30 jun. 2019

51-19. DIAZAS BUSCANDO LA SOMBRA ENTRE CALORES EXTREMOS. 30-6-2019.


Duáscaro y Diazas o Acuta desde el Mirador del Molar. 

Puente de la Glera, Rellano de Santa Ana, Miradores del Molar del Rey y de Diazas, Punta Diazas y Camino de Santa Ana.
30-06-2019.
Salida 08 h. Llegada 15:30 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.
Clara Abadía, Raúl López, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Diazas procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            El pasado día en Les Serous, a pesar de que la calima estaba instalada por todo lo alto, nos libramos bastante bien del calor salvo al final de la actividad como consecuencia de la pérdida de altitud.
            Los días siguientes serían de la misma calaña y para el domingo 30 de Junio de 2019 hemos de programar algo que tenga pista y a salvo, si es posible del calor. Iremos a Diazas que tiene pista, un camino muy sombrío y luego por arriba será otra cosa.

Camino a la Ermita de Santa Ana. 

            Raúl y Clara suben de Huesca, nos encontramos en Senegué y nos vamos ligeros hasta Torla; cruzamos el Ara por el Puente de la Glera y aparcamos los coches a la entrada del Campimg.

El camino ataja a la Pista de Santa Ana. 

            Raúl subirá con su bicicleta eléctrica  por la pista pues no está para caminar demasiado a la espera de su prótesis de cadera y nosotros tomaremos el Camino de Santa Ana  que comienza allí mismo a 980 metros de altitud cuando son las ocho de la mañana.

Llegando al Rellano de Santa Ana. 

            El camino asciende fundamentalmente al nordeste  conformando un auténtico túnel en la vegetación del bosque mixto que se transformará paulatinamente en pinar ganando altura en busca del Rellano de Santa Ana, un escalonado praderío  en la trayectoria del Barranco Estatón y en el que además de las Bordas de Diazas se encuentra la Ermita de Santa Aña a 1480 metros de altitud. Hemos cruzado repetidamente la pista que en excelente estado da vueltas y más vueltas.

La Ermita de Santa Ana. 

            Allí coincidimos con Raúl que sube regulando su consumo de batería, el seguirá por la pista y nosotros continuamos por el camino que toma la Arista Sur nacida de la Cresta de Diazas. Se trata de un segundo tramo con menos vegetación pero en el que los pinos aislados nos proporcionan sombra suficiente para alcanzar con comodidad el Mirador de la Cruceta a 1700 metros de altitud en el que de nuevo coincidimos con la pista.

Rellano de Santa Ana desde el Mirador de la Cruceta. 

            Un tramo breve  más de loma y la abandonamos para transitar la oeste de la misma al amparo de los viejos pinos negros que cubren la ladera envuelta con su sombra que ya se agradece.

El camino se adentra de nuevo en el pinar bajo la Arista de Diazas.

            Poco más arriba, coincidimos de nuevo con la pista, que seguiremos durante diez minutos y que abandonaremos en un desvío a nuestra izquierda, poco marcado y con pocas huellas de tránsito sobre el praderío salpicado de cadáveres de pinos carbonizados para alcanzar de nuevo la pista ya en la Cresta de Diazas.

Muy arriba avanzamos por la pista. 

            Un caminillo que parte al oeste nos conduce al Mirador del Molar situado sobre los 2000 metros de altitud. Son las diez y media.

Ultimo atajo del camino a la Pista de Diazas. 

            Desde los varios miradores de la Cresta de Diazas que es el límite meridional de parque en la zona del Cañón  se ve Ordesa desde una balconada indescriptible, aquí frente al desconocido Tozal del Mallo.

Barranco de la Canal desde el Mirador del Rey,

            Mientras el personal descansa  a la sombra de un viejo pino negro y contempla el paisaje de primera magnitud yo me alargo al oeste hacia otro mirador junto a la caseta del pequeño  repetidor para contemplar más frontalmente tanto la Faja del Mallo como el Barranco de la Canal, ambos de gratos recuerdos.

