3 sept. 1988

12-88. GARMO NEGRO Y ALGAS. 3-9-1988.


La Sur del Garmo Negro. 

Cima Argualas, Arista Oeste y Cara Sur, Collado de Argualas, Garmo Negro, Collado de Argualas, Algas, Cara Norte, Majadas Alta y Baja, Ibones de Ordicuso y Balneario de Panticosa.
03-09-1988.
Salida 12 h. Llegada 13 h.
Sol.
Fácil.
2 d.
Ascensión.
Rosa Mª. Martínez y Biola y Mariano Javierre.

Mapa de Garmo Negro y Algas procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Son las doce. Hacemos el descenso de la Cima de las Argualas  situada a 3042 metros de altitud por el mismo camino para desmontarnos de la cresta pues queremos comer en la Cima del Garmo Negro. La lógica aconseja bajar al fondo del circo superior para tomar el camino normal. La alternativa es perder 100 metros, la mínima altura posible y cruzar bajo las Algas  para alcanzar el Collado Superior de Argualas.

Feniás, Algas y Algas Norte desde Argualas.1-8-12.

            Aprovechando la pedriza más estable  faldeamos bastante horizontales y alanzamos la cresta sobre los 2950 metros de altitud en el Collado Alto de las Argualas. Hemos perdido lo mínimo y desde aquí abordamos el ascenso final un poco por cualquier parte de su cara sur.
            Nos encontramos de nuevo con los tres montañeros de la mañana que descienden; quieren ir, de paso, a las Argualas y les recomendamos que sigan nuestro camino sin perder altura. Le regalan a nuestra hija sus mejores elogios.

Argualas desde la Nordeste de Algas Norte. 18-8-13.

            Enseguida estamos en la Cima del Garmo Negro que compartimos con un variado grupo de vascos. Los comentarios son de nuevo para Biola a la que invitan a chocolate.
            Disfrutamos de la cima a 3051 metros de altitud ya que la pisamos por primera vez. Es un día espléndido y disponemos de una vista difícil de igualar: desde el Anie hasta Mondarruego pasando por Oroel y la Brecha de Telera, Guara al fondo, enorme Montañesa, Ordesa al completo con las tres Sorores, Robiñera, La Munia, Posets, Vignemale, Mdi de Bigorre, Serrato, Xuans, Infiernos en nuestra mano, Balaitus, Frondiellas, Pallas, Mdí de Ossau, Arriel, el Pico de Pondiellos pequeño y próximo y sus ibones azules, nítidos y sencillamente encantadores; además, imponente, blanquísima, arrogante y solitaria la Foratata todo ello en un día que mejora las previsiones meteorológicas.

Infiernos desde la Cima del Garmo Negro.

            Comemos como si estuviéramos en casa disfrutando con deleite de la misma y del lugar. Luego, tras la foto de rigor el grupo se va para abajo y quedamos solos en la gloria. Después llegan un par de burgaleses sencillos y cordiales con los que charlamos plácidamente. Les informamos del Corredor Sur de los Infiernos que está aquí mismo, del Midí de Ossau que quieren hacer al día siguiente y nos hacen los dientes largos con los Alpes y el Montblanc en el que han estado recientemente y de nuevo, elogian e invitan  a Biola a chocolate alemán.

Balneario de Panticosa desde el Garmo Negro. 18-8-13.

            Son las tres de la tarde, ¿y por qué no hacer el Pio de las Algas y así completamos el circo y la jornada? Iniciamos el descenso en busca del Collado Alto de Argualas bajando por la cresta y llegando al collado con la tarea de convencer a Biola, cosa que conseguirá su madre.
            Enseguida estamos de nuevo cuesta arriba y sin ningún problema, a las cuatro menos cuarto alcanzamos la Cima del Pico Algas tras remontar 75 metros después de haber perdido 100. Estamos a 3021 metros de altitud y tras deambular un poco por la cresta  nos sentamos a descansar un poco.

La Norte del Garmo Negro y el Circo Lacustre de Pondiellos. 19-10-14.

            Tras una foto con el disparador automático y un pétreo trípode de fortuna iniciamos el descenso. Bajamos hasta el circo superior y en el final del nevero del fondo  paramos para beber un vaso de leche  mientras que mis señoras se remojan los pies en el agua que es pura nieve.

Marmoleras de los Infiernos desde Grmo Negro. 22-8-98.

