30 dic. 1989

14-89. PUNTA COCHATA Y PEÑA DEL CANTERO. 30-12-1989.


Punta Cochata una de mis "amadas."4-12-11.

Prados de Escarrilla, Puerto de Escarrilla, Collado y Cara Sudoeste de Cochata, Cara Oeste, Collado con Cantero, Corredor Sur y Peña del Cantero. Cara Norte, Embalse de Escarra y Collado Sudoeste de Cochata.
30-12-1989.
Salida 09:45 h. Regreso 16 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.
Rosa Mª. Martínez y Biola y Mariano Javierre.

Mapa de Cochata procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            No soy amigo de las despedidas porque asumo a mi manera la realidad incuestionable de que todo o casi todo es perecedero, cómo no, el tiempo.
            La gente se apresta a despedir el 89 y a recibir el 90, los medios de comunicación se encargan convenientemente. El Plegamiento Alpino del Terciario bien pudo ser debido a los medios de comunicación en el caso de que existieran; hacen su agosto en las mentes del personal y al fin nos hemos enterado de que comienza una década de la que se esperan toda suerte de maravillas, igual a chorradas, en boca del primer comunicador que no tiene mejor cosa que decir.
            También estoy convencido de que lo que pasa puede haber sido rico y siempre irrepetible aunque en su momento nos haya podido parecer anodino y vulgar pero no verbi gracia de los medios de comunicación. Volver sobre el tiempo y recordar… quiero lo que ha sido mío.

Tarmañones, Cochata y Cantero desde la parte baja del Puerto de Escarrilla. 22-12-15.

            El Invierno ha comenzado como una continuación del Otoño: muchas nubes de desarrollo vertical que nos privan del sol y queríamos ir al monte para “despedir tan manida década” que para nosotros ha sido especialmente significativa: con ella podríamos decir que empezamos con la montaña y queremos terminarla en ella. Por medio  han quedado 58 tresmiles, 8 cuatromiles, incontables sudores e inmensas satisfacciones  pero…

La Nordeste de Cochata y Cantero. 4-12-11.

            El sábado 30 de Diciembre prevén mal  tiempo, ni siquiera habíamos preparado las mochilas y la Peña Montañesa puede esperar.  Nos llama el despertador a las ocho, el cielo está limpio.
            Nos levantamos, preparamos bártulos y a las nueve estamos en el coche. Media hora después tomamos una pista que sale al sur del Túnel de Escarrilla,  está estupenda  y un kilómetro más adelante nos deposita junto a unos cazadores en medio de los prados.

La Susoeste de Cochata y Cantero. 4-12-11.

            ¿Cuántas veces habíamos visto desde la Entrada al Túnel de Escarrilla aquel arrogante pico que se  encumbraba allá arriba?
            Eso debe de andar por Escarra. ¡Vaya pinta que tiene con ese paretazo!

Detalle de la este de Cochata. 25-5-03.

            La pista prosigue en buen estado pero nos vamos andando en medio de una formidable mañana: ha helado pero el sol no puede tardar en asomarse sobre Tendeñera. Más arriba se abre en dos  y continuamos hacia el norte.
            Atravesamos un precioso hayedo, luego una portera abierta y cambiamos la pista por un amplio camino que se adentra en el Betato en dirección noroeste. La ruta está clara: vamos al collado de separación entre Tarmañones y Cochata y nos acompañan los hitos rojiblancos de la Ruta Pirenaica.

La Oeste de Cochata. 22-12-15.

            El camino serpentea entre bojes, rosales silvestres, enebros rastreros y pinos negros mientras vamos dejando a nuestra derecha en enorme pedregal que se descuelga de la Peña del Cantero mientras pienso en el acierto de los topónimos de esta tierra.

Pared Inferior de la Oeste de Cochata. 22-12-15.

