeste indicándonos a la vez el puente que facilita el acceso  a los campos de nieve altos del Valle de Aneu.
            En muy suave ascenso alcanzamos el rellano al sur de la Falsa Peña del Col de L’Iou a la vez que dominamos el collado y peña del mismo nombre por donde pretendemos volver.

Hay que perder unos metros para remontar al Col de Aneu.

            Hay que perder alrededor de 50 metros que deslizamos con las pieles, para cruzar sobre el inicio del Barranco Senescau orientados por el doble Collado de Aneu. Luego unas rampas muy suaves  nos depositan enseguida en el Collado de Aneu o de Bious situado a 2087 metros de altitud cuando son las diez y cuarto.

La Vertiente Norte del Col de Aneu tiene una nieve divina.

            Imaginaos el día en el que no corre ni la más leve brisa y digo imaginaos porque no es muy fácil vivir tal situación en un collado con esta orientación. Quitamos pieles, nos saludamos con un francés que sube desde el Quartier de Rebec y nos vamos para abajo.

Solamente por esta nieve merece la pena la circular. 

            La pala orientada al oeste tiene nieve dura pues el sol solamente la acaba de besar oblicuamente, “de refilón” y algunas acumulaciones de nieve polvo denunciadas por el paso del esquiador pero es igual la ladera se esquía deliciosamente y mejor las placas de nieve vieja. Se trata de un placentero descenso tratando de recordar algún paso anterior y que hacemos con tendencia al noroeste incorporándonos a los barranquillos que bajan de Peña Arazures.

Las Laderas Sur de Rebec y Lapassa tienen ya mucha roca.

            Cerca de los 1800 metros de altitud terminamos derrapando unos metros por el estrecho barranco y quitamos los esquís pues la orilla derecha del mismo tiene más tierra y yerba que nieve: Habrá que portear.

Acercándonos al Barranco de Rebec.

            Van a ser las once y el porteo suave y agradable con el sol en la espalda y prácticamente de llano alternando cortos tramos de trochas de ganado con neveros residuales nos conduce a las inmediaciones de la Cabaña de la Glera.

Hay que cargar los esquís en la mochila. 

            Tenemos dudas entre dar la vuelta larga que rodea la Peña Peyreget por el norte o la corta que la rodea por el sur y entre dudas recuerdo la pala que remontamos siguiendo una espléndida huella y que ahora, orientada al oeste está con muy poca nieve.

Arazures y Gradillere escoltando al Col de Aneu o Bious.

            De cualquier forma hay que proseguir el faldeo al noroeste para cualquiera de las dos y puesto que llevamos cargados los esquís nos vamos para arriba por terreno mixto. Estamos a 1750 metros de altitud y 100 metros más arriba nos esperan los pinos negros en los que termina la pala.

La Pala de los Crabetos no tiene casi nieve. 

            Sin prisa pero sin pausa nos vamos para arriba, cruzamos el tramo de nieve cabecero y alcanzamos el vallejo que transita ascendentemente al sur de la Peña Peyreget ni siquiera  una docena de metros más abajo del lugar por el que accediéramos en la anterior ocasión: Bingo.
            En el arranque del vallejo nos sentamos sobre unas piedras a echar un bocado al delicioso sol de la mañana. Son las once y media y estamos donde queríamos estar para hacer la vuelta corta, la otra pasa por la Cabaña y el Ibón de Peyreget.

Echamos un bocado y continuamos hacia el Col de L'Iou.

            En medio del disfrute de la soledad de la mañana aparecen por la espalda un grupo de esquiadores y es que si hubiéramos continuado con el rodeo por encima de la Cabaña de la Glere podríamos haber tomado una pala con muchos bloques de piedras pero que orientada al nor-noroeste conserva nieve. Nosotros siempre por libre y el personal viviendo del GPS.

El vallecillo es paralelo a la Peña Peyreget.

