27 jun. 2020

34-20. TRASVERAL ORIENTAL DESDE ANSO. 26-6-2020.


Ascendiendo a la Picoya y Pueyo de Segarra.

Aparcamiento Capité, Pista y Loma Capité, Sierra del Vedado, Punta Raso, Picoya, Pueyo de Segarra, Cuello Marcón, Trasveral Oriental, Cuello Marcón, Borda del Cubilar de los Bueyes, Pista Orilla Izquierda del Veral y Carretera de Zuriza.
26-05-2020.
Salida 08 h. Llegada 19 h.
Mixto.
Bastante fácil.
Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Trasveral procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Volvemos de Tiana con ganas de monte y de entre un abanico importante de opciones elegimos una circular desde Ansó que desconocemos y que nos permitirá completar nuestro conocimiento de esta zona de los Valles Occidentales. Es larga pero creemos que no será complicada.
            Juan estuvo ayer en el Aspe y prefiere no madrugar demasiado. Lo recogemos a las siete y a las ocho dejamos el coche en el Aparcamiento del Barranco Capité a 850 metros de altitud. Hemos venido por Hecho y dejamos el coche a la sombra de los nogales que echan agua por todas partes.
            Sobre la marcha elegimos el sentido y el punto de partida de entre las opciones varias de que disponemos y tomamos la pista que nace del aparcamiento desechando la primera e inmediata rama que va a unas naves ganaderas de al lado.

Iniciando la pista  hacia la Loma Capité.

            Con ella nos introducimos en la ladera oeste de la Sierra del Vedado para avanzar fundamentalmente al nordeste siguiendo la pista que se desarrollara por la loma entre los Barrancos Onorós y Capité.
            Calculábamos que la pista subiría ligeramente por encima de los 1050 metros pero lo hace algo más favoreciendo nuestros intereses. Finalmente de introduce hacia el Barranco Onorós y tras una corta ida y vuelta nos deja en un imperceptible camino señalado con un hito de piedras derrumbado.


Nos orienta la Punta del Raso.

            El camino con un mantenimiento muy viejo, y unas balizas verdes y amarillas de mitades del siglo pasado que aparecerán después, no tiene prácticamente tránsito y nos guiamos por la idea de que tiene que progresar por el lomo del contrafuerte y por las viejas huellas de las máquinas empleadas para al limpia.
            Subimos con el sol por delante lo que dificulta la fotografía, pero tras alguna duda alcanzamos una vieja cabaña prácticamente derruida  y enseguida aparecen las primeras manchas de fresco corto y húmedo praderío por las que nos elevaremos rectilíneamente al encuentro del pinar que envuelve el Casquete Somital de Punta Raso.

Remontando la arista cimera hacia el Puntal del Raso.


            A la entrada del pinar el camino faldea la ladera oeste del pico en un tramo de pinar húmedo, por el que han subido a las vacas dejando el camino hecho una cochambre.
            Muy llano nos deposita en el Collado Norte de Punta Raso a 1628 metros de altitud. Allí nos orientamos al sur  y ascendiendo entre pinos unos pocos metros alcanzamos la Cima de la Punta del Raso situada a 1656 metros de altitud cuando son las diez de la mañana.

El Pinar se va quedando debajo de la Picoya.

            La cima, amplia y plana está invadida por los pinos que han remontado ambas laderas y no le dedicamos mucho tiempo, dándonos la vuelta sobre nuestros pasos y descendiendo hasta el collado vestido de praderío y desde el que contemplamos un dilatado paisaje de la zona oriental de la sierra.
            Son las diez y cuarto cuando teniendo toda la sierra por delante, proseguimos al norte por praderío que se irá enlazando con los pinos que más altos han subido. Dentro de unos pocos años, esta sierra será un pinar.


Hacia Pueyo de Segarra.

            La arista se va elevando suavemente en busca del siguiente promontorio significativo que es la doble Cima de Picoya. Son una serie de pequeños resaltes  sucesivos en los que va apareciendo las calizas ocres que serán más claras y abundantes en el resalte cimero.
            Van a ser las once de la mañana cuando alcanzamos la Cima Sur de la Picoya situada a 1876 metros de altitud y al abrigo de la ligerísima brisa que corre por la arista nos sentamos a echar un bocado mientras contemplamos paisaje oriental y las evoluciones de los buitres en un cielo de cirroestratos dispersos, las nubes negras que nos han goteado subiendo a Punta Raso han desaparecido.


Pueyo de Segarra es un auténtico pastizal.