            Sin darnos cuenta estamos en el collado. Hemos salido desde los 1225 metros de altitud y estamos a 1775 metros. Solamente nos quedan 150 que trataremos de negociar como podamos.
            Comenzamos a pisar manchas de nieve mientras nos vamos incorporando a la pedrera a la vez que rodeamos un poco el pico en busca de alguna vía fácil fuera de la vertical pared sudeste.

Cima de Cochata con Midi y Ferraturas. 4-12-11.

            Hemos dejado a nuestra izquierda las suaves y blancas laderas de Tarmañones, avistamos el Ibón de Escarra y nos dirigimos por un lomo alternando gravas y pratenses a la única vía que es evidente señalada con un hito deshecho que reharemos.

Escarra desde Cochata. 22-12-15.

            Una trepada fácil de alrededor de 50 metros por una roca en buen estado nos permite ganar por entre sabinas rastreras que no había visto nunca por estos lugares, la Cima de Punta Cochata  a 1901 metros de altitud. Son las once y media.
            La cima es un pasillo estrecho y horizontal defendido por verticales paredones a su alrededor. Lo comprobaré siguiendo las huellas en la nieve de algún visitante del día anterior y a la vez advertiré que no hay paso directo hacia la Peña del Cantero.

Cantero desde el faldeo de la Oeste de Cochata.

            Nos sentamos en la punta, picoteamos un poco, echamos un trago y contemplamos el paisaje: al sur la Norte de la Partica vestida con túnica blanca desde Escara hasta Peña Blanca; al norte Tres Hombre como avanzadilla de Mide, Pereque, Ferreteras, Soques, Soba, Arríeles, Pallas, Baalitas y Fondillas; delante y muy cerca Fogatita y Misales y aquí mismo Pagino; al este Piedrahita, Infiernos, Algas, Argúyalas, Serrato, Xanas, Labaza,  Bacías y Tendedera desde Otal a Peña Roya: pantalla panorámica a todo color en medio de una estupenda mañana.

En el Collado de Separación entre Cochata y Cantero. 4-12-11.

            Biola ha subido contenta y destrepamos en un  momento siguiendo el mismo camino, luego buscando la nieve por la que daremos algunos saltos y trotes en busca del sol a la vez que rodeamos por el oeste para tomar seguidamente  hacia el collado de separación entre Cochada y Cantero saliéndonos un poco de la pared y del Pedregal oeste.
            Perdemos alrededor de 175 metros y ya por entre piedras heladas y nieve nos vamos en busca del collado donde nos recibe de nuevo el sol.

Arista Norte de Cochata desde la Cima de Cantero. 4-12-11.
      
            El collado es una afilada cresta horizontal de 100 metros  absolutamente descompuesta y astillada que separa dos enormes pedregales. Al otro lado nos espera un corredor corto y fácil que rematamos con una pequeña trepada y que nos permite superar los 70 metros que hay entre el collado y la cima de la Peña del Cantero situada 1872 metros de altitud.

Lago de Escarra desde la Ladera oeste de Cantero. 4-12-11.

             Se trata de una amplia loma inclinada hacia el Barranco de Escara y cortada tanto al este como al oeste. Hoy no llegaremos hasta Pacino, otro día será. Nos vamos  al trote sobre las huellas de un rebeco, Biola está de fiesta.

En el Ibón de Escarra. 

             Hemos de proseguir el descenso en dirección norte  hasta una brecha en la pared oeste que nos permite salir de la nieve y por el pedregal alcanzar el praderío que nos llevará hasta la Orilla del Ibón de Escara a 1630 metros de altitud.

La Casa-chalet de Aragonesas en Escarra. 5-3-15.

            En el Chalet de Aragonesas, apoyados  en su pared oeste y sentados en unas losas comemos ventilados  por un intermitente y fresco “gris” que baja desde Tres Hombres refrescándose sobre el hielo que cubre el ibón.

La Oeste de Cantero y Cochata. 5-3-15.