Volviendo al Mirador del Molar. 

            Un cuarto de hora después y bajo la sombra del pino echamos un bocado breve mientras disfrutamos de un paisaje  en el que se salpican los recuerdos de nuestras repetidas andanzas. La pradera de Ordesa está vacía de coches y los helicópteros parece que tiene algo de trabajo por aquí.

Hace una mañana especialmente tórrida en la Pista de Diazas.

            Alrededor de las once continuamos pista adelante en suave ascenso. Faldeamos Peña Duáscaro por el sur y rodeamos Punta Diazas por el Cuello Estatón para recuperar la Cresta de Diazas en las inmediaciones de Punta Acuta.

Las Paredes de Punta Acuta.

            Allí se encuentra el Mirador de Diazas sobre la vertical del de Calzillaruego en el que repetimos las mismas vistas pero aquí especialmente sobre el Barranco de Cotatuero.

Jóvenes flores de nieve en Diazas. 

            Raúl inicia el descenso, se irá a pescar un ratillo al Ara y nosotros tomamos la loma este y nos subimos hasta la Cima de Punta Diazas, en algunos mapas Acuta o Cuta,  situada a 2242 metros de altitud. Es la una del mediodía cuando nos fotografiamos con la Brecha de Rolando, desde aquí totalmente visible e iniciamos el descenso en busca de una sombra para comer pues el sol aprieta lo suyo a pesar del frescor que proporciona la altitud.

Foto de Cima en Diazas.

            Pasamos por la cabecera del Camino a Calzillaruego, faldeamos Duáscaro y en su arista oeste comemos a la sombra de viejos pìnos negros mientras pasan los todo terrenos cargados de turistas que han subido de excursión desde Torla a los Miradores.

El camino que baja al Mirador de Calcillaruego.

            Luego cogemos el camino y nos vamos para abajo más a la sombra que al sol a pesar de que entra muy vertical y se nos hace calor en una tarde ecuatorial como no recordamos.

Sol y sombra bajando a Torla. 

            A las tres y media, agotada casi toda nuestra agua nos llegamos al Puente de la Glera donde está Raúl. Cogemos agua del Ara, echamos una cerveza a la sombra caliente de un bar de Torla y nos cobijamos en el garaje de mi casa que es uno de los lugares más frescos que conozco: no se puede estar a la sombra de los árboles del jardín pues nos cocemos.

El Pliegue Tumbado de Torla. 

            Luego vendrán unas cervezas frescas, una cena de picoteo para recuperarnos de los 1300 metro de desnivel cuando pretendíamos un paseo y otro día más. ¡A ver si el calor nos deja dormir esta noche!

Para ver más fotos.

27 jun. 2019

50-19.LES SEROUS AL FIN. 26-6-2019.


Allá atrás se queda Les Serous.

Pista de Bitet, Pista Barranco Gazies, Cabaña Gazies, Cara Sur y Collado Este.
26-06-2019.
Salida 08:15 h. Llegada 17:15 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.
Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Les Serous procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            El Caperan de Sesques siempre nos ha atraído. Lo contemplábamos  distante y desconocido y un buen día ascendíamos a Sesques por la Cabaña Vieja solamente para poder contemplarlo de cerca. En otra ocasión, prospeccionando la vertiente sur, alcanzamos Gazies creyendo que estábamos en Les Serous. Corregido el error claramente incentivado por la costumbre bastante generalizada de los mapas franceses de difuminar las curvas de nivel en las zonas de cima, queríamos ir a Les Serous para ver si nos aclarábamos definitivamente en una zona geográficamente compleja para nosotros a pesar de que le hayamos dado ya algunas vueltas.

Caperan de Sesques desde la Oeste de Les Serous gentileza de Juan.