            Veinte minutos después proseguimos por una arista que llanea bastante para pasar por la Punta Norte de la Picoya situada a 1899 metros de altitud. A partir de aquí de nuevo el praderío se enseñorea de la loma que se va a incorporar, elevándose paulatinamente, en busca de una meseta espectacularmente verde que es el Pueyo de Segarra.
            Tenemos claro ya que la jornada va a ser larga y contundente puesto que consultando nuestras notas  advertimos que entre el Pueyo de Segarra y Marcón hay un collado de por medio situado 250 metros más abajo y eso ya no es la tónica general de la Sierra del Vedado.

Picoya desde la subida al Pueyo de Segarra.

            Alrededor de las doce alcanzamos  la Punta Inferior del Pueyo de Segarra situada a 1944 metros de altitud y enseguida tras recorrer una loma de verdura la Punta Noroeste de Segarra situada a 1993 metros.


Cuello Marcón desde Pueyo de Segarra.

            Por delante tenemos el consistente descenso al Cuello Marcón y la Arista Sur de la Punta Marcón que tiene un consistente corredor de calizas claras que, suponemos tendrá subida; pues en caso contrario, la historia sería muy otra al tener que dar la vuelta por el Collado Allará o por el oeste de Zaturola.


Descenso hacia el Cuello Marcón.

             El descenso es cómodo, con un promontorio intermedio. Bajamos echando la vista a la ladera oeste  pues hay un camino que baja a la Cabaña del Cubilar de los Bueyes donde arranca la Pista de la Orilla Izquierda del Veral y al corredor que tenemos en frente.
            En el collado inmediato a Pueyo de Segarra no vemos el arranque de ningún camino y al segundo llega una vieja pista herbosa que sube desde el Barranco del Hospital y que suponemos será el paso natural entre valles. La tenue pista cambia de vertiente y muy herbosa se va hacia el Cubilar de los Bueyes y eso es lo que nos interesa para la vuelta.

Detalle del Corredor de Acceso a Cuello Marcón.

            Pero de momento hay que remontar el lomo herboso, transitar junto a unas matas extensas de sabina rastrera que no enebro y alcanzar el corredor calizo en el que hay hitos. Se trata de un corredor muy escalonado y fácil que alcanza una zona de paredes  que se soslayan abandonándolo hacia el este para proseguir por otro corredor muy amplio que se acostará poco después depositándonos en una ladera cada vez más herbosa y amable.


Por encima del Corredor Sur aparece la Cima del Cuello Marcón.

            Localizada al este la cima oriental avanzamos por pastizal no comido, remontando suavemente la ladera que culmina en la Cima Este del Cuello Marcón situada a  2065 metros de altitud. Es la una del mediodía.
            Desde la cima contemplamos nuestro descenso último de Peña Forca en busca del Cuello Allará , el Valle del Hospital y toda la Arista del Vedado que acabamos de recorrer. Al Norte Peña Forca y la Sierra de Alano al completo y al oeste nuestro verde objetivo: Trasveral Oriental.

La arista que hemos recorrido desde Cuello Marcón.

            Tentados en dejarlo para mejor ocasión pues el pico queda fuera del conjunto de hoy, bajamos al collado y remontando brevemente alcanzamos la Punta Oeste del Cuello Marcón situada a 2027 metros de altitud. En la cima nos sentamos a comer mientras especulamos entre bajarnos por el Barranco Marcón en el que debe haber un camino o volver  al Cuello Marcón y tomar la pista herbosa que hemos visto.
            Media hora después recogemos bártulos y marchamos al noroeste en busca de Trasveral.


En la Cima de Cuello Marcón.

            Hay que perder alrededor de 50 metros, pasar un barranquillo lleno de simas y un corto tramo de lapiaz para recuperar el pastizal y tras bordear un promontorio herboso que hacemos por el norte alcanzar la base de la cara este en la que remontaremos casi 100 metros, también herbosos para alcanzar la Cima Oriental de Trasveral situada a 2088 metros de altitud. Son las dos y media y tras contemplar brevemente Ezcaurre y recordar que en su día hiciéramos Trasveral Oeste por las Canaletas de Ruzquía, iniciamos la vuelta que ya es hora.

Trasveral Oriental queda todavía lejos.