            Tomamos un poco de turrón y tras recoger nos volvemos en dirección este en busca del collado entre Cochata y Tarmañones iniciando el regreso a muy buena hora.
            Luego, en el descenso a media ladera hacemos una foto cogiendo las dos cimas visitadas y entre charlas y juegos nos llegamos al coche cuando son las cuatro de la tarde. Mis mujeres dirán que no esperaban una excursión tan gratificante y yo confirmaré mi tesis de que esta tierra nuestra es única y siempre gratificante. 

 
Luces de atardecer sobre la Sudeste de Cantero volviendo a Escarrilla.

            Ya desde el coche contemplamos Escarrilla para continuar en busca de la niebla que rellena el valle y asciende ya  por encima de Santa Elena.
            En Santa Elena nos subimos hasta la ermita y localizaremos una buena tosca que puede convertirse en el espantabrujas de nuestra futura casa. Mojada pesa más que un moro muerto y colocarla en el portamaletas requiere un trabajillo.
            Encerrados luego en casa celebraremos la Noche Vieja  adelantada con pescados y mariscos.

6 dic. 1989

13-89. TELERA POR LA GRAN DIAGONAL. 6-12-1989.


La Gran Diagonal de Telera. 7-2-14.

Caserío y Pista de Piedrafita, Parideras, Ibón de Piedrafita, Gran Diagonal y Cima de Telera. Descenso por los Collados de Telera y Cachibirizas, Corredor de Cachiribizas e Ibón de Piedrafita.
6-12-1989.
Salida 06:30 h. Llegada 17 h.
Sol.
Dificultad media.
Escalada

Miguel Lanaspa, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.


Mapa de Telera procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Hay que remontarse algo en el tiempo para recordar un Otoño tan nublado como el del 89, porque la verdad es que llover, ha llovido por Andalucía pero este Pirineo está más verde por la ausencia de sol que por la lluvia.
            El tiempo cambió para el Pilar, estábamos en Estós y nos aguó el Bardamina y apenas nos ha permitido una salida por el Sorrosal al encuentro de Tendeñera en un agradabilísimo día por Todos los Santos.
            El 4 de Diciembre nos encontramos con Miguel Lanaspa y entre qué tal y ya ves nosotros tenemos puente y él un par de días de fiesta, nos propone hacer algo de hielo pues a pesar de todo en las Norte tiene que haber.

Los Relieves de la Norte de Telera. 24-6-13.

            Nos propone hacer la Gran Diagonal de Telera, él no la ha hecho pero tiene referencias, se trata de un corredor de 700 metros y es de lo más largo de este Pirineo pero suele ser de lo primero que hace la gente en hielo.
             - Por nosotros está hecho pero mira que no tenemos material de hielo y tampoco sabemos cómo responderán los gemelos.
            - Del material me encargo, con el resto no habrá problemas con las palizas que os metéis.
            - Bueno, tú mandas. Así que a las cinco y media.

Paredes blancas a la Entrada de la Gran Diagonal. 29-4-07.

            El miércoles 6 nos levantamos a las cinco, media hora después recogemos a Miguel  y marchamos para arriba en medio de un soberbia noche estrellada
            Desvío de Piedrafita de conversación  y enseguida nos llegamos a Piedrafita. La carretera está como un cristal y la fuente de lo alto del pueblo, que debe tener cegado el desagüe, la ha dejada como una pista de patinaje. Tras varios intentos con sus correspondientes cruzadas aparcamos como podemos en la plaza y a las seis y media nos echamos las mochilas al hombro, es completamente de noche.
            La mañana es fría pero sin más, las rodadas de la pista dificultan un poco el avance pero vamos a buen ritmo. Pasamos la Paridera y el repecho nos ha quitado el frío.
            A las siete y media estamos frente al refugio de abajo cuando amanece. Habíamos pensado que nos iba a costar algo más.

Entrada a la Gran Diagonal.