            En otra ocasión visitamos el Soum de Moundat, teníamos rodeado al Caperan y nos faltaba Les Serous. Hoy 26 de Junio de 2019 aprovecharemos para saldar la deuda pendiente y conocer el Valle de Gazies.
            Las vías de ascenso al valle son varias: dos de ellas arrancan de la Carretera Forestal del Barranco de Bitet y una tercera utilizaría el camino al Lac de Er, pero tras echar mano de la calculadora  decidimos utilizar la que tiene un punto de arranque más bajo de las tres que a la postre podría resultar la más directa y económica sabiendo que cuando pones en marcha una actividad en un punto muy bajo, “estás “jodido”  sobre todo si es en Francia.

Una pequeña presa en el Barranco de Gazies.

            La jornada, será cosa del destino, comienza con pequeñas contrariedades que se irán sucediendo a lo largo de la misma. Olvido uno de los pares de gafas pues siempre llevo dos; encima de Biescas un rebaño de ovejas que sube a puerto nos retiene un cuarto de hora largo, luego otro bajando el Portalet también colabora con otra pequeña retención. Son las ocho y cuarto cuando aparcamos en un pequeño ensanche a la entrada de la Carretera de Bitet, en el que a lo sumo cabrán tres coches si son amigos, a 750 metros de altitud. Tenemos por delante una dura jornada en un día caliginoso como pocos de los que recordamos.

Hemos pasado a la Orilla Derecha del Barranco de Gazies. 

            Frente al aparcamiento, una pista en desuso arranca al sur y por ella nos metemos no sin antes caminar primero hacia arriba para comprobar que no hay otra. Un cartel indicativo de los muchísimos que hay en Francia le iría de cine pues no hay ni un triste hito de piedras. Enseguida tengo que volver al coche pues me he olvidado las gafas y otra más.
            La vieja pista cubierta de hierba inmediatamente  se pone de pie al aproximarse al Barranco de Gazies, prosiguiendo en dirección sudoeste. Tiene algún tránsito pero ni siquiera vemos basuras en la misma.

Resalte entre los dos Rellanos del Barranco de Gazies. 

            A la par que asciende se va estrechando y ni siquiera localizamos la confluencia de caminos con el que arranca en el Puente de Bitet y que aparecerá por nuestra derecha, cosa que haremos a la vuelta cuando ya es un camino ancho más que pista y han aparecido un par de hitos de piedras. Pasamos junto a una pequeña presa en el barranco siempre transitando el hayedo-abetar con algún claro muy disperso.
            La pista a partir de la presa se convierte en camino e inmediatamente hemos de cruzar el Barranco Gazies sin puente. Baja tremendo y nos tenemos que descalzar pues no hay otra posibilidad, el valle parece haber sido abandonado para actividad ganadera. Estamos a 1200 metros de altitud.

Pasado el resalte proseguimos por la Orilla Izquierda del Barranco de Gazies con Gazies al fondo.

            Continuamos por la orilla derecha del barranco con un camino que tiene algún hito que otro y que da unas cuantas lazadas siempre subiendo a destajo. Alrededor de los 1400 metros comienza a arrellanarse y nos deposita en un amplio rellano que recorremos longitudinalmente orientados por la Mole del Gazies que cierra el horizonte. Antes hemos visualizado la boscosa cima del Turón de Palassou en la parte derecha del valle.
            El rellano nos conduce a un estrangulamiento por el que baja el barranco abriéndose paso entre neveros residuales muy cortados pero como seguimos camino… Llegados al estrangulamiento hay que volver a cruzar el barranco. Yo encuentro un paso sin descalzarse pero Juan que ha progresa un poco más por el barranco no le apetece destreparlo y se meterá en una embolada de narices. El camino que recuperamos inmediatamente asciende el resalte por la masa boscosa de su orilla izquierda y sale al praderío superior  por encima del estrangulamiento.

La Cabaña de Gazies tomada a la vuelta. 

            Reunidos de nuevo nos alargamos valle adelante en suave ascenso y orientados prácticamente al oeste casi nos pasamos la Cabaña de Gazies situada a 1700 metros de altitud pues un diminuto promontorio rocoso la oculta de la vista en ascenso.
            Hemos dejado a nuestra izquierda el complicado acceso en descenso desde el Lac de Er, el Pic de Er y la arista que recorriéramos para acceder al Pic Aule y ahora, entre Gazies y Serous, se acaba todo vestigio de camino; estamos en el fondo de un circo de escarpadas paredes  con el valle que prosigue al oeste muy erguido y por el que baja el barranco entre neveros y una rama lateral que asciende al noroeste en busca de Les Serous.

