9 oct. 2019

67-19. CASTILLO DE ACHER, UNA CIRCULAR DIFERENTE. 4-10-2019.


Castillo de Acher desde Oza. 


Oza, Barranco de la Espata, Refugio de Acher, Cara y Corredor Oeste, Punta de las Piernas de Oza, Arista Oeste, Cima dek Castillo de Acher, Punta Sur del Castillo de Acher, Corredor del Bloque Empotrado de la Arista sudeste, Refugio de Acher y Barranco de la Espata.
04-10-2019.
Salida 09 h. Llegada 16 h.
Sol.
Bastante fácil.
Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa del Castillo de Acher procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            En el Castillo de Acher hemos estado en algunas ocasiones. Hace ya muchos años ascendimos por su vía normal desde el Campamento Ramiro el Monje de Oza. Bastantes años después lo haríamos por el Barranco del Barcal y el Corredor del Bloque Empotrado de la Arista Sudeste y hoy 4 de Octubre de 2019 volvemos para hacer una circular con una nueva vía de acceso: la Chimenea de los Sarrios de las Piernas de Oza.

Cruzamos la pista que sube por detrás del Campamento Ramiro el Monje. 

            Siempre me han llamado la atención las Piernas de Oza vistas desde abajo y digo siempre porque tendría once o doce años cuando vi el Castillo de Acher por primera vez, estaba de campamento y todas las mañanas cuando bajábamos al río para quitarnos las legañas allí estaba rocoso y altivo pastoreando por encima de la frondosa Selva de Oza.

La Pared de las Piernas de Oza desde el Refugio de Acher.

            Hoy 6 de Octubre de 2019, rechazados por el mal tiempo anunciado para la vertiente francesa y que al sur solamente deja alguna nubosidad de retención, volvemos para conocer un poco más, siempre la misma motivación.
            Oza no queda cerca de Sabi y son las nueve de la mañana cuando aparcamos a 1120 metros de altitud. Cruzamos el puente sobre el Aragón Subordán e inmediatamente tomamos el camino acartelado al Castillo de Acher que pasando junto a una zona de multiactividad, al lado del recinto del campamento, se orienta al este y tras atravesar la pista que viene por encima del campamento prosigue ascenso por la ladera derecha del Barranco de la Espata.

Abandonando la vía normal al Castillo de Acher.

            El camino asciende bastante uniformemente, cruza algunas escorrentías por las que baja muy poca agua y enseguida atraviesa sucesivamente un par de ramas del barranco con agua y prosigue para arriba por la orilla izquierda del mismo.

Repecho interesante hacia las Piernas de Oza. 

            Poco después dejamos el hayedo y avanzando hacia el sudeste, entramos en el praderío en el que zeteamos próximos al Refugio de Acher. Son las diez y cuarto, estamos a 1740 metros de altitud y en las inmediaciones der refugio abandonamos el camino de la vía normal al pico e iniciamos una travesía ascendente en dirección norte y en busca de las Paredes de las Piernas de Oza, la parte baja del sinclinal colgado que es el Castillo de Acher.

Allí está nuestro objetivo: la Brecha de los Sarrios.

            Tras un tramo suavemente ascendente en el que salvamos un par de depresiones próximas al camino que hemos abandonado, la ladera vestida de hierba se empina y subimos de frente en fuerte ascenso y en busca de una amplia e inclinada depresión conformada por pizarras características  de la zona.

Buscando entre las Piernas de Oza. 

            Alcanzada la parte más erguida de la depresión la abandonamos por su parte oeste, más amable y escalonada con lo que nos situamos en las rampas inclinadas al pie de las paredes en las que se alternarán pedrizas claras y pastizales ralos.
            Juan ha alcanzado la base de las paredes y nosotros un poco por debajo, iniciamos el faldeo de las paredes en dirección noroeste. Vamos en busca de alguna baliza blanca que sabemos nos indicará el inicio de la vía en las paredes.

Entrando al Corredor de la Vía de los Sarrios. 

            Encontramos un camino con algún hito de piedras y lo seguimos  hasta una especie de collado de grandes bloques. El camino sigue suavemente en descenso e inmediatamente, en una roca aparece una flecha blanca con márgenes negros que indica proseguir el rodeo de las paredes. Al mismo tiempo Juan encuentra otra flecha de las mismas características que se introduce en las paredes y decidimos continuar en busca de las mismas.

En el Bloque Empotrado de la Vía de los Sarrios.

            Los paredones intimidan bastante pero un corredor pedregoso, muy estrecho y descompuesto se introduce de lleno en las mismas. Al fondo del mismo, una grieta estrecha y vertical de no menos de 20 metros cierra el paso,  por lo que me temo que igual tenemos que dar la vuelta y proseguir con la otra flecha.

En el punto delicado de la Segunda Sirga del paso de los Sarrios. 

            No será así. En las inmediaciones del cierre se abre una estrecha rampa a nuestra izquierda, norte, que nos permite ascender media docena de metros similares al corredor, para girar al este junto a la pared y pasar por debajo de un puente natural.

Aprovechando la roca en la rampa herbosa de salida.

            Por encima del puente aparece una primera sirga que sirve de pasamanos para alcanzar con facilidad la cabecera del puente;  seguidamente, otra sirga pasamanos ayuda a atravesar un corredorcillo que se sima por debajo del mismo  y todavía una tercera que tiene el anclaje intermedio suelto facilita el tránsito para alcanzar una rampa herbosa. No son estrictamente necesarias con la roca limpia pero… nadie está obligado a utilizarlas.

