31 dic. 2018

ESCALAS DE DIFICULTAD PARA ACTIVIDADES DE ESQUIMO.





         Definir la dificultad de un itinerario o ruta de montaña no es fácil y si se trata de una ruta de esquí de montaña no lo es en absoluto  porque  hay que sumar a la dificultad intrínseca  de la misma las condiciones de la nieve que de hecho confieren una variabilidad bastante importante.
         En el campo de la calificación de la dificultad de una ruta de esquí existen varias escalas que, se supone, gradúan la dificultad de manera objetiva atendiendo a variables como pendiente media y exposición a una caída pero yo no sé muy bien a qué nivel se contempla la calidad de la nieve o las condiciones meteorológicas y me temo que se refieren a unas condiciones medias casi ideales y sin siquiera entrar en la competencia del esquiador.
         En cualquier caso las guías e incluso los practicantes nos proporcionan unas valoraciones aproximadas, las guías en condiciones ideales y los esquiadores normalmente más subjetivas: “esa pala es fácil y disfrutona”… ¿también con nieve helada y o piedras emergentes…?
         Posiblemente un buen esquiador, excelente o extremo encuentre acomodo con cualquier escala pero existen otros esquiadores  que considerándose como medianos agradecerían detalles  más precisos entre los que se podrían anotar:
         Desnivel acumulado y distancia a recorrer tanto en ascenso como en descenso
         Inclinación media y máxima con detalle de su extensión de la ruta.
         Exposición en una posible caída por la presencia de paredes o grietas.
         Estado y cantidad de la nieve.
         Exposición a caídas tanto de piedras como de aludes de nieve.
         Con todo y de cara a programar una ruta de esquí además de conocer el riesgo de aludes según altitudes y orientaciones, bueno será tener conocimiento de la dificultad adjudicada a nuestra ruta por alguna de sus escalas:


Escala clásica de Alpinismo con seis grados:

F: Fácil. Itinerarios fáciles con escasa inclinación y buenas nieves.
PD: Poco difíciles con pendientes amplias de hasta 35º.
AD: Algo difíciles con pendientes de hasta 40º con pasos estrechos o nieves no muy buenas.
D: Difíciles de hasta 45º con pasos delicados y expuestos.
MD: Muy difíciles con pendientes de hasta 50º y peligros objetivos muy altos, y nieves de todo tipo.
ED: Esquí Extremo con pendientes superiores a 50º y necesaria una técnica muy específica.



Escala Traynard tradicional rectificada con siete grados:

S1: Terrenos poco inclinados con facilidad para el giro. Zonas muy adecuadas para la iniciación en el fuera de pista.
S2: Terrenos poco inclinados o moderada inclinación pero con amplitud para el giro y sin obstáculos. Adecuadas cuando se tiene algo más de nivel.
S3: Pendiente moderada que como máximo llegará a los 35º. En este nivel se sitúan la mayoría de los descensos que se pueden considerar accesibles a esquiadores buenos o muy buenos.
S4: Pendiente mantenida superior a los 35-40º , terreno estrecho y obligado. Cualquier caída puede ser difícil de parar y, consecuentemente las consecuencias suelen ser graves.
S5: Pendientes muy fuertes, inclinación superior a los 40-45º, terreno muy obligado y con exposición. ¡Prohibido caerse!
S6: Inclinación mantenida superior a los 50º . Terrenos con obstáculos, exposición y con dificultad para el viraje. La caída es imposible de parar, puede tener consecuencias fatales. Esquí extremo.
S7: Nivel nuevo, añadido para buscar la equivalencia con la Escala Volo. El extremo de lo extremo. Se cuentan con los dedos de una mano los esquiadores en todo el mundo capaces de descender un S7.