            Poco más arriba y a la altura del Ibón de Piedrafita abandonamos la pista y proseguimos a nuestra izquierda en busca de la base del corredor que se asoma un poco a nuestra derecha  próximo a unas paredes que destacan por su blancura.
            Conforme nos incorporamos al cono de deyección paramos a echar un trago y volvemos en busca de la frontal que Miguel ha perdido no hace mucho mientras Rosa nos espera medio atragantada de frutos secos.
            Ganada la entrada y a la izquierda del corredor nos detenemos para almorzar al abrigo del lugar. Estamos sobre los 2000 metros según dice el altímetro. Comemos y nos equipamos: cascos, piolets, crampones,  anorak  y manoplas para incorporarnos sobre los restos de algún alud. Son las ocho y media.

Debajo del Primer Resalte de la Gran Diagonal. 

            La pendiente es suave, no pasará de los 30º al principio pero enseguida se colocará alrededor de los 45º en las inmediaciones del primer resalte. Subimos por libre alternando nieve dura con polvo.
            En el primer resalte nos encordamos y asegurando con fisureros, subirá Miguel mientras le doy cuerda. Una vez salvado el paso hace seguro pues la cuerda ya no daba para más.
            Mientras recojo el seguro sube Rosa y detrás yo. Es un resalte de alrededor de 3 metros que se salva de derecha a izquierda y que con buen hielo no hubiera hecho falta asegurar, pero con el poco que cubre la roca hay que tener bastante cuidado pues los piolets no aseguran demasiado y te llevas el hielo por delante.

Dertalle del Primer Resalte de la Gran Diagonal de Telera. 29-4-07.

            Veinte metros más arriba está el segundo resalte, más vertical y sobre todo más largo: serán 6 metros delicados debido al estado del hielo donde los crampones tan pronto apoyan en la roca como en el hielo y donde encontrar un poco de hielo para las cuchillas del piolet es poco menos que un milagro. Se salva por la izquierda.
            Rosa tiene algún problemilla con el hielo y entre tanto recibo la primera ducha de nieve polvo colgado en mitad del resalte, momento en el que me explico la razón del pañuelo en el cuello de Miguel.

Frontal de la Gran Diagonal de Telera.24-9-07.

            Nos espera junto a unas rocas de la derecha del corredor, soltamos la reunión y proseguimos en ensamble. Son aproximadamente 150 metros de desnivel los que nos separan del próximo estrechamiento que cuenta con un bloque empotrado. En las paradas contemplamos abajo, sobre nuestra espalda, al sol sobre la pradera mientras nosotros estamos en la nevera. A nuestra derecha está el comienzo de importantes vías de escalada que conducen directamente a la cima.
            No tiene buenas pintas pero llegados allí nos encontramos en que se puede pasar  por debajo transitando de derecha a izquierda para terminar  en el filo de la cascada de nieve polvo que salta por encima del bloque. Ni que decir tiene que toda la nieve no pasa ni por encima ni por debajo, algo me llevo yo a pesar de haber cerrado el cuello del anorak. Será la segunda ducha del día y la verdad es que tanto aseo no apetece gran cosa.

Segundo Resalte de la Gran Diagonal de Telera bajo el Bloque Empotrado.

            Miguel nos hace otra foto y tras levantar el seguro hecho con piolets continuamos; el corredor nos enseña la siguiente dificultad tras un tramo bastante inclinado de alrededor de 100 metros. Seguimos en ensamble tranquilamente mientras que la mañana va de camino.
            Sube el bloque y nos asegura con sus piolets junto a una pequeña cueva a la izquierda del corredor. Salvamos por la izquierda el bloque con las dificultades habituales del día pero con relativa facilidad a pesar de que la nieve salte nada más mirarla y nos vamos para arriba en busca de la salida.

Cerca de la salida de la Gran Diagonal de Telera.