            Marchan para arriba delante de nosotros como si quisieran enseñarnos un camino que ya conocemos y que en otras circunstancias nos hubiera ido de cine. Se trata de un estrecho vallecillo que entre pinos negros dispersos salpica una serie de pequeños resaltes de nieve dura que a nosotros nos importa un pepino pues hemos puesto cuchillas y amén.
            Baja gente en sentido contrario al nuestro y se nos quiere hacer un pelín largo el remonte pues no en vano hemos de ganar por encima de los 300 metros de desnivel.

Vista atrás hacia Ayous. 

            Primero nos acercamos a las Paredes de la Peña Peyreget y finalmente tras una rampa amplia alcanzaremos un collado del que arranca la Arista Oeste de Peña Peyreget. Estamos a 2187 metros de altitud.
            Remontamos unos metros por la arista amplia perfectamente nevada y bajo el primer resalte dejamos los esquís va a ser la una menos cuarto.

Hacia la rampa de salida del vallecillo.

            La arista con mucha nieve no se camina mal con los debidos cuidados especialmente en los tramos con poca nieve. La huella se hace bien y es muy segura y tras los subes y bajas correspondientes alcanzamos la afilada Cima de Peña Peyreget situada a  2252 metros de altitud cuando es la una del mediodía.

Remontando hacia Peña Peyreget.

            Un par de fotos y un selfie que nos falla pues he debido de tocar el zoom y media vuelta sobre nuestros pasos llenándonos de Midi, Peyreget Pico y de todo el Circo de Bious Artigues que tiene toda la nieve que le ha faltado en esta temporada.

La Sudeste de Peña Peyreget.

            Recuperamos los esquís bajamos deslizando hasta una depresión intermedia y remontamos suavemente hasta la Cima de la Peña del Col de L’Iou a 2192 metros de altitud. Es la una y cuarto.
            Haciendo la transición se le escapa un esquí a mi chica y ya nos tienes marchando a la carrera de la cima en su busca. La suerte es que resbala hacia la vertiente del Col de L’Iou y lo encontraremos enseguida.

Midi de Ossau desde Peña Peyreget.

            Luego no queda más que faldear la Sur de Peyreget, disfrutar con el corto descenso del Tubo de la Falsa Peña del Col de L’Iou y seguidamente los campos altos del Valle de Aneu siguiendo aproximadamente la misma ruta que en el ascenso de la mañana. La verdad es que la parte alta del valle está muy poco trajinada. La nieve está muy decente para la hora que es.

Remontando hacia Peña del Col de L'Iou.

            En el barranco limpiamos los esquís y seguidamente remontamos hasta el coche para llegar a las dos de la tarde, antes de lo imaginado, a pesar de que habremos acumulado los 1000 metros de desnivel.
             Y es que por terreno medianamente conocido y con estas condiciones de la nieve, sobre todo para los descensos que es donde la buena nieve nos permite llevar un poco de ritmo aunque ese no sea nuestro rollo, ha sido fácil.

La Vertiente Norte del Portalet tiene ya muchas zonas peladas de nieve.  

            ¡No hay que perderse el Circo de Bious incluso a pesar de los Llanos del Sol!

12 abr. 2019

31-19. LAPAZUSO CON MUCHA NIEVE. 12-4-19.


Nieve reciente en la Norte de Lapazuso.

Aparcamiento de Anayet, Barranco Lapazuso y Cara Oeste.
12-04-2019.
Salida 10:45 h. Llegada 13:30 h.
Sol.
Muy fácil.
Esquí de montaña.
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Lapazuso procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Disponemos de un par de días para hacer algo por aquí antes de que llegue la Semana Santa: una corta y otra más larga y será la meteorología quien decida por nosotros.
            El 12 de Abril de 2019 amanece con mucho viento en altitud y con nubosidad de retención en la Arista Fronteriza. La mañana, al sur, está soleada y fresquita  y lo tenemos claro, nos iremos a Lapazuso ya que cuanto más al oeste más difícil será que el día se arregle rápido.