Al frente la Rama Principal del Barranco Gazies, nosotros por nuestra derecha.

             Creemos recordar que hay una rampa amplia que nos puede conducir  a nuestro objetivo cosa que no vemos desde aquí y una rampa que arranca de la cabaña y que asciende en diagonal al encuentro de la otra pero cuando queremos recapitular, Juanillo con aire marcial se tira para arriba por el “camino del medio”, un corredor estrecho, inclinado y lleno de praderío, no demasiado escalonado, de esos que no gustan a mi chica. La hierba permite presas para las manos y también algunas afloraciones metamórficas del mismo. Nos permitirá pasar de los 1750 a los 1850 metros de altitud y en su cabecera donde confluyen las tres opciones de ascenso nos decantamos hacia la que suponemos rampa principal y junto a un barranquillo nos sentamos a echar un bocado. Son las once y media y llevamos 1100 metros subidos.

Tiraremos por medio de las dos rampas, hay corredores entre rocas.

            Un cuarto de hora largo después proseguimos comprobando que esta rampa es muy erguida y no tiene descansillos hasta algo más arriba pero podemos ir de aquí para allá en busca se declives más ficticios que reales. Pasados los 200 metros de arrellana brevemente, cruzamos algunos neveros y desde allí contemplamos la continuación que se encumbra muy erguida en un par de dientes cimeros pero no son nuestro objetivo que quiere aparecer un poco más al oeste.

Tras el Corredor Inicial entramos en la Rampa Principal de la Sur de Serous.

            Para superar la pared de este pequeño circo optamos por el oeste, rodeamos un nevero por su rimaya y nos metemos en un corredor herboso, estrecho y vertical que nos va a poner a prueba. No tendrá ni siquiera 50 metros pero es un IIIº largo en su zona intermedio sin que el resto lo regalen en absoluto. Por aquí no bajaremos desde luego.

La Cota 2282 nos orienta a pesar de las dudas.

            En la cabecera del corredor encontramos una especie de amplia faja arrellanada que se extiende por una buena parte de la Sur de Les Serous y podemos cruzarla y ascender directamente al pico por una zona erguida que tiene posibilidades o ascender más cómodamente hacia el collado este del pico. A estas alturas tenemos perfectamente identificada la cima y también sabemos que los dientes que veíamos desde abajo son la Cota 2282 al este de Serous.

Faldeamos el nevero y caemos en la trampa del Segundo Corredor.

            Un ratito de ascenso cómodo nos deposita en el collado sobre los 2230 metros de altitud, el altímetro va su marcha y desde allí, al otro lado, contemplamos nuestro ascenso por la Cabaña Vieja de Sesques.
Casqiete Somital de Les Serous. 

            Nos queda por delante una arista transitable  que asciende paulatinamente en busca de la cima, no demasiado precisa, pero nosotros vamos a ir ascendiendo un poco por la ladera sur para tratar de evitar pequeñas complicaciones que obliguen a faldeos que siempre se llevan tiempo. No hay vestigios de camino pero no hay problema.

Optamos por alcanzar el Collado Este de Les Serous. 

            El ascenso es bastante cómodo por lo general y se salpica con algún que otro flanqueo un poco más expuesto pero sin más.  Un pequeño corredor más erguido pero escalonado nos deposita en el Hito Cimero de Les Serous situado a 2386 metros de altitud. Son las doce y media.

La Cota 2282 al este de Les Serous.

            Hacemos algunas fotos en un día horrendo para la fotografía con una calima importante al norte y con un sur completamente velado. Allí tenemos los ministros de este gabinete: Er, Aulé y Gazies como adelantados del Midi de Ossau, Mondaut, Sesques con sus antenas, el Lac de Sesques recóndito y acostado al norte de la Cota 2282 y los Barrancos de Sesques y Gazies a nuestros pies. Solamente nos falta el, invisible desde aquí, Caperan de Sesques.

