13 oct. 1989

12-89. GOURGS BLANCS DESDE SAINT SAUD. 13-10-89.


Gourgs Blancs y Jean Arlaud por la vertiente sur. 13-10-89

Saint Saud, Pic Camboue, Pala Lourde Rocheblave, Torre Armengaud, Gourgs Blancs, Corredor Sur de Jean Arlaud, Ibones y Barranco de Guías y Refugio de Estós.
13-10-89.
Salida 12 h Llegada 17:30 h.
Mixto.
Dificultad media.
Ascensión.
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Jean Arlaud procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            En la Cima de Saint Saud a 3008 metros de altitud se está bien pero no permaneceremos más allá de cinco minutos, tenemos mucho tajo por delante aunque solamente sean las doce del 13 de Octubre de 1989.
            Desandamos un trozo de camino hasta alcanzar el amplio collado y en dirección prácticamente este continuamos en suave ascenso pero no por la arista que supone un cierto entretenimiento sino que nos bajamos un poco de la misma para transitar un amplísimo corredor que nos conducirá poco después a la arista en las inmediaciones del Pico Camboue al que llegamos un cuarto de hora largo después.

Camboue, Pala Lourde Rocheblave y Torre Armengaud desde Saint Saud. 10-7-10

            Trepamos fácilmente una decena de metros  y estamos a 3045 metros de altitud. Son las doce y cuarto pasadas cuando, de inmediato proseguimos por un amplio y llano hombro que enseguida se ira encumbrando  en busca de la arista que llevamos ahora a nuestra izquierda y que se corta en verticales paredes. Hacemos un par de fotos: una hacia los Clarabides y la otra sobre la imponente Cara Norte de Lourde- Gourgs Blancs  que está absolutamente vertical y pintada de blanco y gélido hielo que la decora desafiante.
            Haciendo arista hacia el este nos asomamos a un par de corredores que no parecen excesivamente difíciles para incorporarnos a la Cresta Oeste de la Pala Lourde Rochemblaye, una cresta amplia y alomada que se va afilando conforme nos elevamos sobre la misma aunque se trata de un pedregal granítico que se sube por cualquier parte y que se ve libre de nieve tanto más cuanto derivamos hacia la cara sur del pico.
            En alrededor  de media hora alcanzamos la estrecha y angosta Cima de la Pala Lourde Rochemblaye. Estamos a 3104 metros de altitud, ha sido poco el desnivel pero todo se lleva su tiempo como siempre.

 Detalle de la Arista Noroeste de Camboue.10-7-10.

            Nos vamos acercando al plato fuerte del día y lo notamos físicamente pues la cresta, ya de por sí aérea, se empieza a complicar hacia el este.
            Una profunda brecha nos señala el comienzo de las “hostilidades” que esperábamos y consecuentemente creemos que se trata del paso difícil anunciado por lo que nos vamos un poco para abajo sobre la cara sur con la intención de salvar en travesía la dificultad de la cresta.
            Cuando nos parece que podemos iniciar la travesía nos vamos hacia el este en horizontal y en busca de pasos que nos permitan cruzar verticales corredores que se pierden en el cielo transitando por repisas de graníto entre grandes lajas.

Cara Sur de Camboue. 10-7-10.

            Los pasos se van complicando y cuando nos damos cuenta estamos bien embarcados en medio de la pared: para adelante el asunto es problemático, para arriba el corredor es algo tieso y para abajo mejor no mirar. Decidimos tirar para arriba pues el corredor, al menos, está limpio de nieve y los apoyos aunque no demasiados son al menos francos.
            Una larga trepada con pasos variados nos deposita de nuevo en la cresta mientras nos felicitamos por dentro creyendo que el asunto está solventado. Pasamos nuestros apuros para ponernos de pie sobre sendas y enormes lajas que en la cresta guardan un equilibrio inimaginable. El altímetro está por encima de los 3100 metros y creemos estar en la Cima de Gourgs Blancs aunque posiblemente estemos en Torre Armengaud,  la cresta continua aparentemente  horizontal poblada de gendarmes y agujas.
            No podemos reunirnos, nos hacemos una fotografía uno a otro y compruebo con preocupación que la continuación por la cresta no es posible para nosotros y no nos queda otro remedio que meternos de nuevo corredor para abajo sin saber cómo saldremos de ésta.

Cara Norte de Gourgs Blancs y Pala Lourde Rocheblave.

