9 jul. 2019

54-19. CIRCULAR A SABOCOS. 7-7-2019.


Casquete Somital Oeste de Sabocos. 

Ultima gran revuelta de la Pista de Hoz de Jaca, Barranco Estatiecho,Collado del Bozuelo, Portillo Exetro, Peña Blanca, Peña Roya, Arista Oeste de Sabocos, Cima de Sabocos, Corredor Oeste Faldeo al Collado del Bozuelo y Barranco Estatiecho.
07-07-2019.
Salida 08:15 h. Llegada 14:15 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.
Yvette y Teo Palacín, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Sabocos procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            A Sabocos podemos decir que hemos ido en todo tiempo y por cualquier lugar pero lo vemos desde casa y de cuando en cuando hay que ir para ver el pueblo desde allí aunque hoy 7 de Julio de 2019 no sea el mejor día, San Fermín ha salido caliginoso.

Peña Blanca entrando al Valleciello de Estatiecho que baja del Collado del Bozuelo.

            Ayer estuvimos de verbena hasta bastante tarde y no madrugamos demasiado pero como el viaje será corto, a las ocho y cuarto estamos aparcando  en la gran revuelta última de la Pista de Hoz de Jaca a 1780 metros de altitud. La vuelta es reconocible porque desde allí parte una pista muy llana y en deficiente estado por la que hay una conducción de agua. Hay un coche aparcando.

Ganamos altura frente al Corredor Trasarriu.

            Faldeamos unos minutos al sur y seguidamente entramos ya por camino, en el Barranco Estatiecho siguiendo unos hitos de piedra.
            Alcanzado el barranco en el rellano proseguimos en ascenso por las inmediaciones del mismo y coincidimos de nuevo con la pareja del coche: son Yvette y Teo Palacín y vamos a hacer el mismo recorrido. Charlamos de la montaña, de nuestros amigos comunes y de nuestros encuentros anteriores mientras ascendemos en busca del Collado de Bozuelo situado al este a 2112 metros de altitud.

Cambiamos de vertiente en el Collado del Bozuelo. 

            Llevamos ritmos similares pero Yvette sube un poco forzada y para “no darle el día” convenimos en separarnos, nos cruzaremos en el Portillo Exetro y de nuevo cerca de Sabocos.

Ibón de los Asnos desde la Norte de la Sierra de Tendeñera. 

            La lógica sería perder unos metros y rodear el Ibón de los Asnos por el este pero nosotros siempre abreviando nos vamos a faldearlo por el oeste. Bueno, más que faldearlo es tomar la Ladera Este de Peña Roya y marchar para arriba próximos a las paredes. Se puede subir por cualquier parte pues se trata de una ladera algo erguida, escalonada y mixta de calizas sueltas y pratenses claras.

Amplios neveros residuales bajo el Portillo Exetro.

            Buscando el ascenso más cómodo alcanzamos el umbral de un circo suspendido  bajo las Paredes de Peña Roya y la Arista Oeste de Sabocos. Cruzamos el rellano relleno de neveros residuales ya orientados por la Brecha del Portillo Exetro y atravesando la pedriza del incipiente cono de deyección conectamos con el GR que se ha ido a dar una vuelta más relajada al este.

Vista abajo desde el Portillo Exetro.

            El camino zetea en una pendiente muy descompuesta, se acerca a la base de las paredes y alcanza el Collado Exetro entre torreones calizos a 2528 metros de altitud. Nos orientamos al oeste, Rosa se sube a Peña Roya y yo faldeo por debajo para asomarme al Corredor Trasarriu y alcanzar enseguida la Cima de Peña Blanca situada a 2557 metros de altitud. Son las diez y media de una mañana con cirrostratos muy altos que tamizan intermitentemente los rayos del sol.

Peñ Roya desde el Portillo Exetro.

            Nos reunimos en la cima, hacemos unas fotos, contemplamos un paisaje tan amplio como conocido además de poco atrayente al estar lleno de calimas y seguidamente iniciamos la marcha al este hacia Sabocos.

Faldeando hacia Peña Blanca. 

            Todavía me alargaré a Peña Roya ya de vuelta, situada a 2573 metros de altitud para fotografiar desde allí la arista que vamos a recorrer mientras que Rosa al faldear la cima charla con nuestros compañeros de jornada que también marchan hasta Peña Blanca.

Iniciando la cabalgada hacia Sabocos.

            En el Portillo Exetro arranca la Arista Oeste de Sabocos. Se trata de una arista fácil que conocemos y que en suave ascenso te permite pasarla tanto a toda cresta contemplando las paredes de su vertiente norte como haciendo pequeños faldeos cómodos y un poco más directos. Contemplamos el ventanal en la zona de simas

Pasando con comodidad la Oeste de Sabocos

            A media arista se corona un  promontorio un poco más significativo y seguidamente se aborda la zona  de los torreones en los que se faldea por el sur unos tramos más erguidos empleando un poco las manos.