Llegando a Les Serous con el Laquette de Sesques..

            Un cuarto de hora después iniciamos el descenso  pero no por donde hemos subido sino más al oeste utilizando un circo que ofrece alguna posibilidad de descenso al rellano de la cara sur fuera de la arista oeste que está bastante dentellada y que obligará a faldeos.

Foto de Cima en Les Serous. 

            El descenso al fondo del circo colgado se inicia muy inclinado y proseguirá igualmente, hay que bajar con mucho cuidado utilizando viras cómodas entre rocas para luego proseguir por una ladera de verdura muy inclinada y desamparada.

Iniciando el descenso de Les Serous.

            Juan faldea la arista por debajo y se encumbra de nuevo en la misma para contemplar desde allí al Caperan con una vista en escorzo y poco estética. Entre tanto nosotros proseguimos con un faldeo al oeste un poco más bajo hasta que alcanzamos la rampa en la que está establecida la pedriza metamórfica y nos bajamos hasta el rellano ocupado por neveros residuales.


Bajando por la rampa principal al la Cabaña de Gazies.

            Reunidos, atravesamos en suave descenso el rellano que recorre la sur y en las inmediaciones de la salida del segundo corredor peleón que hemos ascendido nos sentamos a comer junto a un nevero sobre los 2100 metros de altitud. Es la una y media.
            Media hora después y tras prospeccionar el descenso del tramo de pared del segundo corredor que hemos subido y ver que no nos gusta nada proseguimos para abajo al oeste del espolón que secciona verticalmente la Pared Sur de Les Serous.

El Rellano de la Cabaña de Gazies.

            El descenso, poco directo y en el que tenemos que hacer bastantes quiebros con tramos erguidos de verdura en los que hay que poner mucho cuidado, nos permite perder metros  fundamentalmente al sur en busca de alcanzar la Rampa Principal que nos baje al Barranco Gazies.
            Una travesía fácil nos deposita en la rampa y con ella nos vamos para abajo. No es cómoda pero al menos tiene un final claro en el barranco ocupado por neveros con nieve muy blanda a estas horas.

Cruzando el Barranco de Gazies. 

            Cruzamos los neveros del barranco, fotografiamos con algo de perspectiva el pico y sus accesos y por la orilla derecha del mismo nos vamos para abajo hasta alcanzar el rellano en el que se asienta la Cabaña de Gazies con lo que terminan las incertidumbres de Les Serous.
            En la cabaña nos montamos en el camino y nos continuamos para abajo al encuentro del barranco que cada uno cruza por un lugar diferente, con alguna fortuna y sin tener que descalzarse. Luego por su orilla derecha atravesamos el rellano y nos introducimos en la agradable sombra del hayedo-abetar.
Zapatitos de la Virgen en Sallent.

            Ya ha cesado el viento que aunque cálido nos ha zarandeado de la cabaña hacia arriba aunque de manera intermitente y se hace calor incluso a la sombra. A medio descenso del bosque volvemos a cruzar el barranco descalzándonos  para luego continuar descendiendo sin otro objetivo que fotografiar algunas flores y llegarnos al coche que está ahora al rayo del sol hecho un horno, con ganas pues el desnivel directo ya que no ha habido que hacer acumulaciones prácticamente habrá estado muy cerca de los 1700 metros.
            Podría haber estado mejor la jornada pero este es el pescado que se vendía hoy. Les Serous es un pico con poca clientela.
            Luego pararíamos en Sallent para ver los Zapatitos de la Virgen que ya se están pasando.

24 jun. 2019

49-19. LIOUVIELLA Y PUNTAL ALTO DE LA PORTAZA O CUPULA DE SECUS, UNA CIRCULAR DE LAS NUESTRAS. 23-6-2019.


Vertiente Norte de la Portaza  o Cúpula de Secús.