            Miguel está flojillo pues solamente  escala y por ello me pongo delante para hacer huella, la pendiente no bajará de los 60 º y hay que repartir el trabajo.
            El corredor se asoma al este y continúa sostenido por lo que se hace largo y hay que hacer paradas repetidas. Al final se abre a la luz en dos ramas y me voy por la derecha. Es un resalte de unos tres metros que salvo asegurando con los piolets y con los pies en oposición. Arriba ya, veo mejor la otra salida pero les aseguro con el piolet y nos reunimos al sol y al fresquillo que corre en la brecha.

Desde la Salida de la Gran Diagonal de Telera. 

            Hemos superado los 700 metros del corredor y estamos a 2765 metros de altitud, es la una del mediodía. ¡Cómo se nos ha pasado la mañana!
            Nos desencordamos, dejamos las mochilas y nos vamos en fuerte ascenso por la cara sur buscando la media ladera hacia la cima.

En la Cima de Telera con bandera y Collarada. 

            Es la una y media cuando alcanzamos la Cima de Peña Telera. Hacemos algunas fotos y enseguida nos vamos para abajo pues queda mucho camino que hacer. Hemos visto huellas de esquí que se marchan hacia la Norte de Peña Parda.
            Enseguida estamos con las mochilas y tras abrigarnos nos sentamos a comer un poco antes de continuar con el descenso. Picaremos un poco y con media hora tendremos más que suficiente.
            A las dos y media proseguimos con cuidado pues se hace zuecos en los crampones mientras que Miguel hace un “culembajen” y se pierde por delante de nosotros.
Croquis de la Gran Diagonal de Telera.

            Alcanzamos el Collado entre Telera y Parda y virando a nuestra izquierda nos vamos buscando nieve sombreada menos peligrosa para nosotros. Tomamos el abrupto corredor por el que ha bajado el esquiador y nos marchamos después en busca de la huella horizontal que pasando por la Norte de Peña Parda  nos conduzca a la Brecha de Telera. Hay una buena huella que va remarcando delante Miguel. Vamos con cuidado pues estamos en la estrecha e inclinada ladera sobre los paredones verticales de la Norte de Telera, un pasaporte de primera clase para el otro barrio pero a pesar de ello vamos a buen ritmo.
            En la Brecha salimos de nuevo al sol y nos encontramos con el esquiador que es Jesús Sánchez. Ya nos había comentado Miguel que tenía intención de ir por allí.

El Corredor de Cachiribizas. 29-4-07.

            Estamos a 2450 metros de altitud y primero con cuidado y luego al trote continuamos para bajo, los otros dos vienen detrás. En la parte baja me marcaré mi primer “culembajen” y a las cuatro, sin más estamos quitándonos los crampones en el límite inferior de la nieve.
            Luego con cuidado sumo pues tenemos los pies doloridos de haberlos hecho trabajar en el corredor con puntas de crampón y botas blandas, como auténticos inválidos y con alguna culada que otra luego, dejamos atrás el pedregal y accedemos al praderío, dejando a nuestra derecha el, helado ya a estas horas, Ibón de Piedrafita a 1612 metros de altitud. Nos reunimos junto al coche de Jesús y recogemos bártulos para marchar para abajo en coche. El ha llegado de día al pueblo y tomando carrerilla ha pasado la plancha de hielo de la fuente. Ahora, culeando en las rodadas y sorteando algunas piedras además de echar el ojo buscando la frontal nos ponemos en Piedrafita.

Ibón de Piedrafita desde su orilla Sudoeste. 29-4-07.

            Echamos un trago en el bar, charlamos un poco  y a las seis, cuando anochece estamos dejando a Miguel. Luego recogemos a Biola, nos cambiamos y marchamos para ver al  Magia que juega en el polideportivo. Hemos quedado con la impresión de que no es tan fiero el león como nos lo pintaban o así lo imaginábamos y satisfechos por haber subido uno de los corredores más largos del Pirineo en Invierno.

13 oct. 1989

12-89. GOURGS BLANCS DESDE SAINT SAUD. 13-10-89.