            Nuestros amigos que han subido hasta Argualas aciertan a pasar junto a nosotros, Biola les invita a galletas de chocolate, a regañadientes y seguidamente se pierden para abajo tras desearnos mutuamente suerte: son los sencillos y entrañables encuentros en la montaña.
            Luego poco a poco nos vamos ladera abajo hasta que llegamos a nuestra tienda a 2450 metros cuando se marcha el sol.

Ibones de Pondiellos desde Garmo Negro. 

            Desde nuestra envidiable atalaya disfrutamos de Serrarto, Xuans, Batanes, Labaza, Bacias, Brazato y Catieras. Bajo nosotros y en la Majada Alta hay tres diminutas tiendas. La tarde está mejor que la anterior lo que no impide el descenso de la temperatura con la usencia del sol.

Algas Norte desde Garmo Negro. 22-8-98.

            Estamos contentos  y satisfechos  y Biola está encantada con la tienda que es ahora su juguete favorito. Pasaremos una tarde copia de la anterior y mientras las chicas recogen haré la buena obra del día recogiendo unas latas que han sido abandonadas por allí para bajarlas con nuestra basura. El asunto no merece más comentario. Luego caerá silenciosamente la noche raptando la luz de nuestros ojos.

Garmo Negro desde Algas Norte. 1-8-12.

            Me despierto a las siete, mis señoras duermen plácidamente, tras una noche más corta y menos molesta pues el cuerpo se acostumbra a todo.
            Despierta Biola y tras comentar lo acordado en voz baja, a dúo y no precisamente celestial, entonamos a voz en cuello el “cumpleaños feliz”, es 4 de Septiembre y mamá cumple años, treinta y tantos  pero algunos más a juzgar por los tirones de oreja ya que Biola pierde la cuenta un par de veces. Estamos contentos.
            Luego, a regañadientes como en muchas ocasiones, nos levantamos, desayunamos y tras desmontar el campamento lo alojamos en nuestras mochilas. Lo hacemos sin prisa pero sin pausa puesto que queremos pasar por los Ibones de Ordicuso y llegar a comer al Plan de Baños.

Balneario de Panticosa desde la Majada Alta. 18-8-13.

            A las diez menos cuarto iniciamos el descenso disfrutando plácidamente de un día excelente de nuevo.
            Enseguida estamos en la Majada Alta y sobre los 2150 metros abandonamos el camino con la intención de no tener que recupera terreno de camino a los ibones tras abandonar el que baja por el Barranco de las Argualas por miedo a un embarque.

En la Majada Baja. 18-8-13.

            Me adelantaré a prospeccionar camino y cruzamos a media ladera y hacia el oeste. Luego tomamos un corredor herboso que se cierra por lo que derivamos al sur en busca de continuidad aceptable. Lo que encontramos es una encerrona por miedo a caer en ella, que nos corta el paso a cada momento entre pinos y paredes y de granito. Terminaremos alcanzando el canchal tras perder la altura que no queríamos perder llegando el camino de la Majada Baja tras perder, una hora, de paso. Pero siempre que llueve…
            En la pedrera no topamos con una culebra de buen tamaño que toma al sol en su hábitat de costumbre, nos llena de desagrado justo al contrario que nos ocurre con la marmota anterior.

Ibones de Ordicuso desde Argualas. 1-8-12.

            Una herbosa pendiente en dirección nordeste nos conduce a los recoletos Ibones de Ordicuso o de las Ranas para almorzar un poco junto a uno de los mismos y abandonar en descenso los 2100 metros a los que se encuentran.
            Bajamos por el camino a un ritmo excelente pues Biola baja como un alud a 450 metros por hora y es la una y cuarto cuando llegamos a la Pradera del Balneario de Panticosa que está tomada por el ejército.

Los Ibones de Ordicuso. 14-7-18.

            Celebramos el cumpleaños con las provisiones que al efecto habíamos dejado en el coche y en el barranco y luego la consabida visita a Panti, el pobre pierde color a todo trapo y con ello se va a perder, si alguien no lo remedia, el ilusionante proyecto que conocimos como Nievelandia y del que solamente quedan tristes restos y las ilusiones que despertó en muchos.
            Luego carretera abajo que nos espera el Festival de Jota de Larrés que está en fiestas.

Para ver el Comienzo.

11-88. ARGUALAS. 3-9-1988.


Argualas desde Algas. 1-8-12.