Rinconada de candanchú. Col Causiat, Hayedo de Sansanet, Cantalera, Paso de la Callaverisa, Valle de los Sarrios, Collado Bernera, Cara Sur, Arista Oeste, Liouviella, Arista Sureste, Puntal Alto de la Portaza, Collado, Corredor Nordeste, Laderas de Liouviella Norte, Ibón de Estanés, GR11 y Hayedo de Sansanet.
23.06.2019.
Salida 09 h. Llegada 17:15 h.
Mixto.
Bastante fácil.
Ascensión.
Florin Enescu, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Liouviella y Portaza procedente de Iberpix. Vista en amarillo.

            En nuestra lista de “pendientes” tenemos un poco de todo, un buen número son algo distantes, otras no, pero todas caras; así que elegimos una próxima y nos vamos a por ella hoy 23 de Junio de 2019 para estrenar el Verano.
            Ayer estuvimos en la Cena de Voluntarios de la Quebrantahuesos y se nos hizo algo tarde, así que hoy no madrugamos y son las nueve de la mañana cuando aparcamos en la Rinconada de Candanchú a 1600 metros de altitud.  Esta vez hemos pasado del aparcamiento aprovechando que no hay limitación de paso.

En el Col Causiat.

            Aparcamos y comenzamos a caminar en dirección oeste junto al Gran Hito de Piedras de la Rinconada y enseguida estamos en el Col Causiat a 1636 metros de altitud para proseguir en suave descenso ya por el GR11. en busca de la Cabecera del Hayedo de Sansanet.

Acercándonos al Barranco de Aspe. 

            El camino pasa bajo las paredes de Esper y primero herboso y luego terroso e inclinado se acerca al Barranco de Aspe. Ya hace unos años que modificaron el trazado del GR11. pues su trazado original se había desgastado demasiado y no ofrecía demasiada seguridad al paso con mochilas grandes, pero se pasa bien siempre y cuando no hayas pillado por delante algún grupo que te lo destroce como nos pasará a la vuelta.

La cantalera desde el Barranco de Aspe. 

            El Barranco de Aspe baja crecido y hay que buscar paso sobre las rocas calizas ocres que no resbalan en sus dos secciones de caudal. Luego de nuevo en el hayedo, inmediatamente lo abandonamos antes de atravesar el Barranco de la Cantalera.

Cruzando el Barranco de Aspe. 

            Hay que tener cierto cuidado para no pasarse el desvío poco marcado y también poco transitado se va para arriba bajo las Paredes del Mallo del Huerto Estanés para remontar la Cantalera: un vallecillo secundario en el que se alojan unos enormes bloques calizos.

Entrando en la Cantalera.

            La senda que se pierde a tramos, se acerca al Gran Bloque y junto al barranco prosigue para arriba. Son las diez.  Poco después podemos contemplar la Cascada Ocasional del Mallo del Huerto de Estanés que hoy baja espléndida. El barranco nacido de un rellano herboso y alargado ha desaparecido y tras cruzar longitudinalmente el rellano ascendemos, siempre al oeste, en busca del Paso de la Callaverisa en el que unas fisuras amplias con algún apoyo de manos nos permiten remontarlo para alcanzar el Puerto de Estanés, un rellano alargado al pie de las Laderas del Cantal.

Rellano por encima de la Cantalera.

            Son las diez y media pasadas cuando encontramos a Florín, un rumano, científico que trabaja en el Laboratorio del Túnel de Canfranc. Va con su dron para tomar vitas con la cámara que  incorpora. Nos entendemos algo en Inglés  y no sé si entre indeciso o acompañado, se viene con nosotros hacia el Valle de los Sarrios.

En el Puerto de Estanés aparecen nuestros objetivos.

            Hay que atravesar horizontalmente y al oeste el estrecho rellano en el que todavía se alojan algunos neveros,  mientras contemplamos nuestros objetivos para hoy hasta que confluimos con el GR11. que viene de Estanés tras dar un buen rodeo al Cantal de Escurets.
            Ya con el GR11. ascendemos en busca de la Entrada del Valle de los Sarrios. Estamos a 2050 metros de altitud.