Gourgs Blancs y Jean Arlaud por la vertiente sur. 13-10-89

Saint Saud, Pic Camboue, Pala Lourde Rocheblave, Torre Armengaud, Gourgs Blancs, Corredor Sur de Jean Arlaud, Ibones y Barranco de Guías y Refugio de Estós.
13-10-89.
Salida 12 h Llegada 17:30 h.
Mixto.
Dificultad media.
Ascensión.
Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Jean Arlaud procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            En la Cima de Saint Saud a 3008 metros de altitud se está bien pero no permaneceremos más allá de cinco minutos, tenemos mucho tajo por delante aunque solamente sean las doce del 13 de Octubre de 1989.
            Desandamos un trozo de camino hasta alcanzar el amplio collado y en dirección prácticamente este continuamos en suave ascenso pero no por la arista que supone un cierto entretenimiento sino que nos bajamos un poco de la misma para transitar un amplísimo corredor que nos conducirá poco después a la arista en las inmediaciones del Pico Camboue al que llegamos un cuarto de hora largo después.

Camboue, Pala Lourde Rocheblave y Torre Armengaud desde Saint Saud. 10-7-10

            Trepamos fácilmente una decena de metros  y estamos a 3045 metros de altitud. Son las doce y cuarto pasadas cuando, de inmediato proseguimos por un amplio y llano hombro que enseguida se ira encumbrando  en busca de la arista que llevamos ahora a nuestra izquierda y que se corta en verticales paredes. Hacemos un par de fotos: una hacia los Clarabides y la otra sobre la imponente Cara Norte de Lourde- Gourgs Blancs  que está absolutamente vertical y pintada de blanco y gélido hielo que la decora desafiante.
            Haciendo arista hacia el este nos asomamos a un par de corredores que no parecen excesivamente difíciles para incorporarnos a la Cresta Oeste de la Pala Lourde Rochemblaye, una cresta amplia y alomada que se va afilando conforme nos elevamos sobre la misma aunque se trata de un pedregal granítico que se sube por cualquier parte y que se ve libre de nieve tanto más cuanto derivamos hacia la cara sur del pico.
            En alrededor  de media hora alcanzamos la estrecha y angosta Cima de la Pala Lourde Rochemblaye. Estamos a 3104 metros de altitud, ha sido poco el desnivel pero todo se lleva su tiempo como siempre.

 Detalle de la Arista Noroeste de Camboue.10-7-10.

            Nos vamos acercando al plato fuerte del día y lo notamos físicamente pues la cresta, ya de por sí aérea, se empieza a complicar hacia el este.
            Una profunda brecha nos señala el comienzo de las “hostilidades” que esperábamos y consecuentemente creemos que se trata del paso difícil anunciado por lo que nos vamos un poco para abajo sobre la cara sur con la intención de salvar en travesía la dificultad de la cresta.
            Cuando nos parece que podemos iniciar la travesía nos vamos hacia el este en horizontal y en busca de pasos que nos permitan cruzar verticales corredores que se pierden en el cielo transitando por repisas de graníto entre grandes lajas.

Cara Sur de Camboue. 10-7-10.

            Los pasos se van complicando y cuando nos damos cuenta estamos bien embarcados en medio de la pared: para adelante el asunto es problemático, para arriba el corredor es algo tieso y para abajo mejor no mirar. Decidimos tirar para arriba pues el corredor, al menos, está limpio de nieve y los apoyos aunque no demasiados son al menos francos.
            Una larga trepada con pasos variados nos deposita de nuevo en la cresta mientras nos felicitamos por dentro creyendo que el asunto está solventado. Pasamos nuestros apuros para ponernos de pie sobre sendas y enormes lajas que en la cresta guardan un equilibrio inimaginable. El altímetro está por encima de los 3100 metros y creemos estar en la Cima de Gourgs Blancs aunque posiblemente estemos en Torre Armengaud,  la cresta continua aparentemente  horizontal poblada de gendarmes y agujas.
            No podemos reunirnos, nos hacemos una fotografía uno a otro y compruebo con preocupación que la continuación por la cresta no es posible para nosotros y no nos queda otro remedio que meternos de nuevo corredor para abajo sin saber cómo saldremos de ésta.