En Anayet hay una débil capa de nieve con permiso del viento.

            Sextas y Sarrios están cerrados y claro, Anayet tiene el aparcamiento libre bastante lleno cuando llegamos sobre las diez y media de la mañana. Un cuarto de hora después comenzamos a foquear a 1730 metros de altitud por la ladera derecha del valle en dirección sudoeste.

El Barranco Lapazuso está que revienta de nieve. 

            Pasada la Zona de los Babys atravesamos fuera pistas casi todo el valle para alcanzar las inmediaciones del Barranco Lapazuso en dirección oeste.

Hay que hacer huella en el Barranco Lapazuso.

            Poco después y Frente al Barranco Culibillas nos vamos hacia la Negra Lapazuso y con ella entramos al barranco del mismo nombre.

Solamente llevamos un esquiador por delante y no paree conocer la zona. 

            El barranco es desagüe natural del Ibon de Lapazuso, al pie del Pico Royo, no confundir con el Ibonciecho de Lapazuso que está en las inmediaciones del Collado de la Mina en la Este de Punta Lapazuso, y está a  reventar de nieve, pues estas últimas nevadas lo han cargado poco a poco.

La nubosidad  de retención que nos ha echado para aquí. 

            Sin ir más lejos esta noche habrán caído otro par de dedos de nieve recolocados por el viento que por cierto ha cesado prácticamente ya.
            Hay viejas huellas cubiertas de nieve polvo y la huella de un esquiador que no parece conocer muy bien la zona.

Dejando el Barranco con compañía. 

            Foqueamos con comodidad olvidándonos de su huella y tras los pequeños resaltes del barranco y en las inmediaciones del Ibón de Lapazuso nos encontramos, charlamos y le ponemos al día pues es la primera vez que viene por estos pagos.

La Oeste de Lapazuso con nieve como nunca. 

            La Oeste de Lapazuso recibe muy tarde el sol y en previsión de las placas ventadas que puedan aparecer por arriba nos ponemos las cuchillas y nos vamos relajadamente hacia la cima. Se trata de un pala fundamentalmente amable que cuenta únicamente con un tramo  un tanto erguido y entre rocas en la parte alta de la pared y que abordamos sin más, tras alcanzar el rellano intermedio sucesivo a la ladera  inicial.

En la Cima de Punta Lapazuso. 

            Alternamos placas algo duras de nieve vieja con pequeños depósitos de nieve polvo reciente y sin problemas alcanzamos la pequeña faja superior que se allana para depositarnos bajo la Cima de Punta Lapazuso situada a 2272 metros de altitud cuando son las doce y cuarto de la mañana.

Mi chica con el Midi bajando de Lapazuso.

            Al hito cimero no se llega con los esquís pues es rocoso y está venteado. Ahora batido por el viento nos invita a buscar un poco de abrigo en unas rocas pero sin demasiado éxito. Suerte que le mañana no está fría.

Entre polvo y dura resulta aceptable la nieve de Lapazuso.

            Nuestro compañero se marcha para abajo y nosotros nos lo tomamos con más calma, hacemos unas fotos desde la cima y preparamos bártulos para iniciar el descenso seguidamente.

Descendiendo en busca del Ibón de Lapazuso. 

            Es una cima que nos gusta. Tiene una salida amable y muy acostada  luego unos giros sobre nieve dura que se esquía muy bien a pesar de la pendiente entre rocas emergentes y luego una diagonal un poco al sur nos saca de las rocas y nos deposita en una depresión inclinada pero amable en la que termina el tramo más comprometido que no lo es tanto.

La Oeste de Lapazuso que acabamos de bajar.

            De allí hasta el barranco el descenso sobre nieve mixta no está mal para terminar enseguida con una diagonal hacia el Ibón de Lapazuso. Allí hay unas rocas limpias y nos sentamos a echar un bocado pues se trata de un lugar abrigado.