            El destrepe es largo y complicado y tan pronto como nos es posible nos salimos del mismo asomándonos al siguiente que ni nos soluciona nada ni nos permite la progresión.
            Destrepamos alrededor de una veintena de metros más aprovechando la minúscula arista entre corredores en busca de alguna solución para atravesar el nuevo corredor y tras conseguirlo avistamos un hito en otro corredor más al este, en medio de una minúscula brecha.
            Alcanzar el hito mediante una travesía sobre lajas verticales de granito con pasos de adherencia y con minúsculas repisas rellenas de nieve es un plato delicado que tomamos con beatífica atención.El hito es la llave de la pared pero nosotros no hemos visto n ingún otro así que nos quedamos como el negro del sermón, “con la cabeza caliente… y sin saber por dónde discurre la vía tradicional al pico.”

Gourgs Blancs, Torre Armengaud y Pala Lourde Rocheblave. 10-7-10.

            La continuación ya es cosa de niños. En un momento trepamos ya los escaso 30 metros que nos separan de la cima por una pared descompuesta y cuando llegamos nos damos cuenta, o así nos lo parecen, que   estamos un poco más bajos que la punta que aparece al oeste y que posiblemente ha sido la que hemos alcanzado antes, pero yo no lo juraría.
            Son las dos menos cuarto. ¿cómo se nos ha pasado una hora sin enterarnos…?
            En la cima de Gourgs Blancs  a 3129 metros de altitud, hay una cruz y una placa en memoria de Jean Arlaud, nuestra minúscula fotocopia del mapa hablaba de del Pico de Oo o de Arlaud, lo que parece significar que estamos en el Pico de Oo,  que habíamos previsto llegar hasta aquí y que al collado este del pico llega el camino que une el Valle de Guías con el Refugio de Espingo, con lo cual “colorín colorado, el empantullo parece que ha terminado.” Nos hemos hecho el décimo y último tresmil del día.

Casquete Somital de la Torre Armengaud. 10-7-10.

            Descendemos hacia el collado y a las dos decidimos parar a comer pues el apetito está hecho y estamos satisfechos después de lo visto.
            Comemos y así de paso vaciamos un poco las mochilas mientras comentamos con satisfacción la última parte del recorrido mientras observamos que el cielo está bastante cubierto.
            Son las dos y cuarto, hemos satisfecho nuestro apetito y continuamos para abajo movidos más por la duda que por el tiempo o la hora.  A veces se tienen presentimientos que resultan infalibles.

Gourgs Blanc y Torre Armengaud desde la Pala Lourde Rocheblave. 10-7-10.

            Enseguida llegamos al collado que no tiene aspecto de estar transitado por una senda ni hacia el sur ni muchísimo menos hacia el norte. Mis sospechas quedan definitivamente confirmadas  pero hay que continuar a pesar de que el corredor no tiene muy buen aspecto.
            Unos metros más abajo se abre en dos: la rama oeste que es fácil en principio pues está escalonada, se corta inmediatamente; la este que baja junto al Pico de Oo es nuestra única vía pues las otras alternativas pasan por ascender al pico en el que no vemos vía o por desandar toda la pared que acabamos de hacer con tanto apuro.


Desde la primera breha hacia Gourgs Blancs Espijeoles y Gourdon. 10-7-10.

            Nosotros, cabezudicos que somos, preferimos el tajo desconocido que la vuelta conocida y nos la jugamos. Voy delante con cuidado buscando repisas escalonadas y rellenas de nieve amparada en ellas, lo demás es una sucesión de lajas de granito muy inclinadas además de lisas y con marcado buzamiento hacia la Pared Oeste del Pico de Oo.
            Algunos pasos son de auténtica acrobacia consistente en lanzar el cuerpo y las manos hasta alguna fisura en la que apoyarme y colgarme después dejando caer el cuerpo y limpiar con las botas la nieve de algún apoyo y otra vez vuelta a empezar hasta que alcanzamos el fondo del corredor en el comienzo de la pared oeste del pico donde el buzamiento es lo más peligroso ya que en el caso de perder pie iríamos contra la pared; el nevero se ve muy abajo, además de que no podemos saber todavía si el corredor está o no cortado, lo que sería ya una perfecta sorpresa fin de fiesta.

La Este de Gourgs Blanc desde Jean Arlaud. 20-7-09.

