19 jun 2021

50-21. PILON-PELOPIN DESDE LINAS DE BROTO. 18.6-2021.

Pilón y Pelopín desde Punta Aguilar.

Linás de Broto, Barranco Buchosas, Serrato Yosa, Punta Aguilar, Tozal del Pueyo,Puerto de Yosa, Pilón, Pelopín, Arista Este y Camino a Linás.

18-06-2021.

Salida 08:15 h. Llegada 13:30 h.

Sol.

Fácil.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Pilón-Pelopín procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            A Pelopín subimos con alguna frecuencia pero invariablemente desde el Túnel de Cotefablo aprovechando la altitud del lugar sin necesidad de meterse en pistas  de dudosa conservación. El aparcamiento siempre tiene clientela.

            Se trata de un monte amble de laderas vestidas de praderío y ganadero por excelencia, del que siempre me había llamado la atención su estética arista este que hundía sus pies en el Ara tras regalarnos su delicada línea ondulada.

Comenzamos a caminar en el cruce de la pista con el Barranco del Monte. 

            Subimos desde Cotefablo, desde Espierre, desde Ayerbe de Broto y hoy vamos a hacerlo desde Linás de Broto y así conocemos.

            Son las ocho y cuarto de la mañana cuando tras llegarnos a Linás, cogemos la Pista asfaltada que nace en la Revuelta del Barranco del Sorrosal y nos vamos por ella hacia el sudeste. Pasamos por debajo del caserío y enseguida pierde el asfalto hasta que un cartel restringe el paso. Estamos a 1170 metros de altitud.

Inicialmente la Pista del barranco Buchosa está estupenda. 

            Hay un puente peatonal junto al Vado del Barranco del Monte que nos viene bien para no tener que descalzarnos pues ayer cayó algo de lluvia en la zona. Poco más adelante la pista se orienta al sudoeste introduciéndose en el Barranco Buchosa.

Poco más arriba el barranco se ha comido a la Pista Buchosa. 

            Una caja excelente por la orilla derecha del barranco nos ofrece una pista rectilínea y bien conservada por la que alcanzamos un cruce de caminos que nos presenta alternativas, pero como las desconocemos todas proseguimos pista adelante.

La pista abandona el Barranco Buchosa y asciende hacia el Serrato Yosa. 

            La pista debió ser abierta por los petroleros y en una zona posterior un poco más angosta se convierte en el pedregoso cauce del barranco por el que proseguiremos alrededor de 300 metros, de piedra en piedra, sorteando el agua que baja.

La pista nos lleva hacia Punta Aguilar.

            Un pastor que viene tras nosotros con su perro continúa por un camino prácticamente inexistente y barranco arriba cuando nosotros sobre los 1380 metros de altitud continuamos por la pista que se separa del fondo del barranco para zetear al sur con algunos hitos. Poco después realiza una larga travesía al este y en muy suave ascenso alcanza el Serrato de Yosa a 1530 metros de altitud, se trata de la Arista Este de Pelopin.

De vuelta, la pista marcha hacia las ruinas de Yosa pero se prolonga un poco hacia Pelopín. 

            Antes de continuar ascenso llaneamos con la pista al este aprovechando que recorre la cabecera de la sierra que ha sido limpiada recientemente a modo de cortafuego posiblemente para defender el pasto. Es un breve y relajado paseo contemplando la Ladera Norte del Cordal de Manchoya que nos permite alcanzar enseguida la modesta prominencia de Punta Aguilar situada a 1538 metros de altitud, a partir de allí la arista se hunde al este hacia Broto que contemplamos sumido en las neblinas de la humedad de la mañana. Son las nueve y media de la mañana.

Punta Aguilar desde el Tozal del Pueyo. 

            Volvemos sobre nuestros pasos hasta el lugar en el hemos accedido al cordal, contemplando la pista que se hunde ligeramente al sudoeste y que conduce al derruido Caserío de Yosa, al que no nos molestamos en bajar ya que la vez anterior ni siquiera pudimos entrar en sus callejas.

Pelopín desde el Tozal del Pueyo. 

            La pista prosigue al oeste para desaparecer de inmediato convertida en un camino por el que se desarrolla el GR15. Enseguida y en suave ascenso nos deposita en el Tozal del Pueyo situado a 1650 metros de altitud, lugar en el que abandonamos la arista para proseguir por el camino con destino al Puerto de Yosa, ya volveremos por ella.

Pilón desde el Camino al Puerto de Yosa. 

            El camino, muy húmedo hoy, faldea la Cara Sudestre de Pelopín y en suave y largo ascenso nos deposita en el Puerto de Yosa situado a 1927 metros de altitud. Desde allí, en cuatro pasos,  nos subimos hasta la Punta del Pilón situada a 1962 metros y llamada así por la existencia de una torreta de areniscas, de cuatro metros de altura y visible desde todos los dilatados alrededores del lugar. Son las once de la mañana y nos sentamos a echar un bocado.