Desde una de las brechas contemplamos las pedrizas de nuestro descenso por el Corredor Oeste.

            Salidos al hombro siguiente solamente queda ascender el casquete somital que en esta ocasión lo hacemos faldeando ligeramente por el sur. Se puede subir un poco por cualquier parte hasta la zona de placas en la que se alcanza la arista cuando se arrellana en la cima.

Llegando a la parte más compleja de la Oeste de Sabocos. 

            Son las doce de la mañana cuando alcanzamos la Cima de Peña Sabocos situada a 2755 metros de altitud. Contemplamos el Circo de Refoya y la continuación hacia Tendeñera, los dos Ibones de Panticosa, la arista que hemos traído desde Peña Blanca, la Partacua, Collarada  y el sur tan caliginoso pues casi no se distingue la ubicación de Sabi y recorremos visualmente con alguna dificultad nuestro recorrido de anteayer. Sentados junto al vértice geodésico echamos un bocado.

En la Cima de Sabocos. 

            Media hora después iniciamos el descenso desandando un cortísimo tramo de la arista oeste y cuando la vamos a abandonar nos cruzamos con Yvette y Teo.

Nomeolvides en Sabocos. 

            Una línea de hitos indica el inicio del crestón norte que separa los corredores oeste y norte. Hay que bajar unos metros por el mismo hasta que un tortuoso camino entre calizas claras se desmonta del crestón hacia el oeste.

Iniciando el descenso del Corredor Oeste de Sabocos. 

            Desciende de manera erguida y descompuesta el tramo claro al que le sucede otro  de calizas ocres  evolucionando hacia el centro del amplísimo corredor en el que hay instaladas unas canales entre crestones de materiales medianamente estables que aunque muy tiesos se descienden bastante bien.

Destrepando calizas ocres en el Corredor Oeste de Sabocos. 

            Luego una indecisa diagonal cruza varias canales y alcanza la pedriza en la que de nuevo volverá a zetear el inestable camino. Nunca habíamos bajado en seco por aquí y nos ha parecido un descenso como poco entretenido.

Abandonando el Corredor Oeste de Sabocos. 

            Alcanzada las inmediaciones del barranco que baja directamente al Ibón de Sabocos y que acuna neveros residuales, lo descenderemos por su orilla derecha siguiendo un camino algo transitado y lleno de hitos hasta que en un pequeño rellano del mismo aparecen las marcas del GR y nosotros abandonamos el barranco para iniciar un largo faldeo que nos ha de llevar por encima del Ibón de los Asnos al Collado del Bozuelo.

Faldeando el Ibón de los Asnos por el sur.

            Inicialmente la travesía es bastante llana y cómoda hasta que los hitos se marchan al encuentro del final de las pistas de la estación de Esquí de Panticosa, es el descenso normal por las mismas, pero nosotros  proseguimos el faldeo muy alto y de cuando en cuando incómodo tratando de obviar las paredes que cortan la ladera.

La Partacua y la parte inferior del Vallecillo de Estatiecho. 

            Ya muy cerca del Collado del Bozuelo, cortados por paredes tendremos que remontar unos metros y alcanzar un colladito de verdura ya en la Arista Norte de Peña Roya desde el que  iniciaremos el descenso final del Barranco Estatiecho que es por donde hemos subido. Es la una y media y estamos a 2240 metros de altitud.

Finalizando el Vallecillo de Estatiecho.

            El descenso se hace ya por praderío con algún tramo esporádico mixto y un poco erguido, pero en general se trata de un descenso cómodo. Luego el valle se arrellana cuando transitamos aproximadamente por donde hemos subido, cogemos unos champis y a las dos y cuarto estamos en el coche liquidando una jornada matinal en la que nos habremos chupado 1100 metros de desnivel. Ahora vamos a tener unos días de relajo montañero.
           

2 comentarios:

  1. Tengo pendiente recorrer ese tramo final de la arista para ganar el Sabocos desde Peña Roya, una vez probamos en invierno y nos pareció delicado...

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola David!
    En invierno es otra cosa y como cualquier arista puede complicarse en función de cómo se encuentre la nieve. Ahora en seco hay que apoyar las manos en algún punto sin más.
    Pero si quieres hacer la arista con "más sabor" súbete por el Corredor Trasarriu, el que está entre Peña Roya y Peña Blanca. En invierno hay que controlar las cornisas del collado y en verano pues tiene su toque de distinción, hay poca gente que lo hace sin tener una dificultad que en ningún momento llegarál IIIº.
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.