            Repetimos escenas parecidas a las de la Brecha de Latour y será la segunda vez en mi vida de montañero que arrastre el culo a pesar de que se iba empapando con la escorrentía del corredor.  
            Unos pasos arriesgados de adherencia sobre granito mojado y con breves zonas de arenilla  unidos a otro más fáciles ya en oposición de brazos y piernas y mucha suerte pues el corredor no está cortado, nos depositan en el nevero de un salto y respiramos. Suerte que Rosa no lo veía difícil, debía de tapárselo yo con el cuerpo. El Corredor Oeste de Oo se nos ha llevado una hora cumplida para sus alrededor de 100 metros, son las tres y cuarto.
            Tranquilamente ya, a las cuatro estamos en el Ibón de Guías, el cielo está cada vez más cubierto pero no nos preocupa. Bajamos bien, crestear puede ser difícil pero no castiga los pies aunque para compensar, los dedos de las manos tienen la piel bastante afinada.

Detalle del Corredor Sur de Gourgs Blancs. 20-7-09.

            Tomamos el camino que hemos llevado a la mañana y desandándolo nos presentamos en el refugio a las cinco y media.
            Nos aseamos, bebemos algo, preguntamos por el tiempo que lo anuncian malo y charlamos con el guarda: se extraña de que hayamos bajado ese corredor. Querríamos hacer algo más de la cresta de hoy pero mejor será olvidarlo hacer algo más seguro como el Bardamina que se encuentra al otro lado del valle.
            El comedor está atestado. Buscando veo a Manolo Lorente un viejo conocido del mundillo sindical con el que charlaré un rato aprovechando la ocasión para aclarar algunas cosillas sobre las que discrepamos formalmente aunque en el fondo estemos de acuerdo.

Vertiente Sur del Jean Arlaud y el corredor de descenso. 20-7-09.

            Cenamos sobre las siete haciéndonos sitio casi a codazos. El parte meteorológico que ha recibido el guarda anuncia agua antes del mediodía con lo que la actividad del día siguiente corre peligro. A las nueve y media nos empiltramos. Se está bien horizontales y enseguida somos pasto de Orfeo.
            A las siete de la mañana nos levantamos y lo primero es salir a la calle para contemplar un cielo absolutamente cubierto de solemnes nubarrones que presagian un próximo diluvio.
            Desayunamos, miramos de nuevo, recogemos, volvemos a mirar y a las siete y media la decisión está tomada: nos vamos para abajo. No queremos coger un buen remojón además de no ver nada, las nieblas bajan hasta el refugio.

Ibón de Guías 10-7-10. 

            Bajamos decepcionados por el tiempo pero… en el desvío de Batisielles paramos a coger avellanas. Luego, fuera del valle el viento y el sol nos acompañarán pero las nubes siguen abrigando las alturas y confirmando el acierto de la decisión.
            Comemos en Senarta con música de la Bullonera y a las tres y media iniciamos la vuelta. Pararemos en la Losera de Samper para coger un par de losas  y a las seis y media estamos de nuevo en Sabi para rematar las Fiestas del Pilar.

Para ver el Comienzo.

11-89. PIC DE SAINT SAUD POR CLARABIDES. 13-10-1989.


Pic de Saint Saud Subiendo a Camboue. 10-7-10.

Collado de Guías, Clarábide Occidental, Clarábide, Clarávide Oriental, Collado de Guías, Cara Sur y Cima de Sanint Saud.
13-10-89.
Salida 10:30 h.  Llegada 12 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.
 Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Saint Saud procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Desde la Cima Oriental de Guías destrepamos al collado de separación de las dos cimas y a buen paso nos vamos a recuperar las mochilas. Son las diez y media pasadas del 13 de Octubre de 1989.

Desde Clarabide Occidental los otros dos Clarabides y Gourgs Blancs. 10-7-10.

            A partir de aquí y en dirección oeste continuamos remontando el nevero que en unos minutos nos deposita en la Cima del Pico Clarabide Central  acotado a 3028 metros de altitud. Son las once menos cuarto y prácticamente sin detenernos en la cima proseguimos  ahora en suave descenso también al oeste para perder unos pocos metros y remontar suave y fácilmente hasta la Cima del Pico Clarabide Occidental de 3017 metros de altitud.

Clarabide Central desde el Occidental. 10-7-10.

            Hacemos una foto hacia Posets, contemplamos la vertiente norte del pico que se ahonda hacia el Lac de Clarabide y sin más nos damos la vuelta sobre nuestros pasos hasta alcanzar el Pico Central mientras comentamos que no nos parece haya tanta diferencia de una cima a otra como indica el Mapa de la Alpina.