Foto de Cima en Punta Pilón con Pelopín detrás. 

            Media hora después,  sin prisas, continuamos por la loma sur, verde a reventar de hierba y un cuarto de hora después estamos en la Cima de Punta Pelopín situada a 2005 metros de altitud. La mañana está extraordinaria para caminar aunque hay una cierta nubosidad creciente que puede complicar la tarde.

Pilón desde la Ladera Sur de Pelopín.

            No perdemos demasiado tiempo ya que la visibilidad es pobre por lo que enseguida tomamos la arista este y nos vamos para abajo.

Nigritella nigra en Pelopín.

            El casquete somital del pico carece de arbolado ya que el pinar asciende rellenando la zona intermedia de su cara orientada al norte dejando libre la orientada al sur, lo que nos deja una arista limpia para bajarla cómodamente ya que se compone de dos poco consistentes  resaltes en la que encontramos algunos hitos y trazas de sendero. Más abajo el pinar lo rellena todo salvo la loma desbrozada.

Iniciando el descenso de la Este de Pelopín.

            En el Tozal del Pueyo cerramos el pequeño círculo abierto y desandamos camino hasta alcanzar la pista por la que hemos accedido al Serrato de Yosa esta mañana.

            Nada más introducirnos a la ladera norte del serrato una baliza blanca y amarilla nos invita a abandonar la pista e introducirnos en un camino que marcha directamente para abajo y al norte y lo vamos a probar ya que si no nos equivocamos tiene que bajarnos al cruce de caminos de la Pista en el Barranco Buchosa.

La espectacular estética de la Arista Este de Pelopín.

            Muy bien limpio y vuelta a vuelta desciende progresiva y suavemente hasta que nos deja en el cruce de la pista evitándonos una buena vuelta.

Allí mis socios proseguirán el camino que les llevará muy llano a Linás de Broto mientras que yo continuaré por la pista, pasaré el desvío a Oto y me llegaré hasta el coche cuando es la una y media.

Bajaremos por el Camino de Yosa a Linás de Broto. 

            A la vuelta y en la segunda entrada asfaltada al pueblo  me meto al mismo con la intención de llegar a la plaza a esperarlos. Conseguiré llegar con muchos apuros hasta la Iglesia por unas callejuelas no aptas para el tráfico de coches y que debería de estar indicado, Pagaré con un par de pequeños roces en un retrovisor y en el alerón izquierdo y daré gracias  a la nula delicadeza de un ayuntamiento que pretende atraer al turismo con bromas de este calibre.

Cruce del Camino a Linás de Broto en la Pista del Barranco Buchacar.

            Por lo demás hemos disfrutado de una agradable jornada circular un tanto extraña y con un desnivel acumulado de alrededor de 900 metros de desnivel. Además podremos probar las Setas de San Jorge ya que hemos recogido unos puñados en una temporada difícil para los seteros.

Otras actividades en la zona:
Pilón, punta,13-5-01, 4-12-04, 2-1-11, 23-2-15, 5-6-20,
Pelopín, punta, 13-5-01, 4-12-04, 2-1-11, 2-3-14, 23-2-15, 26-5-20,
Erata, punta, 16-2-92, 3-5-98, 11-11-06, 14-4-12, 31-1-13, 31-1-
14, 26-5-14, 13-12-15, 8-3-16, 23-3-18, 24-1-20, 26-5-20, 14-1-21,
Yésero, pico de, 16-2-92, 11-11-06, 26-5-14, 8-3-16, 23-3-18, 24-1-20, 26-5-20, 14-1-21,
Ronata, punta, 2-3-14, 23-2-15, 26-5-20,
Tozal de Metils, 4-12-04,  2-1-11, 5-6-20,
Manchoya, 4-12-04, 17-11-12,  27-5-19, 5-6-20,
Gabaro o Gabalos, punta, 17-11-12,  27-5-19, 5-6-20,


2 comentarios:

  1. Hola Mariano.

    Una ascensión diferente al Pelopín. Me encantan esos cordales herbosos, sobre todo en primavera, cuando están con un verde reluciente.

    Una lastima el coche, yo prefiero dejar los coches a las afueras, porque a veces, te metes en unos marrones, como te paso a ti, al ir a buscar a Juan y Rosa.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Eduardo!
    Pero marrón marrón. En mi vida me he visto tan apurado con el coche. Joder, eso hay que prohibirlo a la circulación.
    Esas aristas como tú dices tienen un encanto especial en cualquier tiempo y especialmente en Primavera y si además pillas alguna seta de San Jorge pues ni te cuento.
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.