La clásica del Valle de los Sarrios.

            El rellano amplísimo conserva algunos neveros residuales, está que echa agua por todas partes y lo atravesamos de llano, en dirección Sur-sudoeste para contemplar los Paredones del Circo de Olibón y alcanzar el Collado de Bernera que es la Divisoria de Aguas del Valle de los Sarrios a 2115 metros de altitud.
            Allí el valle vuelve a orientarse al oeste, nos despedimos de Florin que se queda contemplando el Ibón del Ibón Viejo mientras nosotros nos sentamos bajo las Paredes de la Sudoeste de Liouviella para echar un bocado. Son las once y cuarto.

Cordal que une al Puntal Alto de la Portaza con Loiuviella.

            Poco después continuamos rodeando la base de las paredes y ganamos altura en la Sur  de los picos a los que nos dirigimos. Florin se lo ha pensado mejor y viene con nosotros.

La Oeste de Liouviella.

            Avistamos Portaza y tras descender a un pequeño rellano hoy cubierto de agua iniciamos el ascenso de la ladera que nos tiene que conducir a la Arista Divisoria entre Estanés y el Valle de los Sarrios. Se trata de un ascenso praderío escaso pero suficiente, de poco más de 100 metros de desnivel, el que nos depositan en el Collado Oeste de Portaza a 2248 metros de altitud.

Bisaurín desde Liouviella. 

            En el collado tomamos la arista hacia el este y tras faldear unos metros iniciales, se puede hacer por la cresta, alcanzamos la misma que es una amplia loma de verdura que nos deposita en la Cima de Liouviella situada a 2334 metros de altitud, cima a la que se puede llegar dando menos vuelta y directamente por el este  y que no hay que confundir con su gemela, Liouviella Norte que tiene una pala de acceso postinera y a la que no va ni el gato.

Puntal Alto de la Portaza desde Liouviella. 

            En la cima hacemos algunas fotos, contemplamos el paisaje y nos volvemos para abajo por donde hemos venido. Son las doce y cuarto.

Estanés desde la Este del Puntal Alto de la Portaza. 

            En el collado, Florin deja su dron y nos vamos para arriba. Se trata de una arista fácil que cuenta con un inicio muy suave y alomado y que se continúa con un Resalte Intermedio de calizas ocres, bastante tieso, pero que se sube fácilmente con algún apoyo de manos, guiados por una línea de hitos.

Casquete Somital Este del Puntal Alto de la Portaza. 

            Tras remontar la pared, la arista se arrellana y nos conduce enseguida al resalte somital. Se trata de un tramo de pared de calizas claras, más corto que el anterior y que a pesar de estar bastante descompuesto se sube bien.

Viento en la Cima del Puntal Alto de la Portaza o Cúpula de Secús. 

            Nos deposita en la Cima del Puntal Alto de la Portaza o cúpula de Secús situado a 2421 metros de altitud. Es la una del mediodía y en la cima las rachas de viento que nos van acompañando desde hace un rato son intensas aunque no frías. El cielo se ha ido velando con cirrostratos muy altos que amortiguan los embates del sol en un día de verano.

Bajando del Portal Alto de la Portaza. 

            Contemplamos Anayet, Aspe, Lie Labate y Liouviella norte paralelas y gemelas, Zapatilla, Esper, Olivón, Bisaurín y Secús aquí mismo, Acherito, Petrechema y Anie distantes, Sesques también en la distancia,  Acue aquí mismo y a sus pies Estanés espléndido y hacia allí nos vamos.
            Hay que descender los dos resaltes, el superior con mucho cuidado por las piedras sueltas y el otro más franco pero sin ningún problema en ambos. En el collado recuperamos el dron y nos vamos para abajo en dirección nordeste.

Tras el descenso del Resalte Inferior del Portal Alto de la Portaza. 