Cara Norte de Gourgs Blancs y Pala Lourde Rocheblave.

            El destrepe es largo y complicado y tan pronto como nos es posible nos salimos del mismo asomándonos al siguiente que ni nos soluciona nada ni nos permite la progresión.
            Destrepamos alrededor de una veintena de metros más aprovechando la minúscula arista entre corredores en busca de alguna solución para atravesar el nuevo corredor y tras conseguirlo avistamos un hito en otro corredor más al este, en medio de una minúscula brecha.
            Alcanzar el hito mediante una travesía sobre lajas verticales de granito con pasos de adherencia y con minúsculas repisas rellenas de nieve es un plato delicado que tomamos con beatífica atención.El hito es la llave de la pared pero nosotros no hemos visto n ingún otro así que nos quedamos como el negro del sermón, “con la cabeza caliente… y sin saber por dónde discurre la vía tradicional al pico.”

Gourgs Blancs, Torre Armengaud y Pala Lourde Rocheblave. 10-7-10.

            La continuación ya es cosa de niños. En un momento trepamos ya los escaso 30 metros que nos separan de la cima por una pared descompuesta y cuando llegamos nos damos cuenta, o así nos lo parecen, que   estamos un poco más bajos que la punta que aparece al oeste y que posiblemente ha sido la que hemos alcanzado antes, pero yo no lo juraría.
            Son las dos menos cuarto. ¿cómo se nos ha pasado una hora sin enterarnos…?
            En la cima de Gourgs Blancs  a 3129 metros de altitud, hay una cruz y una placa en memoria de Jean Arlaud, nuestra minúscula fotocopia del mapa hablaba de del Pico de Oo o de Arlaud, lo que parece significar que estamos en el Pico de Oo,  que habíamos previsto llegar hasta aquí y que al collado este del pico llega el camino que une el Valle de Guías con el Refugio de Espingo, con lo cual “colorín colorado, el empantullo parece que ha terminado.” Nos hemos hecho el décimo y último tresmil del día.

Casquete Somital de la Torre Armengaud. 10-7-10.

            Descendemos hacia el collado y a las dos decidimos parar a comer pues el apetito está hecho y estamos satisfechos después de lo visto.
            Comemos y así de paso vaciamos un poco las mochilas mientras comentamos con satisfacción la última parte del recorrido mientras observamos que el cielo está bastante cubierto.
            Son las dos y cuarto, hemos satisfecho nuestro apetito y continuamos para abajo movidos más por la duda que por el tiempo o la hora.  A veces se tienen presentimientos que resultan infalibles.

Gourgs Blanc y Torre Armengaud desde la Pala Lourde Rocheblave. 10-7-10.

            Enseguida llegamos al collado que no tiene aspecto de estar transitado por una senda ni hacia el sur ni muchísimo menos hacia el norte. Mis sospechas quedan definitivamente confirmadas  pero hay que continuar a pesar de que el corredor no tiene muy buen aspecto.
            Unos metros más abajo se abre en dos: la rama oeste que es fácil en principio pues está escalonada, se corta inmediatamente; la este que baja junto al Pico de Oo es nuestra única vía pues las otras alternativas pasan por ascender al pico en el que no vemos vía o por desandar toda la pared que acabamos de hacer con tanto apuro.


Desde la primera breha hacia Gourgs Blancs Espijeoles y Gourdon. 10-7-10.