Balneario de Panticosa, Mallatas Baja y Alta, Collado Bajo de Argualas, Cara Norte y Arista Oeste.
03-09-1988.
Salida 16 h. Llegada 11.45 h.
Sol.
Fácil.
2 d.
Ascensión.
Rosa Mª. Martínez y Biola y Mariano Javierre.

Mapa de Argualas procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Estamos rematando un verano redondo en medio de la duda que supone elegir actividades en función del tiempo: habíamos casi propuesto nuestra actividad tresmilista para el fin de semana siguiente jugando con nuestra buena suerte y con la preocupación que procura el montaje de un campamento de altura. ¡La de veces que nos fue por nuestras cabezas!
            La semana comenzó inestable continuando con un breve temporal que cumplimentó fielmente las predicciones meteorológicas que la tele anunciaba con un par de días de antelación. Parece ser que desde que cambiaron los satélites, no fallan una y entre descenso de temperaturas para el viernes con cierta nubosidad y el ascenso posterior  para el sábado y domingo decidimos salir.

Cascada de Argualas 18-8-13.

            Pronto están listas las mochilas copia de las de la semana pasada  reducidas por la fuerza de la gravedad que comprobamos en los aledaños de la Canal del Pan.
            Tenemos una situación de cierzo que llena de nubes la vertiente norte del Pirineo conforme avanza el día pero estamos decididos.
            Son las dos y media de la tarde pasadas del 2 de Septiembre de 1988  cuando cargamos las mochilas en el coche para subirnos hasta el Balneario de Panticosa. Hace calor tras los cristales y el Pantano de Búbal está bastante lleno regalándonos bellas imágenes para compensar que no se puedan resucitar los pueblos anegados, librándonos de la mortal cinta que rodea siempre a los pantanos vacíos. Alguna vela inmaculadamente blanca besa la tersa superficie del agua… es nuestra alma de marineros.

En la Majaba Baja 18-8-13.

            Entre el no falta mucho, el parece que han ensanchado algo y mira ese corredor de aludes vamos entreteniendo.
            La embotelladora de la Sociedad de Aguas de Panticosa funcionando pues parece ser que a los árabes les ha gustado el agua y el lago es un nítido espejo en el que se miran delicadamente los verticales paredones del circo glaciar a 1650 metros de altitud.
            La sombra de los servales de cazadores acoge a nuestro coche del que rescatamos las mochilas y rodeando el lago por su orilla izquierda, cruzamos el Caldarés de Baños y tomamos en dirección oeste el camino por la Orilla Izquierda del Barranco de Argualas, mientras, los servales van dejando sitio a los fresnos y tan pronto como el camino abandone la pradera serpenteando por la cara oeste del circo aparecerá el dominio del pino negro.

Argualas y Garmo Negro desde la Majada Alta. 3-10-16.

            Son las cuatro de la tarde, el sol está muy vivo todavía, el viento remolonea demasiado al abrigo del circo y enseguida nos calentamos pues empezamos a buen ritmo alcanzando enseguida la Majada Baja de las Argualas.
            Caen 300 metros de desnivel en la primera hora, echamos un trago y proseguimos un poco hacia el norte para virar de nuevo al oeste y alcanzar la Majada Alta de Argualas a 2250 metros de altitud con las últimas zonas herbosas y llanas para acampar como nos confirman tres montañeros que descansan de su jornada.
            Nos enfrentamos al desacuerdo entre la realidad aconsejable y el deseo proyectado: queremos acampar más altos.

Corredores hacia la Pared Este de Garmo Negro. 18-8-13.

            Mientras picotean algo mis chicas me voy para arriba a ver si localizo algún lugar no sin antes acordar que miren en una loma próxima y si digo algo, aunque no me entiendan, que comiencen a subir.
            Subiré a todo trapo alrededor de 200 metros mirando  y tras dar algunas vueltas localizo un rellano herboso minúsculo y prácticamente horizontal de tres metros cuadrados en un viejo pedregal granítico relleno posteriormente  de arenas y limos, en los que ha nacido la hierba y que nos va a permitir plantar nuestra tienda y dormir con las espaldas al menos sobre el mullido de la rígida pradera alpina reseca.

Garmo Negro y Aguja de Pondiellos desde la Majada Alta. 18-8-13.