Remontando hacia la Punta de las Piernas de Oza. 

            La rampa tiene salida por la parte izquierda que es el desagüe natural del sinclinal y por ello entendemos la presencia de los pasamanos. Son las once y media, cruzamos a la vertiente derecha del mismo y por praderío inclinado alcanzamos la Punta de las Piernas de Oza situada a 2193 metros de altitud. Las nieblas quieren juguetear con la Cima del castillo de Acher.

Castillo de Acher y Punta Sur desde la Oeste del Castillo de Acher. 

            Luego, en dirección este, contemplando paisajes de Guarrinza en los puntos en los que accedemos a la arista, proseguimos en suave ascenso por paraderío. Al otro lado del sinclinal aparece el camino de la vía normal y de por medio la depresión llena de simas kársticas que recogerán cumplidamente todas las aguas que aparezcan en la misma.

Casquete Somital Oeste del Castillo de Acher. 

            Son las doce cuando alcanzamos la Cima del Castillo de Acher situada a 2384 metros de altitud. Las nieblas y las nubes velan o cubren Bisaurín, Aguerri, Peña Forca, Acherito, Petrechema, Mesa y demás, de cuando en cuando visualizaremos fugazmente Aguerri, Peña Forca y Mesa de los Tres Reyes además de Cristián y Lariste y nos sentamos a echar un bocado.

Foto de Cima en Castillo de Acher. 

            Media hora después descendemos por el camino normal hasta la entrada del Paso del Corredor del Bloque Empotrado situado a 2320 metros de altitud pero antes de atacarlo nos subiremos hasta la Punta Sur de Acher acotada a 2347 metros de altitud. En la cima es la una menos cuarto.

Arista Oeste del Castillo de Acher. 

            Descendemos brevemente por donde hemos subido y alcanzamos inmediatamente la entrada del Paso del Bloque Empotrado. Juan que no lo conocía lo ha pasado y nos espera a la salida. Nosotros lo hicimos en su día a pelo pero actualmente está equipado con una sirga y unas bagas y no tiene nada que ver pero así puede acceder más gente y con más seguridad.

Vertiente Norte de la Punta Sur de Acher. 

            Se inicia descendiendo un paso largo, fácil y empotrado entre rocas de un par de metros que te doposita en un nicho del que arranca la pared. Son cuatro metros largos y verticales en el que hay que buscar presas, que las hay y excelentes como la roca. Sin equipación será casi un IVº en descenso.
            Con la sirga y las bagas no tiene historia pero mi chica que no disfruta precisamente destrepando pasará un ratito entretenido.

Cara Sur del Castillo de Acher desde la Punta Sur de Acher.

            Una rampa estrecha y llena de pedreguilla nos saca del estrecho corredor y nos deposita en una pared inclinada, descompuesta y llena de pedreguilla por la que discurre un escabroso y bastante tieso camino que zetea de aquí para allá buscando facilidades.
            En una pequeña brecha por encima del Gendarme de la Arista Sureste del Castillo de Acher, dejamos la pared, cambiamos de vertiente y nos tiramos para abajo hacia el oeste.

Entrada al Paso del Bloque Empotrado de la Sudeste de Acher. 

            Una larga pared que se acuesta paulatinamente, muy descompuesta y que se desliza excelentemente nos permita perder una centena larga de metros y nos deposita en el praderío por el que discurre el camino que viene del Collado del Barcal. Allí dejamos que el camino nos lleve para abajo y así cerrar el bucle que hemos abierto a la mañana, previo paso por la incorporación con la vía normal del Castillo de Acher.

Destrepando el Bloque Empotrado de la Sudeste de Acher. 

            Serán alrededor de las dos de la tarde cuando en las inmediaciones del Refugio de Acher nos entretenemos un rato recogiendo robellones y algunas azules, suillus y champiñones vinagreros que anidan junto a pinos aislados orientados al norte, el resto está demasiado seco.

Saliendo del Paso del Bloque Empotrado. 

            Luego tras cruzar las dos ramas del Barranco de la Espata recogemos algunos ejemplares que habíamos localizado a la subida y nos llegamos a los prados de las inmediaciones del campamento Ramiro el Monje donde cogemos unos pocos más: suficientes para quitarnos las ganas.

La pedriza se baja de cine deslizando.

            Son las cuatro de la tarde cuando llegamos al coche y a la sombra, nos sentamos a comer mientras contemplamos las Piernas de Oza y reconocemos la vía que hemos hecho hoy, ahora con una luz excelente.

Colchico de otoño en Acher. 

            Un rato después cargamos en el coche con los 1325 metros de desnivel que hemos acumulado y nos vamos para casa tras coger agua en Hecho.

Para ver más fotos.

2 comentarios:

  1. Hola Mariano y compañía!
    No conocía esa subida de la Piernas de Oza. Interesante...me la anoto y la subo a los primeros puestos de mi lista de deseos. Habrá que ir a conocerla algún día.
    Por cierto voy leyendo vuestras andanzas por el kilimanjaro. Esperando el siguiente capítulo...
    Salud y a disfrutar del otoño!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola David!
    la ascensión al Castillo de Acher por su vía normal, la conocemos y tiene poca salsa.
    Esta circular, supongo que el Paso del Bloque Empotrado de la Sudeste ya lo conocías, es algo más interesante y creo que no demasiado conocido además de que luego recorres la arista oeste que no tiene nada pero que nadie recorre por razones evidentes.
    Te gustará.
    Con el Kili voy poco a poco.
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.