            Nosotros, cabezudicos que somos, preferimos el tajo desconocido que la vuelta conocida y nos la jugamos. Voy delante con cuidado buscando repisas escalonadas y rellenas de nieve amparada en ellas, lo demás es una sucesión de lajas de granito muy inclinadas además de lisas y con marcado buzamiento hacia la Pared Oeste del Pico de Oo.
            Algunos pasos son de auténtica acrobacia consistente en lanzar el cuerpo y las manos hasta alguna fisura en la que apoyarme y colgarme después dejando caer el cuerpo y limpiar con las botas la nieve de algún apoyo y otra vez vuelta a empezar hasta que alcanzamos el fondo del corredor en el comienzo de la pared oeste del pico donde el buzamiento es lo más peligroso ya que en el caso de perder pie iríamos contra la pared; el nevero se ve muy abajo, además de que no podemos saber todavía si el corredor está o no cortado, lo que sería ya una perfecta sorpresa fin de fiesta.

La Este de Gourgs Blanc desde Jean Arlaud. 20-7-09.

            Repetimos escenas parecidas a las de la Brecha de Latour y será la segunda vez en mi vida de montañero que arrastre el culo a pesar de que se iba empapando con la escorrentía del corredor.  
            Unos pasos arriesgados de adherencia sobre granito mojado y con breves zonas de arenilla  unidos a otro más fáciles ya en oposición de brazos y piernas y mucha suerte pues el corredor no está cortado, nos depositan en el nevero de un salto y respiramos. Suerte que Rosa no lo veía difícil, debía de tapárselo yo con el cuerpo. El Corredor Oeste de Oo se nos ha llevado una hora cumplida para sus alrededor de 100 metros, son las tres y cuarto.
            Tranquilamente ya, a las cuatro estamos en el Ibón de Guías, el cielo está cada vez más cubierto pero no nos preocupa. Bajamos bien, crestear puede ser difícil pero no castiga los pies aunque para compensar, los dedos de las manos tienen la piel bastante afinada.

Detalle del Corredor Sur de Gourgs Blancs. 20-7-09.

            Tomamos el camino que hemos llevado a la mañana y desandándolo nos presentamos en el refugio a las cinco y media.
            Nos aseamos, bebemos algo, preguntamos por el tiempo que lo anuncian malo y charlamos con el guarda: se extraña de que hayamos bajado ese corredor. Querríamos hacer algo más de la cresta de hoy pero mejor será olvidarlo hacer algo más seguro como el Bardamina que se encuentra al otro lado del valle.
            El comedor está atestado. Buscando veo a Manolo Lorente un viejo conocido del mundillo sindical con el que charlaré un rato aprovechando la ocasión para aclarar algunas cosillas sobre las que discrepamos formalmente aunque en el fondo estemos de acuerdo.

Vertiente Sur del Jean Arlaud y el corredor de descenso. 20-7-09.

            Cenamos sobre las siete haciéndonos sitio casi a codazos. El parte meteorológico que ha recibido el guarda anuncia agua antes del mediodía con lo que la actividad del día siguiente corre peligro. A las nueve y media nos empiltramos. Se está bien horizontales y enseguida somos pasto de Orfeo.
            A las siete de la mañana nos levantamos y lo primero es salir a la calle para contemplar un cielo absolutamente cubierto de solemnes nubarrones que presagian un próximo diluvio.
            Desayunamos, miramos de nuevo, recogemos, volvemos a mirar y a las siete y media la decisión está tomada: nos vamos para abajo. No queremos coger un buen remojón además de no ver nada, las nieblas bajan hasta el refugio.

Ibón de Guías 10-7-10. 

            Bajamos decepcionados por el tiempo pero… en el desvío de Batisielles paramos a coger avellanas. Luego, fuera del valle el viento y el sol nos acompañarán pero las nubes siguen abrigando las alturas y confirmando el acierto de la decisión.
            Comemos en Senarta con música de la Bullonera y a las tres y media iniciamos la vuelta. Pararemos en la Losera de Samper para coger un par de losas  y a las seis y media estamos de nuevo en Sabi para rematar las Fiestas del Pilar.

Para ver el Comienzo.