El Lecho del Ibón de Lapazuso está completamente cubierto de nieve.


            El ibón está completamente cubierto de nieve y nada podría hacer pensar que allí se alojara. Le hacemos una foto para el recuerdo y tras calzarnos de nuevo los esquís nos vamos para abajo esquiando el Barranco Lapazuso. La nieve engancha algo las colas de cuando en cuando pero bueno, nos aprovechamos de las placas de nieve vieja que empiezan a blandear en superficie.

El Barranco Lapazuso con nieve cambiante y el Royo detrás.


            Del barranco nos incorporamos a la Negra Lapazuso y nos entretenemos un rato yendo de aquí para allá hasta que confluye con Anayet, lugar en el que atravesamos de nuevo el valle y nos llegamos lo más directamente posible al aparcamiento cuando es la una y media, con la idea de que hemos acertado con la decisión.

Manojo de Narcisos en Anayet.

            Mañana sábado lo anuncian mejor, hoy nos hemos aliviado con 550 metros de desnivel, mañana serán más pero eso ya se verá.


10 abr. 2019

30-19. PEREGRINACION ANUAL A MANDILAR YA FUERA DE TEMPORADA. 9-4-2019.


Mandilar tiene un buen traje blanco.

Aparcamiento de Panticosa, Selva Verde, Rellano de Petrosos y Caras Norte y Este.
09-04-2019.
Salida 10:15 h. Llegada 14:30 h.
Sol.
Muy fácil.
Esquí de Montaña.
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Mandilar procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            La Estación de Esquí de Panticosa, a pesar de estar cosida a cañones, como todas, ha tenido una temporada 18-19 bastante efímera pues ha estado abierta solamente un par de meses. Abrió tardísimo y ha cerrado bastante antes de lo previsto. ¿Será una premonición acerca del futuro que les aguarda, más pronto que tarde, a la Estaciones de esquí del Pirineo?

Comenzamos porteando en Estrimal.

            La semana pasada nos dimos la vuelta porque Estrimal aparecía muy pelada desde el pueblo y lo dejamos pues no estábamos mentalmente dispuestos a portear. Unos días de nieve después, dicen que mucha, yo creo que no, volvemos a la carga para aprovechar una ventana matinal anunciada no por todos.

Debajo de Prado Verde casi no queda nieve reciente.

            Es 9 de Abril de 2019 y tras levantarnos tarde, nos da la impresión de que la ventana puede ser posible desde la nubosidad baja de Sabi y a las diez y cuarto hemos aparcado en Panticosa desierta y sea, a pesar de que Estrimal está igual que hace cinco días: las nevadas han sido tan efímeras como la temporada de esquí aquí y habrá que portear pero hoy estamos dispuestos.

En Prado Verde los últimos cortes que pasamos con cuidado.

            Una media hora corta de porteo nos deposita en el segundo cruce de Estrimal Con Santa Cruz y allí comenzamos el foqueo. La mañana que tenía alguna nubosidad dispersa se aclara dejándonos un cielo azul de foto con una temperatura envidiable tras un rehielo aceptable.

Hacia Petrosos en pistas hay mucha nieve, fuera poca y nada fiable.

            Un cuarto de hora después estamos en Selva Verde a 1500 metros de altitud. Allí, en el rellano, aparecen los últimos cortes  y de allí para arriba las pistas tienen nieve continua y abundante. Fuera, las palas están demasiado manchadas para foquear e imposibles para el descenso.

Vertiente Oeste de Mandilar. 

            Nos encontramos con algunos empleados de la estación que están recogiendo y nosotros sin prisa pero sin pausa foqueamos generalmente al nordeste en busca de Petrosos.

La Norte de la Partacua todavía con nieve reciente desde Petrosos.