Escala Volo o Toponeige con cinco escalones muy matizados:

Está basada en la Traynard rectificada, pero es más completa pues usa tres dígitos. El primero, que va del 1 al 5, refleja la dificultad. El segundo dígito precisa aún más esa dificultad, es un subnivel (como en escalada 6a-6b-6c). Este segundo dígito va del 1 al 3, el 1 sería igual a “inferior”, el 2 a “media” y el 3 “superior”, pero cuando el primer dígito es 5, este segundo puede pasar del 3 y legar hasta el 6 que es la dificultad máxima esquiada hasta ahora (5.6). Así tendremos:
S1.1, S1.2 y S1.3: terrenos poco inclinados o moderada inclinación con facilidad para el giro. Zonas muy adecuadas para la iniciación en el fuera de pista. Inclinación que no sobrepasa los 30º.
S2.1, S2.2 y S2.3: moderada inclinación pero con amplitud para el giro y sin muchos obstáculos. Máximo 35º mantenidos, pero con desnivel importante.
S3.1, S3.2 y S3.3: Pendiente mantenida superior a los 35-40º, incluso con cortos tramos hasta 45º, terreno estrecho y obligado, pasajes técnicos.
S4.1, S4.2 y S4.3: Pendientes muy fuertes, inclinación de 40-45º mantenida (más de 200 m.), terreno muy obligado. Esquí extremo.
S5.1, S5.2 y S5.3: Pendientes muy inclinadas, inclinación superior a los 45º en más de 300 metros o más, 50º en más de 100 metros, terreno muy obligado o estrecho y gran dificultad para el viraje.
 S5.4, S5.5 y S5.6: Inclinación mantenida superior a los 50º . Terrenos con muchos obstáculos, estrechos y con mucha dificultad para el viraje.
Grado de exposición:
La escala Volo, además, separa el concepto de exposición del de dificultad, con lo que a los dígitos anteriores, referidos exclusivamente a la dificultad, se le añade otro dígito que va del 1 al 4 y precedido por la letra “E” (Exposición). Así tendremos:
E1: terreno libre de árboles y piedras, no hay grandes obstáculos, aunque siempre cabe la posibilidad de resultar herido por no poder detenerse tras una caída.
E2: En la línea de descenso existe una barrera rocosa o un obstáculo importante que agravaría las consecuencias de una caída sin detención. Riesgo de accidente grave.
E3: Corredores serpenteantes o barreras o cortados importantes en la trayectoria del esquiador que resbalase tras la caída. Riesgo de muerte.
E4: Paredes altas, grandes obstáculos o barreras al paso del esquiador o en la trayectoria de un deslizamiento tras la caída. Riesgo máximo de golpes con percusión. Accidente mortal.


        Repasadas estas escalas que pueden consultarse en la red, que cada cual encuentre, en la descripción de su actividad elegida, la calificación con su escala preferida y antes de efectuar la salida contar con nieve y un parte de aludes que aconsejen dicha actividad, teniendo presente que esa nieve ideal que nos hace sonreir con cara de bobos y con la que todos soñamos, raramente estará a nuestra disposición.


       Por ello, nosotros acostumbramos a movernos entre F., PD., S1. y S2, otras estrellas gravitan en otras galaxias. La competencia y el disfrute son personales.

¡¡BUENA NIEVE!!

29 dic. 2018

83-18. ENTRE ESPELUNCIECHA Y ANAYET DE RECHAZO. 29-12-21018.


Foqueando por fuera de la Pista de la Glera siempre que se purede. 

Aparcamiento Espelunciecha, Collado Garmé, Aparcamiento de Anayet y Collado Garmé.
29-12-2018.
Desnivel acumulado 540 m.
Distancia recorrida 8000 m.
Tiempo efectivo de marcha 1:30 h.
Sol.
Muy fácil.
1 d.
Se trata de un recorrido muy fácil que conecta dos de los valles contiguos de la Estación de Esquí de Formigal y que realizamos en momentos en los que la nieve fuera de pistas escasea.
El agua hay que llevarla.

Mapa de Espelunciecha y Anayet procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Comenzamos tempranamente la temporada de esquimo 18-19 el 5 de Noviembre, algo inusual; pero aquellas nevadas pasaron a la historia y casi dos meses después no hemos vuelto a tocar los esquís. Estamos a 29 de Diciembre, la meteorología se ha encargado cumplidamente de limpiar las caras sures y unido a una prolongada inversión térmica, esquilmar las norte. Pero a pesar de todo ello, tenemos ganas de foquear un poco y aprovechando que Formigal acaba de abrir la estación aunque sea de manera testimonial, vamos a aprovechar la poca nieve que tenga.