Clarabide Occidental desde el Central. 10-7-10.

            Se trata de   un paseo al sol absolutamente delicioso. Llevamos a nuestra izquierda el recóndito Ibón de Clarabide asentado en el ignoto Puerto Superior de Clarabide.

Clarabide Occidental desde el Clarabide Oriental. 10-7-10.

            Hemos tomado la dirección norte y continuamos nuestro, ahora, ondulante camino en busca de la otra cima de los Clarabide. Para ello perderemos algunos metros que recuperaremos de inmediato y alcanzaremos con toda comodidad la Cima del Pico Clarabide Norte situado a 3012 metros de altitud.

Hacia Clarabide Oriental. Aparece Saint Saud. 10-7-10.

            Delante de nosotros tenemos la Brecha del Puerto de Guías que es el punto de inflexión del contrafuerte que ahora recorremos y que enseguida vamos a abandonar para incorporarnos a la cadena principal que discurre en dirección este-oeste. Son las once de la mañana.

Clarabide Oriental desde el Puerto de Guías. 10-7-10.

            Hemos de perder 100 metros por nieve blanda en la que vamos adivinando las eses que sobre la inclinada ladera se vislumbran marcadas en la pedrera.

Paredones de la Noroeste de los Picos de Clarabide. 10-7-10.

            La brecha es un espléndido mirador para contemplar los verticales paredones del Circo Superior de Clarabide, pintados ya de blanco y suponemos que no han de cambiar de color hasta bien entrada la primavera próxima ya que la orientación oeste les preserva largamente del sol.

Puerto de Clarabide desde el Ibón de Guías. 20-7-09.

            Es todavía buena hora para largarnos hasta el Pico de Saint Saud y por ello proseguimos hacia el norte transitando la Cara Oeste de la Pale Rochemblaye y ganando altura al mismo tiempo por un nevero blando que no soporta nuestro peso y nos regala  con algunas desagradables torceduras de tobillos.

Cara Sur del Pic Saint Saud. 10-7-10.

Guías y Clarabides desde Saint Saud. 10-7-10.

            El camino se alarga pues hay que ir buscando apoyos francos sobre un descomunal pedregal granítico. Finalmente y ya muy de llano ganamos un amplio cuello y desde allí enseguida, por un terreno barrido por el viento alcanzamos la Cima del Pic de Saint Saud, un enorme montón de lajas graníticas situadas a 3008 metros de altitud, es nuestro quinto tresmil del día.

Guías y Posets desde Saint Saud.

            Son las doce del mediodía y se está estupendamente en esta apacible y soleada  mañana que se está arañando por el sur.

Para ver la Continuación.

10-89. PICOS DE GUIAS. 13-10-1989.


Picos de Guías desde el Puerto de Guías. 10-7-10. 

Aparcamiento Presa de Estós, Cabaña de Turmo, Refugio de Estós, Barranco e Ibón de Forau de Oo , Guías Occidental y Oriental.
13-10-1989.
Salida 16:30 h. Llegada 10:15 h.
Sol.
Fácil.
2 d.
Ascensión.
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Guías procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            No creo que seamos gente supersticiosa, o al menos no lo sabemos, pero si gente de costumbres. Determinadas fechas están convirtiéndose en tradicionales para la realización de actividades concretas. El Pilar es una de ellas en tanto que lo permita el calendario y hablar del Pilar es hablar de montaña y concretamente de Benasque.
            Benasque nos cae lejos mentalmente y a mí me pega el sueño en los regresos de mala manera por lo que la zona queda asociada a puentes o fines de semana completos. Benasque bien “merece una misa” y nosotros pretendemos aunque sea anualmente cumplir con ese sacratísimo deber. No resultará complicado buscar actividades: hay la tira.
            Prevemos media jornada de aproximación, dos de actividad y media de regreso. Este año disponemos de más tiempo pero tenemos que “vestir a otros santos.”

La Cabaña de Santa Ana. 20-7-09.