            Son las doce menos cuarto cuando pasamos junto a las instalaciones desiertas a 1850 metros de altitud y girando al sudeste nos vamos acercando a la cubeta lacustre en la que se encuentra la parte alta de la estación. Es una delicia trazar por donde te viene en gana sin la preocupación de tratar de no molestar a los esquiadores. La nieve está durilla en esta orientación.

El Verde y Tendeñera con mucha nieve. 

            La pareja de raquetistas que han salido por delante de nosotros aparece allá abajo cuando nosotros entramos en la Cuenca de Sabocos contemplando al siempre atractivo Verde que no tiene demasiada nieve. Más allá, al este, Tendeñera ya es otra cosa.

Cómo se nota que la Estación de Panticosa está cerrada.

            Charlamos con una pareja que está trabajando con una pisanieves en los cañones y nos vamos para arriba para foquear el Casquete Somital de Mandilar vestido de nieve polvo profunda y acostrada. Ayer debió de haber precipitación de agua.

Remontando sobre nieve virgen con Sabocos detrás.

El Corredor Trasarriu está imponente.

            El casquete somital que acostumbra a estar muy trajinado no tiene apenas huellas e incluso en el tramo final tendremos que hacérnosla mientras aprovechamos para contemplar el Ibón de los Asnos de blanco vaticano, los dos Corredores de Sabocos y el espectacular corredor entre Peñas Roya y Blanca todos con algunas pequeñas coladas recientes.

Poca gente ha trajinado por Mandilar.

            Es la una menos cuarto cuando llegamos a la Cima de Punta Narronal o Mandilar situada a 2212 metros de altitud. Hemos subido los 1050 metros en dos horas y media  y tenemos las espaldas mojadas. Hacemos unas fotos en el Mirador de los Valles  mientras contemplamos la creciente nubosidad de evolución y nos sentamos en la escalinata del final de la silla para echar un bocado sentados cómodamente y abrigados de la brisa.

Haciendo huella sobre nieve profunda algo costra.

            Media hora después terminamos la transición, nos montamos en los esquís y nos vamos para abajo sobre la nieve profunda y algo costrosa que en amables pendientes no resulta demasiado agradable de esquiar, pero no es mayor problema porque conforme vayamos perdiendo altura mejorará progresivamente.

Foto de Cima en Mandilar. 

            Cuando abandonamos la zona de Sabocos la nieve está bastante mejor al ser mucho menos profunda y en la llegada  a Petrosos sigue durilla.

La nieve está profunda y costrosa pero habrá que manejarla.

            De allí para abajo prácticamente ha desaparecido la nieve nueva y la vieja, más uniforme y consistente, se esquía mucho mejor.

Bajando hacia Asnos.

Atrás se queda Mandilar.

            Pasados los cortes de Selva Verde entramos en Estrimal ya con cuidado pues hay zonas con muy poco espesor de nieve pero al poder  elegir las sorteamos con facilidad.

En el Tubo de las Fobas la nieve ha mejorado definitivamente.

            Llegados al lugar donde hemos calzado los esquís a la mañana, cruzamos sin descalzar la pista limpia de nieve y proseguimos deslizando más que otra cosa con primoroso cuidado los alargados neveros que esta mañana ni siquiera hemos foqueado.

Hemos apurado más bajando que subiendo. 

            Llegados al gran corte quitamos esquís los cargamos en la mochila y en diez minutos nos llegamos al coche a 1150 metros de altitud cuando son las dos y media. Las nubes de evolución que en algún momento nos han proporcionado malos presagios han sido clementes con nosotros y se han quedado remolonas y muy altas permitiéndonos un descenso con excelente visibilidad y sin prisas.

Manojo de tusílago fárfara cerca de Panticosa.

            Las nubes se quedarán muy altas mientras que nosotros nos volvemos a casa con el sol y otro día más que sin disfrutar de una nieve espectacular hemos ventilado el piojo agradablemente.   
           
Para ver más fotos.