            Hay que descender un amplio corredor, algo erguido en su parte superior, en el que hay un caminillo poco transitado que seguimos y que perdemos posteriormente  en el nevero de base lo que nos va a ocasionar algún problemilla.
            El camino  debe marchar para abajo por la ladera de Portaza tras cruzar la cascada que salta el zócalo rocoso norte, luego lo veríamos desde abajo, y nosotros nos vamos directamente hacia el Ibón de Estanés entrando en la Ladera de Liouviella. Bastante abajo ya, nos encontraremos con el zócalo rocoso que nos cierra el paso y nos obliga a buscar un corredor más al este tras un largo faldeo  horizontal.

Vertiente nordeste del Collado Este de la Portaza. 

            Hay un barranco que rompe las paredes y aunque el tramo de entrada es un tanto desagradable el descenso resulta fácil y nos deposita en el GR11. que baja a rodear Estanés.
            En su desvío tomamos el sentido a Candanchú y tras contornear largamente la ladera instalada al sur del ibón nos llegamos al mismo para alcanzar la surgencia del barranquillo que baja del Puerto de Estanés. Son las dos y media, estamos a 1770 metros de altitud y nos sentamos a comer con agua fresca.

Liouviella y Puntal Alto de la Portaza desde cerca de Estanés. 

            Media hora después  nos despedimos de nuestro ocasional compañero, Florin se queda para tratar de volar su dron desde la Zona de la Mujer Muerta y nosotros remontando brevemente hasta el Puerto de Estanés, nos montamos en el GR11. e iniciamos el descenso de vuelta.
            El Puerto de Estanés vestido de grana y verde como nunca nos baja hasta la bifurcación de caminos. Dejamos a nuestra izquierda el que marcha a Sansanet y continuamos a  nuestra derecha por el GR11. con dirección a Candanchú.

Abandonando Estanés. 

            Hay que seguir a media ladera por el praderío el camino ligeramente descendente en busca del Hayedo de Sansanet y proseguir por dentro del mismo al encuentro primero del Barranco de la Cantalera que tiene un paso fácil por encima del camino y seguidamente, tras cerrar el bucle abierto a la mañana el Barranco de Aspe con sus dos ramas.

Visualizando nuestra vuelta a Candanchú. 

            Una pareja de señoras nos piden ayuda para atravesar el barranco y comienza el festival de la gente que está fuera de lugar. Estas señoras han utilizado a unos “primos” para pasar el barranco cuando tendrían que haberse dado la vuelta y utilizarán a “otros primos” para la vuelta y si no llamarán al helicóptero y así domingo tras domingo mientras no paguen por sus actos imprudentes. Ayudaré a pasar el primer tramo a otro grupo que está atascado, a la pareja de señoras, una de ellas casi me tira al agua y aprovechando que se van a pasar por el GR, un poco más abajo, allí las dejamos.

En el Hayedo de Sansanet.

            Inmediatamente nos encontramos con un nutrido grupo de “aventureros” que se ha salido del GR11. y está destrozando la huella alta. Hacemos una cola del quince, y a la salida se van para abajo. Yo aprovecho para adelantarles y les pregunto si van para abajo. Me dicen que sí y… van a volver por allí al barranco pero… a lo mejor hay algún camino que baja a Sansanet y yo no lo conozco.  
            Nosotros continuamos ligeros nuestro camino y ellos tras darse cuenta enseguida de su error vuelven tras nosotros y un par de “graciosos” impresentables nos “agradecen” la ayuda prestada. Los mando a “tal sitio” sin cortarme un pelo y trato de olvidar el infausto cruce del Barranco de Aspe. Mi chica no sabe si va o vuelve pero me dará la tarde.

Convallaria majalis en Sansanet. 

            De nuevo al hayedo y enseguida los Praderíos del Col Causiat nos devuelven a nuestra furgo cuando son las cinco y cuarto de la tarde.
            Estamos zurradillos ya que la jornada ha tenido su qué estrenando el verano con 1100 metros de desnivel acumulado y sin aprovechar las horas buenas del día. Esta noche, un grupo de 70 jovenzuelos acampará en Estanés y eso es bueno para que vayan aprendiendo. Algunos que somos más mayores seguimos aprendiendo todos los días.