            Será la Margen Izquierda del Valle de Estós que desconocemos casi absolutamente y bueno será aprobar esa asignatura que tenemos pendiente  desde la Travesía 87.
            Estábamos en la Cima del Perdiguero cuando contemplábamos la cadena fronteriza a la izquierda del Valle de Estós y cuando menos nos pareció seria y para ser completamente sincero, aquellas paredes que se descolgaban hacia el Portillón de Oo me parecieron que tenían mucho tomate para nuestra experiencia en aquellos días.
            Las escasas e inconcretas informaciones que teníamos en aquella época nos hicieron variar la vía  y descender por la normal al fondo del valle. Ahora nuestras informaciones son parecidas pero, al menos, veremos las dificultades de cerca.

Fita y Pico de Guías desde la Cabaña del Turmo. 20-7-09.

            Preparo actividades, materiales  y mochilas con cuidado en función del tiempo del que disponemos y lo único que me preocupa es el catarrazo que tiene Rosa.
            Llega el jueves 12 de Octubre de 1989, día del Pilar. Bajamos con Biola a la Ofrenda de Flores. Vestida de baturra está en su salsa.
            A las dos y media tras comer en casa de mi abuela nos metemos en el coche, pasamos por medio del Puente se Sardas como gato en casa ajena pues es la hora del bermú.

 Resalte Inferior  del Barranco del Turmo. 20-3-07.

            Pasamos el Puerto del Serrablo con revueltas y sin sueño, Boltaña, Ainsa, el Puerto de Foradada, el Congosto del Ventamillo y Eriste, ya casi estamos. Circunvalamos Benasque y nos vamos al encuentro de uno de nuestros primeros   campings en el Valle de Estós y nos llegamos a los hoy concurridos barracones bajo la Presa de Estós.
            Son las cuatro y cinco y debe haber movida pues hay muchos coches. Nos abrigamos un poco puesto que acabamos de despedir al sol e iniciamos el camino. Enseguida nos damos cuenta de que hay que ir un poco más arriba y trepamos para alcanzar la pista viendo como tres vascos harán seguidamente las mismas comedias que hemos hecho nosotros.
            La pista pasa junto al pequeño embalse de la entrada del valle. Su azul verdoso es sobrecogedor por ser intensamente oscuro. Rosa comienza con su tos y me preocupa por variadas razones.

 Guías, Gourgs Blancs y Jean Arlaud desde debajo del Ibón de Guías. 20-7-09.

            El camino está salpicado de avellanos prácticamente llenos de frutos maduros. Lo voy a comprobar comiendo avellanas durante casi todo el camino: solamente les falta secarse un poco. Encontramos también pino silvestre que será sustituido después por el negro y el haya.
            Nos cruzamos con gentes que bajan en un día de largo puente y el tiempo invita. Son las cinco cuando pasamos el desvío de Batisielles y seguimos en dirección oeste ya por camino desconocido.
            Poco después aparece a nuestra derecha la Cascada de Turmo, tenemos que estar cerca de la Cabaña de Turmo y de nuevo sobre camino conocido y enseguida reconocemos la zona pues en ella accedimos al valle cuando hicimos la travesía. Cruzamos el Barranco de Estós y ya por su orilla izquierda y por camino que sigue estando muy trillado nos vamos en busca del Refugio de Estós a través de encantadores bosquecillos de pino negro.

Ibónes de Guías desde el Puerto de Oo. 20-7-09.

            El refugio aparece encumbrado a nuestro frente, la terraza está adornada por una variopinta y multicolor diadema formada por las ropas puestas a secar sobre la barandilla entre la que pulula el personal desocupado.
                        Llegamos a las seis y cuarto, a la chita callando nos hemos subido 500 metros y recorrido 8 kilómetros  en dos horas y sin sudar. Estamos a 1870 metros de altitud, cogemos literas, nos aseamos un poco,” refitoleamos” el refugio pues la vez pasada llegamos con “pocas ganas” y casi ni lo vimos y luego buscamos sitio en el atestado comedor que encontraremos junto a la cocina para pasar un agradable rato de charla con unos zaragozanos.
            Uno de los guardas del refugio con el que he comentado nuestra actividad nos dice que no tendremos grandes dificultades salvo un paso de IVº en Gourgs Blancs y que se salva destrepando un poco en la cara sur, pero que nevó el pasado domingo y que no sabe con exactitud cómo estará la cresta. También nos dice que el tiempo no va a estar mal.

Vertiente Española del Puerto de Guías. 20-7-09.