            Les indico que llenen las cantimploras a tope antes de subir cuando son las seis menos cuarto y aunque no es pasa hora el sol que se cuela por el Collado de las Argualas nos anuncia su próximo ocaso. Juntos de nuevo continuamos ascenso por una de las varias chimeneas que hay practicables y en dirección norte superamos el resalte vertical rocoso que configura este circo intermedio para desembocar en una serie de escalones rocosos que se alternan con otros herbosos, en medio de los cuales queremos montar nuestro campamento.
            Llegamos justo para despedir al sol, son las seis y cuarto y estamos, según denuncia el altímetro a 2450 metros de altitud: lo que pretendíamos.

Hacia el Collado de Argualas. 18-8-13.

            -El sitio es bueno.
             -Casi mejor que el que había abajo… pero el agua…
         -No te preocupes, está a diez minutos como mucho en el Barranco de Pondiellos, o así lo espero.
            Lo comprobaré enseguida pero era lógico con los crecidos neveros que quedan todavía en el collado.
            Montamos la tienda enseguida a seis manos no sin tener que sustituir un par de clavijas por piedras atadas a los vientos. Deshacemos las mochilas  y nos vestimos: con qué rapidez cae la tarde y desciende la temperatura. La noche va a ser fresca.

Argualas desde Garmo Negro. 18-8-13.

            Preparo un abrigo para el campin y hacemos la cena caliente que  tomamos dentro de la tienda protegiéndonos de la brisa que nos arruga el cuello. La sopa y la tortilla con jamón están  sublimes, luego dulces y salados par picar,  un vaso de leche caliente y unas partidas a la oca y que se fastidie la miseria.
            Luego mientras mis chicas recogen yo voy a fregar un poco y a coger agua. La noche cae poco a poco sobre el Balneario de Panticosa, contestado tímidamente por las lucecillas que aparecen entre las copas de los árboles de la pradera.

Arista Oeste de Argualas. 4-9-10.

            La tienda nos procura un ambiente tibio y acogedor, los aislantes liman irregularidades del suelo y los sacos nos arropan dulces en una noche que se presume larga pues son las nueve y cuarto cuando apagamos la frontal.
            No podemos decir que cuando nos queremos dar cuenta ya es de día, la noche ha sido fresca rondando las 4º centígrados y las irregularidades insignificantes del suelo se han ido agrandando y situado en lugares impertinentes, pero se hacen las ocho de la mañana cuando el sol se asoma por el Collado Alto de Brazato plantificándose en nuestra tienda.

Garmo Negro desde la Cima de Argualas.

            Nos levantamos, desayunamos y preparamos las mochilas para ponernos en camino alrededor de las nueve y cuarto en medio de un claro día que nos llena de esperanza.
            Transitando entre manchas herbosas que rodean la Sur del Garmo Negro dilatamos la entrada a la gran pedrera que rodea al pico y que hemos de atravesar para alcanzar el Collado Inferior de las Argualas.

Ibones de las Argualas o de los Forners. 1-8-12.

            Nos adelantan tres montañeros pero nosotros a nuestro ritmo vamos ganando altura para situarnos en el Collado Bajo de Argualas situado a 2850 metros de altitud  a las diez, siguiendo hacia el oeste por un pedregoso espolón que se dirige al cuello entre Argualas y Algas.
            Paramos a picar algunas cosillas mientras le indico a Biola que vamos a subir primero a una cima y luego a la otra en la que hay unos señores.

Argualas y Algas desde Algas Norte. 18-8-13.

            Continuamos al oeste para alcanzar por fuerte pendiente la Cresta de las Argualas. Ya nos queda poco pero habrá que estudiar  cómo hacemos el tramo final, sobre el que tenemos nuestras dudas pues la vez anterior que ascendimos a esta cima era invierno, estaba nevado y el tramo final fue francamente vertical; ahora sin nieve podía presentarse algo complicado pues el amplio corredor sur que se abre a sus pies es, como poco, muy peligroso.
            Salvamos un par de pasos aéreos con facilidad y aparece al comienzo del corredor sur  unas trazas de senda que lo atraviesan y se sitúan en un espolón que nos conduce con facilidad a la Cima de las Argualas situada a 3046 metros de altitud. Biola llega delante.

Algas y Argualas desde Feniás. 2-8-12.

            Son las doce menos cuarto y es el segundo tresmil de nuestra hija. Lástima que desde aquí no podamos enseñarle la Gran Faxa que fue el primero.
            Recorremos la cima con sus tres puntas, son todas para nosotros pues el movimiento está por abajo y en el Garmo Negro, hacemos la foto de la constancia, descansamos un poco y continuamos pues la jornada que nos queda todavía es larga.

Para ver la Continuación.