En Espelunciecha ni siquiera la temperatura ayuda a los cañones. 

            Pretendíamos subir al Aparcamiento de Sarrios para hacer algo por Izas pero la carretera está cerrada: primer rechazo.

Pero han hecho un milagro para abrir la Pista de Espelunciecha. 

La Rinconada de Espelunciecha está cortada y nos vamos por Batallero.

            Es cierto que el día 18, cuando pasábamos por delante de Espelunciecha contemplamos un aspecto divinamente blanco de nieve recién caída pero esta mañana, a las nueve y cuarto, cuando aparcamos frente al Puente sobre el recién nacido Gállego, hace algo de viento aunque la temperatura es  de 2º, en Sabi habían -3º y así no hay manera,  el Valle de Espeluncieha está desastroso.

No es fácil foquear por fuera de pistas ni siquiera en Espelunciecha. 

            Hemos de portear los esquís hasta la Silla Batallero, la de Espelunciecha está cerrada y milagrosamente han sacado nieve de debajo de las piedras y hay una pista de siete u ocho metros de ancha por la que bajan los esquiadores del día. Los cañones han dejado de funcionar hace un momento aunque no se note su labor.

La Rinconada de Espelunciecha desde Batallero.

            La nieve está dura, el viento ha cesado, el sol se está elevando sobre el horizonte y queremos subir hacia el Puerto de Canal Roya pero cuando llegamos a la bifurcación de pistas pasado el puente, la Pista de la Rinconada  tiene un corte de alrededor de 50 metros y muy mala pinta; así que, segundo rechazo y nos vamos Batallero arriba.

Llegando al Collado Garmé el Gendarme de Farallones.

            Bien orillados foqueamos tranquilamente saliéndonos de la pista en cuanto nos es posible pero no es fácil. Poco después alcanzamos el Collado Garmé a 2032 metros de altitud tras remontar alrededor de 270 metros.

Bajando hacia Anayet, Peyrelué sin nieve. 

            La salida hacia la Glera de Anayet está impracticable, así que nos bajaremos como unos esquiadores más hasta el Aparcamiento de Anayet que está desagradablemente sombrío sobre una pista con suficiente nieve algo rápida.

Echando la vista a Lapazuso y Culibillas.

Hasta en Anayet escasea la nieve. 

            Son las diez y media echamos un café con unos dulces y comenzamos a remontar al sol de la mañana y foqueando sobre el harinal que las colas de los esquís  depositan en los cantos de la pista.

Espelunciecha remontando hacia Garmet.

Los Gendarmes de los Farallones y poca nieve. 29-12-18.

            Pasamos la conexión con la Pista Pipós que tiene más bloques de piedras que nieve y terminamos el remonte con una madrileña que se enrolla con nuestra conversación.  El termómetro marca 5º.

Esta buena la Pista del Tubo Pipós.

Omnipresente Midi desde el Collado Garmé. 

            Solamente queda quitar las pieles y echarnos pista abajo en un corto y agradable descenso en el que hay que huir de las placas de hielo y buscar la nieve suelta esparcida por la pista. Fuera no hay nada que hacer con una nieve cada día más escasa y más dura.

Bajando por Batallero orientados por Peyrelué.

            A las doce y cuarto terminamos nuestro paseo que a pesar de los renuncios sobre la marcha no ha dejado de ser agradable pues los 500 metros de desnivel han requerido un leve esfuerzo.

Peyreget, Midi y un desolador Portalet.

            ¡Que el Año Nuevo nos traiga urgentemente nieve!

27 dic. 2018

82-18. MONCALVOS EN CIRCULAR DESDE LA SARRA. 27-12-2018.


El Corredor Norte de Moncalvós. 

La Sarra, Hayedo de Aguas Limpias, Barrancos de Soba y Negro, Corredor Norte y Arista Oeste. Descenso Cara Sudoeste y Barranco de Balsaroleta.
27-12-2018.
Salida 08:45 h. Llegada 13:15 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.
Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Moncalvós procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            El Moncalvós es un pico colocado en un lugar envidiable y rodeado de una pléyade de prestigiosas cimas en el Valle de Tena. Poco visitado, es un pico amable para hacerle circulares alpinas y agradables a pesar de que, claro, no cuenta con demasiados caminos más allá de su vía normal.