            Descendemos el tramo cimero por donde hemos subido, faldeamos el promontorio herboso por el sur y nos vamos en busca del supuesto camino que nos deja en la cabecera de los Paretazos de Zaturola. Desde allí desechamos la idea de bajar por el Barranco Marcón pues el asunto no es nada evidente y en ligero ascenso faldeamos la cabecera de las paredes de la Cara Oeste de Cuello Marcón y tomamos el corredor por el que hemos subido. No se ha perdido gran cosa pero hemos metido una hora en el Trasveral.


La Sudeste de Trasveral.

            El descenso del corredor no tiene historia y alcanzar el collado al que llega y arranca la pista es rápido pues está situado a 1770 metros de altitud.
            La pista, mimetizada en el praderío se puede seguir aunque enseguida se salpica de pinos jóvenes y luego se cubre bastante, pero bajamos primero en dirección casi sur para girar un poco al sudoeste. Calculamos que tenemos que hacer alrededor de un kilómetro de pista y allí aparecerá un camino que nos tiene que bajar a la cabaña y a la pista.


El Valle Colgado de Peña Forca desde Trasveral.

            Nuestra pista se estropea, se estrecha y se llena de arbustos espinosos hasta que en un punto se corta y del camino que esperábamos no hay nada de nada.

Llegando a la Borda del Cubilar de los Bueyes.

            La continuación es un jabalineo infumable en una ladera inclinadísima bajando un par de barranquillos secos cubiertos de un pinar con hayas, bojes y algunos enebros y rosales silvestres. Lo que calculábamos en diez minutos para recorrer alrededor de medio kilómetro se nos va a llevar tres cuartos de hora infernales hasta que alcanzamos los prados próximos a la Cabaña del Cubilar de los Bueyes situada en el comienzo de la pista a 1330 metros de altitud.
            Son las cuatro y cuarto, la pista está allí, la cabaña está muy decente pero hay un jodido cartel que nos anuncia trece kilómetros y medio hasta Ansó.


Espectacular latirus en Ansó.

            La Pista de la Orilla Izquierda del Veral es arquitectónicamente llana, desconsoladoramente larga y llana. Atravesaremos con ella media docena de barrancos dos o tres de ellos con agua que nos vienen bien. Pasamos junto a la Borda Navarré y con la Marcha de Resistencia Opus Cinco por Hora recorremos la pista entre algún que otro ligero goteo que ni siquiera molesta.

Allá se queda Ezcaurre desde la Pista de la Orilla Izquierda del Veral.

            No visualizamos el camino que conectando con una pista nos puede bajar a la Borda Notario, podría significar un poco de atajo y nos llegamos a un cruce de pistas donde se nos ofrece tres alternativas para bajar a Ansó. Seguiremos por la que llevamos, la más corta, que nos anuncia tres kilómetros y medio y además hace ya un poco que ha comenzado a descender.
            Pasamos junto a las Parideras de la Orilla Izquierda del Veral  y tras una larga lazada  al norte nos deposita en el kilómetro 4 de la Carretera a Zuriza.


Hartos de pista en las Bordas de la Orilla Izquierda del Veral. 

            Solamente nos queda recorrer dos kilómetros de asfalto, mientas contemplamos la movida que marcha para arriba, para llegarnos al coche con infinitas ganas: han sido once horas de las cuales habremos caminado más de diez para recorrer alrededor de 29 kilómetro con 1750 metros de desnivel acumulado. Mi chica dice que no ha traído zapatillas para cambiarse y a mí me molestan hasta las pestañas pero nada de mariconadas: mañana más.

Para ver activiades en la zona: 7-3-10,
Peña Forca:  2-3-97, 2-12-07, 6-12-16,
Ruzquía: 24-5-12,
Agujas de Alano: 12-6-11,
Punta del Achar de Alano: 24-5-12,
Ralla de Alano:  24-5-12,
Rincón de Alano: 12-6-11,
Lenito: 13-11-12,
Puntal de Lenito: 13-11-12,

2 comentarios:

  1. Hola Mariano.

    Menuda calcetinada! Además se ve que hay pocas sombras.

    Una buena y larga jornada de investigación por la zona, a mí la verdad es que no se me habría ocurrido subí al Trasveral por Anso, me quedo con la clásica desde Zuriza.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Eduardo!
    Bueno, teníamos ganas y queríamos conocer.
    Ya habíamos estado y lo hicimos por las Canaletas de Ruzquía que es equivalente a hacerlo por la Brecha de Alano. El único inconveniente es que hay caminos que han sucumbido a la maleza y los mapas siguen reflejándolos, obligándote a una faena extra y no siempre agradable en las que te dices eso de "mierda, tiraremos de costumbre".
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.