            Sobre las siete preparamos la cena en previsión del posible “mogollón”, la cocina libre está hasta arriba de enseres y personas. Cuando el asunto toma tintes de desastroso babel nosotros estamos ante nuestro humeante vaso de café con leche.
            A las nueve y media nos vamos a la “duerma” en la Habitación Eriste, Rosa se ha tomado un clamoxil y con la navaja y un limón en el bolsillo se dispone a afrontar la noche con la esperanza de que su tos deje, por su ausencia, dormir al personal. Nos dormiremos enseguida con la indulgencia de su ausente tos.
            Son las seis menos cuarto del 13 de Octubre de 1989, es la hora que hemos acordado con el guarda para que nos despierte. La marabunta no ha levantado todavía y desayunamos un poco más copiosamente de lo que acostumbramos; luego salimos por la parte de atrás del refugio, junto a los aseos, hacia la captación de aguas para tomar dirección norte en el Barranco de Guías en busca de los ibones. Son las siete menos cuarto y ya es de día.

Casquete Somital de Guías. 20-7-09.

            La noche ha sido fresca como poco y en las inmediaciones de la captación de agua hay bastante hielo. Tomamos la orilla izquierda del barranco y salvamos el primer escalón por camino medianamente transitado.
            Poco más arriba, un pequeño cierre glaciar ampara a un buen rebaño de ovejas que dormitan todavía, es duro el comienzo del día para todo bicho viviente. Rosa tropieza y al apoyarse rompe las gafas, se dará cuenta después.
            Continuamos para arriba sobre praderío acunado en sustrato calizo. La pendiente es en general sostenida y en la primera hora nos subimos nuestros 500 metros. Luego, el camino se allana un poco para enseñarnos el cerrojo de los ibones.

Posets detrás de Guías y Clarábides. Al fondo Machimala. 20-7-09.

            Abandonamos el fondo del barranco para encaramarnos a nuestra derecha junto a la pared por un escalón que nos parece practicable y lo es a pesar de que en su parte superior encontremos nieve dura que salvaremos sin dificultad. Superado el resalte el camino se allana un poco transitando por medio de un enorme pedregal.
            Nos preguntamos por los Ibones de Guías  pues nuestro altímetro indica que ya hemos superado su nivel y enseguida salimos de dudas pues al adelantarme unos metros descubro a uno de ellos al que llegaremos por su nordeste; los otros no se ven.
            Descendiendo una veintena de metros nos acercamos a su orilla para romper el hielo, coger agua y hacernos una gaseosa, hemos recibido la visita del sol y en este último tramo se nos ha hecho un poco de sed, son las nueve menos cuarto. Seguidamente continuamos para arriba hacia el oeste pues queremos comenzar con los Picos de Guías.

Cima de Guías con Posets. 

            Con el sol en las espaldas, 800 metros de desnivel en las piernas, el desnivel que nos espera y los primeros neveros de nieve blanda que encontramos nos eternizamos en el amplio pedregal que estamos subiendo. Son 300 metros de desnivel que nos saben a más. Al final y siguiendo al oeste alcanzamos la cresta entre los Pico de Guías y Clarábide sentándonos a gusto en unas placas limpias del nevero somital, son las diez menos cuarto y tenemos hambre.
            Comemos un poco cara al sol y frente a las dos Cimas de Guías hacia las que nos dirigiremos enseguida con la única compañía de los piolets.
            Pasado el collado nos incorporamos al nevero de la cara norte del pico occidental. La nieve está buena y ayudados de los piolet en plan bastón alcanzamos la brecha que separa ambas cimas. Dejamos los piolets y tras una trepada corta por unas lajas fáciles alcanzamos enseguida la Cima del Guías Occidental, la más alta de las dos con 3011 metros de altitud cuando son las diez y cuarto.

Guías y Clarabides desde la Ladera Sudoeste de la Torre Armengaud. 10-7-10.

            Contemplamos desde aquí la ruta que originalmente pensábamos llevar y que discurría por la cara oeste de estos picos concluyendo de que de poco se llevará con lo que acabamos de hacer. De cualquier forma, ahora estamos aquí y hay que continuar.
            Destrepando no sin antes echar una visual a nuestro futuro y no advirtiendo nada especial salvo en la zona de la que ya nos han avisado, nos volvemos a la brecha para seguidamente, por roca un poco más descompuesta trepamos a la Cima Oriental de Guías ligeramente más baja que la anterior. Desde allí el Valle de Guías nos desvela sus secretos: visualizamos un solo ibón y no tres como aparecen en los mapas. El día acaba de empezar.

Par ver la Continuación.