Alfombra de hojarasca en el Hayedo del Aguas Limpias.

            Lo visitamos en 2007 y hoy queremos nieve en su cara norte y para ello haremos una invernal, recién estrenada la estación pues es 27 de Diciembre de 2018.

Llegando al Barranco de Soba.

Desvío hacia el Barranco de Soba.

            Mañana de nieblas en Sabi, tarde de paseos. A las nueve menos cuarto estamos aparcando en La Sarra a 1450 metros de altitud y tras cruzar el Puente de las Faxas tomamos el GR11 en dirección norte por la Orilla Derecha del Barranco de Aguas Limpias, camino archiconocido que conduce hacia Respumoso entre otros variados destinos.

El Barranco de Garmo Negro en el Rellano de Soba. 

Ganaremos altura en la Norte de Moncalvós.

            Tornalizas, Rellano y Cascada de Balsaroleta, Hayedo de Aguas Limpias, Barranco de Soba barrido por aludes… sobre los 1650 metros de altitud abandonamos el camino y nos vamos al noroeste al encuentro del Barranco de Soba que hemos cruzado un poco antes por puente de obra.

La Norte de Moncalvós con poca nieve.

Acercándonos al Corredor Norte de Moncalvós.

            Un camino que recordamos poco zigzaguea entre restos de aludes y confluye con el Barranco de Garmo Negro en el Rellano de Soba sobre los 1850 metros de altitud.

En la Zona Intermedia del Corredor Norte de Moncalvós.

            Desde el rellano contemplamos el Barranco de Soba que recoge aguas de Arriel y que atravesamos para proseguir por la Orilla Izquierda del Barranco Negro al que se le une el de Soqués. Mientras giramos un poco al sur para empezar a ver la espléndida cara norte de nuestro objetivo.

Saliendo del corredor a un tramo de crestón sin nieve con los Arrieles.

            Hemos descartado la Arista Nordeste, sucesivamente el Corredor Nordeste y nos vamos al Corredor Norte previa entrada a las primeras manchas de nieve un poco costra pero es de lo poco que hay incluso en esta cara norte.

Tramo Final del Corredor Norte de Moncalvós. 

            Remontamos poco a poco ya a la sombra tras un ratito de agradable sol en busca de la amplia entrada del corredor  y nos vamos ya por nieve continua directamente al sur y para arriba. La poca nieve que hay, está endurecida y con una pequeña costra bajo la que anida nieve polvo, nos obliga a un par de punterazos suficientes calculando que no serán necesarios los crampones.

La Oeste de Moncalvós. 

La Oeste de Moncalvós es corta y fácil.

            Elijo la nieve a algunos tramos pelados pero en los 300 metros de pared tendremos algún tramo rocoso aunque sea de manera testimonial y nos vamos para arriba relajadamente. La mañana está espléndida y cuando echamos la vista atrás el paretazo va de corrido y nos endulzan la vista los Arrieles, el Balaitus y las Frondiellas a las que se arrima el Garmo Carniecero. La Arista de Soba y Soqués custodia nuestro flanco derecho.

En la Oeste de Moncalvós.

            Tras un pequeño descansillo continuamos un poco en diagonal para alcanzar el Collado Oeste de Moncalvós situado a 2276 metros de altitud desde el que despliega ante nosotros el horizonte sudoeste y un  corredor nevado que puede bajarse para alcanzar el Rellano de Balsaroleta.

Hacia Soba y Arrieles desde Moncalvós.

Cima de Moncalvós con Arriel y Balaitus.

            Aquí hay que tomar la arista oeste, metamórfica, desnuda y algo descompuesta que tras ofrecernos un primer resalte, más espectacular que difícil, se allana enseguida y nos presenta unos pequeños dientes muy fáciles que nos aproximan cómodamente a la pequeña rampa cimera del Pico Moncalvós situado a 2327 metros de altitud. Son las once y hemos empleado dos horas y cuarto en la ascensión acercándose a los 900 metros de desnivel.

Llegando al Rellano de Balsaroleta.

Detalle de la Arista Sur de Moncalvós. 

            Se trata de una cima amable de vistas panorámicas espléndidas con un cielo bastante nítido al menos en la zona que invita a la fotografía y a la contemplación en una mañana absolutamente espléndida mucho más propia de Abril que de Diciembre. ¡Cómo cojones vamos a tener nieve!

Neblinas todavía en la Sarra.

            Sentados junto al pequeño hito cimero de pizarras almorzamos relajada y dilatadamente pues se nos van casi tres cuartos de hora entre bocados y recuerdos  de entrañables andanzas por la zona  pues tenemos más pasado que futuro aunque no nos preocupe.

Bajando por la Ladera Izquierda del Barranco Balsaroleta. 

            Se puede bajar hasta el collado al que hemos accedido a la arista oeste, se puede bajar por la arista sur aunque tiene un tramillo algo tieso, se puede hacer por la cara sudeste  con un largo faldeo hacia el oeste y también de frente al sudoeste pues se trata de un paretazo sin cortes.

La Inclusa y Ferraturas desde el Barranco Balsaroleta.

            Algo escalonado, mixto de pratenses y tierra metamórfica que aguanta divinamente los cantos de las botas, se alarga por encima de los 200 metros de desnivel con una pendiente continua que en la parte alta se acercará a los 45º para en la mitad inferior bajarse a los 30º pero igualmente continuados.

La Faja se convierte en rampa que nos baja hasta el Aguas Limpias.

            Ni siquiera alcanzaremos el Rellano de Balsaroleta sino que nos introduciremos  en la Ladera Izquierda del Barranco Balsaroleta nacido del rellano y por allí continuaremos descendiendo y rodeando el pico utilizando una especie de faja amplia orientada al sudeste y también pendiente a juego con la cara sudoeste.

La Sur de Moncalvós con mejor luz que a la mañana.

            No conocíamos este descenso pero entre lo que hemos visto subiendo a la mañana y lo que vamos viendo delante de nosotros nos llegaremos hasta el Hayedo de Aguas Limpias y tras un tramo algo inclinado y relleno de hojarasca de haya seca alcanzaremos como derrumbados el camino  de la mañana cerrando el bucle en las inmediaciones de la Cascada de Balsaroleta.  El descenso ha sido un auténtico tiro en el que no hemos tenido ni el más mínimo descanso descontado el cruce de la arista para entrar al barranco.

La Puerta de la Central Eléctrica de la Sarra.

            un cuarto de hora después y tras Cruzar el Rellano de Tornalizas nos llegamos a la Sarra con calor cuando es la una y cuarto. Hoy hemos disfrutado de una primaveral en invierno.


Para ver más fotos.

23 dic. 2018

CELEBRANDO LA NAVIDAD EN FAMILIA EN LA CUEVA DE SANTA OROSIA. 23-12-2018.


          Hace ya un montón de años que celebramos la Navidad en la Cueva de Santa Orosia y este año va a ser especial pues lo celebraremos en familia.
          No subiremos andando pues Mario y Julia son muy pequeños pero la abuela Rosa tiene un interés especial y sea.

Bajando a la Cueva de Santa Orosia,

          Subimos en coche por la pista hasta las inmediaciones de la cueva, los papis lo hacen corriendo y cruzamos el barranco para llegarnos a la entrada de la cueva.
          Entramos, como siempre reptando un poco pero Julia entrará andando pues no tiene problemas de altura. 

Andando princesita.

El Nacimiento.




Cantando algún villancico. 





Con nuestros nietos preferidos y únicos.



Con Mario miramos murciélagos.

            Las fotos del interior me las pasan Juan y Oscar pues mi "patata fotográfica" tiene un flash eterno.





          Salimos de la cueva embarrados y contentos. Luego en el Refugio de la Ermita de Santa Orosia hacemos a la brasa una comida compartida y otro año repetiremos si es posible.
          Más tarde todavía bajaremos con los críos a probar las migas en el Puente se Sardas, somos animales de costumbres.